• Territorio Luthier pone a la venta LARA O Blanco 2018, el primer blanco con contraetiqueta de Crianza en la historia de la D.O. Ribera del Duero
  • Desde el año 2019 se permite la comercialización de vinos blancos de la variedad Albillo Mayor dentro de la Denominación de Origen Ribera del Duero.

Aranda de Duero, 23 de marzo.- La Bodega Territorio Luthier, ubicada en Aranda de Duero, marca un hito en la historia de la D.O Ribera del Duero con la inminente comercialización de su vino LARA O Blanco 2018, quellega al mercado como el primer vino blanco con contraetiqueta de Crianza amparado bajo esta Denominación de Origen. Tal y como establece el Consejo Regulador, para obtener esta calificación los blancos deberán salir al mercado con al menos 18 meses de envejecimiento, de los cuales 6, deben ser en barrica.

En la elaboración de los blancos de Territorio Luthier se utiliza mayoritariamente la variedad Albillo Mayor, con uvas vendimiadas a mano, que pasan por mesa de selección y que proceden de viñedos centenarios de muy bajo rendimiento del entorno de Aranda de Duero, en el triángulo que forman Aranda, La Horra y Zazuar. El objetivo es crear grandes blancos, con capacidad de guarda, elegancia y armonía.

“En Territorio Luthier no contamos con viñedo propio en producción, eso nos permite acceder cada año a la uva que más nos guste, la que ofrezca el mejor potencial para elaborar estos vinos de guarda” comenta Fernando Ortiz.

La madera es otro elemento crucial, aunque “es un hilo conductor, pero no tiene que ser predominante”. En todos nuestros vinos, lo que buscamos es la máxima elegancia y para ello según el vino que se quiera elaborar, utilizamos barricas de roble francés, americano, húngaro o español e incluso barricas de acacia y tinajas de barro.

En el caso de este blanco, a parte de los 6 meses de crianza en barrica de roble también se ha utilizado para su envejecimiento la tinaja de barro que va ayudar a destacar en cata el marcado carácter mineral de este vino. Un vino destinado a la gente que busca blancos diferentes, más complejos y sobre todo que busquen que el vino les siente bien. Tal y como señala Fernando “intentamos hacer los vinos lo más naturales posible y la poquísima cantidad de sulfitos utilizada es crucial para que el vino siente bien y no dé dolor de cabeza”.

LARA O Blanco Crianza 2018 estará disponible en primicia desde finales de marzo para los socios del Club de la bodega y a partir de finales de abril para el resto de público.

Próximamente también estarán disponibles las versiones ”blancas” de los otros vinos elaborados por la bodega, como Territorio Luthier Blanco de Guarda 2018, envejecido en barricas de Acacia; Hispania Blanco 2018, envejecido en Roble Español y Luthier Gran Reserva Blanco. Este último ha sido especialmente elaborado para incluirlo en las cartas de los grandes restaurantes del mundo, junto con los tintos y claretes de guarda elaborados por esta bodega y que pretenden “contribuir a posicionar a la Ribera del Duero en el lugar que se merece a nivel internacional” señala Ortiz.

En el año 2019 se aprobaron los blancos en la D.O. Ribera del Duero, a partir de la variedad autóctona Albillo Mayor. El Albillo Mayor se ha utilizado también para la elaboración de rosados y, en un porcentaje mínimo, para hacer más suaves y elegantes los tintos.

Los blancos elaborados por Territorio Luthier fueron seleccionados por el Consejo Regulador, junto con otros albillos de la zona, para presentar oficialmente la nueva “Ribera Blanca” en citas tan importantes como San Sebastián Gastronomika o Madrid Fusión.

Sobre Territorio Luthier

La bodega se sitúa en Aranda de Duero, en la DO Ribera del Duero, en un privilegiado lugar rodeados de monte y viñedos. El nombre de la bodega está inspirado en la esencia del luthier, el artesano que mantiene un oficio milenario trabajando madera y cuerda hasta crear instrumentos capaces de alegrar almas durante siglos. Es la creencia de que el vino realizado con paciencia y tradición puede compartir esa misión evocadora de la música. Solo gracias a la mejor uva, la labor del enólogo y nobles crianzas se consigue ese efecto gracias al cual una copa de vino logra hablarnos de un lugar, de su historia, de su presente y de su futuro. Y, además, avivarnos el espíritu.

El proyecto comenzó en 2008, con dos socios, Fernando y Cristina. Amantes ambos del mundo del vino, quisimos hacer un tinto de alta calidad con tempranillo, variedad autóctona, que expresa la esencia de la Ribera del Duero. Así surgieron nuestros vinos, elaborados de la manera más natural posible buscando la elegancia, la sutileza, la finura y el equilibrio por encima de las modas y de las puntuaciones.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *