El año pasado despedía la campaña con el titular diciendo que se nos iba la campaña que recordaríamos como la de la pandemia, en la seguridad de que, tal y cómo parecían las cosas en julio del año pasado, parecía que la pandemia estaba prácticamente superada. Pero henos aquí, un año después, despidiendo a una campaña que, esta si, ha estado sumida completamente, mes a mes, día a día, en la pandemia, por eso no sé si ponerles adiós campaña 20/21, campaña de la pandemia, de la pandemia II o cómo llamarla. El caso es que toda esta campaña ha estado influenciada por el Covid19

Ha sido esta una campaña rara, eso es indudable, más al final que al principio, ya que se empezó, ya que al comienzo, entre los excedentes que teníamos debido al cerrojazo total que se dio de marzo a junio, casi se puede decir que a nivel mundial, y que, aún esperando que el turismo volviera, el comienzo inmediato de la segunda ola, también trágica en cuanto a victimas e infectados, nos volvió a recluir, a cerrar hostelería y turismo y volver a una crisis a nivel mundial, de paro, bajo de consumo, miedo y de todo lo que podamos decir hasta desembocar en un pesimismo generalizado.

Y así fue pasando la campaña, los meses pasaban, el vino bajaba, no se vendía, no había manera de remontar, los bares seguían cerrados, el comercio mundial no terminaba de levantar cabeza. 

En estos meses pedíamos insistentemente medidas por parte de la administración y de Europa, para intentar sacar adelante el atasco que teníamos. Europa nos dejó bien claro desde un primer momento que no habría más fondos especiales para el vino, que recibía bastante cantidad y había muchos otros sectores igualmente o más necesitados, vamos, como se suele decir, que no se podían tapar todos los agujeros. Y esta negativa sumió al mercado aún más en el pozo negro en el que estábamos sumidos.

Si por esas fechas hubieras dicho que en un mes el vino iba a cambiar totalmente su postura nadie lo hubiera creído, no había motivos, ni se veían posibilidades de que esto sucediera.

Pero heló en Francia y algo en Italia y de la noche a la mañana cambió totalmente, más bien parecía que hubiera helado en toda España. El caso es que, sin que nadie supiera muy bien el qué y el cómo, el vino comenzó a subir, de las destilaciones y ayudas nadie se acordaba ya y el mercado de graneles se sumió en una desaforada alegría y movimiento que a muchos dejó con la boca abierta. Todo el vino que sobraba una semana o dos antes, parecía que por arte de birlibirloque había desaparecido, no había vino, y el poco que quedaba libre, según el sector vendedor, subía cada semana. 

Hasta tal punto tuvimos esta euforia que, también casi sin saber ni el como ni el por qué, pidiendo, pidiendo, resulta que el vino tinto se quedaba atrás y el blanco subía y subía hasta que ahora hay vinos tintos más baratos que los blancos, cosa vista en muy contadas ocasiones a lo largo de nuestra historia vitivinícola. 

 Y así termina esta campaña, con euforia, por un lado, incredulidad por otro, mientras se dice que no hay vino, nos vamos a enfrentar a un cierre de campaña con unas existencias que lo más seguro es que marquen record ya que estaremos entre los 37 y 40 millones de hl. Es por esto que aún ahora hay mucha gente que no se cree o no le ve sentido a esta subida de vinos y predice que cuanto más alto se suba más dura será la caída. Si recuerdan esta cifra de excedentes ya se las predije yo hace meses, en los que les decía que debíamos ir con mucha precaución ya que entre excedentes y cosecha estaríamos en 80 millones o más de hl. para comercializar la próxima campaña y esa es mucha cantidad. Ya veremos por donde termina, pero eso será cosa de comentar en la próxima campaña no en la que despedimos ahora.

No me digan ustedes que no ha sido rara de narices….

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… Tomo el slogan de promoción del vino de la interprofesional, que me parece muy acertado.: MEJOR CON VINO

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *