Varias son las noticias dignas de mencionar en esta semana que pasa. Quizá la que más suena en las conversaciones sea la sequía y el calor, las temperaturas anómalas totalmente y que bate récor en estos días y la influencia que puede tener en los mercados y planteamientos de campaña y en nuestros viñedos. También digno de mencionar son los datos salidos del consumo de vinos en España, que sigue bajando, aunque da síntomas de estabilización.

Sequia como casi no se recuerda y que se compara a la del 92, un calor que, este si, marca récor de temperaturas en el mes de abril en la mayoría de España, y días y semana de la primavera que se nos escapan entre las manos a la vez que se nos escapan las posibilidades de lluvia. A estas alturas y viendo las previsiones de los próximos quince días sigue sin dar lluvias en las zonas más necesitadas de España, por lo que nos metemos prácticamente en mediados de mayo y sin llover, y de esa fecha en adelante, tenemos ya pocos días con posibilidades de lluvias, a no ser que este clima loco, cambie también de fechas, como lo está haciendo ahora. De todas formas, las lluvias de ahora en adelante, de producirse, suelen ser tormentas localizadas, no son temporales de varios días lloviendo, y estas tormentas, además de localizadas, pueden traer granizo, y puede llover mucho en un sitio y nada en el de al lado.

Por todo esto nos tenemos que ir haciendo a la idea de que la sequía nos afectara de lleno, hay que ver lo caluroso que puede ser el verano para que afecte más o menos, pero hoy en día la brotación se está viendo condicionada por la falta de agua en muchos sitios, brotando con poca fuerza y creciendo poco los tallos, de hecho, donde se puede, se está regando como apoyo a esta brotación para que el desarrollo de la viña sea bueno. En el secano, puede ser un año de los que apenas crezcan los tallos y la cosecha se vea muy mermada. En el regadío no tanto, por el aporte de agua, pero de todas formas sabemos por experiencia que el año que no llueve el regadío tampoco está como los años húmedos.

La gran pregunta ahora, que se hace todo el mundo es en qué medida puede afectar a los precios del vino y al desenvolvimiento de la campaña, tanto en la actual, como en la próxima. Indudablemente si la sequía persiste, los vinos, sus precios, su calidad, se van a ver condicionados. De hecho, ahora mismo, ya, las pretensiones de los vendedores por sus vinos han subido, tanto en blancos como en tintos, es lógico, por las dificultades de comercialización no se han cerrado en no vender, no, pero si en elevar las pretensiones por el vino que tienen. Es cierto que el comprador tampoco se ha puesto muy nervioso y simplemente sigue comprando conforme sus necesidades y a corto plazo. Venimos de dos campañas cortas, esta tercera puede ser la más corta, y sien embargo por la reducción del consumo a nivel mundial, los mercados no terminan de arrancar y las existencias se van manteniendo en consonancia con otros años. La subida de precios de los vinos, que ya ha influido en el consumo, puede influir aún más en el futuro si los vinos sufren subidas de precios.

Hay también que mirar a los demás países productores ya que, si solo en un país hay mermas, se puede ver compensado por los demás países, pero parece ser que o va a ser así. El hemisferio sur, con las vendimias recién terminadas, ha tenido, en su conjunto una merma de cosecha, que, por ejemplo, en Argentina, ha sido considerable, sobre el 25% de merma y, según nos informa la OIV, en general ha habido mermas. Nuestros vecinos también están afectados por la sequía, sobre todo Italia, que está en situación muy parecida a la nuestra, sobre todo en algunas zonas.

Termino con los datos que nos ofrece la Interprofesional del vino de España y el OEMV, sobre el consumo de vinos en España, que baja algo, pero que nos da una cierta tendencia a la estabilización, estamos sobre 9,6 millones de hectólitros. Les recuerdo que antes de la pandemia superábamos los 11 millones. Una de las causas principales es la subida de precios del vino de cara al consumidor, unido a la grave crisis económica que tenemos, en cuanto a alimentación se refiere, con una subida de los productos alimenticios muy grande, que unida a la de hipotecas, electricidad, etc. Hace que haya muchas familias que tenga que mirar muy mucho lo que echa al carro de la compra y eso el vino lo nota rápidamente.

Esta es una de nuestras asignaturas pendientes, hay que promocionar nuestros vinos para hacer subir el consumo, en España y en el ámbito mundial, es la solución a nuestros problemas.

No quiero terminar sin decir, rápidamente, que de momento ya saben que no hay destilación de crisis, que para la vendimia en verde ya ha salido la orden, aunque nadie confía en que sea una medida que nos vaya a solucionar el problema de la comercialización, y que todo el mundo dice que, probablemente la climatología sea la que ponga o quite crisis, la crisis, que, en estos momentos, aún tenemos en el sector.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *