He querido poner el título de este articulo una palabra, “claras” y un antónimo “turbias”, para intentar así reflejar la situación real de nuestro sector, y es que ya saben ustedes que me gusta decir las cosas claras, al menos como yo veo la situación y perspectivas o futuro que pueden tener tal y como estamos en la situación actual. Y es que las cosas se pueden ver más o menos claras, aunque lo que veamos esté bastante turbio, en general y para todo el sector, desde el agricultor hasta el industrial embotellador, pasando por el elaborador, es decir, a todos los que nos dedicamos de una manera u otra a esto, nos afecta en mayor o menor cantidad, pero nos afecta.

Y es que la situación climatológica a la que estamos sometidos está siendo y va a ser decisiva en el futuro de nuestro negocio. Este tiempo loco y seco, con temperaturas cercanas a cuarenta grados en marzo y abril, y frío y alguna helada en la segunda mitad de mayo, es de todo menos normal y va a repercutirnos en el futuro a no ser que cambien mucho las cosas.

Partimos de una brotación que se puede considerar de mala, con desigualdad, yemas que no brotan, lo que brota, en función del terreno, sin fuerza ninguna, sarmientos pequeños, delgados y que son incapaces de tirar. Incluso en regadíos, la brotación desigual, peor, por lo general, en tintos que en blancos y con bastantes fallos, aunque a base de riego y “alimento” lo que tiene lo va subiendo bien, en el regadío claro.

Esto nos hace suponer, a no ser que cambien mucho las cosas, y tendrían que cambiar mucho, mucho, para que no fuera así, que tras dos cosechas cortas nos vamos a enfrentar a otra aún más corta. No seré yo quien empiece a estas alturas a dar datos posibles de mermas, ya hay quien habla de un 30 o un 40%, me parece, en estos momentos, muy arriesgado, casi lo definiría como temeridad, ya que, de aquí a la vendimia pueden pasar muchas cosas y la cantidad puede variar enormemente. Si es cierto, y esto hay que decirlo, es que, si las condiciones actuales no cambian, es decir, si no llueve en cantidad suficiente, y nos viene un veranos caluroso, en función de que sea más o menos caluroso y nos enfrentamos a la vendimia sin haber llovido y tras un veranos de calor, la merma, no cabe duda, va a ser importante. Se puede, como digo, reducir o ampliar, en función de cómo venga la climatología, y si es más o menos favorable. Pero no hay que dar datos porque si ahora lloviera más o menos bien, y en agosto o primeros de septiembre volviera a llover con un verano suave, cambiaría mucho la cosa, si por el contrario no llueve nada y aprieta el calor, sería un desastre, por eso hay que avisar, y esperar.

Como yo siempre miro por todo el sector, veo también el del industrial, embotellador, con una ventas hechas un desastre, unos costes elevados, ve que todo esto también le puede influir negativamente. Y con toda la razón también. De hecho, creo que en otras circunstancias el vino habría subido ya bastante más, lo que pasa es que como no hay salida el mercado sigue fuerte pero parado.

Y hablando de precios, lo normal es que el precio del vino suba, en otros momentos, como les digo, el vino ya habría subido, recuerden hace un par de años cuando heló en Francia la subida que tuvimos, sin casi saber por qué. Por otra parte, se espera, sería normal, que si la cosecha se merma el precio de la uva suba, sería lógico, y ya tenemos a los agricultores reclamando que haya mayor precio. A los elaboradores diciendo que no están dispuestos a comprar toda la uva y menos a precios altos, viendo que puede haber mucha uva cara, sin rendimiento y con mala calidad. Y al industrial diciendo que, si sube aún más el vino, las ventas y exportaciones bajaran más aún.

Y ¿saben que les digo? que veo que los tres sectores tienen razón, el agricultor si tiene menos uva es normal que las cobre más cara, elaborador tiene la incógnita de qué comprará y si podrá luego vender el vino a mayor precio del coste y el exportador y embotellador ve que pueden bajar sus ventas aún más. Todos tienen sus razones.

Por eso les digo que las cosas, aunque se ven con claridad, lo que se ve viene bastante turbio.

Les informaremos, como siempre desde El Correo del Vino.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *