Todos los días estamos viendo la gran problemática por la que están pasando las bodegas españolas, quizá más acentuada cuanto más pequeñas son. Se defienden las que venden al canal alimentario de la gran distribución, hipermercados, etc. Pero la pequeña de ventas más localizadas y generalmente al sector de hostelería, son, sin duda, las más afectadas ya que esas han tenido ventas cero.

            Y dentro de estas, creo que las más afectadas, son, y serán las que venden principalmente vinos blancos del año, sencillamente porque ya sabemos todos que estos vinos, de cara al consumidor tienen una clara fecha de caducidad, y es cuando están listos los de la campaña siguiente, los primeros se empiezan a embotellas en noviembre y en otras zonas esperan unos meses más, pero cuando salen los vinos de la nueva vendimia nadie quiere los de la cosecha anterior.

Con los tintos no ocurre lo mismo o al menos en la misma medida, se aceptan más, aunque sean vinos jóvenes, que pase más tiempo por ellos, en algunos casos hasta se prefiere que tengan este tiempo de más.

Tenemos denominaciones y zonas en las que los vinos blancos son mayoritarios y que van a ser las más afectadas, empezando por Mancha, Extremadura, parte del levante, blancos de Rueda, de Galicia, etc. Pueden tener problemas de comercialización en sus embotellados, precisamente por lo que les digo. No señalo a ninguna en concreto y señalo a todas, no depende de la zona, el problema estimo que es global y en conjunto, igual sea de una zona o de otra el consumidor rechaza rápidamente los vinos de una añada cuando sale la siguiente.

Se pueden hacer ofertas, se harán seguramente, se podrán sacar camuflados, por ejemplo, en el tapeo de un bar donde te ponen un vino y difícilmente ves la botella con el suficiente detalle para ver la añada del vino.

Hay que tener cuidado no sea, que también pasa, que los vinos estén ya “pasados” con oxidaciones, que hayan pedido su frescura, aromas y boca y el consumidor lo note y sea, al final, peor el remedio que la enfermedad.

Siempre hay blancos que aguantan más, esos buenos blancos que admiten crianzas, que pasen los años por encima de ellos y estén cada dia más buenos, afortunadamente hay cada día más de estos y de las mismas zonas que les he dicho, que se están poniendo de moda y que nos están ofreciendo unos vinos diferentes, pero exquisitos, agrandando el potencial de los vinos blancos.

Todo esto pasa con los embotellados, pero igual pasa, en algunos casos, con los graneles, sobre todo los de más calidad, por ejemplo, las fermentaciones controladas, que van perdiendo conforme pasan los meses sus características más importantes tanto en el aroma, como en boca y frescura…

El estancamiento tan brutal que hemos tenido por el confinamiento y la parada económica total ha afectado a todo el sector, este es uno de los más afectados, pero no el único, se podría hacer un repaso general por todos y cada uno, pero quizá este sea el que más problemática pueda tener en el presente y futuro más inmediato.

Muestra de ello es que las bodegas están anunciando, por un lado y otro, las que comprarán uvas sin problema y las que no lo podrán hacer por tener excedentes, problemas de ventas en muchos casos e incluso de capacidad por otro, imposibilitado el comprar toda la uva que otros años compraban, más este año en el que todo apunta a que tendremos una cosecha abundante en todos sitios.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino…

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.