Estefanía y Ramón García Puertas, los hermanos al frente de la Bodega Cooperativa Cigales, han completado la línea de sus vinos Torondos con dos nuevas referencias: Torondos Rosé y Torondos Verdejo D.O. Rueda, con el fin de atender las demandas del consumidor actual. 

Torondos Rosé, adscrito a la D.O. Cigales, se ha creado a partir de variedades de uva que siempre han estado presentes en la zona, blancas y tintas mezcladas en majuelos tradicionales: tempranillo, garnacha, albillo, verdejo y garnacha gris, que dan lugar a un vino muy floral y sabroso. 

Torondos Verdejo D.O. Rueda es el segundo vino elaborado con esta variedad, que también está presente en la zona de Corcos del Valle o Cubillas. En este caso, acuden a la cuna de la uva blanca por antonomasia de Castilla y León para crear un blanco donde prevalecen los aromas a frutas de hueso, manzana verde y una equilibrada acidez.

Estos dos vinos complementan la gama Torondos, todos son vinos jóvenes que tienen como seña de identidad el ser elaborados en los tradicionales depósitos de hormigón de la cooperativa. Torondos Clarete, con el que homenajean a la tierra del rosado; Torondos Verdejo D.O. Cigales, muy diferente a su homónimo de Rueda; y Torondos Tinto Joven, con el que demuestran que en Cigales también es posible crear vinos tintos de calidad con la uva tempranillo.

La imagen de todos los vinos Torondos, además, se ha renovado con el fin de contar sutilmente la esencia y la historia de la Familia Terrados. En acuarela, delicadas frutas abrazan una T, mientras que unos pequeños personajes reposan sobre la misma. Y es que, Estefanía y Ramón son la tercera generación de una familia dedicada al negocio hortofrutícola. Los hombrecitos que aparecen en las etiquetas hacen referencia a los viticultores vinculados a la cooperativa, que mantiene el espíritu y vocación social con la que nació en 1957.

“Un gigante dormido”

En 2019 Estefanía y Ramón tuvieron la oportunidad de adquirir la Bodega Cooperativa Cigales, un proyecto en horas bajas que ahora dirigen con entusiasmo y gran proyección de futuro. Cuentan con los viticultores que antes habían sido socios de la cooperativa, salvaron los bajos precios a los que se pagaba la uva y, lo más importante, les devolvieron la ilusión. “La gente ha vuelto a plantar”, dicen orgullosos. 

Su trayectoria como gestores de una gran empresa dedicada a la producción, compra y comercialización de frutas y verduras en todo el país, sin duda asegura la adecuada puesta en marcha de la renovación de este proyecto. 

En la actualidad, están realizando una potente inversión a las instalaciones y maquinaria, sin perder la esencia de la cooperativa, de sus depósitos de hormigón y sus cavas subterráneas, pero adaptado a los avances tecnológicos y enológicos actuales. 

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.