Pospuesto por la pandemia, el Acto de Proclamación y Entrega de los galardones concedidos en 2019 por la Academia Vasca de Gastronomía, es ya una realidad. Santiago Vivanco, Presidente de la Fundación Vivanco, recogía ayer, en el Bizkaia Aretoa de Bilbao, el prestigioso premio Manuel Llano Gorostiza AVDG 2019 que concede la entidad. Un nuevo reconocimiento para el Museo Vivanco de la Cultura del Vino y para la apasionante labor de divulgación de la Cultura del Vino, desde su inauguración en 2004, por parte de la familia Vivanco. 

La Academia Vasca de Gastronomía (Euskal Gastronomia Akademia), miembro de la Academia Internacional de Gastronomía, concede cada año sus propios galardones, además de proponer al Gobierno vasco los Premios Euskadi de Gastronomía. Desde 1993, otorga el premio Manuel Llano Gorostiza AVDG a una persona, asociación o institución vinculada con el mundo del vino. El reconocimiento honra el nombre de este escritor vizcaíno, gran conocedor y divulgador del mundo vitivinícola, y autor de libros esenciales como Los vinos de Rioja. Ahora, el gastrónomo que abogó por reconocer la cultura del vino, se une al sueño de Pedro Vivanco Paracuellos que, gracias a su tesón y su compromiso con el mundo que brota alrededor de esta bebida milenaria, fundó el proyecto Vivanco.

A lo largo de casi 30 años, los premios de la Academia han reconocido el trabajo de bodegueros, enólogos y sumilleres, pero también de entidades como Denominaciones de Origen. En este tiempo de vendimia, en el que cíclicamente la naturaleza nos seduce con colores cálidos e intensos, con frutos maduros que darán vida a un nuevo vino, el premio concedido al Museo Vivanco de la Cultura del Vino (Briones, La Rioja) supone un motivo para seguir escribiendo la historia de un proyecto apasionante.

Briones, 27 de octubre de 2021. El ideal de la familia Vivanco por compartir y divulgar la importancia del mundo del vino como elemento civilizador, como parte esencial de nuestra cultura, ha merecido el reconocimiento de la Academia Vasca de Gastronomía (Euskal Gastronomia Akademia), que ha concedido al Museo Vivanco de la Cultura del Vino el premio Manuel Llano Gorostiza AVDG 2019. Este prestigioso galardón destaca cada año la labor realizada por una persona, una asociación o una institución relacionadas con la cultura del vino, en recuerdo del escritor y gastrónomo Manuel Llano Gorostiza, fallecido en 1990, que fue un gran especialista en esta bebida milenaria y, en concreto, en el vino de Rioja, del que fue un gran divulgador. Santiago Vivanco, Presidente de la Fundación Vivanco recogía, en representación de la Familia Vivanco, este nuevo reconocimiento. 

9.000 metros cuadrados para un vino inimaginable

El acto de entrega tuvo lugar ayer, martes 26 de octubre, en uno de los edificios más emblemáticos de Bilbao: el Bizkaia Aretoa, obra del arquitecto portugués y Premio Pritzker de Arquitectura, Álvaro Siza, cuya construcción en forma de ‘L’ se proyecta hacia dos emblemas de Bilbao, como son su Ría y el Museo Guggenheim. Entre sus 9.000 metros cuadrados, casualmente la misma extensión que acoge la Bodega y el Museo Vivanco, concebido por uno de los arquitectos más sobresalientes del vino, Marino Pascual, el Presidente de la Fundación Vivanco, Santiago Vivanco, recibía junto al resto de galardonados en otras categorías un nuevo impulso para compartir el legado del vino y su cultura.

El galardón de la Academia Vasca de Gastronomía (AVDG) reconoce así la labor del Museo Vivanco de la Cultura del Vino, referente nacional e internacional. La experiencia, la sensibilidad, el amor por el vino, la creatividad, el respeto y la innovación son las claves del éxito de este museo desde que el Rey Emérito Juan Carlos I lo inaugurara en 2004. Una media de 100.000 turistas al año, procedentes de toda España y de más de 50 países, visitan este espacio que atestigua, en un entorno natural privilegiado, la relación entre el hombre y el vino a lo largo de 8.000 años de historia.

Sus 4.000 metros cuadrados dedicados a esta bebida milenaria, el arte y su peso etnográfico, rodeado de un extenso mar de viñedos, acogen cinco espacios expositivos de carácter permanente: Nacer, crecer, madurar; Guardar las esencias; La bodega: el sueño; El Vino: arte y símbolo; Abrir, servir y beber. Además, una sala de exposiciones temporales, las salas de catas (una de ellas panorámica), la enotienda y el restaurante, especializado en gastronomía winecooking, se sitúan en el interior. Con vistas a la Sierra de Cantabria, un enclave único: El Jardín de Baco, colección ampelográfica que preserva 222 variedades de todo el mundo. Un proyecto con vocación universal, donde solo 50 metros cuadrados se centran en La Rioja.

