Si hay que resumir la semana, no cabe duda que hay que empezar por el fallecimiento de Alejandro Fernández, del que poco más se puede decir, solamente con poner su nombre ya casi basta, impulsor de la Ribera del Duero, vio el futuro de la DO Toro y demostró que en La Mancha se pueden hacer excelentes vinos si se hacen las cosas bien, también en esto fue de los pioneros. Sin duda un claro visionario del mundo del vino que, de ser agricultor, supo elevar sus vinos y con ellos el nombre de donde los hacía, a lo más alto. Descanse en paz y desde el correo del vino nuestro más sentido pésame a sus familiares, amigos y al mundo del vino en general que ha sufrido y sentido esta gran perdida.

La vida y el negocio sigue, si se dan cuenta el tema de conversación que hemos tenido durante meses, de pronto y como sin darle importancia, ha desaparecido, me refiero a las ayudas al vino, mediante destilación, vendimias en verde, etc. Creo que esta semana pasada ya no ha salido ni una sola noticia, mientras que antes se agolpaban día tras día por parte de todo el sector, ahora parece que nadie se acuerde ya. Quizá es que seamos de una forma de ser rara, extraña y que vamos de un lado a otro casi sin sentirlo, les reconozco que a mi me extraña enormemente, ya que sigo creyendo que estas ayudas, sean de la índole y cuantía que sean son y van a ser más que necesarias. Litro de vino que podamos quitar de en medio de una manera o de otra, será un litro de vino menos que nos pesará en el futuro, tanto inmediato como a medio y largo plazo.

Sin embargo, mucho me temo que este año, esta campaña al menos, hemos perdido este tren y lo raro, como les digo, es que lo que hace apenas quince días era un clamor general, y hoy está casi olvidado… increíble…

Ya se lo comenté a ustedes hace dos o tres semanas, que la fuerza, al menos moral, se nos iría a la hora de pedir ayudas, cuando el vino estaba subiendo y había quien decía que no tendríamos problemas de comercialización, los mismos que un poco antes reclamaban ayudas por cauda de los excedentes que teníamos y tenemos.

Es cierto que el mercado ha sufrido cambios importantes y para bien. Por un lado, vamos viendo que las exportaciones comienzan a recuperarse y a una marcha bastante buena y esperanzadora, también es verdad que a la vez y cuando los precios del vino estaban más bajos. El mercado interno de los vinos también ha tenido una reacción importante a raíz de las heladas en Francia e Italia y los precios han subido, y aunque ahora están estabilizados, siguen fuertes y firmes, eso si, con poca operatividad, también es cierto que esta subida de precios ha servido para que las retiradas de vino comprado que iban lentas debido a la poca falta de vino que hacía falta, pero se han reactivado y acelerado por temor a que se cumplan plazos de retirada y no se les diera el vino

En estas fechas es obligatoria hablar de la viña en el campo, y la verdad es que casi solo se pueden decir cosas buenas, heladas esta campaña ha habido pocas y sin importancia en el computo general. Granizadas, que todos los años se lleva su parte, de momento igual, menos que en otros años. Es cierto que la lluvia de primavera está siendo muy irregular y en zonas de producción como Mancha, Extremadura, y parte de Andalucía y del sur este, han sido más escasas, pero si es verdad que aún queda primavera por delante y que humedad en el suelo de otoño e invierno si tiene. El cierne, o cuajado de los frutos en la floración también está teniendo un tiempo ideal, sin excesivo calor, sin lluvias fuertes, y con ligero viento, no se puede pedir más. Es cierto que la muestra es muy desigual y hay zonas donde no es muy buena, en otras si, por lo que en conjunto puede ser normal. También se habla en las zonas donde Filomena actuó con más rigor, llegando a 15 bajo cero, que algunos pulgares parece que no están brotando debidamente, pero tampoco son zonas excesivamente grandes. Mildiu tampoco hay más del normal de todos los años en las zonas más afectadas, pero no en otras.

En resumen, parece que todo va más o menos con normalidad, en unos sitios mejor, en otros peor, pero en conjunto no nos podemos quejar. Lo que les digo, las penas se olvidan con las alegrías y vamos tirando…

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… 

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *