La añada 2020 del vino ya está disponible y su presentación llega de la mano de un cambio de nombre y de imagen con la que se homenajea al viticultor y su apuesta por trabajar con variedades minoritarias.

Un tinto con cuatro meses en barrica de roble francés del que salen al mercado un total de 10.050 botellas, todas ellas numeradas.

Valladolid, 7 de octubre de 2021.- Javier Sanz Paraje la Encina es el nuevo nombre con el que la bodega Javier Sanz Viticultor presenta su vino elaborado 100% con la variedad Bruñal. Un monovarietal que sale al mercado tras pasar cuatro meses de crianza en barricas de roble francés, donde ha adquirido aromas tostados y toques minerales que se integran a la perfección con la intensa fruta roja.

La añada 2020 del monovarietal de Bruñal pasa a llamarse Paraje la Encina, en honor a la parcela en la que se encuentran plantadas sus vides. Una muestra de la compañía por poner en valor sus orígenes y el territorio en el que se elaboran sus vinos.

Desde hoy, ya están disponibles un total de 10.050 botellas, todas ellas numeradas, y en un formato estándar (750 ml.), que se pueden adquirir en los puntos habituales de venta y a través de la página web de la compañía (www.bodegajaviersanz.com/tienda), por un precio de 12,50€.

La nueva imagen, un homenaje al viticultor

Con el lanzamiento de Paraje la Encina 2020, en el que se ve la apuesta por el nuevo formato de botella y la imagen renovada de la etiqueta, Javier Sanz Viticultor completa un proyecto que inició a comienzos de año con el objetivo de transmitir su filosofía, donde la historia y la tradición conviven con la innovación y la sostenibilidad, a través la gama de vinos que dan nombre a la bodega.

Este último es un homenaje a Javier Sanz, cuarta generación al frente de la compañía familiar, y su trayectoria como viticultor apostando por el estudio de la genética de uvas casi extintas y trabajando con variedades desconocidas. Una labor que reafirman los valores de una bodega con más de 150 años de historia: familia, terreno y amor.

Bruñal, una variedad minoritaria

Javier Sanz Viticultor lleva cerca de dos décadas trabajando con la variedad tinta Bruñal en sus viñedos de La Seca, a pesar de ser originaria de los Arribes del Duero. La apuesta por estudiar variedades poco conocidas, o casi olvidadas, llevó a Javier Sanz a interesarse por esta zona de la provincia de Salamanca y enseguida se dio cuenta del gran potencial de esta uva.

De esta manera, se ha conseguido que la nueva añada de Javier Sanz Paraje la Encina, elaborada 100% con la Bruñal plantada en La Seca, muestre el máximo esplendor y las principales características de la variedad: aromas a fruta roja y color intenso.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.