Aunque aún queda algunos días de vendimias en diferentes zonas, cada día se cierran más lagares y ya es poca la uva que va a entrar en las bodegas. Se puede calificar de muchas formas esta vendimia, sin duda pasará a la historia como la vendimia del año del Covid. Aparte de esto, muy significativo y que ha condicionado todas las vendimias del mundo entero diría yo, y ciñéndonos a lo que ha sido la vendimia en sí, podemos decir que ha sido una vendimia con una buena calidad de uva en términos generales, con una climatología, quizá calurosa en zonas, pero que ha dejado vendimiar sin problemas en la mayoría de los sitios y con una muy grande variedad de producciones, con zonas donde ha crecido y otras donde ha disminuido. No podemos decir que el alza o la baja de cosecha haya sido algo generalizado en todas las zonas.

El primer conflicto sigue siendo, y a estas alturas es raro, la cantidad de cosecha a nivel nacional, no hay manera de que se pongan o nos pongamos de acuerdo, yo, ya lo saben ustedes apuesto por el nivel alto de los pronósticos. Pero es un año en el por las discrepancias, vamos a tener que esperar a que nos vayan dando datos oficiales para poder saber exactamente lo que tenemos.

Aparte de esto, como les digo antes, creo que vamos a tener buenos vinos, las calidades son o han sido de buenas a muy buenas, prácticamente nadie y en ningún sitio se ha quejado de algún mal estado sanitario de las uvas o de maduración y equilibrio, por tanto, debemos tener una buena añada y esto siempre facilita la comercialización.

Los precios de la uva, hay que señalarlo, han creado en sitios grandes protestas, a veces con razón, otras con no tanta, hay que mirar por todo el sector, tanto por el agrario, como no, pero también por el elaborador que ha tenido y va a tener probablemente grandes problemas para poder vender luego los vinos elaborados, que tiene que pagar en treinta días y no sabe ni cuando, ni cómo no a como los venderá.

Y esto creo que va a ser y es la gran incógnita de momento y quizá problema a lo largo de la campaña. La comercialización de estos vinos, una comercialización enormemente condicionada por la marcha que el Covid tome en el ámbito mundial.

De momento vemos que la llamada primera ola ha sido nefasta para la mayor parte del sector. Ha pasado el verano sin que nos hayamos apenas recuperado como algunos esperaban y nos volvemos a enfrentas al invierno, a una segunda ola, ya veremos cuantas olas hay al final, pero de momento se siguen cerrando bares, restaurantes, el turismo por los suelos, el incremento del paro, la inseguridad de los empleos, la crisis económica que se nos avecina, todo este conjunto de cosas, entre otras, hacen creer que no será nada fácil el poder vender nuestros vinos.

Vamos a esperar a ver como comienzan las exportaciones de después de vendimia, las compras internacionales, precios, cantidades, competencias, etc.

Empezamos la campaña con unas existencias, al 31 de agosto de 32,99 millones de hl de vino más 1.92 de mosto, 34.9 millones, más otros productos, en total 35.17 millones de hl. Más lo que hayamos producido superaremos probablemente o rondaremos los 80 millones de hectólitros, una cantidad muy importante que hay que ir vendiendo lo antes posible.

De momento los precios del vino a granel están estables, la operatividad no es muy grande, pero la podemos calificar de casi normal y, como les digo, lo que hay que ver y donde hay que volcarse es en las ventas al exterior, verdadero motor de este sector en España y la única manera de ir reduciendo esta cantidad de vino.

En resumen, este año tenemos calidad, tenemos precio competitivo, pero aun así es un año donde todo ha cambiado las formas de operar y de vender, nos enfrentamos a un nuevo reto marcado por el coronavirus y hay que sortearlo como podamos. Lo lógico es que las ventas mundiales de vino bajen algo, el consumo interno seguro que también. Y mientras la economía se recupera hay que hacer los máximos esfuerzos por sobrevivir. Lo iremos contando…

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino…

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.