Bruselas ha hecho públicos los primeros datos a modo de avance, con datos aún sin estar respaldados por cantidades exactas sacadas de entradas reales de uva en bodega. El dato que nos da es el de una producción de vino y mosto de 163,6 millones de hectolitros, lo que supone un incremento de un + 4,3% sobre la campaña pasada en la que se elaboraron 159,92, y aún por debajo de la media de las últimas cinco campañas que es de166,4 millones de hectolitros.

Esto se reparte, dándoles los datos de los principales países productores solamente. En primer lugar, estaría Italia con 47,2 y un 1% más de incremento sobre el año pasado

Luego estaría Francia con 45 millones y una estimación de un 6% de incremento

Seguido de España, a la que nos dan 42 millones y un incremento del 13%

Alemania 8,0 millones y un +8%

Y termino con Portugal con 6,3 millones y un menos -3%

Ya les digo que estos datos son solamente previsiones sin tener aún base de declaraciones fijas de cosecha entrada en bodega, por tanto, variarán casi con toda seguridad

Y yo creo que si varían será para ir al alza, no sé decirles en qué cantidad, pero al alza. 

Aun así, y tomando como ciertos esta primera cantidad, y aunque fuera ligeramente más, según mi experiencia personal, no basada en nada científico, solamente en los años de experiencia, siempre que hemos estado por debajo de 170 millones en Europa y con cosechas que podamos denominar como normales en el resto del mundo, no hemos tenido excesivos problemas de comercialización de nuestros vinos.

Sin embargo, a esto que les digo, hoy, ahora, quiero hacer una salvedad y es la situación mundial que tenemos en estos momentos debido al vivid 19. Efectivamente, vemos que esta pasada campaña se elaboró menos cantidad, unos 159,9 millones y los vinos ni se han comercializado, ni han mantenido los precios, sencillamente debido a esta pandemia, cuando lo normal, al empezar la pasada campaña con una producción mucho más baja y sobre todo en España, parecería que la comercialización ser, iba súper fácil, pero vean ustedes lo que nos ha pasado a lo largo de la campaña

Y es que la bajada del turismo cierre de bares, restaurantes, etc., el confinamiento en sí en muchos países del mundo, no sólo en España, ha sido nefasto para el comerci9 del vino en todo el mundo.

Esta semana he leído que China está abriendo mercados, que es5a subiendo económicamente y por tanto que tenemos más oportunidades de exportación, por tanto, no debemos desaprovechar este mercado, teniendo en cuenta que nuestros competidores más directos van a ir también con todas para llevarse las operaciones.

De hecho, también esta semana nos llegan noticias de una bajada generalizada de precios de los vinos en la casi totalidad de las zonas de Italia, y esto si es peligroso para nosotros, ya que ya sabemos la forma de Italia de comercializar, bajando precios cuando es necesario. Por tanto, no hay que dejar escapar las oportunidades comerciales que ten*amos.

Aunque sea un tema muy manido, este año volvemos a tener buen precio de vino, buena calidad ya que las calidades de las uvas han sido muy buenas en casi todos sitios y tendremos muy buenos vinos a precios muy competitivos, y eso lo tenemos que aprovechar. Recordamos todos la pasada campaña las operaciones que se nos fueron por los precios de vino que pedíamos y que han lastrado los mercados durante todo el año. No volvamos a caer en la misma trampa este año. En las primeras ferias de comercialización, la de China y la de Ámsterdam, me comentaban que se t4aian muchas tarjetas, pero pocos contratos y es que mientras nosotros pedíamos unos precios elevados, Argentina vendía a precios muy bajos e Italia ligeramente por debajo de los nuestros, como acostumbra, y fueron las que se llevaron el gato al agua.

España en estos momentos la verdad es que en los precios de graneles tiene unos precios contenidos y creo que competitivos en r3lacion a años anteriores, y ya digo, tenemos precio y calidad, lo que hay que aprovechar.

El mercado interno está mal, esa es la verdad, aunque los precios también están mantenidos y más o menos firmes, hay mucha contraoferta a la hora de realizar operaciones. La verdad es que se opera poco y En poca cantidad, el comprador, por un lado puede de esperar que bajen los precios a lo largo de la campaña, ese es un motivo, pero hay otro y quizá más importante y es que teme comprar vino y luego no poderlo vender debido a la paralización que hay y a los cierres y confinamientos continuos que tenemos tanto en España como en la mayoría de los demás países y por tanto no quiere meterse en grandes cantidades, prefiere ir comprando al día, a poco tiempo vista, para así no hacerse con unas existencias que no les hacen falta.

Esperemos por tanto a ver que va sucediendo, vamos a seguir de cerca los datos de cosecha y vamos a ir comercializando al máximo que podamos nuestros vinos, tanto en los mercados nacionales como internacionales

Cuídense y promocionen nuestros vinos.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *