30 GRABADOS IRREPETIBLES QUE RELATAN SU HISTORIA 

Primer Premio
  • Del 3 de septiembre al 3 de octubre de 2021, la Escuela Superior de Diseño de la Rioja (ESDIR) expondrá, en su Sala de Exposiciones Grande (Avenida de la Paz 9, Logroño) 30 obras seleccionadas de entre todas las recibidas en el XIII Premio Internacional de Grabado y Vino Pedro Vivanco. Una muestra muy especial no solo por las diversas temáticas en torno al vino, estampadas de forma magistral, sino por las circunstancias tan excepcionales en las que los artistas gestaron sus obras. 
  • Los principales galardones se han concedido a dos artistas que habían participado anteriormente en este certamen de referencia internacional. El Primer Premio de la decimotercera edición del Premio Internacional de Grabado y Vino Pedro Vivanco, dotado con 3.000 euros, se ha otorgado a la madrileña María Bravo Portela (Investigadora Médica de profesión hasta 2016, y artista de vocación), autora de A Destiempo, estampada sobre papel japonés. El Segundo Premio, dotado con 1.500 euros, ha correspondido a la litografía The order of entropy, 13 de la artista multidisciplinar polaca Anna Trojanowska. Las tres Menciones de Honor han destacado los trabajos de la artista de Lérida Nuria Batalla Tasies, con su obra Superficie del tiempo; del bilbaíno Juan Carlos Escudero, que ha participado con el aguafuerte Corazón Racimo; y de la joven valenciana Desirée Moreno García, con Metamorfosis de la vid.
  • El jurado experto, especializado en el arte del grabado, necesitó 14 votaciones hasta determinar los premiados y seleccionados, dada la gran calidad de los 85 grabados, de 63 artistas. Un recorrido visual y sensorial del vino a través del grabado, el único a nivel mundial que aúna ambas pasiones. Artistas de Madrid, Andalucía, País Vasco, Cataluña, Galicia o de países como Argentina, Polonia, Brasil e Italia, compartieron su visión y sus emociones en torno al vino.
  • La muestra, que podrá visitarse gratuitamente, de martes a sábado, en horario de 17.30 a 20.30; y, los domingos y festivos, de 12.00 a 14.00 horas, se incluye dentro de la programación del Festival Internacional de Arquitectura y Diseño de Logroño CONCÉNTRICO, que se desarrollará del 2 al 5 de septiembre.

Briones (La Rioja), septiembre de 2021. Es una técnica sumamente compleja que conserva, con el pasar de los años, el mismo halo de misterio: hay que esperar hasta el último minuto del proceso para descubrir el resultado. El vino, fuente de recuerdos, de emociones, de compañía, de historia, de mitos, de sabores, de formas y colores, es intrínsecamente versátil e inabarcable. Tanto que muchos artistas que han participado a lo largo de estas 13 ediciones del Premio Internacional de Grabado y Vino reconocen su fascinación por un tema inagotable.

Del 3 de septiembre al 3 de octubre, fruto de la unión entre la Fundación Vivanco y la Escuela Superior de Diseño de La Rioja (ESDIR) para auspiciar el arte y apoyar la relación entre el vino y la técnica del grabado, la Sala de Exposiciones Grande de la ESDIR acogerá la muestra del XIII Premio Internacional de Grabado y Vino Pedro Vivanco. Una oportunidad para descubrir la expresividad grabada del vino a través de la creatividad de artistas consagrados y de grabadores nobeles. Estampas de extraordinaria calidad que nacen de grabadores apasionados de esta técnica, con independencia de su edad: desde el más joven (20 años), hasta el más longevo (75 años), todos ellos tienen mucho que transmitir a través de una técnica que siempre les sorprende. La exposición se incluye dentro de la programación del Festival Internacional de Arquitectura y Diseño de Logroño CONCÉNTRICO, que se desarrolla del 2 al 5 de septiembre.

Miles de círculos, dibujados punto por punto, y flores amarillas para escapar del confinamiento

Cada obra encierra un porqué, un momento, una sensación, una inspiración. El vino no es solo una bebida con 8.000 años de historia. Es, tal y como expresan gráficamente los autores que han participado (y que pusieron al jurado en la difícil tesitura de tener que elegir entre obras de gran calidad) sinónimo de arte, del tiempo fugaz, de la densidad de un confinamiento inesperado. Pero el vino también es ese tiempo cíclico que cada año se vive en la viña, en la tierra, en los sarmientos desnudos que vuelven a florecer. Tiempo que cuidan los vendimiadores. Tiempo silencioso que esperan los enólogos. Todos, artistas del arte y del vino, han aprendido a tener paciencia. 

