Un Amontillado de la “escondida” Bodega San Roberto ha conseguido puntuaciones casi nunca vistas como un 20 sobre 20 puntos. El Palo Cortado, también de una bota única, obtuvo 19,5/20.

Los tres vinos exclusivos, que se subastaron en diciembre en Londres en formato Magnum, con altos precios, ahora se pueden adquirir en medias botellas (37,5 cl.) 

“Una frescura asombrosa para un vino de más de cien años. Tan fresco que cada célula de mi cuerpo bulle de vida. Es absolutamente extraordinario”, concluye Jancis sobre el Amontillado que ha obtenido la máxima puntuación.

Sanlúcar de Barrameda, 21 de enero de 2022-. Estos vinos provienen de tres botas que se encontraban dentro de uno de los cascos bodegueros más desconocidos de Barbadillo, San Roberto, y que, el pasado mes de diciembre, celebraron su puesta de largo en Londres, de la mano de la reconocida casa de subastas Christie´s, ahora podrán adquirirse en formato de medias botellas y abierto a todo el público que desee hacerse con uno de estos vinos únicos.

Además, la reconocida Master of Wine (MW) Jancis Robinson ha publicado su cata y puntuaciones de los tres vinos, otorgando la máxima puntuación de 20 sobre 20 puntos al Amontillado 1/2 de San Roberto. Puntuación que no se ha dado prácticamente nunca y que habla de la distinción y calidad de este amontillado único. Jancis también ha otorgado 19,5/20 al Palo Cortado y 18/20 al Amontillado 2/2.

Un lujo ahora al alcance del consumidor

En concreto quedan poco más de 2.000 medias botellas de esta colección de vinos de bota única.

Jancis Robinson realizó catas de botellas de 5 cl el pasado año con motivo del bicentenario de la bodega sanluqueña. Del Palo Cortado comentó: “Ambar y oro resplandecientes, sorprende un color tan claro para un vino tan viejo. Cada vez que me llevo el vaso a la nariz cambia. En un momento aromas de un viejo aserradero con motas de polvo flotando en silencio con los primeros rayos del amanecer, luego olor a tabaco, coco tostado, más tarde albaricoque seco y el moho de la corteza de un queso alpino madurado en cuevas. El paladar es afilado como un látigo, tan tenso y hormigueante de vida que sentí el impacto en mi espina dorsal. Para concluir: “quiero probar esto en una catedral, de rodillas, recitando en voz baja el poema de Shelly ‘El Susurro’ “Music, when soft voices die,Vibrates in the memory.

Del Amontillado San Roberto (1/2) el mejor valorado con la máxima puntuación, dijo: “De color más profundo que el bicentenario Palo Cortado, con un brillo rojizo, nada más verterlo en el vaso obtuve un golpe instantáneo de trufas, nueces tostadas con miel y piel de naranja seca. En el paladar es tan denso que parece carnoso. Ruge de poder y me pone la piel de gallina en mis brazos, el vello de la nuca se me erizaba. Es como saborear la puesta de sol, como el dulce beso de la tierra umami de los hongos”. Y sentenció: “Una frescura asombrosa para un vino que puede tener más de cien años. Tan fresco que cada célula de mi cuerpo bulle de vida. Es absolutamente extraordinario”.

Botas únicas de San Roberto

Estos tres vinos provienen de unas “botas únicas” de la Bodega San Roberto. Esta vieja bodega, pegada a la bodega catedral “La Arboledilla”, está al margen de visitas externas y alberga “botas” que están ahí desde muy antiguo, pasando desapercibidas. Vinos que los antecesores de la familia Barbadillo, quizá pensaron que estaban destinados a momentos de celebración como es el caso del bicentenario de la bodega. Ahora están a disposición de todo aquel consumidor que busque vinos exclusivos, únicos para degustar muy intensamente y para celebrar.

Los amontillados son uno de los vinos más interesantes del Marco de Jerez ya que comienzan su crianza bajo velo de flor para continuar después de varios años con una crianza oxidativa. 

El palo cortado también de una bota única de las soleras centenarias de la bodega sanluqueña, que aportan una vejez excepcional, capaz de satisfacer los paladares más exigentes es enormemente apreciado entre los entendidos ya que no es ni un amontillado ni un oloroso, situándose organolépticamente entre ambos.

Sobre Bodegas Barbadillo. Fundada en 1821 en Sanlúcar de Barrameda, Bodegas Barbadillo cumple más de 200 años continuando con una tradición centenaria como bodega 100% familiar productora de las denominaciones Jerez-Xérès-Sherry, Brandy de Jerez, Vinagre de Jerez, Vino de la Tierra de Cádiz y D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda, que lidera con una cuota de existencias superior al 50%. Actualmente Barbadillo se ha convertido en un grupo de gran proyección internacional que, además de desarrollar nuevos productos dentro de su zona geográfica, ha incorporado bodegas en otras Denominaciones de Origen como Bodegas y Viñedos Vega Real en la D.O. Ribera de Duero y Bodega Pirineos en la D.O. Somontano.

Tras la reciente celebración de su bicentenario en 2021, Bodegas Barbadillo sigue rindiendo homenaje al paso del tiempo, cómo en cada uno de sus vinos se puede saborear el pasado, presente y futuro de la bodega. El paso del tiempo es el nexo de unión de todo lo que hoy significa Barbadillo. Más información en www.barbadillo.com

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.