Si los sarmientos tras la poda no se someten a una labor de mantenimiento tras su triturado para favorecer su mineralización rápida e incorporación al suelo vitícola, el eco-régimen en lugar de ser una práctica medioambientalmente sostenible se convertirá en un enorme problema sanitario en la vitivinicultura por el riesgo de propagación de hongos de la madera en el cultivo de la vid

Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha junto al resto de organizaciones profesionales agrarias (ASAJA, COAG y UPA) instan al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que en la aplicación del eco-régimen de mantenimiento de cubierta vegetal inerte mediante el depósito en el suelo de los restos de poda triturados en el cultivo de la vid que, a partir del 2023 se exige con la nueva PAC, se permita un mínimo laboreo de mantenimiento de 10-15 centímetros para favorecer así su mineralización rápida, el enriquecimiento del suelo agrícola y prevenir así un problema sanitario de enorme repercusión en el viñedo español y, por ende, del castellanomanchego.

Como es sabido, las enfermedades de madera de la vid (yesca, eutipiosis, pie negro, enfermedad de Petri, decaimiento por botyrosphaeria, excoriosis… entre otros) son en la actualidad la mayor de las amenazas sanitarias que azotan a la viticultura mundial, sin que hasta el momento se hayan hallado tratamientos eficaces con sustancias autorizadas, y cuya única solución preventiva para evitar su diseminación es la quema de los restos de poda.

Pues bien, para que el nuevo eco-régimen consistente en depositar los restos de poda en los suelos vitícolas, en lugar de ser una práctica medioambientalmente

page2image29653008 page2image29652176 page2image29652592 page2image29649888 page2image29639696

sostenible se convierta en un enorme problema sanitario en la vitivinicultura española y castellanomanchega, las organizaciones agrarias y cooperativas proponen que dichos restos vegetales se incorporen al suelo con una labor superficial (10-15 cm) de mantenimiento, de forma que se favorezca y acelere su rápida mineralización e incorporación al sustrato del suelo para que no afecte a la sanidad de las plantaciones de vid.

A juicio del sector, cuando las medidas de control del cumplimiento de la medida priman más que su eficacia práctica y agronómica, lo que sobre el papel podría ser una medida agroambientalmente positiva, se podría convertir en un problema sanitario de consecuencias nefastas que repercutiría muy negativamente en la sostenibilidad del cultivo más estratégico y social de Castilla-La Mancha.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.