La comercialización en julio ha subido cerca del 16% y se han venido alrededor de cuatro millones de litros de vino. Se trata del mejor comportamiento del mes en los últimos cinco años.


4 de septiembre de 2020, Olite –. Julio ha traído consigo a la Denominación de Origen Navarra un aumento de las ventas de vino de cerca del 16%. Durante dicho mes se han comercializado alrededor de cuatro millones de litros de vino, de los que el 62% son tintos que de esta manera se convierten en los protagonistas del incremento. Estas cifras hacen que julio de 2020 haya marcado un hito en las estadísticas de comercialización de la D.O. Navarra de los últimos cinco años.

La subida llega marcada por el mercado interior que ha visto incrementadas sus ventas en más de un 33%. En concreto, es el Área 1 (Baleares, Barcelona sin A.M., Gerona, Huesca, Lérida, Tarragona y Zaragoza) la que ha mostrado un mejor comportamiento seguida del Área 6 que es el entorno natural de influencia de la D.O. Navarra (Navarra y País Vasco). En ambas zonas, son los vinos tintos los que muestran un mayor dinamismo, seguidos por los rosados.

“El desconfinamiento, las vacaciones, la apertura de la hostelería y las terrazas de verano han propiciado un aumento de las ventas de vino de nuestra Denominación de Origen en el verano. Cumpliéndose las previsiones con las que contábamos en el Consejo Regulador. Ahora toca prepararse para trabajar duro y afrontar el embate del último trimestre del año.”, comenta Javier Santafé, director gerente del Consejo Regulador de la D.O. Navarra. Este espaldarazo de la comercialización en julio ha provocado en los datos acumulados del año (de enero a julio) una cierta recuperación de la bajada que arrastran las ventas desde enero y lo llevan a un descenso del 15,5%. De esta manera, en 2020 se han distribuido más de 17 millones de litros de vino Navarra, el 70% de ellos en el ámbito nacional. La crisis desencadenada por la pandemia internacional provocada por la Covid-19 ha resentido las exportaciones de vino durante todo el año. La grave situación ocasionada por el cierre de la actividad hostelera, uno de los principales canales de comercialización del vino y los problemas propios que lastraban al sector vinculados al Brexit y a los aranceles impuestos por los Estados Unidos, parece que se ven suavizados en el mes de julio.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *