Alicante, 3 marzo 2021“Conozco algunas mujeres que trabajan en las viñas, pero sigue siendo un ámbito de hombres,” dice Gloria Gómez Mataix, alicantina de nacimiento y que ahora reside y lleva las viñas de sus abuelos en Pinoso. Gloria es profesora de yoga y dice que, aunque sea tarea dura, trabajar en este mundo le aporta conexión con la tierra y equilibrio. A la vez que es una labor sostenible, tema importante para ella.

Gloria es una de las numerosas mujeres que dejan su huella, pero no se les “ve” en el mundo de los vinos. Como ella, cada vez hay más.
Inma Font Mas, de Xalò se crió en las viñas y ahora le enseña a su hija, Sandra. Tiene viñas propias aparte de trabajar para la cooperativa. Realiza todos los mismos trabajos que un hombre, incluyendo subirse al tractor, la poda, vendimiar etc. Afirma que los hombres y mujeres tienen “cada uno dos brazos y dos piernas para trabajar igual.”
La ilusión de mantener un legado vivo es lo que ha impulsado a las hermanas Asunción y Mercedes Gandía Micó a conservar las viñas de forma impecable de su padre en Villena. “Lo hacemos por ilusión y no por dinero. No queremos dejar que se pierda.”
Son tres historias de tres viñedos en tres pueblos y mujeres viñadoras de la DO Alicante. Representan a muchas más.

En las bodegas de la DOP Alicante cada vez hay un mayor número de mujeres. El día a día cuenta en cooperativas como la de Sant Vicent Ferrer de Teulada, compuesta casi enteramente por mujeres (incluyendo presidenta, dirección y comercial) o en Les Freses, aunque subcontratan para los trabajos de la viña, está regentada por una mujer. Al igual que en La Zafra o Aida i Luis, pero son menos visibles las mujeres viñadoras.
En Bodegas Pinoso hay entre un 10-15% de propietarias. En el grupo Bodegas Bocopa, del total de 250 socios viticultores, en los que toda la familia forma parte del cuidado, cultivo y recogida de la uva, 50 de ellos son mujeres. Por lo que, en particular en este caso, su trabajo y dedicación es mayor. De forma parecida, en Bodegas las Virtudes, aproximadamente el 35% son socias inscritas como propietarias, la gran mayoría porque “sus maridos las inscriben ellos mismos,” quedándose en un 5% como socias reales. Prácticamente todos los socios en sus campos de cultivo cuentan con su mujer, hijos e hijas para ayudarles en el día a día, reflejo de lo familiar y artesanal de esta denominación y sus tradiciones.
Mujeres con alta formación de enología, ingenieras técnicas agrícolas y en el enoturismo hay cada día más en bodegas como Las Virtudes, Francisco Gómez, Vinos de Algueña, Enrique Mendoza, Vins del Comtat, Bocopa, Bodega Santa Catalina, Volver, Heretat, etc. En la cultura vitivinícola las mujeres siempre han ocupado un plano secundario, aunque quizás las que están a diario en las viñas son invisibles. Por eso la DOP Alicante quiere enfocarlas de forma especial este año con motivo del día de la mujer trabajadora.
En cuestión de números, más de una cuarta parte de todos los enólogos del mundo son mujeres y este número va creciendo. Como consumidoras eso sí, ganan: las mujeres son responsables de la compra de más del 70 % del vino del mundo.

Aunque sí se habla de mujeres influyentes en este mundo, aplaudimos a todas las que no se les ve tanto. Las que trabajan entre la belleza y el durísimo esfuerzo del campo; ya sea por necesidad, por ilusión o por haber nacido en mundo de la viticultura. Y a todas aquellas que apuestan por la sostenibilidad, la vida en el campo y en los pueblos como nuestras protagonistas de este año: a Inma y a Sandra, a Gloria, a Asunción, y a Mercedes. Felicidades a todas, currantas.

Ver video con su historia: https://www.youtube.com/watch?v=w11NCNQ423g


Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *