Xylella fastidiosa (Xf) es una bacteria fitopatógena, originaria del continente americano, que se encuentra restringida al xilema de las plantas huésped. Está descrita en centenares de especies vegetales y causa varias enfermedades con efectos graves en numerosas plantas de interés agrícola como el olivo, cítricos, vid, almendro, melocotonero, ciruelo, alfalfa, etc.; además de en otras muchas especies de árboles, arbustos y plantas ornamentales y silvestres. La primera detección en España se declaró en noviembre de 2016, en Mallorca. Desde entonces las detecciones de Xf han ido en aumento en nuestro país, de manera que, en la actualidad han sido declaradas muestras positivas en todas las Islas Baleares, con excepción de Formentera, y en las provincias de Alicante, Madrid y Almería, así como en nuestro país vecino Portugal. Afortunadamente, en Almería al no haberse detectado ninguna planta afectada por la bacteria desde la detección inicial en un invernadero de planta ornamental en 2018, esta provincia se considera oficialmente libre de la bacteria. En el caso de la detección en Madrid, no han vuelto a aparecer nuevos casos desde el 2016, y se espera que, en un futuro próximo, se pueda declarar a esta provincia también como libre de la bacteria. Por todo ello, se piensa que el riesgo de diseminación de este patógeno en España es muy alto y los impactos económico, social y ambiental de su potencial dispersión, inasumibles. Por ello, es necesario invertir el mayor esfuerzo posible en su prevención y control, siendo en este punto donde la Ciencia juega un papel imprescindible.

Foto izqda: Huevos de Philaenus spumarius: desarrollo normal (amarillo), parasitado (oscuro).  Foto dcha.: Adulto de Philaenus spumarius.

Con tal fin, en 2017 se inició un proyecto de investigación con el objetivo de desarrollar estrategias de erradicación, contención y control de Xf en España. En concreto, se pretende conocer mejor la variabilidad genética de la bacteria, así como sus vectores potenciales en España. También se quiere contribuir al conocimiento de los métodos de dispersión de la bacteria, la gama de plantas huéspedes que pueden verse afectadas por las distintas variantes de la bacteria presentes en nuestro país, así como identificar variedades con alto nivel de resistencia, dentro de los principales cultivos afectados.

Dicho proyecto está cofinanciado por la Agencia Estatal de Investigación, a través del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria, y por la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva Español; cuenta con la participación de investigadores especialistas en distintas disciplinas relacionadas con la lucha contra esta bacteria. Dichos investigadores pertenecen a tres centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (IFAPA), el Instituto de Investigaciones y Tecnologías Agrarias (IRTA), el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Tecnológico (NEIKER-Tecnalia), el Instituto de Investigaciones Agroambientales y de Economía del Agua (INAGEA), Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón-Instituto Agroalimentario de Aragón IA2 (CITA-Universidad de Zaragoza) y las Universidades de Valencia, Girona y las Islas Baleares. Participa además personal del Servicio de Sanidad Vegetal de la Generalitat Valenciana y del Laboratorio de Sanidad Vegetal (SEMILLA) y la Consejería de Medio ambiente, Agricultura y Pesca de las Islas Baleares. También cuenta con colaboradores de tres instituciones de EEUU, Italia y Reino Unido. El proyecto se estructura en 6 objetivos, cuyos avances hasta la fecha, aunque se han visto afectados por la situación de la pandemia de la COVID-19, han conseguido unos resultados muy interesantes, algunos de los cuales se pueden consultar en el siguiente link. 

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *