Doce bodegas de todo el mundo solicitan la entrada a esta organización en la convocatoria 2021, siendo Herència Altés la única bodega de España
 
El respeto por el medioambiente, la sostenibilidad y la recuperación de la biodiversidad son valores grabados en el alma de la bodega de la Terra Alta

29 de septiembre de 2021 – El International Wineries for Climate Action (IWCA) es un grupo de trabajo colaborativo, cofundado en febrero de 2019 por la Familia Torres y la Familia Jackson Wines, que aglutina bodegas comprometidos con la sostenibilidad. La organización sin ánimo de lucro quiere impulsar una comunidad vinícola mundial para la creación de estrategias contra el cambio climático y para la descarbonización de la industria. Estos valores, precisamente, están grabados en el alma de la bodega de la Terra Alta, Herència Altés: «El respeto por el medio ambiente, la sostenibilidad y la recuperación de la biodiversidad son objetivos que nos hemos planteado desde nuestro nacimiento hace diez años. Y justamente por eso, queremos formar parte del IWCA», explica Núria Altés, copropietaria de la bodega.

En este sentido, Herència Altés ha presentado recientemente candidatura para incorporarse a la entidad. Para ser miembro se deben cumplir una serie de requisitos: es necesario que al menos el 20% de la energía de la bodega sea renovable, también hay que completar un inventario mínimo de emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) verificado por una auditoría externa y demostrar al menos una reducción del 25% de las emisiones de CO₂ por unidad de vino producido al cabo de un año del inventario de emisiones de referencia. Además, como grupo de trabajo internacional, cada miembro de la IWCA se fija como objetivo una reducción global de las emisiones de carbono (50% para 2030 y el 80% en 2045), buscando llegar a cero emisiones en 2050.

«Estar en este grupo internacional de trabajo es un reto. Aunque, todavía queda mucho trabajo por hacer, estamos convencidos de que vamos en la dirección correcta para conseguir la medalla de miembro, ya que el equipo de nuestra bodega hace tiempo que trabaja para integrar todo el ciclo del cultivo de la vid y la elaboración de vinos dentro del ecosistema y con el mínimo impacto ambiental «, asegura Rafael de Haan, que es el otro propietario de la bodega. Y es que buena parte del trabajo ya está encaminado porqué Herència Altés practica la viticultura ecológica desde hace años y es, en gran parte, autosuficiente energéticamente.

Ahora, la bodega quiere dar un paso más allá: reconocer que el calentamiento global es el mayor reto al que se enfrenta la industria vinícola. En este sentido, Herència Altés ha adoptado, en los últimos años, medidas para reducir la huella de carbono como la ampliación de la instalación fotovoltaica que le permitió reducir las emisiones derivadas del consumo eléctrico, generando con esta instalación el 80% de la energía total que consume. Además, actualmente, la bodega ha calculado su huella de carbono siendo del 1,4kg CO2 por botella, una cifra por debajo de la media europea que se sitúa en el 1,7kg CO2 por botella. «Nos comprometemos a hacer frente a la gravedad de la crisis climática mediante la reducción de nuestras emisiones de carbono. Nos queremos sumar, porque cuantas más bodegas participen en el IWCA, más fuerte será la voz para concienciar a más gente sobre el cambio climático e implementar acciones inmediatas y globales», añade Núria Altés.

Pero eso no es todo, la bodega ha desarrollado, en los últimos años, un proyecto medioambiental propio para la recuperación de la fauna y la flora autóctona llevando a cabo diversas acciones como, por ejemplo, la plantación de miles de plantas y árboles de especies autóctonas y la construcción de un jardín botánico con un estanque natural para reproducir un ambiente natural típico de la zona; la adhesión a la red de seguimiento e identificación de mariposas Catalán Butterfly Monitoring Scheme (CBMS), o la participación en un proyecto de haking para la reintroducción de especies como la Lechuza Común o el Cernícalo.En la convocatoria 2021 para entrar a formar parte de IWCA se presentan 12 bodegas de todo el mundo: 8 de Estados Unidos, 1 de la India, 1 de Australia, 1 de Francia y Herència Altés, que es la única bodega de España que presenta candidatura en esta ocasión. Actualmente, la entidad está formada por las dos bodegas fundadoras y ocho bodegas miembros: Spottswoode Estate (EE.UU., Napa Valley), Symington Family Estates (Portugal), VSPT Wine Group (Chile), Yealands Wine Group (Nueva Zelanda), Alma Carraovejas (España), Silver Oak (EE.UU., Napa Valley), Bodega Emina (España) y Cullen Wines (Australia).

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.