Aunque la sequía ha reducido notablemente la cantidad de kilos de uva, la vendimia de la DOP Bullas transcurre con una cosecha de calidad extraordinaria, y es que estas condiciones climatológicas han determinado viñas con poca carga, pero con uvas con un excelente estado de salud y calidad que sin duda permitirán que esta añada los vinos sean sobresalientes.

La vendimia en la DOP Bullas como en cualquier otra zona vitivinícola de calidad reconocida, es uno de los momentos más emocionantes y a la vez más delicados, ya que la calidad de las uvas será determinante para los futuros vinos y ésta calidad está muy condicionada por las condiciones climatológicas. 

En la DOP Bullas los viñedos también se han visto expuestos a la sequía que se ha sufrido en todo el país este último verano y pese a estas duras condiciones que han mermado la cantidad, se espera que del orden de casi en un 40%, se está observando una calidad excelentísima de las uvas en todas las variedades y en especial en la Monastrell, la reina de la DOP Bullas. 

Excepto en casos más puntuales de variedades más sensibles donde el estrés hídrico ha afectado algo más a la planta, las viñas en general han presentado una baja carga y una completa inexistencia de enfermedades. La ausencia de humedad y de fuertes tormentas en los meses previos y en los que transcurre la vendimia han favorecido también este perfecto estado de salud.

La vendimia de la DOP Bullas que es una de las que más duración tiene en el tiempo, en torno a dos meses, sigue llevándose a cabo en estos días y se alargará hasta mediados de octubre con la Monastrell situada a mayor altitud. Aunque la sequía ha adelantado la vendimia en variedades más tempranas, en concreto en la Garnacha Tintorera, el resto de variedades no han presentado un adelantamiento significativo, lo que pone de manifiesto que el territorio DOP Bullas es una zona que ofrece grandes garantías ante los retos que presentan los cambios asociados al clima.

Aunque climatológicamente ha sido un año difícil, con lluvias en junio cuando la viña ya había brotado y algunos daños por pedrisco en zonas muy puntuales, el presidente de la DOP Bullas considera que esta añada destacará por la excelencia de sus vinos debido a la excelsa calidad de la materia prima y destaca como la Monastrell es una variedad magníficamente adaptada a la zona de producción de la DOP Bullas caracterizada por su clima y su altitud. 

Unas de las grandes ventajas de la DOP Bullas es la amplitud del territorio que permite cubrirse con acontecimientos climáticos extremos y contribuye con la diversidad de variedades y terrenos para elaborar vinos de calidad con una elevada estabilidad a lo largo de los años.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *