Este artículo se va a dividir en dos, ya que creo que dos son los temas importantes, entre otros, en nuestro negocio de vinos. Todo parece ir más o menos bien, la vendimia trascurre con tranquilidad relativa, la comercialización no parece excesivamente complicada, el vino tiene buenos precios, no hay malas perspectivas… Pero como se suele decir: “todo va bien, pero seguro que viene alguien y lo…joroba…” Y efectivamente, llegó el de siempre y lo jorobó. Ahora lo comento…

Hay que comentar en primer lugar lo importante. La vendimia, que ya en algunos sitios ha terminado, en otros está dando sus ultimas bocanadas y en otras casi apenas ha empezado, pero en conjunto una parte proporcional muy grande de la uva española se ha recogido o se recogerá en los próximos días. Y tras los primeros días y las ya habituales protestas por el precio, al haberse subido en gran parte de las bodegas sobre los primeros precios, parece que reina una cierta conformidad y que cada uno va a lo suyo, el viticultor en vendimiar su uva y llevarla a bodega y el elaborador en transformar esa uva en vino.

En términos generales las uvas están viniendo en todas las zonas, con una buena maduración y sanitariamente bien, equilibradas y correctas, por lo que se espera que tengamos unos vinos de buena calidad. Se puede decir que hay más grado que en años anteriores, en la media se subirá un grado, aunque hay sitios en los que ha subido más. Hay algo de pudrición, pero sigo sin verla significativa en general, va por zonas y parcelas, las viñas de regadío con poda baja, está siendo más afectada que la de secano y las espalderas. Ya veremos al final de la vendimia hasta donde puede llegar el alcance y si hay problemas con algunos vinos por el glucónico.

La merma a nivel nacional también es una realidad, ahora está en cuantificarla, ya que hay, como siempre, diversas y variadas evaluaciones, todos coinciden en que hay menos, pero hay una diferencia de cuatro o cinco millones de hl. Entre unas y otras. Yo estimo que estaremos sobre los 40 millones de hl. Millón arriba, millón abajo, pero hay que decir que hoy día es muy difícil hacer un calculo preciso y exacto y por tanto fiable. Ya lo iremos viendo conforme se vayan haciendo las declaraciones y nos las vayan diciendo.

La comercialización se espera relativamente buena, como ya les comentaba la semana pasada, si bien en estos momentos los graneles están un poco parados. Yo veo la causa en varias razones, en primer lugar, un precio elevado, se pide un mínimo de 3,50 € Hº por el blanco F.C. y el comprador de momento, parece que le pesa pagar ese precio a no ser por necesidad perentoria, si tiene vino, está esperando y el vendedor, la verdad es que tampoco tiene prisa ninguna en la creencia de que tendrá colocado el vino sin muchos problemas cuando quiera. Por tanto, hay que esperar a ver como se va desenvolviendo el mercado

Respecto a los precios del vino blanco a granel, les quiero comentar, más que nada a modo de anécdota, pero para que quede constancia en los registros del tiempo, ya que creo que hemos sufrido un cambio importante, de una manera rápida y casi sin darnos cuenta. Y es que en apena un año, o quizá menos, parece que el vino fermentación tradicional ha desaparecido. De toda la vida el precio del vino a granel blanco se daba en vino fermentación tradicional. Hoy en día casi ni se habla de ese vino, y sí se habla de fermentación controlada y el precio que pulula en el mercado se refiere a la fermentación controlada exclusivamente. No sé si esto traerá problemas, ya que el tradicional queda apartado (la verdad es que cada vez se hace menos) y dentro de esa fermentación controlada hay enormes escalones de calidad, lo he dicho muchas veces, hay que diferenciar entre un vino al que se controla la temperatura al fermentar solamente y el que, además de controlar se añaden levaduras especiales, por ejemplo, o otros métodos de fermentación que dan unas calidades muy superiores al que simplemente tiene un control de temperatura. Ya veremos en esta campaña si esto se afianza definitivamente.

Y termino comentando las infames declaraciones que un señor, el de cada año, ha vuelto a verter sobre el negocio del vino. Puedo coger declaraciones de los últimos cinco o seis años y este hombre, una vez al año, normalmente en vendimia, empieza a esparcir basura sobre el sector del vino. Yo le daría casi el titulo de enemigo publico numero uno del vino. Y es que extiende una sombra sobre todas las bodegas, sobre todo de Mancha, acusando sin dar nombres, por lo que es una acusación general, de que las bodegas hacen trampas y habla de “posibles fraudes” exige “el cierre de bodegas que hacen fraude con el vino” habla de “vinos fraudulentos”. Eso si, cobardemente o por ignorancia, o las dos cosas, no dice ni un nombre, este hombre al que debían de jubilar o echarlo directamente, representa a un sindicato que no merece tener seres así. Luego habla de que si EL, estima la cosecha de mancha en 20 millones de hl. Y por tanto, si hay más, el exceso son vinos fraudulentos. Esto es para enmarcar, pero de risa. Nadie le ha dicho a este pobre hombre QUE NUNCA HA ACERTADO EN LA PREDICCION DE COSECHA QUE HA HECHO A LO LARGO DE LOS AÑOS, siempre se ha equivocado, curiosamente en menos cantidad, por lo que es menos fiable, tanto él como sus declaraciones, que últimamente el CIS.

 En fin, yo que las bodegas me plantearían muy seriamente denunciar a este señor por el daño que hace al sector y las acusaciones falaces que hace cada año. Y me gustaría decirle que puede pensar un francés, un ruso o un chino que nos compre vino, más en La Mancha, si lee las infames declaraciones de este hombre, en el que acusa a las bodegas españolas, sin una prueba, de hacer vinos fraudulentos. No señor, no, mire usted, las bodegas y empresarios del vino español, en su gran mayoría, madrugan, trabajan, luchan por poder sacar su cosecha adelante, al igual que las cooperativas, y si hay alguno que haga fraude que caiga sobre el todo el peso de la ley, pero ese no es el perfil del bodeguero español, es el otro, el del trabajo duro, cosa que quizá usted no haya sabido en su vida. Váyase a su casa y deje de hacer daño al sector.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… MEJOR CON VINO

Javier Sánchez-Migallón Royo

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *