• Termoxyvid llega a su fin determinando que el empleo de agua caliente es un método efectivo y sin efectos perjudiciales para el material vegetal
  • Viveros Enrique Bravo ha liderado este proyecto que también ha contado con la participación del Instituto de Investigación de la Viña y el Vino de la Universidad de León
  • La iniciativa ha estado cofinanciada por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) con fondos FEDER de la Unión Europea

La Pobla del Duc, Valencia – 27 de abril de 2022.- Tras tres años de desarrollo, el proyecto de I+D Termoxyvid llega a su final con importantes avances con respecto a la aplicación de la termoterapia para controlar a nivel industrial la bacteria Xylella fastidiosa en protainjertos de vid. Además, se ha logrado asegurar que el tratamiento realizado no tiene un efecto perjudicial para el material vegetal. La empresa Viveros Enrique Bravo ha liderado esta iniciativa, que ha contado también con la participación del Instituto de Investigación de la Viña y el Vino de la Universidad de León, así como con el apoyo financiero del CDTI mediante fondos FEDER de la Unión Europea. 

El proyecto comenzaba con el reto de emplear, por primera vez, la termoterapia para hacer frente a la perjudicial bacteria Xylella fastidiosa. Si bien esta técnica se había aplicado a nivel industrial para controlar hongos de enfermedades de madera de vid en plantas, Termoxyvid proponía su utilización en portainjertos de vid frente a esta bacteria que tantos daños pueden llegar a causar en los viñedos. Pese a que, hasta entonces, no se había constatado la aplicación del tratamiento de agua caliente en portainjertos de vid, el principal desafío que abordaba Termoxyvid era, precisamente, demostrar y avalar la efectividad de la termoterapia sobre portainjertos de vid, utilizando un microorganismo bioindicador no patógeno, y sin dañar el material vegetal. 

Resultados técnicos

Entre los resultados técnicos obtenidos, destaca, en primer lugar, la determinación de Stenotrophomonas maltophilia como la bacteria bioindicadora adecuada para abordar el reto inicial de Termoxyvid. Según se ha podido demostrar, esta bacteria presenta una mayor tolerancia que la Xylella fastidiosa a temperaturas superiores a los 37ºC, por lo que es un buen biodindicador. Incluso, se ha llegado a observar que en laboratorio ha sido capaz de crecer a 45ºC. 

Con respecto a la aplicación de condiciones estándar de termoterapia a escala industrial (50ºC / 45 minutos), se ha demostrado una gran eficacia de esta técnica para todas las variedades encayadas en el control de la bacteria bioindicadora. De este modo, dado que la resistencia térmica de la bacteria bioindicadora es muy superior a la de la Xylella fastidiosa, Termoxyvid confirma que el tratamiento de termoterapia es “tremendamente efectivo” en el control de la esta bacteria en portainjertos.  Concretamente, se ha demostrado que: 

  • La aplicación de la termoterapia, salvo en un número reducido de combinaciones, no ha tenido efectos negativos para la brotación. 
  • En general, aunque es necesario considerar el “efecto combinador”, la termoterapia no tiene un efecto negativo para el desarrollo vegetativo de la planta en campo.  

Se puede concluir, por tanto, que la ejecución del proyecto ha logrado comprobar la eficacia del agua caliente como método efectivo en el control de la Xylella fastidiosa a nivel industrial, asegurando que el tratamiento no causa daños en el material vegetal. 

Acerca de TERMOXYVID:

TERMOXYVID es un proyecto de I+D+i que pretende comprobar a nivel industrial la eficacia del tratamiento con agua caliente (termoterapia) para el control de la bacteria Xylella fastidiosa en portainjertos de vid, utilizando un microorganismo bioindicador no patógeno. De este modo, se podrá garantizar que la totalidad del material vegetal esté sano y libre de patógenos a la salida del vivero.  

Viveros Enrique Bravo lidera este proyecto en el que también participan el Instituto de Investigación de la Viña y el Vino (IIVV) de la Universidad de León (ULE). Las actuaciones previstas en el marco de TERMOXYVID tienen una duración estimada de 36 meses y comenzaron a desarrollarse el 1 de marzo de 2018. Cuenta con un presupuesto global de más de 440.000 € y está cofinanciado por el CDTI con fondos FEDER de la Unión Europea a través del Programa Operativo Plurirregional de Crecimiento Inteligente 2014-2020.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.