El Vino ha subido de precio, desde abril aquí ha ganado prácticamente un 50% si consideramos que, aproximadamente entonces a 2,30 euros Hº y ahora está sobre 3,50. Una subida sin duda importante, pero quizá no sea esto lo que más importe a la hora de vender el vino esta campaña y esto está creando una honda preocupación en quien tiene que vender, igual a granel, o ya embotellado, el vino, la subida será aún mayor debido a los gastos que giran alrededor del vino desde que se elabora hasta que sale de la bodega embotellado y llega al consumidor, en tienda, lineal o por el medio que sea.

El tema de conversación de estos días, o al menos uno muy importante y que crea honda preocupación es lo que conlleva el vino a la hora de venderlo, hay que empezar por la energía, con una subida que estamos viendo día tras día en los medios de comunicación, y en nuestras facturas, que se está incrementando enormemente y parece que viene para quedarse. 

El combustible, gasoil o gasolina también está incrementándose cada día, elevando el coste del transporte, y más que se va a elevar. Pero referente al transporte quizá el incremento de precios sea lo menos importante. Hay enormes dificultades para encontrar camiones para la distribución del vino, más aún si son transportes internacionales. Y no solo nos quedamos en la carretera, encontrar un barco para la exportación, tanto a granel, como embotellados es tarea difícil, además, cuando se encuentran, tanto unos como otros suelen llevar un retraso importante, en función del destino hasta de meses… De hecho, se está exportando vino embotellado en el tren que, desde España, llega a China, por ejemplo. Un medio de transporte que parece ser el menos afectado de momento, pero que conlleva un riesgo en el aspecto de estar días y días con el movimiento y quizá expuesto a cambios de temperaturas grandes tanto al alza como a la baja. Ya no es solo el vender o importante, el llevarlo a destino se ha convertido en un reto.

No para aquí la cosa, seguimos con un problema importante, y son las botellas de vidrio, no hay botellas, la escasez es enorme, la demanda alta y la fabricación no abastece esta demanda, todo esto a nivel mundial, ya que Argentina, por ejemplo, se quejaba esta semana de tener que parar plantas embotelladoras por falta de botellas. En España hay problemas y, además, ha sufrido un incremento de precios enorme.

Seguimos, con el cartón, un problema también mundial, grandes empresas como Amazon, Aliexpress, etc. Están acaparando la producción mundial de cartón, creando problemas de abastecimiento e incrementando sus precios, tanto para cajas de cartón, para las botellas, como el cartón para el bag in box, por ejemplo. Hace poco nos llegaban noticias de verdaderos problemas en el Reino Unido para hacerse con cajas de cartón para el vino.

Los plásticos, igualmente están subiendo, muchos no lo utilizan, pero quien embotella y envasa retractilando plástico, o los envases de PET, por ejemplo, están también subiendo bastante.

Por no seguir, basta con decir que todo, absolutamente todo lo circundante en el vino está subiendo. A la hora de pasar plantillas este año, por ejemplo, la subida va a tener que ser importante y ya veremos como se lo toman las grandes superficies y compradores mundiales de vino, y, sobre todo, como se lo toma el consumidor a la hora de comprar la botella de vino con una subida importante del precio.

Esto siempre afecta al consumo del vino, y aunque no se diga, y ojalá me equivoque, creo que podemos tener una crisis, hasta ahora medio enmascarada por la subida de importante que está teniendo todo, no solo el vino, en general está subiendo todo y más que va a subir de seguir esto así.

Si hay una crisis, como digo siempre, el vino lo nota rápidamente ya que, ante una subida generalizada, a la hora de comprar en el supermercado o tienda, se echa al carro antes una barra de pan, un pollo (que también está subiendo bastante) o una caja de leche, antes que la botella o la caja de vino, eso está claro.

Es cierto que el consumo se está abriendo, tanto a nivel nacional como mundial, pero en tiempos de crisis subidas importantes de precios, pueden tener un efecto negativo y que el consumo baje. Hay que estar atentos y hacer un seguimiento de cerca a todas estas circunstancias, al final, si nos descuidamos, lo que menos importancia va a tener a la hora de vender va a ser la subida del precio del vino y sí los componentes que lo rodean.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… MEJOR CON VINO

Javier Sánchez-Migallón Royo

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *