Quizá el titulo no sea todo lo “correcto” que debía ser, pero es que me ha salido así, como diciendo, quiero todo, y, además, por si es `poco, dos huevos fritos. Y es que cuando todo el sector está preocupado por la gravísima situación que tenemos, cuando tanto la OIV, como la FEV, anuncian tiempos difíciles, cuando la unidad y el empuje colectivo debe ser el fin de todos, de pronto, salen los de siempre y meten, al menos para mí, la pata hasta lo más profundo

Y es que por parte de un sindicato agrario se acusa, en parte, de la actual situación del vino, una vez más, al sector comprador, porque no compra o lo intenta hacer a precios bajos. No compra porque no vende y si intenta sacar un precio es simplemente por la ley de la oferta y la demanda, el comprador intenta sacar el precio más bajo y el vendedor el más alto, desde el principio de los tiempos y ambas posturas son totalmente aceptables.

Para algunos por lo visto no y ya puestos a esparcir basura, empiezan con la retahíla de siempre, metiendo a todos en el mismo saco, también como siempre, que si hacen trampas, que si renegocian contratos, etc. Etc. Ya nos lo sabemos de memoria, eso sí, tirando la piedra y escondiendo la mano ya que acusan a un sector completo irresponsablemente. Y despotrican y piden denuncias a diestro y siniestro, y acusan, y piden todo para ellos, y nada para los demás, van con una mano por el cielo, otra por el suelo y la boca abierta, no sea que se les escape algo.

Son gente nociva, tóxica para el sector, que solo sabe mirarse a sí mismo y quieren todo para ellos, aunque sea a costa de tumbar a todos los demás, sin saber que, igual que ellos son necesarios, los demás lo son, ni más ni menos, pero sí igual que ellos. Si cree el sector primario y parte del elaborador que a ellos les va a ir bien a costa de tumbar al industrial, embotellador y comercialización, es que no tienen ji idea de lo que va esto, si caen unos caen otros, seguro. Pero eso, parece ser, no les importa.

Les voy a poner un ejemplo que ojalá supieran seguir, seguro que mejor nos iría a todos, incluso a ellos y es el del sector cervecero y muchas otras bodegas que han seguido, acertadamente, su ejemplo. Las cerveceras ¿Qué han propuesto? Sencillamente apoyar el consumo y a quien comercializa su mercancía, la cerveza, y desde el primer momento han dicho, por ejemplo: “La primera cerveza la pagamos nosotros”, o regalar X cantidad de producto a los bares para que empiecen a funcionar y ayudarlos económicamente. Sencillamente se apoyan unos a otros para relanzar el consumo rápidamente y ayudar al bar económicamente al tener que abrir mermadas sus posibilidades de público. Seguro que ellos salen adelante, sencillamente se unen y tiran para adelante todos a una, juntos y apoyándose mutuamente.

Hay, como digo, bodegas que han propuesto lo mismo. Y hay que alabarlos enormemente, ellos si tienen visión del problema que tenemos y de la solución que se puede dar. Apoyar al siguiente eslabón, al bar al restaurante, para que despeguen, no cierren y sigan vendiendo nuestros vinos.

Frente a ellos, tenemos nuestro sector, donde ¿se habla de unión? No, todo lo contrario, se pide denuncias, multas, persecución a los demás, imponer precios, tumbar al de arriba, sin saber que, tumbando al siguiente eslabón de la cadena, se rompen ellos también.

Se va a conceder una destilación de crisis, una inmovilización voluntaria, poda en verde, ayudas para resurgir del grave problema que tenemos.

Estos mismos, los que ahora piden, poco menos que el potro de torturas, pronto empezaran a pedir precios de uva dignos, por supuesto que debe ser así, pero lo piden a los mismos que hoy les piden multas y sanciones a “sus enemigos” naturales. ¡qué equivocados están! Así les va. Solo fomentan desde hace años y sobre todo por algunas personas (Gracias a Dios la mayoría no son así) fomentar el enfrentamiento y casi me atrevo a decir el odio convulsivo hacia el resto del sector.

Mientras el mundo entero pide unión y esfuerzo común, mientras Europa busca apoyos económicos, ayudas, mientras todos buscan como salir adelante desde un empuje común, ellos, los de siempre, piden desunión, multas, sanciones y persecución, y, como no, DOS HUEVOS FRITOS…

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.