Que el 15 de julio haga calor es algo normal, recuerdo que en mi zona se decía que entre el 15 de julio y el 15 de agosto, era mejor no ir a ver la viña ya que siempre, siempre, daba mala cara, esto era cuando la vendimia, en esta misma zona, solía comenzar del 10 al 15 de septiembre, cuando ahora se vendimia casi un mes antes. Es normal que con las temperaturas tan altas que estamos teniendo, superando los 40 grados y hasta 45, a la sombra, donde se calcula que en el suelo y al sol puede haber entre 55 y 60 grados, la viña sufra un estrés por el calor, importante. Es cierto que este año el calor fuerte se adelantó y ya lo tuvimos en mayo, luego en junio, con temperaturas que antes se podían llamar anormales y que ahora, en los días que estamos si son más normales, aunque altas.

         El calor y la sequía comienza a afectar y lo malo a la mayoría de los países productores de Europa. Italia se queja de una gran sequía, en algunas partes de España pasa igual, y lo mismo podemos decir, de sequía y calor en Portugal y en Francia. Hasta dónde puede llegar a afectar a los viñedos está por ver, desde luego bien no le hace, de todas formas, para la viña siempre llueve bien, y si lloviera algo y refrescara antes de la vendimia, se notaria indudablemente. Lo mejor es esperar antes de comenzar a hacer previsiones, todos sabemos que este problema existe, pero es conveniente esperar y no ponerse nerviosos.

            Y digo en el título de este artículo que los vinos se enfrían porque los mercados del vino no terminan de despegar cuando a la campaña le quedan apenas quince días, ya poco podemos esperar de ellos. En los graneles la diferencia de precios entre blancos y tintos es cada vez mayor, aunque sea increíble, no porque los blancos suban de precio, no, están mantenidos o bajando ligeramente, lo que ocurre es que los tintos no paran de ceder en el precio y por eso la brecha se va abriendo cada vez más. Veremos en la inminente vendimia que sucede con los precios de la uva ¿estará la uva blanca a un precio superior a la tinta por primera vez en la historia? ¿Estarán a la par al mismo precio una y otra? O todo seguirá como siempre con un diferencial de precios. De momento, y es raro, no se escuchan ni siquiera rumores de por dónde pueden ir los precios de las uvas.

            Esta paralización afecta igualmente a los embotellados, en cuanto a ventas se refiere, los mercados, con la subida de precios en todos los productos, transporte, energía, etc. Se resienten de ventas más que de precios. 

            Desde la OIV nos llegan buenas noticias en el aspecto de que el consumo y ventas mundiales han crecido con respecto al año anterior, tanto en volumen como en precio, sin embargo, con buen criterio, avisan que la guerra de Ucrania y la problemática mundial del transporte, tanto terrestre como, sobre todo, marítimo, con un importante aumento de precios, puede repercutir de aquí en adelante en el comercio mundial de vinos.

            Resumiendo, el calor está afectando a los viñedos, ya veremos hasta donde. La campaña se nos escapa ya entre los dedos, en próximas semanas haremos un pequeño resumen de lo que ha dado de si.  La vendimia, que ya ha empezado en Carias, se está adelantando por el calor en toda España, en pocos días se comenzará en algunas zonas de Andalucía, como Montilla y luego Jerez. Y a partir de aquí a un mes, más o menos, comenzará a generalizarse poco a poco en el resto de España. Una nueva campaña se nos abre con las mismas ilusiones y esperanza de cada año.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.