Siempre se dice que, en verano, más en estas fechas últimas de julio, primeras de agosto, las noticias bajan. Y suele ser así, sin embargo, para el vino, al ser final e inicio de campaña, siempre hay novedades, sobre todo legislativas, que merecen la pena comentarlas y, sobre todo, exponerles a ustedes y ofrecerlas para que las bajen o las vean, como son la nueva publicación en el BOE de los contratos tipo de compra de vino y uva. La publicación de la nueva ley del vino de Castilla La Mancha, etc. Todo esto al final lo comentaré y les pondré enlaces donde los pueden bajar. (He esperado, pero hoy no han publicado la nueva ley del vino, en los próximos días se la pondré)

Pero el titulo de este articulo viene por algo, y es algo que les quiero comentar y, si acaso que me aconsejen, pues la verdad es un dilema el que tengo entre dos opciones y no sé cuál escoger con el fin de darles el mejor servicio e información posible. Me explico:

En estos días comienzan, como cada año, a salir noticias de la cosecha de vendimia y veo, como cada año también, una serie de noticias y comentarios de, siempre son los mismos, los que cada año “SE EQUIVOCAN”, siempre los mismos, siempre en el mismo sentido. Este año hay que ser aún más cauto y precavido ya que el calibrar la cosecha es dificilísimo, además de que puede variar enormemente si, de aquí a la vendimia lloviera o no lo hiciera. Comentaremos esto más adelante. Pero a lo que voy ahora, con estas noticias que dan unas mermas más que alarmantes, otras que no tanto, incluso algunos que dan una merma en porcentaje sobre el año pasado, que a la hora de ponerlo en millones de hl. Fallan, como si no supieran hacer un simple porcentaje, que, por ejemplo, el 30% de 20 son 6 y si a 22 le aplicas 6 no da 20… A tal punto puede llegar la ignorancia o la maldad a la hora de poner números.

Tras comentarles esto, de momento, he decidido no seguirles el juego. Meditando me he dicho que la trayectoria de EL CORREO DEL VINO informativamente, no debería ensuciarse publicando noticias interesadas y falsas, para ayudar a crear la confusión al sector que algunos quieren instaurar, no es orgullo, pero creo que esta revista debe estar por encima de esta gente y de esta noticia y he decidido, ya digo que de momento ya que lo tengo que meditar aún más, no colaborar y publicar estas noticias.

Por otro lado, y ahí viene el dilema, me creo en la obligación de informarles de todo lo que ocurre en el mercado, nunca hemos censurado una sola noticia, en la vida, y pienso que también puede ser necesario publicar estas noticias y que cada uno saque sus propias conclusiones, a la vez que desenmascarar las falsedades que cada año se publican. Todos nos podemos equivocar, yo el primero, pero si me equivoco siempre en el mismo sentido y durante todos los años, es más que sospechoso. No conozco, y ya peino canas, ni un solo año en los que esta gente, no es que haya acertado en sus pronósticos, es más, ni siquiera se han acercado, por lo que la mentira o falsedad intencionada a sus intereses es evidente, y el caso es que en la mayoría de los casos se toma como veraces estos cálculos e influyen en el precio de las uvas y de los vinos, causando, muchas veces, quebrantos económicos posteriores considerables.

Por tanto, de momento, iré haciendo un filtro en estas noticias y publicaré solamente las que estimen, no que pueden acertar, que ya digo que es muy difícil, sino las que vea que la intención no es la de despistar o engañar, sino las que crea que están escritas con la mejor intención del mundo.

Admito consejos de todos ustedes, al fin y al cabo son los destinatarios de las noticias y si la intención es que se publiquen o no, así lo haré. Personalmente ya les digo también que no es una decisión aún inamovible, la tengo que madurar y obrar en consecuencia con mi conciencia. Si quieren aportar alguna opinión, no lo duden, será muy bien recibida, háganlo a mi correo electrónico javier@elcorreodelvino.com.

Dicho esto, en primer lugar, comentarles mi impresión de la cosecha, sin dar números, no me atrevo, como otros. La situación no deja de ser preocupante, eso nadie lo puede dudar. Ya les comentaba que estas fechas son malas para evaluar cosechas, siempre da el campo mala cara, este año quizá un poquito más, debido al fuerte y , sobre todo, continuado calor, hay cepas, en La Mancha, por ejemplo, que aguantan perfectamente temperaturas altas, pero claro, cuando son tan continuadas y sin tener una reserva de agua suficiente, lo comienzan a notar. Aún más en zonas donde están acostumbradas a temperaturas más suaves y a unas lluvias mucho más abundantes.

Uvas en las viñas hay, la muestra fue buena y ahí siguen las uvas, lo que hay que ver es si la viña es capaz de llevarlas arriba. El calor tan fuerte (60 grados han calculado al sol y a ras de tierra en algunas zonas) puede “quemar” las uvas que no estén protegidas por las hojas. En resumen, las viñas están siendo afectadas seriamente por el calor y la sequía, que puede llevar a una merma en la cosecha. Merma que será mayor o menor en función del tiempo, sabemos de la rusticidad de las viñas y si antes de vendimiar suavizaran las temperaturas, noches más frescas y largas y sobre todo lloviera, la cosa podría cambiar considerablemente.

Por tanto, ahora mismo hacer cábalas de cosecha es arriesgado y difícil, les expongo la situación y esperar es la mejor opción.

Como les digo al principio se ha publicado en el BOE los contratos tipos de compra de uva y vino, ambos lo pueden descargar desde nuestra página web:

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.