El ministro Luis Planas ha destacado su contribución al desarrollo 

del sector vitivinícola español y su compromiso ambiental 

Vilafranca del Penedès, 18 de noviembre de 2022. Miguel A. Torres, presidente de Familia Torres, ha sido distinguido con la Gran Cruz de la Orden Civil del Mérito Alimentario por su contribución al desarrollo del sector vitivinícola español. El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, le ha impuesto dicha condecoración en un acto celebrado este jueves, 17 de noviembre, en la sede de ministerio en Madrid, presentándolo como “un pionero en materia de medio ambiente, trabajando con respeto por la tierra y la tradición, a la vez que con una apuesta por la innovación a través de una continua búsqueda de la excelencia y compromiso ambiental”. 

En su discurso de agradecimiento, Miguel A. Torres, quien ha asistido acompañado de su esposa Waltraud Maczassek, ha recalcado cómo la tradición familiar ha pasado de padres a hijos hasta la quinta generación actual –sus hijos Miguel y Mireia están hoy al frente de la bodega–, y ha alertado de la gravedad del calentamiento global, que está causando estragos en los viñedos, y de la necesidad de que se concedan ayudas a la viticultura para tomar medidas para adaptar los viñedos a las consecuencias climáticas. También ha agradecido particularmente a su esposa por la labor de tantos años de decisión familiar, que le permitió a él centrarse en el desarrollo de la empresa. 

Enólogo y miembro de la cuarta generación de Familia Torres, Miguel A. Torres se incorporó al negocio familiar en 1962. Contribuyó a modernizar el sector del vino español con la introducción de técnicas vinícolas como la fermentación en frío, el cultivo de variedades internacionales y la elaboración de grandes vinos como Mas La Plana –cuya primera añada del 1970 venció en las Olimpiadas del Vino de París–, Milmanda o Grans Muralles. En 1979, puso en marcha una bodega en Chile y, a principios de los años 80, inició la recuperación de variedades ancestrales catalanas, un proyecto que hoy están impulsando con fuerza sus hijos. En 1991, asumió la presidencia de la empresa tras el fallecimiento de su padre. 

Su compromiso con la ecología y su preocupación por el cambio climático le llevaron a crear, en 2008, el programa ambiental Torres & Earth para reducir las emisiones de CO2 y adaptarse al nuevo escenario climático, a lo que destina anualmente el 11% de los beneficios. En 2021, la bodega redujo un 35% su huella de carbono y para 2030 tiene el objetivo de reducir el 60% de sus emisiones y alcanzar las emisiones cero netas antes de 2040. En 2019 fundó, junto con la bodega californiana Jackson Family Wines, la asociación International Wineries for Climate Action para liderar la descarbonización del sector a nivel global. 

Es autor de varios Libros sobre viticultura, entre ellos ‘Viñas y vinos’, editado en 1977, y ‘Vino español: un incierto futuro’, publicado un año más tarde. Entre los reconocimientos que ha recibido a lo largo de los años, destacan el que le concedió el gobierno de chileno en 1996, la Orden “Bernardo O’Higgins” por su contribución al desarrollo vitivinícola de Chile o Man of the Year otorgado por la prestigiosa revista Decanter en 2002. Familia Torres fue distinguida en 2013 con la Placa de Oro de la Orden Civil del Mérito Agrario, Pesquero y Alimentario por su carácter innovador y proyección internacional. En esa ocasión, Miguel A. Torres recogió la distinción de manos del entonces ministro de Agricultura Miguel Arias Cañete. 

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación impone las condecoraciones de la Orden Civil del Mérito Agrario, Pesquero y Alimentario en agradecimiento a las importantes contribuciones de personas y entidades a los sectores agrario, pesquero y alimentario, y como una manera de proyectar a toda la sociedad la importancia de esos valores en la construcción del bien común y del progreso.

Sobre Familia Torres                                                                                                                  www.torres.es

Arraigada en la tradición vitícola del Penedès desde el siglo XVI, la Familia Torres fundó su bodega en Vilafranca del Penedès en 1870, hace más de 150 años. Cada generación ha transmitido de padres a hijos la pasión por la cultura del vino desde el respeto por la tierra y la tradición y la apuesta por la innovación. Hoy, la quinta generación se focaliza en la elaboración de vinos de viñedos singulares y fincas históricas, la recuperación de variedades ancestrales y la viticultura regenerativa para adaptarse al cambio climático. La lucha contra la emergencia climática es, desde 2008, uno de sus ejes de actuación, mediante acciones de adaptación y mitigación para reducir las emisiones de CO2. Presente históricamente en el Penedès, Conca de Barberà, Priorat y Costers del Segre, Familia Torres cuenta también con viñedos y bodegas en las principales zonas vinícolas españolas –Rioja, Ribera del Duero, Rueda y Rías Baixas–, así como en Chile y California. Es miembro de las Primum Familiae Vini, asociación que integra doce de las familias centenarias elaboradoras de vino más prestigiosas de Europa, y cofundadora de International Wineries for Climate Action, que impulsa la descarbonización del sector, y de la Asociación de Viticultura Regenerativa, que promueve un cambio de paradigma en los viñedos para convertirlos en grandes sumideros de carbono.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *