Lo estamos viendo, la solución a la crisis que tenemos y a la que nos viene encima, no es solo de quitar vino de en medio, no es destilar, ni inmovilizar, ni podar en verde, por mucho que haya quien se empeñe en ello incluso sin saber de lo que habla y poniendo datos que parecen inventados o mal copiados, que es como algunos escriben sobre esto, sin saber mucho de ello…

Todo esto, lo vengo diciendo, no es malo, por supuesto que no, pero tampoco es la solución, es, como reza el famoso dicho: “No le des un pez, enséñale a pescar”

Todo esto que se está haciendo, debe de ir acompañado de otras medidas, más duraderas, efectivas y eficientes de cara al mercado y a años sucesivos.

Hay que tener en cuenta que el potencial productivo de España en estos momentos es muy grande, creo que de momento aún no lo hemos alcanzado, pero que se puede alcanzar en cualquier momento y que podría ser o superar los 60 millones de hectólitros. Aunque eso sea en posibles años excepcionales, nos indica que quizá cosechas que estén entre los 47 y 55 millones son muy probables un año con otro

Y en este caso ¿Qué hacemos? Llamar año tras año a la puerta de la administración, de Europa, para que pongan dinero sobre la mesa para quitar excedentes, y en cantidades a toda vista insuficiente, porque es normal que no puedan emplear el dinero necesario para realmente quitar el vino que sobra y que costaría un dineral año tras año. Seguro que más bien pronto que tarde, Europa se cansaría de aportar dinero sin ver soluciones efectivas.

Nos enfrentamos a una campaña, esta próxima, que si no se estropea va a ser muy abundante, señalar también que Italia también trae una cosecha grande y que Francia, si no grande, si al menos superior a las ultimas campañas. Por tanto, lo más normal es que sobre vino por mucho que el hemisferio sur haya tenido en conjunto, un 10% menos según calcula la OIV.

Por tanto, creo que hay que tomar otras medidas a las clásicas de Destilar, inmovilizar o vendimiar en verde, o si no otras, si al menos algunas medidas complementarias a estas que sirvan para retirar vinos del mercado y que sean efectivas a lo largo del tiempo, hay que potenciar la comercialización mundial del vino, incrementar el consumo moderado y responsable mediante campañas más efectivas, dando a conocer nuestros vinos, sus bondades, la cultura, historia de esta bebida.

El enoturismo se está demostrando efectivo, hace apenas unos años no existía nada de enoturismo o lo había en cantidades pequeñas, hoy en día hay bodegas en las que una importante parte de su cuenta de resultados se basa en el enoturismo. Mueve cientos de millones de euros, miles me atrevería a decir si tomamos Europa como testigo, y no es solo el dinero que mueve, es que crea consumidores al meterse y conocer el mundo del vino. Recuerdo un articulo que escribí hace años, en el que decía que, en muy pocos negocios, como en el enoturismo el cliente es el que llama a tu puerta pidiéndote que le enseñes y vendas vino, no hay que salir a buscarlo, va el a ti.

Otra cosa importantísima, que ya expongo antes es la comercialización de nuestros vinos a niel mundial, con un apoyo decidido y grande, mayor de lo que hasta ahora hay, a nuestras empresas exportadoras, esa es la mejor manera de que el vino desaparezca, y es venderlo y que se lo beban.

Igual, aunque es tema muy tratado y casi dado por imposible, fomentar el consumo interno de nuestros vinos, batalla que estamos perdiendo desde hace muchos años, y que ahora parece que se recupera algo, pero ínfimamente.

Hay por tanto que buscar otras soluciones a las destilaciones, otras ayudas, efectivas y duraderas en el tiempo, les aseguro que serán más efectivas si se hacen bien y con un decidido apoyo y costaran mucho menos dinero que las tomadas hasta ahora

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino…

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *