Terminamos la semana con noticias de calado en los mercados, dentro de las que hay me quiero centrar en tres, que estimo son las principales. Las primeras estimaciones de cosecha mundial realizada por la OIV, también las primeras estimaciones de la Unión Europea de cosecha en Europa y, de suma importancia para España, el anuncio de las cooperativas de Castilla-La Mancha de autorregular la salida de sus vinos y mostos al mercado.

La OIV prevé una producción mundial de 258 Mhl de vino (+1%)

Da una horquilla de 253,9 y 262 millones de hl, y sitúa la media en 258 Mhl. Esta cantidad está por debajo de la media de las últimas campañas tras la bajada que tuvimos en 2019 y la abultada cosecha del año 2018, que recuerden fue de 294 millones, sobre esta baja más de 36 millones de hl.

Europa nos da un avance primero de cosecha

En la UE, 163,6 Mhl (+4,3%). A Italia le otorga 47,21 Mhl, a Francia en segundo lugar de producción, 45 Mhl y a España, en tercer lugar 42 millones de hl.

Es solamente un avance, como les digo, que seguro habrá que ir perfilando conforme los estados vayan dando datos sobre cosecha recogida y no solamente previsiones. No obstante, hay un aumento de cosecha, aunque bien es verdad que en condiciones normales la cosecha, según estos primeros datos no sería excesivamente alta en la media general de los últimos años.

Ambos datos, los de la UE y los de la OIV los pueden ver ampliados en nuestra página web.

Hay que señalar, asimismo, que en ambos casos son avances, nunca definitivos y por tanto pueden variar. Creo que un avance más aproximado lo podrán dar a finales de noviembre, principios de diciembre, cuando en todos los países, o en la mayoría, se hayan presentado las declaraciones de cosecha. Personalmente estimo que algo subirán. Los pongo como mera información, los iremos actualizando.

Una noticia de calado en el mercado nacional es la declaración y compromiso al que han llegado las cooperativas de Castilla – La Mancha, según palabras textuales de su nota de prensa:

Su Asamblea General Vitivinícola aprueba la puesta en marcha de la medida de autorregulación voluntaria contemplada en el artículo 222 del Reglamento comunitario 1308/2013 de la OCM Única para estabilizar el mercado vitivinícola ante desequilibrios entre la oferta y la demanda como los provocados por la caída de consumo debido a la crisis sanitaria.”

En primer lugar, se comprometen a elaborar sobre un 25% de la producción en mosto de uva airén, con el fin de desviarlo del mercado de vinos, lo que alcanza una cifra de unos 5 millones de hl. retirando, inmovilizando por cuenta propia, a la vez, la mitad de esta cantidad del mercado y comprometiéndose a no sacarlo hasta el próximo mes de abril.

De igual forma inmovilizan voluntaria la mitad del vino producido fuera de indicación geográfica o con Denominación, es decir, el vino de mesa, retirando el 50% del mercado también hasta el mes de abril próximo.

Sin duda, para intentar regular el mercado una estupenda idea, para salvar sus intereses los elaboradores de vino ante la paralización de los mercados, tanto en precios como operativamente.

Esto puede tener éxito si, en primer lugar, la adhesión a esta propuesta es unánime o al menos mayoritaria, si unas cooperativas lo hacen y otras no, la verdad es que está llamado al fracaso y sería una pena.

En segundo lugar, es el fiel cumplimiento por parte de todos igualmente, si esta medida, vamos a suponer que causa efectos positivos y el vino sube y entonces siempre salen esos “listillos” que intentan aprovecharse de la situación, vendiendo su vino, aunque sea “bajo cuerda” estaríamos en las mismas…

Vamos a dar tiempo al tiempo, la idea es buena, ya veremos si efectiva, porque la verdad es que debido a la situación que se está viviendo en la práctica totalidad del mundo, los mercados están muy parados, el consumo y los precios del vino, también.

 Cuídense y promocionen nuestros vinos

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *