Bien como regalo navideño, de cumpleaños o de forma espontánea, los entusiastas del vino pueden ser fácilmente satisfechos. Las ideas van más allá de las copas o los sacacorchos. Te presentamos algunas.

Tapones para vinos

 Con el fin de alargar la vida del vino, se precisa de un buen tapón de botella. Algunos incluyen, además del tapón, un dispositivo Pivot hecho de silicona. De este modo, el vino se introduce por él antes de servirse a la copa. Asimismo, dispone de un botón con el cual regular el chorro. También existen tapones personalizados en los cuales inscribir nombres.

Soportes de vinos

 La originalidad también ha llegado a este campo. Fuera de los clásicos de madera, se pueden encontrar diseños en metálico con forma de animales. También los hay que combinan el soporte para copas y para botellas. Por su parte, los estantes curvos resultan ideales para apoyar sobre la pared.

Copas sin tallo

 Son de lo más moderno en el mercado. Asemejan vasos, pero se trata de copas, por lo que suponen todo un regalo navideño o de cumpleaños original. Por regla general, pueden medir hasta 13 centímetros de alto y contener 530 mililitros. Suelen venir en juegos de seis copas. Además, admiten limpieza en lavavajillas.

Decantadores para copas

 Los amantes del vino saben que, con un decantador, se puede separar el líquido del sólido. De esta forma, se degusta el vino en óptimas condiciones, sin ningún tipo de sedimento. Incluidos en la propia copa, sabrá aún mejor el preciado líquido. Los hay realmente clásicos, con esmalte dorado.

Exfoliantes y jabones

 Con el vino también se pueden crear numerosos cosméticos para el cuerpo o la cara. Así, son comunes los exfoliantes de vino tinto, a los que se les añaden diferentes aceites, realmente hidratantes. Los jabones, por su parte, ayudan a prevenir el envejecimiento de la piel y también son estimulantes. 

Platos de botella reciclada

 Las botellas también pueden reciclarse y convertirse en originales platos en los que servir tapas o aperitivos. Suelen ser del todo manuales y presentan diseños muy originales, con uno o dos compartimentos. Además, constituyen una excelente idea de reciclaje, con poco impacto medioambiental. 

Calcetines temáticos

 En este aspecto, la iconografía es muy variada. Van desde copas y botellas de vino hasta mensajes como «¿podrías traerme vino?». También hay otros en los que se incorporan divertidas imágenes del antes y el después de la ingesta del vino. Existen igualmente diseños con uvas, viñedos o bodegas.

Joyas de molécula de vino

 La molécula del vino casa muy bien con la plata. Así, se crean diversas joyas, desde aretes hasta collares. Se trata de artículos hechos a mano y, en su diseño, se imita también la forma de la molécula: el resveratrol. Este se halla directamente en la piel de las uvas y actúa como antibiótico natural.

Enfriadores de vino

 Los puedes encontrar metálicos, de cerámica o hasta de plástico. También se venden fundas enfriadoras autoajustables con gel incorporado. Aunque los tallados a mano seguramente sean los más apreciados. Algunas de estas fundas son reutilizables para otras bebidas también frías. 

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.