• El museo del vino de Bullas, fue el lugar emblemático donde Bodegas Lavia presentó ayer día 3 de diciembre, su nueva gama de vinos
  • Este nuevo proyecto incluye cuatro vinos: Pueblo de Lavia, Valles de Lavia ‘Valle del Aceniche’, ‘Valle Venta del Pino’ y Finca Paso Malo.

Rodeados de bodegueros, autoridades y en el emblemático museo de la ciudad, Bodegas Lavia presenta su nueva gama, bajo el apelativo de la “magia de la monastrell”

Cuatro son los vinos que componen la gama, de cuatro zonas diferentes de las parcelas de la bodega, vinos únicos, tratados de forma distinta, que dan vinos muy diferentes. Por un lado, Pueblo de LAVIA, que representa todas las fincas que trabaja la bodega, los Valles de LAVIA, Valle Venta del Pino y Valle del Aceniche, los dos Valles que rodean la bodega y la parcela más especial con carácter propio y viñedos de más de 80 años, Finca Paso Malo 

La apuesta de la bodega bullense, nace con un objetivo muy claro, conseguir vinos para todos, frescos, fáciles de beber, que nos hagan disfrutar, adaptados al nuevo consumidor. Unos vinos que se alejan de la complejidad, pero siguen teniendo muy presente la calidad que tienen los productos de este territorio, donde se cultiva, desde tiempo inmemorial, se elabora y se producen los mejores vinos de monastrell de altura. 

Laura Ramos, enóloga de Bodegas Lavia y artífice de esta nueva gama, ha querido embotellar la belleza de cada uno de los parajes que forman parte de la bodega. Para Laura, “cada viñedo, cada suelo, cada valle, cada parcela, requiere un tratamiento especial, no hay formulas fijas”.

En palabras de Eva Miñano, directora de marketing y comunicación del grupo familiar MGWines al que pertenece Bodegas Lavia, “los vinos de Bullas, son para nosotros la representación más importante de los vinos de parcela, con la monastrell como protagonista”

Sobre MGWines 

MGWines es un proyecto familiar, formado por bodegas que unen la historia de viñedos y tierras singulares para elaborar vinos únicos. Una labor realizada desde la innovación y el respeto a las más arraigadas tradiciones vitivinícolas, donde el cuidado del entorno natural, la biodiversidad y la uva adaptada al terroir, son toda una seña de identidad. Esta forma de entender el vino desde la pasión y la autenticidad, la firma la define como Slow Enology.

El proyecto de la familia Miñano Gómez está compuesto por seis bodegas ubicadas en distintas regiones vitivinícolas, en las que se trabaja la recuperación de variedades autóctonas, así como la conservación del patrimonio enológico de nuestro país: Bodegas Monóvar, Bodegas Sierra Salinas, Bodegas Lavia, Bodegas Estefanía, Bodegas Casa Corredor y Bodegas y Viñedos Venta la Vega. 

MGWines completa su porfolio de productos con la elaboración y comercialización de aceite de oliva virgen extra ecológico de la variedad arbequina, bajo la marca SUCADA, procedentes de los olivares de Finca La Lagunilla en Villena (Alicante).

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.