Esta labor del Museo Vivanco de la Cultura del Vino, impulsada por la pasión coleccionista de la familia Vivanco, y de su fundador Pedro Vivanco Paracuellos, ha sido merecedora de numerosos premios a lo largo de los años, como el Premio International Wine Challenge a la Mejor Experiencia Enoturística 2017, o el Premio The Best of Wine Tourism Internacional, otorgado por la red mundial The Great Wine Capitals Network en la categoría de Arte y Cultura de España, que se concede en el californiano y vinícola valle de Napa. Un entorno premiado y seguro, ya que Vivanco fue la primera bodega de la zona en obtener el sello oficial Safe Tourism Certified, tras superar con éxito la exigente auditoría que acredita que todas sus actividades enoturísticas, así como las numerosísimas medidas socio-sanitarias anti Covid, se cumplen para garantizar la  9.000 metros cuadrados para un vino inimaginable

El acto de entrega tuvo lugar ayer, martes 26 de octubre, en uno de los edificios más emblemáticos de Bilbao: el Bizkaia Aretoa, obra del arquitecto portugués y Premio Pritzker de Arquitectura, Álvaro Siza, cuya construcción en forma de ‘L’ se proyecta hacia dos emblemas de Bilbao, como son su Ría y el Museo Guggenheim. Entre sus 9.000 metros cuadrados, casualmente la misma extensión que acoge la Bodega y el Museo Vivanco, concebido por uno de los arquitectos más sobresalientes del vino, Marino Pascual, el Presidente de la Fundación Vivanco, Santiago Vivanco, recibía junto al resto de galardonados en otras categorías un nuevo impulso para compartir el legado del vino y su cultura.

El galardón de la Academia Vasca de Gastronomía (AVDG) reconoce así la labor del Museo Vivanco de la Cultura del Vino, referente nacional e internacional. La experiencia, la sensibilidad, el amor por el vino, la creatividad, el respeto y la innovación son las claves del éxito de este museo desde que el Rey Emérito Juan Carlos I lo inaugurara en 2004. Una media de 100.000 turistas al año, procedentes de toda España y de más de 50 países, visitan este espacio que atestigua, en un entorno natural privilegiado, la relación entre el hombre y el vino a lo largo de 8.000 años de historia.

Sus 4.000 metros cuadrados dedicados a esta bebida milenaria, el arte y su peso etnográfico, rodeado de un extenso mar de viñedos, acogen cinco espacios expositivos de carácter permanente: Nacer, crecer, madurar; Guardar las esencias; La bodega: el sueño; El Vino: arte y símbolo; Abrir, servir y beber. Además, una sala de exposiciones temporales, las salas de catas (una de ellas panorámica), la enotienda y el restaurante, especializado en gastronomía winecooking, se sitúan en el interior. Con vistas a la Sierra de Cantabria, un enclave único: El Jardín de Baco, colección ampelográfica que preserva 222 variedades de todo el mundo. Un proyecto con vocación universal, donde solo 50 metros cuadrados se centran en La Rioja.

Esta labor del Museo Vivanco de la Cultura del Vino, impulsada por la pasión coleccionista de la familia Vivanco, y de su fundador Pedro Vivanco Paracuellos, ha sido merecedora de numerosos premios a lo largo de los años, como el Premio International Wine Challenge a la Mejor Experiencia Enoturística 2017, o el Premio The Best of Wine Tourism Internacional, otorgado por la red mundial The Great Wine Capitals Network en la categoría de Arte y Cultura de España, que se concede en el californiano y vinícola valle de Napa. Un entorno premiado y seguro, ya que Vivanco fue la primera bodega de la zona en obtener el sello oficial Safe Tourism Certified, tras superar con éxito la exigente auditoría que acredita que todas sus actividades enoturísticas, así como las numerosísimas medidas socio-sanitarias anti Covid, se cumplen para garantizar la  Rioja. El premio al Museo Vivanco de la Cultura del Vino, que tiene su corazón y sus viñedos en Briones, hubiera hecho feliz, a buen seguro, al estudioso del vino que fue Manuel Llano, cuyo recuerdo se hermana con el sueño que Pedro Vivanco Paracuellos hizo realidad en este lugar único, apacible y con sabor a vino. El que continúa su impronta y su vocación.

¿QUÉ ES VIVANCO?

Vivanco es su origen familiar. En 2004, la FAMILIA VIVANCO decidió hacer realidad en Briones, La Rioja, el sueño de toda una vida de entusiasmo y dedicación: compartir con el mundo su pasión por la Cultura del Vino. Con un origen humilde desde el viñedo, el vino ha sido el eje vital de la familia durante cuatro generaciones y 100 años de trabajo y compromiso. Con un espíritu pionero y una ilusión sin límites, era el momento de compartir esta vocación devolviéndole al vino todo lo que el vino les había dado.

Vivanco es mucho más que vino. Una BODEGA donde se entiende el vino desde una visión exigente, dinámica y actual. Un proyecto enológico contemporáneo con unos vinos diferentes y singulares, procedentes de los viñedos de la familia. La expresión auténtica de una tierra repleta de curiosidades.

Vivanco es mucho más que Cultura. Una FUNDACIÓN donde el pasado y el presente se hacen uno. Un apasionante viaje a través del conocimiento y la historia, con un Museo único donde se descubre la esencia del vino desde la experiencia, sensibilidad e innovación.

Vivanco es mucho más que Experiencias. Vivanco quiere transportar al amante del vino a un nuevo universo de sensaciones donde el mismo vino toma todo el protagonismo. Una nueva forma de ENOTURISMO con más de 9.000 m² de emociones y actividades alrededor de la cultura, el arte, la gastronomía, el sabor y la diversión. El punto de encuentro entre conocimiento y disfrute del vino.

Hoy Vivanco entiende el vino como una forma de vida desde una perspectiva innovadora y llena de energía ofreciendo una experiencia única y exclusiva en torno a la Cultura del Vino. Bodega, Fundación y Experiencias son el fiel reflejo del compromiso de la Familia Vivanco para “devolverle al vino lo que el vino les ha dado”.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.