¿Hay algo mejor que celebrar los momentos entre amigos y familiares que brindando con vino? Sin duda, se convierte en la mejor elección para conseguir que esos momentos sean únicos y especiales. Tal y como ocurre con el resto de celebraciones, no hay nada mejor que acompañar la copa de vino con aperitivos, pero deben conjugar a la perfección con él. Un ejemplo lo encontramos con los packs de maridaje Helios, puesto que son ideales para preparar unos tentempiés sabrosos y con una textura perfecta. En este artículo daremos algunas ideas de aperitivos que son ideales para compartir protagonismo con el vino.

Los embutidos y el queso son la mejor elección a la hora de combinarlo con vino

El vino es una bebida deliciosa, que cuenta con distintas variedades que se ajustan a los gustos de cada persona. Tomarlo es sinónimo de celebración, de acentuar el sabor de los alimentos que ingerimos. Para conseguir este objetivo, lo más adecuado es escoger los aperitivos idóneos para que la mezcla sea un éxito.

Los embutidos son el primer alimento que nos viene a la cabeza. Jamón serrano, chorizo, lomo o fuet componen los ejemplos más adecuados. Sin embargo, no es el único fiambre que podemos escoger, puesto que los quesos curados y su intensidad combinan perfectamente con el vino. Además si escogemos queso tipo brie, podemos maridarlo con los packs de maridaje Helios, especialmente el de maridaje de confitura con queso.

En este caso, se compone de una confitura natural de higo negro, confitura natural de frambuesa y confitura natural de frutas tropicales. Basta con añadir una cucharada de postre sin colmar a cada uno de los aperitivos con este tipo de queso para que el bocado destaque por su sabor. Un auténtico disfrute para nuestro paladar.

Los frutos secos tampoco pueden faltar en el maridaje con vino. Además de que se pueden añadir picaditos en cada montadito, la realidad es que se pueden incluir en un bol para que se puedan comer mientras se toma el vino. Anacardos, cacahuetes, almendras o nueces son algunos frutos secos para consumir con un buen vino.

Los encurtidos y snacks también son ideales para que se puedan consumir con vino, además nunca fallan en cualquier evento que se precie. Unas olivas negras, de otro tipo o algunas papas harán las delicias de las personas que lo degusten. Y no solo con ello, sino que el carpaccio con queso parmesano rallado por encima destacará por ser una apuesta segura.

Tal y como podemos comprobar, el vino admite una gran variedad de alimentos con los que poder acompañarlo. Tal y como ocurre con esta bebida, disponemos de diferentes opciones para disfrutar de la que más nos apetezca. Ahora es el momento de conocer cuál de estas opciones de maridaje es la que más se adecúa al momento de celebración que realizaremos. Sin duda, no hay mejor manera de vivir el verano que con un buen vino y con distintas maneras de degustar y compartir con amigos y familiares.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.