La bodega instala paneles solares en su restaurante El Celleret y ya ha iniciado otros tres proyectos fotovoltaicos en sus instalaciones

Del 2008 al 2021, Familia Torres ha reducido el 35% de sus emisiones de CO2 por botella en todo su alcance, desde el viñedo hasta el consumidor

Vilafranca del Penedès, 28 de julio de 2022. Familia Torres prevé alcanzar, a principios del 2023, el 50% de autoconsumo energético en su bodega de Pacs del Penedès gracias a la energía renovable que producirá en sus propias instalaciones. A los paneles solares y la caldera de biomasa que tiene en funcionamiento desde hace varios años, se sumarán a lo largo de este año y principios del que viene, cuatro nuevos proyectos fotovoltaicos que permitirán a la bodega llegar a este 50% de autarquía energética.

Familia Torres ha completado el primero de estos proyectos, que se ha ubicado en la cubierta del edificio que alberga el Centro de Visitas, el restaurante El Celleret y el Museo Fundación Familia Torres, en la emblemática finca Mas La Plana. Otros dos proyectos se instalarán también en cubiertas dentro del recinto de la bodega y el último ocupará un terreno cercano. Además de los paneles fotovoltaicos, la bodega cuenta, desde 2012, con una caldera de biomasa que se alimenta de sarmientos, cepas y aprovechamiento forestal y que contribuye de manera significativa a su capacidad de autogeneración energética.

Para la bodega familiar, las energías renovables autogeneradas son clave para combatir el cambio climático y alcanzar su objetivo de reducir las emisiones de CO2 directas e indirectas en un 60% como mínimo en 2030 respecto al 2008 y convertirse en una bodega de emisiones cero netas antes del 2040.

Según Miguel A. Torres, presidente de Familia Torres e impulsor del programa ambiental Torres & Earth: “debemos acelerar e intensificar los esfuerzos para reducir las emisiones de CO2 en todos los sectores y a todos los niveles. Estamos ante una emergencia climática que ya es irreversible, como nos demuestran las olas de calor y los incendios que estamos sufriendo en España y por todo el sur de Europa y que ocurrirán cada vez con más frecuencia. Hay que descarbonizar la economía con urgencia y tratar de adaptarse a la realidad climática que ya nadie puede cuestionar”.

35% menos de emisiones de CO2 del 2008 al 2021

Torres & Earth es el programa ambiental que Familia Torres puso en marcha el 2008 con el objetivo de reducir su huella de carbono, adaptarse al nuevo escenario climático y concienciar sobre la gravedad de la situación. Según el balance auditado de emisiones de gases de efecto invernadero de Familia Torres (en este caso, Miguel Torres S.A.), la bodega ha reducido el 35% de sus emisiones de CO2 por botella del 2008 al 2021 en todo su alcance (alcances 1, 2 y 3), desde el viñedo hasta el consumidor.

Han sido varios los factores que han contribuido a mantener la tendencia de reducción de emisiones de los últimos años. Por un lado, se ha comprado menos cantidad de gases que se usan en los procesos de elaboración y conservación del vino, gracias sobre todo a la producción propia de nitrógeno, que se utiliza principalmente en el embotellado, y también a la captura del CO2 de la fermentación del vino para reutilizarlo como gas inerte y evitar así que el vino se oxide antes de ser embotellado. Por otro lado, la reducción de las emisiones conseguidas por varios proveedores de material auxiliar, concretamente de botellas de vidrio, embalajes de cartón y tapones de corcho, también han contribuido a este resultado ya que las emisiones generadas por el conjunto de proveedores de Familia Torres tienen un peso importante –de cerca del 90%– en la huella de carbono de la bodega.

En el balance 2021, se ha tenido en cuenta por primera vez el proyecto de la plantación de árboles en la Patagonia Chilena que ayuda a compensar las emisiones de bodega con recursos propios y se suma a las medidas de reducción de emisiones. Desde que se puso en marcha el programa Torres & Earth, Familia Torres ha invertido cerca de 17 millones de euros en medidas de reducción y adaptación al cambio climático. También ha impulsado la creación de asociaciones para avanzar de manera colaborativa en la descarbonización del sector: en 2019 cofundó, junto con la bodega californiana Jackson Family Wines, International Wineries for Climate Action, y en 2021, la Asociación de Viticultura Regenerativa para extender este modelo agrario que maximiza la capacidad de absorción de CO2 atmosférico de los viñedos gracias a las cubiertas vegetales.

Sobre Familia Torres www.torres.es

Arraigada a la tradición vitícola del Penedès desde el siglo XVI, la Familia Torres fundó su bodega en Vilafranca del Penedès en 1870, hace más de 150 años. Cada generación ha transmitido de padres a hijos la pasión por la cultura del vino desde el respeto por la tierra y la tradición y la apuesta por la innovación. Hoy, la quinta generación se focaliza en la elaboración de vinos de viñas singulares y fincas históricas, la viticultura regenerativa y la recuperación de variedades ancestrales para adaptarse al cambio climático. La lucha contra la emergencia climática es, desde el 2008, uno de sus ejes de actuación mediante acciones de adaptación y mitigación para reducir las emisiones de CO2. Presente históricamente en el Penedès, Conca de Barberà, Priorat y Costers del Segre, Familia Torres cuenta también con viñas y bodegas en las principales zonas vinícolas españolas -Rioja, Ribera del Duero, Rueda y Rías Baixas-, así como en Chile y California. Es miembro de las Primum Familiae Vini, asociación que integra doce de las familias centenarias elaboradoras de vino más prestigiosas de Europa, y cofundadora de la International Wineries for Climate Action, que impulsa la descarbonización del sector, y de la Asociación de Viticultura Regenerativa, que promueve un cambio de paradigma en la gestión de los viñedos para convertirlos en grandes sumideros de carbono.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.