Si se fijan, el titular lo pongo en plural, varapalos, no varapalo, y es que, efectivamente, por si tenemos poco encima, nos van dando varapalos uno tras otro. Me explico: La semana pasada les comentaba que l vino quedaba fuera de las empresas a las que se les ayudaría con los muy nombrados y poco vistos 11.000 millones de euros. Parece ser que ya está aprobado definitivamente y, de momento, efectivamente, estamos fuera de estas ayudas. Será que no nos hace falta….

Pero no queda en esto solo, la esperanza que teníamos de una destilación, inmovilización o poda en verde apoyada con fondos, no es que no se vayan a hacer, de momento no, pero dan, en Europa, un nuevo plazo hasta últimos de abril, en el próximo consejo de ministros de agricultura, para ver si se hace o no o en qué medida y con qué ayudas. Es decir, que estamos terminando marzo y no sabemos nada aún. Las esperanzas de muchos productores se han quedado rotas, de momento, sí, pero es que, si echan ustedes números por encima, lo que resulte, sea lo que sea, servirá prácticamente para nada. I lo aprueban a últimos de abril, y pongamos que se publica en mayo, hay que dar un plazo para la presentación de contratos. Hablar por parte de las administraciones con las alcoholeras, que se tienen que tragar el “sapo” de destilar en pleno verano, con las consiguientes mermas de alcohol que tienen, luego, una vez presentados los contratos, se tienen que recopilar y proponer el prorrateo correspondiente, que se acepte y entonces se autorice a que el vino se comience a retirar ¿Tiempo necesario para todo esto? Yo creo que antes de julio no habrá nada, semana arriba, semana abajo, casi, casi, y en muchos casos sin el casi, por un lado, estarán saliendo camiones de vino a las destilerías y por otro entrando los remolques con uvas de la nueva cosecha.

¿Alguien cree que en julio una destilación tendrá un efecto positivo en el mercado? Yo no, nunca viene mal que se quite vino de los excedentes, de acuerdo, pero creo que no se dan cuenta de que en julio la campaña termina, es decir, la ayuda a esta campaña es nula.

Como es natural esto ha sentado como un jarro de agua fría a un mercado que, ya de por sí, está hecho polvo, con casi nulas operaciones, precios débiles, a la baja y vino que rebosa en nuestras bodegas, que pasan desesperadamente días, semanas y meses, y no hay quien se interese por él. La situación del mercado es poco menos que desesperante. Noto, hablando con muchas personas, que hasta el sector comprador, que muchos podrían imaginarlo frotándose las manos por poder adquirir vino a precios baratos y a la baja, pues noto que no, que la desidia causada por la falta de operatividad alcanza a todo el sector, hasta casi me atrevería a decir que mucha gente no quiere “hacer más sangre”, bastante es con lo que tenemos

Si políticamente fueran eficientes, esto se debería haber hecho a principios de campaña, para destilar y quitar vino del mercado lo antes posible, en enero, por ejemplo, lo que podría no solo mejorar el mercado, cosa quizá difícil y tal y como estamos, pero si darle algo de alegría y, sobre todo, un empujón, una ayuda financiera al elaborador que no ha vendido vino y necesita recursos económicos urgentemente.

Imagínese en cambio, la situación del elaborador, al que le quitan algo de vino a destilación en julio, y que no tenga ni sitio ni recursos para la nueva cosecha, el problema que se nos puede venir encima es grande, en otro artículo lo trataré.

Confiemos de todas formas que salga algo a finales de abril, en esta última reunión había detractores que decían que al sector del vino se le apoya cada año con mil millones de euros, que es mucho, y que no creen que esta destilación sea la solución a la problemática del sector. Y lo malo es que, en parte, llevan razón. Confiemos en que España, Italia, Francia, Alemania y hasta 14 países apoyan estas ayudas y que por tanto salgan, como titulaba hace unas semanas mi artículo, tarde mal y nunca, pero si vienen buenas son.

Y es que, como digo siempre, desde un despacho, en Madrid o en Bruselas, sin pisar el albero del coso taurino donde hay que torear cada día, la verdadera problemática no la saben ver, ni la ven, ni la entienden, ni saben cómo solucionarla.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… Todos juntos

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *