“La Malvar de Más Que Vinos es el equilibrio entre la tradición, el ecosistema y nuestra labor como enólogos. Una uva autóctona de cultivo ecológico y viñedo sostenible que transmite su esencia, riqueza y pureza. Un vino único, gastronómico y lleno de vida, que te hará descubrir nuevas sensaciones, disfrutar y crear nuevos recuerdos.” – May, Alexandra y Gonzalo, Bodegas Más Que Vinos

Con un estilo más actual y adaptado a la gama de vinos singulares de la bodega, La Malvar de Más que Vinos ha cambiado su imagen. Su nueva etiqueta es elegante y personal, como la variedad con la que está elaborado. La Malvar de MQV es un tributo a su uva, al clima, al origen y al suelo donde está cultivada.

Bodegas Más Que Vinos está situada en la Meseta de Toledo. Elaborando este monovarietal de Malvar buscan recuperar variedades de la zona, algo que aporta un gran valor cultural al sector y denota la riqueza del territorio, asegurando el futuro de su biodiversidad vitícola. 

El carácter único de la Malvar da vinos serios, de nariz media y sutil, con un paso en boca importante. Esta variedad ahora casi perdida en el siglo XVI era el vino que se bebía en la corte de Madrid. Los blancos que se elaboran con ella son carnosos y cremosos. El de Más Que Vinos es peculiar por su recuerdo mineral en el retrogusto.

VIÑEDOS Y ELABORACIÓN DE LA MALVAR DE MÁS QUE VINOS

La Viña de los Candados de la que proviene su Malvar está ubicada en un valle fresco perteneciente a la finca familiar El Horcajo. Están plantadas con injertos de un viñedo antiguo autóctono. Situadas en un terreno calizo a 750 metros sobre el nivel del mar, tienen una exposición singular y rendimientos bajos.

Son viñedos ecológicos en armonía con el ecosistema donde crecen sus uvas, en los que el eje de todo el trabajo es el respeto máximo por la tierra y la naturaleza, manteniendo vivo el carácter del terroir de la zona continental.

2020 fue una cosecha excelente para la bodega, con una Malvar recogida a mano y en pequeñas cajas a mediados de septiembre con un grado de maduración óptimo. Es un vino que se elabora solo aquellos años en los que la calidad de la uva es excepcional.

En él respetan ante todo la tradición y buscan que la variedad exprese toda su personalidad. Las uvas primero maceran en frío durante horas, para ser prensadas suavemente y dejar que realicen una fermentación espontánea con un porcentaje de madre (racimos enteros), realizado con levaduras autóctonas en una tinaja de 4.500 litros. Acabado el proceso, se cría sobre lías finas tanto en tinaja como en barricas hasta el mes de abril.

NOTAS DE CATA – LA MALVAR DE MÁS QUE VINOS 2020

A la vista destaca su color dorado pajizo luminoso. En nariz se aprecian notas de rastrojo mezclado con matices cítricos y fondos minerales. En boca su entrada es sutil, untuosa y amable, con un paso en el que sobresalen recuerdos a flor de manzanilla y acacia. En el retrogusto aparecen destellos de yeso y toques sutiles de minerales.

Sin duda es un blanco con espíritu de tinto. Perfecto para ser maridado con carnes de caza menor, calderetas de pescado, revuelto de espárragos o pescados al horno.

BODEGAS MÁS QUE VINOS. TRES ENÓLOGOS. TRES AMIGOS. TRES DEFENSORES DE LO NATURAL Y LA VITICULTURA EN EQUILIBRIO, SOSTENIBLE Y ECOLÓGICA.

Margarita Madrigal, Alexandra Schmedes y Gonzalo Rodríguez forman Bodegas Más Que Vinos. Tres amigos con una amplia experiencia enológica que se conocieron en 1998 en La Rioja y decidieron unir su pasión y sus conocimientos en un proyecto propio, elaborando vinos con las viñas familiares de Gonzalo, ubicadas en la Meseta de Ocaña (Dosbarrios, Toledo).

Desde sus inicios, abogan por la viticultura y enología sostenible buscando elaborar vinos que estén en armonía con el entorno. Todos los viñedos se cultivan orgánicamente. Sus vinos y aceite son el resultado de su compromiso ambiental y social.

Respetan profundamente la naturaleza, la tradición vinícola y la microbiología de la zona donde están situados. Basan su trabajo en la filosofía de cultivar las variedades autóctonas y locales: Malvar, Airén, Garnacha y Cencibel.

Cuentan con 35 hectáreas de viña propia ubicadas en la Finca familiar El Horcajo y la Meseta de Ocaña, de donde también provienen otros vinos como Los Conejos Malditos, Viña el Señorito de Ercavio, La Plazuela y La Garnacha de la Madre entre otros.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.