Terminamos la semana pasada con los datos en el ámbito mundial que nos ofrecía la OIV, y que confirmaban la escasa cosecha que había a nivel mundial, 250 millones aproximadamente, un 4% menos que la cosecha pasada, que ya fue un 7% menos que la anterior, es decir, tenemos, ya lo sabíamos, una de las menores cosechas a nivel mundial, de este siglo y parte del anterior. Peor cosecha en el hemisferio norte y mejor en la casi totalidad del sur, claro que el que manda en los datos es el norte y en concreto Francia, Italia y España, todas con merma. Como dato positivo el aumento de un 2% en el consumo mundial de vinos, con respecto al año anterior, cosa también normal, si tomamos en cuenta que fue el año más duro de la pandemia.

También tenemos el adelanto de cosecha y existencias facilitado por el INFOVI, y que nos da unas existencias a 30 de septiembre de 61.931.090 hl. Las Existencias iniciales a 1 de septiembre eran de 38.768.331 hl. El incremento tan grande, como es lógico se debe a la vendimia, que a finales de septiembre se calculaba que la Entrada de uva y producción de vino a 30 de septiembre, fue de 25.825.127 hl. Las salidas de vino a países de la Unión Europea fueron de 1.321.991 hl. Y las salidas a terceros países 550.110. 

Estos son, a grandes rasgos, los datos más importantes, como siempre cuando la interprofesional del vino haga su análisis de estos datos los tendrán colgados para su revisión en la página web de el correo del vino (www.elcorreodelvino.com

Los datos de cosecha en la próxima entrega ya serán definitivos o al menos muy aproximados, al entrar en juego el mes de octubre ya que al 31 de octubre la vendimia terminó en toda España.

A pesar de estos datos, a todas luces confirmando la corta cosecha, los mercados, como ahora comentaré, están muy parados. La verdad es que unas existencias a 1 de octubre de casi 62 millones de hl. A lo que hay que sumar el resto de cosecha que se declare, quedando diez meses para el termino de la campaña (que es a como se calcula este dato, al 31 de julio) si descontamos el vino de guarda, crianzas, reservas y grandes reservas, aunque es una cantidad grande, no la veo exagerada si las exportaciones se siguen dando bien.

E l tema de las existencias creo que va a resultar clave en el mercado internacional este año, es normal que Francia, Italia y España, por nombrar las más productoras, primero se quite los excedentes que tiene, Francia en estos momentos quizá esté comprando menos de lo que se esperaba, precisamente por eso, porque tenía excedentes propios que los quiere sacar antes de comprar en los mercados internacionales. Igual le pasa a todos los países restantes. No es poco que al terminar la campaña tuviéramos todos las bodegas vacías y sin excedentes ninguno, para encarar la siguiente, sea como sea, desde cero.

Una vez dicho esto, yo creo que es uno de los principales motivos para que los mercados de graneles no estén todo lo animados que sería de desear. En el mercado interno español la cosa está clara, ya que tomamos el pulso día a día y en primera persona. El comprador que compró vino y lo tiene, no se preocupa lo más mínimo de adquirir nueva mercancía. Quien no tiene, o le queda poco, compra, por supuesto, pero no están comprando a largo plazo, las operaciones clásicas de final de vendimia donde mucha gente compraba para prácticamente todo el año, no se están haciendo, se compra a corto plazo y poca cantidad, la necesaria para un corto plazo de tiempo. En los mercados internacionales tampoco se están escuchando muchas operaciones grandes, no ya solo por la logística, creo que están en la misma postura, la de ir “piano, piano”. El precio del vino está alto, el de los consumibles también, el trasporte y todo lo de alrededor ya lo hemos comentado. La situación económica no está ni boyante, ni clara. Anuncian la posibilidad de una sexta ola…. No se sabe, así me lo comentaban, si esto va a durar mucho o poco, y si por tanto el vidrio, o el cartón, por ejemplo, van a estar caro mucho o poco tiempo, y por tanto nadie quiere arriesgarse y hacer planes a largo plazo, ante la incertidumbre que tenemos.

Todo esto, entre otras posibles cosas, están atascando los mercados, que desde luego ya no tienen la fortaleza que tenían y han cedido algo en los precios. A pesar de que yo sigo diciendo que el mercado está firme y los vendedores, al menos la mayoría no están por ceder.

Una vez dicho esto si les quiero comentar que yo al menos no me atrevo a hacer pronósticos de campaña, en la situación que estamos, con los mercados como están, y con la poca cosecha que hay, puede pasar cualquier cosa y no me extrañaría, por ejemplo que el vino en cualquier momento retomara actividad y pudiera subir, al igual que si los mercados siguieran lentos y atascados, pudiera bajar a lo largo de la campaña, ambas cosas me las creería sin dudar, ya que creo que ambas cosas pueden suceder, volvemos a estar en una muy rara campaña para hacer pronósticos. No me atrevo.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… MEJOR CON VINO

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.