EL VINO NECESITA LIBERARSE

         Antes de meterme de lleno en lo que quiero que sea este artículo, no me resisto a comentarles, aunque sea ligeramente las buenas noticias que esta semana hemos tenido sobre el vino. En primer lugar las buenas cifras de exportaciones de vino en septiembre que nos proporciona el OEMV, con una subida importante (Estos datos los pueden ver en el enlace : https://elcorreodelvino.com/exportaciones-de-vinos-espanoles-envasados-septiembre-2021/ ) Por otro lado, y también ofrecido por el OEMV con datos del INFOVI, que el consumo per cápita en España vuelve a superar los 20 litros al año, a pesar de no llegar a los más de 23 que teníamos, en franca subida, antes de la pandemia, que superaba los 1,100 millones de litros de consumo en España, bajamos a menos de 900 y ahora, con esta subida nos colocamos en 978, aún lejos de la primera cifra, pero al menos, se va superando, que no es poco.

         

   Y metiéndonos ya en el tema de este artículo, aunque relacionado con los dos temas informados anteriormente. Empezando por las exportaciones, y relacionado con el consumo, somos un país que no nos bebemos lo que producimos, exportamos, más o menos casi tres veces más de lo que nos bebemos. Tenemos, por tanto, que, a la vez que intentamos fomentar el consumo interno, abrir las máximas y nuevas puertas en los mercados mundiales.

Y veo que muchos de estos mercados los estamos perdiendo, quizá por estar demasiado encorsetados, no ver del todo las tendencias por las que avanzan los mercados del mundo y las novedades que se están comenzando a imponer en todo el mundo y que nosotros, en muchos casos o no vemos, o no queremos adaptarnos, que es peor.

No me quiero meter en el manido tema de las denominaciones de origen y de sus reglas, a veces, según muchas bodegas, demasiado rígidas. Estimo que las denominaciones de origen han hecho, hacen y harán, sin duda, una excelente labor por el vino y que han llevado a cotas de calidad algunos vinos que, sin su sello seguramente no hubieran logrado. No es por tanto este artículo una critica a estas denominaciones de origen, que, ya digo, veo necesarias.

Pero quiero ponerles algunos ejemplos de ventas en los mercados mundiales a los que nos deberíamos acoger, bajo un nombre u otro, sea con denominación o como sea. Por ejemplo, Burdeos, que nadie puede decir que no sea un nombre mundialmente conocido y reconocido en el mundo entero como de los vinos mejores del mundo, permite que, con su nombre se venda vino en bag in box. Les recuerdo que la venta de vinos en este envase es de lo que más está creciendo en todo el mundo por su comodidad, conservación y características. Yo no digo que se venda un reserva en este formato, quizá sea esto demasiado, al menos de momento, pero por qué no se puede vender en bag in box, por ejemplo, un vino joven, del año, bajo una denominación de origen, siempre que cumpla estándares de calidad prefijados, Burdeos lo hace. Y muchas otras denominaciones o nomenglaturas de calidad de muchos países del mundo. Para mi es un envase que conserva las cualidades del vino mejor que muchas botellas una vez abiertas, y si es un vino joven y bueno, no creo que denigre el nombre que lleva, lo que pasa es que siempre, al menos en España, lo hemos asociado al vino en tetra Brick, barato y de baja calidad, cuando no tiene por qué ser así. Les aseguro que he bebido en bag in box, concretamente de tres litros, vinos varietales (Merlot, Cabernet Sauvignón) franceses, con un alto grado de calidad.

Creo que esto es un planteamiento a estudiar, ya que se incrementarían las ventas con total seguridad y es la tendencia en muchos países del mundo, no perdamos el tren, regulación, si, calidad controlada también, pero si tiene que ser bajo una denominación, no veo el por qué no hacerlo.

            Otra tendencia mundial es la lata. En Estados Unidos la juventud está comenzando a beber vino en lata. Un envase igualmente que conserva perfectamente el vino, que lo puede asociar a esa bebida “canalla”, joven, refrescante y de moda, vinos frescos, jóvenes, espumosos incluso, con baja o normal graduación, que hay para todos los gustos y que puede ser un aliciente perfecto para beber vino por parte de la juventud y no tan jóvenes, por ejemplo, en verano, una lata fría, helada, como la cerveza o las bebidas carbonatadas. Si esto pega, ¿por qué no va a pegar en el vino? Igualmente creo que había que abrir camino a esta tendencia mundial que hay. 

En ambos casos, bag in box y lata, creo que España se va quedando descolgada. Al final lo vamos a hacer porque es lo que nos van a exigir los mercados, pues cuanto antes lo hagamos, mejor será, ese camino iremos ganando

Hace mucho tiempo escribía un articulo en el que decía que España se quedaba atrás en algunos embotellados porque siempre creíamos que lo nuestro era lo mejor y que el mundo entero se tenia que amoldar a lo que teníamos, mientras que otros países, recuerdo poner a Chile o Nueva Zelanda como ejemplo, amoldaban sus ventas a los gustos de donde vendían el vino. Si a un francés, alemán, o inglés le gusta, por ejemplo, el vino blanco varietal de Sauvignón Blanc o Chardonnay, nos empecinábamos y aun muchos lo hacen, que lo que tenían que beber era el blanco Airén, por ejemplo (y sin querer menospreciar esta variedad, por supuesto). Pero siempre es más fácil a quien siempre ha bebido Chardonnay, venderle Chardonnay que airén. Efectivamente todos sabemos que hoy en día lo primero y lo que mejor y más caro se vende al extranjero son los vinos varietales, les damos lo que quieren y España, también lo he dicho muchas veces, tiene la enorme suerte de poder tener de todo, por su clima, extensión y variedad, así podemos tener buenos vinos de Airén, y también buenos Sauvignón Blanc. Abramos por tanto puertas y ventanas al mundo y démosles lo que quieren, a la vez que intentamos meter lo nuestro, que una cosa no quita la otra.

En resumen y, para terminar, hay que tomar el pulso a nuevos mercados, nuevas formas y nuevas maneras de llegar a los consumidores mundiales, no nos podemos quedar encerrados en lo clásico, lo de siempre, que está muy bien, por supuesto, pero hay que abrirse a nuevos productos.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… MEJOR CON VINO

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.