La vendimia 2019 llega a su fin con una disminución estimada de alrededor del 20% en comparación con la abundante añada 2018, pero sobre todo cuando las uvas llegan a la bodega se hace cada vez más evidente que la milésima 2019 estará marcada por una calidad media-alta de norte a sur. Esto es lo que Coldiretti estimó en un presupuesto preparado para Acción de Gracias el 11 de noviembre y promovido por la Conferencia Episcopal Italiana para dar gracias por la cosecha de los campos y pedir la bendición sobre la nueva añada.

Estimaciones de los fabricantes Los datos cuantitativos relanzados por Coldiretti confirman que realizado hace apenas unos días por la Alianza de Cooperativas Italianas (que es responsable de más del 50% de la producción de vino elaborado en Italia). Cifras que, aunque se retrasan ligeramente las primeras estimaciones proporcionadas por Ismea, la Unión Italiana del Vino y Assoenologi a principios de septiembre (que hablaban de un menos 16% en comparación con 2018), confirman con más de 44 millones de hectolitros Italia como el principal productor devino del mundo por delante de Francia (41,9 millones) y España (34,3 millones). Sólo tres países representan más del 60% de la producción mundial de vino.

Colecciones más recientes Por lo tanto, la vendimia llega a su fin y en las plantas se mantienen de hecho sólo las variedades posteriores que tradicionalmente son el Nebbiolo en Piamonte en primer lugar, pero también en Valtellina (que no tiene caso debido al hecho de haber sido cosechadas con las nieblas de finales de otoño), las uvas Aglianic en Campania y Basilicata, las de Nerello Mascalese en las laderas del Etna.

Centrarse en el vino italiano de calidad entonces según Coldiretti está empezando a almacenar otra añada de calidad entre lo bueno y lo excelente,y que tendrá una cuota de más del 70% de los vinos por nombre de origen como prueba del gran esfuerzo en nombre de la calidad puesto en marcha por los productores italianos en los últimos 30 años. Según Coldiretti, con las excepciones necesarias (como Franciacorta en Lombardía, donde una tremenda granizada en agosto destruyó una parte significativa de la producción), cualitativamente no dejaron señales negativas la primavera fría y lluviosa (consecuentes heladas) seguida de un verano caluroso y seco que en su lugar había hecho que muchos productores temieran lo peor en el territorio.

Por otro lado, el cuadro internacional En el lado cuantitativo, el cultivo italiano con una caída del 20% es en promedio con el europeo para el que la Organización Internacional para el Viñedo y el vino (ONU) ha estimado un menos 18%, mientras que para la producción mundial el descenso se ha detenido en menos el 10%. Fuera de Europa, el cuarto productor más grande del mundo en 2019 será Estados Unidos, que con 23,6 millones de hectolitros (menos del 1% en comparación con 2018) representará el 12% de la producción mundial.

En América del Sur, también ha habido una disminución significativa en la producción en comparación con 2018 con Argentina no superior a 13 millones de hectolitros (-10%) y Chile, que se detuvo en 11,9 millones (-7%). Sudáfrica, a pesar de un año seco, todavía produjo 9,7 millones de hectolitros (más del 3% en comparación con 2018). Entre los principales productores también debe recordar los resultados de la cosecha en Australia (12,5 millones de hectolitros. -3%) y en Nueva Zelanda, que, a pesar de una disminución del 1%, superó el umbral de 3 millones de hectolitros por cuarto año consecutivo.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.