• Sede e Fame es la nueva creación de Virgen del Galir, una pequeña bodega situada en Éntoma y perteneciente a la D.O. Valdeorras y que, desde 2017, forma parte de la familia CVNE
  • Este nuevo vino blanco llega al mercado elaborado exclusivamente con la variedad de uva palomino cultivada en los viñedos propios de Virgen del Galir,  As Ermitas, en Val do Bibei, en los tradicionales bancales de piedra que definen esta zona
  • Esta variedad de uva blanca es exclusiva de la zona y se ha cultivado en ella históricamente. Por su parte, As Ermitas, el viñedo propiedad de la bodega, es el más antiguo de la zona y cuenta con cepas que datan de principios del siglo XX
  • El nuevo vino continúa rindiendo homenaje al santuario de la Orden de los Carismáticos de las Ermitas, íntimamente ligado a la historia de la bodega y que puede verse precisamente desde el viñedo. Desde allí se vislumbran las dos caras en su fachada: Sede e Fame, que simbolizan la búsqueda de la felicidad espiritual; lo mismo que el vino al que ahora han dado nombre

23 de junio de 2022. Sede e Fame son dos caras esculpidas en piedra en la fachada del santuario de Los Carismáticos, en Las Ermitas, en plena D.O. Valdeorras. Estas dos caras representan la búsqueda de la felicidad espiritual y así es sabido en su entorno. Ahora, Virgen del Galir, la pequeña bodega situada en Éntoma y perteneciente al grupo CVNE desde 2017, lanza un nuevo vino en forma de homenaje a esta historia y cuyo nombre comparte con estas dos imágenes: Sede e Fame. Reza en su ficha de cata que este vino da otro tipo de felicidad… o no. Y es que la historia de este santuario está íntimamente ligada a la de la bodega: ambos comparten paraje, ya que desde el viñedo propio de Virgen del Galir, As Ermitas, en Val do Bibei, se vislumbra la fachada de piedra del conjunto monumental. Este viñedo es además el más antiguo de la zona, con cepas que datan de principios del siglo XX y en el que se ha recuperado la histórica variedad de uva blanca palomino. Con ella está elaborado exclusivamente el nuevo vino que promete ser un buen ayudante en la búsqueda de esa plenitud de espíritu.

Un historia para ser contada

En la fachada del santuario aparecen dos caras: Sede y Fame. Encima de la cara de la fame, un escudo representa a Fray Crisóstomo de Vargas de la orden del Císter.  Encima de la cara de la sede, un escudo mariano representa a la Virgen María. Ahora el nuevo vino de Virgen del Galir difundirá esta curiosa historia por el mundo. En palabras del enólogo Jorge Navascués: “Teníamos claro que ese viñedo olvidado había que recuperarlo, era parte de la historia de As Ermitas y de nuestros antepasados”.

Sede e Fame nace en una única variedad, palomino. Es una variedad que históricamente se ha cultivado en la zona y que se ha adaptado a la perfección a los suelos de arena de granito y esquistos de cuarzo, en los que se lleva a cabo viticultura sostenible. 

La uva que le da origen al vino crece en los característicos bancales de piedra de la zona, en cepas viejas, entre otras de las variedades mencía, godello, garnacha, merenzao o doña Blanca; lo que en la zona se conoce como “mesturado”. 

Sede e Fame blanco

Sede e Fame se consigue tras el prensado de los racimos enteros de forma manual. A posteriori, realiza una fermentación espontánea en ánfora de barro y bota y una crianza de 24 meses en estos formatos hasta su embotellado.

Es un vino de color amarillo pajizo brillante, con aromas balsámicos y roca húmeda. En boca se caracteriza por ser afilado y con buena acidez; une verticalidad y tensión y la mineralidad salina del suelo le otorga personalidad y carácter. Ideal para maridar con pescados, mariscos y arroces caldosos pero versátil para cualquier plato de carne. Se trata de un vino que es la antítesis de un vino voluptuoso, exuberante y exagerado.

El primer Sede e Fame se lanza al mercado esta misma semana, procedente de la añada 2019, una cosecha caracterizada por el frío marcado por una buena acidez y salinidad y con un precio de 32€.

Virgen del Galir, tradición y respeto por la tierra

La bodega Virgen del Galir se encuentra en Éntoma, un pequeño pueblo de Orense, y forma parte de la familia CVNE desde 2018.

El valle de Galir forma parte de la D.O. Valdeorras, y la filosofía de la bodega se basa en la elaboración de vinos que reflejen los valores de la tierra y el respeto a las tradiciones locales, empezando por su nombre, que es un homenaje a la Virgen del Galir, la protectora de los viñedos de la comarca.

En los últimos años, se han replantado y recuperado varios viñedos en el Val de Galir y Val de Bibei para elaborar una completa gama de vinos de villa, parcela y gran cru. Así, los vinos blancos de Virgen del Galir están elaborados con uvas provenientes del Val de Galir, una zona con mucha pizarra y parcelas con gran altitud. Por su parte, los vinos tintos se cosechan en suelos de granito, tanto del Val de Galir como las parcelas de Val de Bibei.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *