En estos días de atrás ha salido la noticia de que se está estudiando en un borrador de Orden de Reestructuración y Reconversión de viñedo, que incluye la posibilidad de poner la variedad de uva blanca Airén en regadío. Primar la uva airén de regadío. Como es natural hay quien puede estar a favor y quien, en contra, según sus propios intereses. Mirando el interés general, creo que no es una buena idea. Supongo, y digo supongo porque no lo sé a ciencia cierta, que se debe a las bajas cosechas que estamos teniendo y al alza de la demanda de vino blanco en detrimento del tinto. Pero, si es así, es tener cortas miras y no saber de lo que va el mercado y la producción de vino en España.

Es cierto que llevamos tres campañas malas, vamos, dos malas, las de la cosecha 21 y 22 y una muy mala, la última del 23. Aún así, hay que poner primeramente sobre la mesa que vino no nos ha faltado y que seguimos teniendo, hoy en día, unas existencias más que suficientes. Pero hay que tener en cuenta que esto, hablando de la sequía, no puede durar siempre, o así lo esperamos, que tarde o temprano nos vendrá un año de lluvias, aunque sea normal y que, una vez que haya esto y que no haya otras condiciones, España tiene una capacidad productiva muy por encima de estas cosechas, recordemos que, antes de esto tuvimos una media de diez años, en los que cosechas entre 44 y 47 millones de hectólitros eran normales y que llegamos a tener 53 millones, y recalcar que el potencial productivo que tenemos nos puede llevar a tener cosechas aún superiores a estas cantidades.

Puede ser, y lo pongo entre comillas “que estemos teniendo suerte de no tener cosechas mayores”  y digo esto porque, tal y como están los mercados mundiales, estas cosechas cortas nos están valiendo para no tener nuestras bodegas inundadas de vinos sin vender, con la siguiente problemática, y que, hay que aprovechar esta circunstancias para vaciarlas al máximo posible y prepararnos para mayores problemas cuando vengan cosechas mayores y sea mucho más difícil aún comercializar nuestras cosechas.

Por tanto, el primar que se produzca más vino creo que es un error, un error que lo podremos ver, estoy seguro si la cosa no cambia, el primer año que tengamos una cosecha normal de la de antes de 44 a 48 millones de hectólitros, entonces se verá que primar producciones no es la solución, antes bien es el problema.

Llevamos años, en los que se persigue todo lo contrario, acotar producciones, que no se exceda de unos kilos por hectárea, y que, si se pasa, ese producto sea dedicado a otras cosas, que pueden ser igual de necesarias, como el mosto, un producto que puede y lo ha hecho varias veces, salvar la situación del vino. O la destilación, igualmente otrora salvadores de cosechas y problemáticas muy grandes. Entonces, si se fomenta la producción para estos otros productos diferentes al vino, me parece muy bien, pero cada cosa con un precio diferente, y que cada uno elija lo que quiere producir y a cómo lo quiere cobrar, a más producción menor precio, y viceversa y sobre todo equilibrar cosechas.

Y escribo todo esto porque la verdad es que estoy temeroso de que nos venga una cosecha de estas a las que me refiero, tal y como está la situación a nivel mundial, con un descenso más que preocupante del consumo, con unas ventas continuamente a la baja y un incremento de precios constantemente al alza, tanto del vino como, sobre todo, de lo que va a su alrededor, una cosecha mayor, más a nivel de Europa y países productores, puede y nos va a llevar, seguro, a una problemática muy grande de comercialización.

Por tanto, y para terminar, vuelvo al principio del artículo, al título, y es que, a pesar de las circunstancias en las que estamos actualmente, a pesar de que es cierto que el vino blanco se demanda mucho, primar producciones, sigue, con el tiempo, sin ser la solución, ya que, a la larga, será el problema.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Comparte en tus redes sociales:

Únete a la conversación

1 comentario

  1. Estimado Director, quiero manifestarte mi opinión PERSONAL, SOBRE LA LIMITACION O REDUCCION DE PRODUCCIONES, conociendo que hay una mayoria de AGRICULTORES que defienden tu opinión, por entender que LA VIÑA es patrimonio personal de ellos.
    NUNCA HE ESTADO DE ACUERDO CON PONER PUERTAS AL CAMPO, para resumir te diré que la viña que no se plante en ESPAÑA, el riego que se nos prohiba para no ptoducir mas y mejor se establecerá en otra parte del mundo, sin limitaciones burocraticas como se hace en EUROPA, es necesario propducir mas y SER COMPENTITIVO para poder HACER otras actividades que necesitan materia prima, SER competitivo, producir barato para fabricar otros productos;
    MOSTOS, ZUMOS, VINAGRES, ALCOHOLES ………….
    Recuerdo la prohibición del RIEGO en ESPAÑA y cuando se autorizó EL RIEGO, conseguimos,
    reducir las HECTAREAS DEL CULTIVO, MULTIPLICAR LAS PRODUCCIONES, SER COMPETITIVO Y GRACIAS A ELLO Y NUESTRA CALIDAD Y NUESTROS PRECIOS PONERNOS COMO PRIMEROS EXPORTADORES DEL MUNDO. SI ESTO NO SE HUBIERA HECHO EL VIÑEDO POSIIBLEMENTE HABRIA DESAPARECIDO.
    Como ejemplo pongamos que la viña de poca produccion o se transforma o haya que arrancarla, por no ser rentable.
    ANULEMOS O QUITEMOS BUROCRACIA Y NO PONGAMOS PUERTAS AL CAMPO
    LO ESTAN PIDIENDO LOS AGRICULTORES FRANCESES.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *