El movimiento requiere una gran técnica y precisión por parte del jinete y el caballo, que trabajan en equipo.

Al igual que la relación entre nuestros enólogos y viñedos combinan una técnica magistral y una pasión que da como resultado la elegancia y el arte en este vino.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.