Extraña por varias causas, normal y natural por otras, por las de siempre, pero no cabe duda de que esta vendimia será recordada, al igual que la campaña pasada, siempre diremos la vendimia del coronavirus, del Covid. Y seguro que dentro de muchos años se verán como algo raro o al menos curioso, ver fotografía de vendimiadores con mascarillas, y mejor que sea así, que lo superemos y no se convierta en algo normal tener que ir siempre con mascarillas.

Por otro lado, vendimia anómala, sitios donde se adelanta, la mayoría, con una media de 7 a 15 días de adelanto, sin embargo, no faltan lugares donde viene más retrasada. Vendimias que se han parado a la espera de que la uva gane en grado, ya que se estaba vendimiando con muy poco grado y ganaba poco o nada con el paso de los días.

Vendimias también donde los cálculos de cosecha varían enormemente y en la que la climatología está jugando sus bazas, ya que estos últimos días de fuerte calor, a últimos de agosto, ha hecho estragos en muchas zonas disminuyendo las perspectivas de cosecha, sin embargo, en otros, menos calurosos, ocurre todo lo contrario, las noches más largas y frescas, con un diferencial de temperatura muy grande, están ayudando a que la uva mejore, en cantidad, grado y calidad.

Como verán hay de todo y para todos los gustos, y como bien comprenderán, todo esto hace poco menos que imposible, hacer un calculo que pueda ser más o menos acercado a lo que realmente tendremos de cosecha, yo quizá sea demasiado optimista pero sigo creyendo que hay más de lo que se está diciendo, el Consejero de agricultura de Castilla La Mancha, por ejemplo, ha declarado que en Castilla La Mancha habrá 23 millones de hectolitros y en el conjunto de España, 42 millones, sinceramente creo que ambos datos se van a ver superados a la hora de hacer el computo definitivo de cosecha.

Creo, no obstante que, siendo importante, el problema no va a ser que tengamos cinco millones más o dos menos, de los cálculos, o lo que sea, el gran problema de este año es la comercialización, y me dirán que siempre es el problema, si, es así, pero este año creo que mucho más acentuado el problema. Con una abundante cosecha en Italia, una mayor cosecha en Francia, y también en España, la comercialización va a ser complicada.

Y volvemos dentro de la comercialización al Covid, nos ha hecho bajar mucho las ventas y mucho me temo que a lo largo de esta campaña la historia se va a repetir, en mayor o menos medida, pero se va a repetir, y nos puede quedar bastante vino que no se pueda comercializar, y no será cuestión de precio, simplemente que haya vinos que no se puedan vender, a ningún precio. Ojalá me equivoque, sería el primero en alegrarme…

Y no puedo terminar este artículo sin hacer referencia a los precios de las uvas que han bajado entre un 25 y un 30% con respecto a los que tuvimos el año pasado, precios bajos, pero es que se está, por lo que les expongo en el párrafo anterior, muy temerosos, los compradores de uvas, precisamente de eso, de que por muy barata que se pague la uva, al final nos sobre vino y se le pierda dinero a la campaña, como ya les viene ocurriendo. En otros sitios, sencillamente se niegan a comprar uva, por este motivo o porque tienen las existencias del pasado año y no les cabe en las bodegas.

Precios ajustados, no cabe duda, pero creo que, esperados por todos, de hecho, hay las normales quejas pero veo que también hay una cierta conformidad ya que era una crónica anunciada, ya se sabía y esperaba.

Queda por poner el precio a las uvas más abundantes, ya que hasta ahora se han puesto solamente a las uvas foráneas de variedades mejorantes (no me gusta este nombre, pero bueno) queda ponerle precio a la uva Airén, la mayoritaria en España, y al tempranillo, igualmente en tintos y por los antecedentes que tenemos en estas primeras uvas, se espera que proporcionalmente la bajada sea la misma, la semana próxima creo que ya podremos dar los precios

Esto nos va a llevar, sin duda alguna, a que los precios de vinos y mostos tengan también un reajuste con respecto a los que teníamos el año pasado por estas fechas y a los que han tenido de media este año los vinos, un ajuste a la baja, a ver si así la comercialización se facilita, sobre todo en mercados internacionales, aunque ya les digo que, por desgracia, creo que no solo el precio será decisivo este año…

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino…

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.