Las semanas se suceden y nos llenan de buenas noticias, de señales de recuperación inequívocas, que al final comentaré, pero también existen dudas en muchas partes de nuestro sector, que son dignas de señalar y comentar. Hoy, he leído un articulo interesante en el que se hablaba de un consumidor, en general, no hablaba del consumidor específico del vino, sino de el consumidor en su conjunto y hablaba que por encuestas realizadas hay un gran número de personas aún temerosas, tanto por poderse contagiar con el Covid y sus nuevas cepas, como también, y esto lo resaltaba mucho, por estar temeroso económicamente a no ver su situación clara y temer gastarse un dinero que luego le puede hacer falta

Un estudio realizado por la Asociación de empresas y fabricantes de gran consumo (Aecoc), dice que el 53% de los consumidores si irá de vacaciones, y casi se duplican los porcentajes de intención de reserva en hoteles, casas rurales o apartamentos. Incluso el 12% dice que viajará al extranjero. Hay un 25% que dice que no saldrá de casa. La mitad lo hará por miedo al virus y la otra mitad por un tema económico. El año pasado esta cifra era del 49%. El 88% asegura también que gastará menos en viajes, en reservas de avión, tren, hoteles…

El 55% de los encuestados aún no sale a bares y restaurantes, por miedo al contagio (el 64%) o por un tema económico (el 34%). El 72% cocina más en casa precisamente porque come menos fuera, un 37% pide comida a domicilio y el 45% compra productos para hacer comidas que antes consumía en estos establecimientos. En términos generales el 94% de los hogares gasta menos, bien porque su economía ha empeorado (es el 29%, frente al 47% de hace un año), porque no necesitan gastar tanto (el 37%) o por prevención (el 34%).

Como ven en este estudio se demuestra que, aunque comienza a liberarse, hay aún una parte de la población, por un lado, temerosa por el contagio, esto es normal que vaya disminuyendo conforme la vacunación vaya aumentando. Mas preocupante es el que no sale por motivos económicos, ya que este es un motivo de trascendencia más profunda, pero vamos, si la economía se sigue recuperando, lo normal es que también el paro y los ERTES bajen y esto haga que suba la confianza.

Como les comentaba la semana pasada, podemos estar en el inicio del fin, pero va a ser lento el llegar al final de la pandemia y de la crisis consiguiente.

Pero como les decía al principio, hay buenas noticias en esta semana, la principal, sin duda, la eliminación, al menos por cinco años, de los aranceles con EE.UU. Una noticia inesperada pero que va a dar a muchas empresas, un empujón importante en sus resultados de exportación al quitarle ese 25% de arancel.

Sin duda otra noticia buena, es la posibilidad de que nos puedan llegar turistas ingleses sin necesidad de tener que confinarse a la vuelta, hoy han dicho que estudiarían que todo aquel que esté vacunado pueda venir sin confinarse a la vuelta, lo que animará enormemente a este nuestro primer país que nos envía turistas.

En tres meses no es que estemos cortando uvas, es que ya podremos disponer de los primeros vinos blancos nuevos. La cosecha está dando síntomas, cada día que pasa, de que puede ser superior a la del año pasado. Las existencias van a ser abundantes, no cabe duda, y esto unido a la próxima cosecha, no cabe duda de que sumará un importante montante de vinos.

Esto es el futuro, pero el presente, aunque mucha gente no lo entienda o no lo quiera entender, es que nuestros vinos a granel están fuerte, firmes, con precios que subieron hace un mes o algo más y que, aunque no han continuado subiendo, al menos de momento, la verdad es que tampoco han cedido un ápice.

En estas semanas pasadas la operatividad, si bien no es muy abundante, si al menos ha crecido bastante, se está operando, se compra vino, es cierto que no es grandes cantidades, pero se va operando.

Esta subida, además de servir, como es normal para vender más caro, yo le veo otras dos cosas buenas para el vendedor elaborador, la primera es que las retiradas de vinos comprados anteriormente se han activado enormemente, se está retirando el vino comprado a marchas forzadas, sobre todo el vino que está comprado más barato de como está ahora el mercado.

Por otro lado, también está valiendo para que, aquellos compradores que ya estaban insinuando, por el bajo precio de os vinos, que había que renegociar contratos. Hablan de renegociar, cuando yo siempre he dicho que es una manera de echarse atrás en el contrato, pero, en fin, se estaba ya empezando a renegociar algunos contratos y esto ha servido para que ya nadie hable de esto.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… 

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *