El nuevo Documental donde el Viverista Francés Lilian Bérillon y algunos de los Grandes Viticultores del Mundo lanzan un Grito de Alarma 

Anselme Selosse, Jean Louis Chave, Peter Sisseck, Lalou Bize Leroy… Algunos grandes nombres del vino se unen al viverista francés Lilian Bérillon para lanzar un grito de alarma en el nuevo documental titulado UN POINT C’EST TOUT ! («¡Y PUNTO EN BOCA!»), que saldrá oficialmente el 8 de febrero de 2024. Los hechos son preocupantes: muchos de los grandes vinos del mundo, con un sabor único, se enfrentan a una muerte lenta, una auténtica decadencia del viñedo, que todavía no se comprende bien. La causa no es solo el calentamiento climático, sino un vegetal con una terrible carencia de diversidad, un vegetal producido de forma industrial, incapaz de envejecer, pero además un vegetal que todavía no está considerado como es debido por muchos viticultores. Los 52 minutos de este documental aportan importantes claves para responder a los interrogantes sobre este tema.

Lilian Bérillon:

«Con este documental quería contribuir a abrir una vía que arroje luz sobre el funcionamiento y la opacidad de toda la profesión de los viveristas vitícolas, que debe ponerse en tela de juicio. Basándome en mi experiencia, quiero dar un puñetazo sobre la mesa, y para eso doy la palabra a las bodegas vitícolas y a las marcas de champán con las que trabaja nuestro vivero desde hace muchos años. Mujeres y hombres que, al igual que nosotros, están convencidos de haber tomado la decisión correcta al lanzar hoy al mercado un nuevo modelo de vegetal.»

Lilian Bérillon recorre el mundo desde hace más de veinte años para aportar soluciones al fenómeno creciente con el que cada vez se encuentran más viticultores: la decadencia de la vid. Unidos en este documental en torno a una misma lucha, todos están de acuerdo en que el mundo vitícola va por un camino equivocado y que es urgente cambiar el rumbo cuanto antes, a riesgo de que el sabor de los grandes vinos termine desapareciendo. Aunque «todavía hay esperanza», tal como afirma Jean Louis Chave (Domaine Jean Louis Chave, Valle del Ródano), el tiempo es oro, ya que año tras año mueren cada vez más viñedos todavía muy jóvenes. Un auténtico drama, porque ya sabemos que los grandes viñedos «de más de 40 años por lo menos», como recuerda Lalou Bize Leroy (Domaine Leroy, Borgoña) son los que hacen los grandes vinos.

Su pasión por el vino y sus convicciones llevaron a Lilian Bérillon a recurrir a un panel de bodegueros, una sumiller, un restaurador y un científico para sumarlos a esta causa. Todos aceptaron apoyar este compromiso frente al rejuvenecimiento de los viñedos, que debilita peligrosamente la noción de grandes vinos de Terroir o terruño. Sus testimonios son claros, reveladores y a veces conmovedores. Pueden molestar, ya que hacen tambalearse algunos códigos. Pero el mensaje central está lleno de esperanza, es cuestión de futuro, de selección masal y de vinos contemporáneos, para terminar con esta noción tan maravillosa que es la de la Transmisión.

Más que un documental, UN POINT C’EST TOUT ! (¡Y PUNTO EN BOCA!)  es el relato de la experiencia que han vivido los viticultores al enfrentarse a problemas recurrentes en su viñedo, quienes han encontrado soluciones y perspectivas inspiradoras de futuro para las próximas generaciones. Un cuestionamiento sobre la noción de tiempo en la toma de decisiones, sobre la necesidad de equilibrio y diversidad y sobre la visión a largo plazo de una bodega. Toda una fuente de inspiración y esperanza para todas aquellas y todos aquellos que quieren seguir las huellas de esas grandes bodegas que han marcado la historia con sus vinos ya emblemáticos. 

Ver el documental: https://lilian-berillon.fr/en/  (en francés con subtítulos en inglés)

Acerca del vivero Pépinière Bérillon: 

Tomar otro camino para una viticultura sostenible. Desde hace más de 20 años, el vivero Bérillon elabora en su bodega de cerca de Aviñón un vegetal reservado en exclusiva a una viticultura de Calidad que busca el sabor de los Grandes Vinos. Pero también a una viticultura Contemporánea, deseosa de transmitir, y a una viticultura exigente dispuesta a invertir en su vegetal como herramienta de valorización. Lilian Bérillon es un visionario que integra ahora la valorización de la tierra gracias a este nuevo vegetal con una rica diversidad, capaz de dar rápidamente buenos vinos y capaz de vivir varias generaciones. Con una atención al detalle sin precedentes, el vivero limita su producción de forma voluntaria. Todas y cada una de las etapas se ha revisado con un único objetivo: dar con un vegetal que permita crear los grandes vinos del mañana.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *