Por fin, con fecha diez de junio y entrada en vigor el 11, el BOE publica el Real Decreto de ayuda al sector del vino por el Covid 19. Llevamos varias semanas comentándolo, esperándolo y lo que parecía que iba a ser, al final ha sido…

(EL REAL DECRETO ENTERO LO PUEDEN DESCARGAR EN ESTE ENLACE: https://elcorreodelvino.com/real-decreto-de-apoyo-al-sector-del-vino/ )

Sigo partiendo de la base de que cualquier medida, cualquier ayuda, siempre es buena, eso nadie lo puede negar, sería absurdo y criticar por criticar, cosa que no es de nunca mi postura.

Sin embargo, si hay que analizar lo que es y sus efectos. No es criticar tampoco ya que quizá no se pueda hacer más en la situación que estamos y con tantos fuegos a los que acudir. Entonces partiendo de la base de que es bueno, analizamos los efectos y lo que puede repercutir en los mercados del vino, único fin que se persigue a la hora de poner en marcha estas medidas.

Empezando por los destiladores, la queja es unánime, se pretende según los plazos dados que, en 8 días hábiles, en los que va de la entrada en vigor hasta el 23 junio se tenga que hacer el contrato, presentar avales, etc. Luego el tiempo dado para la destilación también es escaso, casi imposible de cumplir. Por ultimo la queja va a que ellos son los que tienen que negociar con el elaborador el precio del vino, lo que les puede causar problemas. Apuestan por cobrar solamente 5 céntimos por la destilación, precio que es prácticamente el de coste, pero sería mejor que el precio del vino lo hubiera puesto el decreto en lugar de tenerlo que poner ellos.

Todas las denominaciones de origen que he consultado, absolutamente todas, ven insuficiente este decreto, tanto por destilación, inmovilización, como Vendimia en verde.

No les voy a dar todos los datos, los pueden ver y descargar desde el enlace que les proporciono al Real Decreto. Simplemente quiero decirles que se destilaran 2 millones de hectólitros, 0,5 millones de vinos amparados a D.O. al precio de 0,40 céntimos litro y 1,5 millones a otros vinos al precio de 0,30 céntimos litro. El grado mínimo debe ser de 11º, exceptuando el vino base cava que puede tener 9, 5º. Hay que tener en cuenta que este precio se le paga al destilador, no al que entrega el vino y el destilador con esos 30 o 40 céntimos tiene que pagar el vino y cobrarse del coste de destilación, se está hablando, por tanto, como ya les he puesto, , de que el elaborador cobrará sobre 5 céntimos menos, no es un dato este ni fijo ni confirmado, es lo que se habla que puede ser, ya que la alcoholera debe negociar precio con el elaborador. El tema del transporte de la bodega a la alcoholera también es tema para discutir ya que en teoría al menos el vino se debe poner en la destiladora por cuenta del elaborador, si hay más de 150 o 300 kilómetros hay una prima de ayuda.

Una inmovilización de otros dos millones solo para vinos amparados a D.O. y poda en verde por valor de 10 millones de euros también para Vinos acogidos a DO.

Les vengo diciendo que esta medida debería ser rápida para tener más efectividad y para mi llega tarde. Los plazos los pueden ver también en el decreto, pero nos vamos a empezar retiradas, si todo va bien, en la ultima quincena de junio. Entre unas cosas y otras habrá bodegas que por un lado estén cargando vino para destilar y por otro descargando remolques de uvas.

Las bodegas pueden ofertar las existencias que quieran a esta destilación, si nos centramos en los vinos no acogidos a DO, vinos de mesa, para entendernos, y mucho me temo que la oferta va a ser grande sabiendo que luego se va a recortar el tanto por ciento a entregar de lo ofertado, una vez que se haga el prorrateo, por lo que bodegas o cooperativas grandes, que aún tienen muchas existencias en bodega, pueden copar una proporción muy grande de este vino a entregar, quedando bodegas más pequeñas relegadas a una cantidad muy pequeña de entrega, que poco o nada va a solucionar el problema.

Por otra parte, con los excedentes que tenemos, que, según los últimos datos ofrecidos, en abril estaban sobre 48 millones de hl. y la vendimia que se avecina, que según todo lo que apunta va a ser grande, 2 millones de hl. se queda en un quiero y no puedo, algo quita, pero no arregla el problema.

Con los vinos acogidos a DO pasa lo mismo, si al final se paga, por ejemplo, a 35 céntimos litro, muchos vinos no acudirán a esta destilación ya que el precio para estos vinos es muy bajo, en función de qué denominación sea, ya que el precio es muy bajo.

En fin, como reza el dicho, algo es algo… Seguiremos recopilando datos y se los ofreceremos en siguientes semanas, pero como ya les venia diciendo yo, desde antes de que se aprobara, y lo tengo por escrito, veía esta medida, tardía, insuficiente y con poco efecto en el mercado

¡¡¡Cuídense, mejor con vino!!!

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.