Rueda, Ribera, Cigales y Toro destacan el buen estado del sector y piden una puesta en valor del precio de su uva y de su botella por su “alta calidad”La Diputada de Promoción Alimentaria y Consumo, Inmaculada Toledano clausura el curso junto al alcalde de Peñafiel Roberto Pérez 

Valladolid. 22 de julio de 2022. El Curso de Verano de la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) de Valladolid titulado ‘El vino y su relato’ ha concluido hoy con la presencia activa de más de 70 asistentes, 30 ponentes y la sensación de que el vino da para llenar mucha literatura, muchos escritos, rutas, caminos, también estudios… y, en el fondo, que este excepcional producto, que cada vez es mejor y se cuenta mejor, está muy presente en nuestras vidas.La última sesión celebrada en el Museo del vino Castillo de Peñafiel dio cierre, como señaló Santiago Hidalgo, gerente de la Fundación de la Universidad Europea Miguel de Cervantes “cuatro días de una actividad en la que todos hemos disfrutado”.La diputada de Promoción Agroalimentaria y Consumo Inmaculada Toledano, acompañada por el alcalde de Peñafiel, Roberto Pérez, fueron los encargados de clausurar el curso hasta el año que viene, dejando patente la apuesta tanto de la Diputación, como del Museo del Vino y de Alimentos de Valladolid en este curso que ya ha cumplido diez años.Previamente se llevó a cabo la mesa de los presidentes de las Denominaciones de Origen en donde estuvieron presentes Enrique Pascual (DO Ribera del Duero), Pablo Sáez (DO Cigales), Felipe Nalda (DO Toro) y Carlos Yllera (DO Rueda), moderados por el periodista Germán Camarero, quien quiso acordarse de Luis Barcenilla y de Pascual Herrera, dos figuras importantes en el nacimiento de este curso.Yllera señaló que Rueda, con 73 bodegas y un crecimiento espectacular con éxito de venta en botellas, echa en falta el crecimiento en euros, “lo que va relacionado con el precio de las botellas”.Por su parte, Enrique Pascual, con 307 bodegas en la Ribera de Duero, indicó que la producción el pasado año fue de más de cien millones de botellas, y que el secreto, pese a estar presente en cuatro provincias, “es ir todos juntos, unidos si queremos llegar lejos” y eso que la DO es “el ejemplo en el que mirarse”, con un crecimiento sostenible y una media de 12 euros/litro.La DO Toro cumplió en junio 35 años y comenzó con siete bodegas, hasta se convirtió en una de las zonas favoritas de inversión de los grandes grupos hasta alcanzar las actuales 65 bodegas. Su presidente, Felipe Nalda, indicó que “estamos llegando a crecimiento del 17% con la intención de llegar a los 18 millones de botellas vendidas”, aunque “también nos gustaría que nuestras botellas se vendieran a más precio”.Cigales, con 31 años de la DO y 30 bodegas, y en boca de su nuevo presidente, Pablo Sáez, destacó que aún “tenemos mucho que aprender, estamos viendo modelos de éxito, y ahora mismo tenemos mucho que aprender y, por eso, estas jornadas son muy interesantes”. Sin embargo, en 2021, la DO ha sido la más premiada de España en cuanto a vinos rosados. “Esto es una motivación para seguir creciendo”, finalizó.La idea de una unión conjunta entre todas las Denominaciones de Origen de Castilla y León y la defensa de un vino de calidad, más valorado, y que es muy necesario, fueron ideas que se trataron en esta interesante sesión.La Rioja también estuvo presenteEn la primera de las ponencias de la jornada hoy, el doctor en viticultura Juan Carlos Sancha, enólogo familiar —cuatro generaciones haciendo vino en La Rioja— y bodeguero autóctono, habló sobre “El viñedo singular: un nuevo modelo de diferenciación basado en el Terroir”, referenciando un cambio en el objetivo vitícola, así como los secretos para hacer un buen vino, “suelo, clima, variedad y técnicas de cultivo”, indicando que en España hay 137 figuras de calidad lo que deja patente “la terrible variedad”. Sancha explicó cómo se estaban haciendo las cosas en La Rioja, a diferencia de lo que sucede en Ribera de Duero, y las características del viñedo singular con elementos clave como que el viñedo debe tener más de 35 años y una categoría de vino excelente y una limitación de producción menor de 5.000 kg por hectárea. Sancha se mostró firme defensor de las viñas viejas y centenarias y muy crítico contra las políticas actuales, “que van en sentido de arrancarlas y denominar a eso progreso”.Para finalizar, se llevó a cabo la cata con Alimentos de Valladolid, donde se degustarán los cuatro pinchos ganadores del XXIV Concurso Provincial, maridados con vinos de diferentes DO vallisoletanas. Todo ello coordinador por Emilio Martín, cocinero y sumiller del Restaurante Suite 22 (Alimentos de Valladolid), una referencia en cuanto a distinciones desde 2013.El Curso de Verano UEMC “El vino y su relato” está organizado por la Fundación UEMC  con la colaboración de la Diputación Provincial de Valladolid, el Museo del Vino, Alimentos de Valladolid y Banco Santander, y con Bodegas Vizar como vino oficial.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.