• Los autores de la guía señalan que con el Clos de Lôm Monastrell la bodega “ha dado en el clavo”, y alaban la calidad a un precio “que no echa para atrás”
  • Guías como la SEVI, Peñín o Wine Up también los colocan por encima de los 90 puntos

El Anuario de los mejores vinos de España del diario El País es la última de las grandes guías de vinícolas que salen en este año a punto de terminar, y las puntuaciones de los vinos de Clos de Lôm consolidan la senda abierta por el resto de la crítica, coincidiendo especialmente en los monovarietales de garnacha y de monastrell.

            La edición 2020 que acaba de publicarse y que lleva la firma de María del Pilar Molestina y Javier Rueda otorga 91 puntos al Clos de Lôm Garnacha 2018 y a un punto de distancia sitúa al Clos de Lôm Monastrell 2018. Ambos son vinos de añada que, como se recordará, se estrenaron este año en el mercado tras un largo proceso de pruebas con las viñas de la firma Clos de Lôm en su finca de Terres dels Alforíns, en la DOP Valencia.

El primero es un tinto de esta variedad mediterránea convertida en un clásico ganador en el suroeste de Valencia, mientras que el monastrell es un rosado que presume, y con la razón que dan los premios y puntuación, de la singularidad que aporta la uva de viñedos viejos de esta variedad autóctona.

Los autores de la guía no ahorran adjetivos para el Clos de Lôm Monastrell al asegurar que “han dado en el clavo”, ya que “pocas veces se ha visto un vino de monastrell con estas cualidades”, entre las que destacan su frescura en boca, sutileza, elegancia en los aromas, “no es nada pesado y es muy agradable de beber”.

Además destacan su relación calidad precio ya que señalan que este precio “no echa para atrás”, en una velada sorpresa ya que los catadores están acostumbrados a grandes vinos en esas puntuaciones, pero con precios que cierran el acceso a muchos compradores. Así, las altas punutuaciones de Clos de Lôm ganan valor relativo por sus precios razonables, dicho por quienes han catado más de medio millar de vinos para elaborar la guía.

De la garnacha destaca la elegancia de un “varietal clásico”, y al que otorga “aplausos”, al tiempo que señalan que las cuatro etiquetas de la bodega tienen “un buen perfil”.

Clos de Lôm cierra con estas puntuaciones un año de estreno que no podía comenzar mejor, especialmente si tenemos en cuenta además que son vinos jóvenes a los que la crítica siempre le cuesta más puntuar por encima de los 90 puntos.

Guías como la SEVI otorgaban al garnacha 95 puntos, 91 la guía Peñín (aparte de premios internacionales como la Plata en Bruselas, entre otros). En cuanto al Clos de Lôm Monastrell, fue el monastrell joven más puntuado del año en Wine Up, logró 94 puntos en la SEVI y un oro en Francia (Challenge du Vin) y un bronce en Decanter (Reino Unido).

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.