Ha sido una convocatoria especialmente deseada y emocionante tras el aplazamiento del certamen por la pandemia en 2020. Una ediciónfructífera que ha dejado muchos mensajes a través de las obras. María José Miguel Villar, una apasionada de la ciencia y el grabado, viaja a través de su ombligo {    } pedicelo a la esencia primigenia, al momento exacto en el que la uva pierde su nombre y se transforma. Rafael Gómez Miguel refleja, en su obra Amanecer, las texturas de la cepa, su tronco leñoso y arqueado en lucha por la vida. Un juego de luces y sombras de la vid con la primera luz del alba, que esconde una ardua investigación de la morfología de la planta y la pasión por el grabado de este profesor, y artista, que se dedica a la estampa en cuerpo y alma.

Desirée Moreno García tuvo la tenacidad de entrelazar pacientemente, punto tras punto, un mar rojo, un paisaje de infinitas interpretaciones, colores, texturas, sabores y aromas que se transformaron en una llamativa nebulosa llamada Metamorfosis de la vid. No fueron puntos, sino miles de círculos, los que Juan Escudero trazó, día a día durante el confinamiento, hasta que su Corazón Racimo fue una realidad. Un dibujo paciente y cuidadoso, valores que asocia a la vinicultura.

El encanto de los veranos de la niñez en San Vicente de la Sonsierra, el color de la tierra, los tonos de las vides en otoño, el olor a vino de las bodegas y los paseos entre viñas fueron la inspiración para Cultura Ascentral, la obra con la que Iñaki Olabarri, una oda a la naturaleza de la parra (fortaleza que durante muchos años será el sustento de sarmientos, hojas y racimos) y al trabajo encomiable del hombre en la viña. Una estampa que guarda emociones, como el “puro redoble de tambor” que siente cuando separa el papel de seda para ver el grabado final. María Meijide Fraga, que lleva en su ADN la belleza de la Ribera Sacra, plasmó su arte en Drama en la bodega, un desorden encantador característico de los días posteriores a la vendimia. El caos ordenado que incluye las labores de pesado de la uva, el despalillado o el encubado, delicados y difíciles de mantener bajo control, tienen su punto de azar. 

También fue casualidad el motivo central de la estampa de la artista multifacética Verónica Domingo Alonso, que antes de la adolescencia, ya se había iniciado en el difícil arte del grabado. Looking for the best essence, estampa seleccionada en el XIII Premio Internacional de Grabado y Vino Pedro Vivanco, ahonda en la cara oculta del vino, la parte menos poética que, sin embargo, resume todo el trabajo que hay detrás del análisis. Verónica recuerda el momento de la inspiración: una noche, en una cena, el vino se derramó sobre el mantel. Aquellos tres círculos han quedado reflejados en su obra. 

Lin Calle Corral también se preguntaba ¿hasta cuándo? Cuando se decretó el confinamiento nacional, en marzo de 2020, La Espera fue la primera obra que realizó. En ella mostró los primeros colores de la primavera, con sus flores amarillas y un intenso cielo azul. Un alivio, una declaración de intenciones a la espera del reencuentro, de una celebración cuando todo pasara. El título de esta estampa sobre papel japonés Mingeishi también refleja la realidad de los artistas: la soledad de su trabajo y los momentos de espera propios del proceso creativo, como ocurre en el vino. Son momentos que bien conoce Wenceslao Robles Escudero, un artista que reconoce que, en su taller, no hay dos días iguales. Su Apunte de Poda I retrata una cepa recién podada, un instante preciso y relevante en el cuidado de la viña, que supone un homenaje a los trabajadores que hacen posible la mejor materia prima. Un reconocimiento que comparte Josep Pérez González, al que le inspiran los cambios del paisaje, la variedad de formas y colores, las transformaciones efímeras, aparentes y sorprendentes del entorno del Penedés. Elogio de la tierra y la luz I reflexiona sobre la fuerza y las habilidades de los trabajadores del campo, algo que, para este artista, hermana el oficio de viticultor con el de artista. 

El nombre de Retsina, el grabado del artista Javier Abad que, hace más de veinte años, se enamoró de la intensidad del negro de una aguatinta, tiene un sabor particular: el vino blanco o rosado griego que, una vez dentro de las ánforas, se sellaba con resina del pino de Alepo. Un vino que Alicia Gallego movería con mucho arte si tenemos en cuenta su grabado, Las Danzas del Vino I: una estampa que destaca por su energía, vitalidad y fuerza positiva, una fuga que se aleja del estilo acelerado del presente. Su obra es un canto al movimiento seductor del vino, al baile sinuoso que percibimos al servirlo, el vaivén antes de catarlo, a las formas que nos enamoran al beberlo… un vino que nos envuelve con sus formas. 

Son tan solo algunos ejemplos que el vino grabado del XIII Premio Internacional de Grabado y Vino Pedro Vivanco nos invita a disfrutar durante este mes de septiembre, que ya huele a vendimia. 

Tiempo detenido en clave femenina

Dos mujeres firman las obras que han recibido el Primer y Segundo Premio, dotados con 3.000 y con 1.500 euros respectivamente. La madrileña María Bravo Portela ha sido la ganadora de este certamen con A Destiempo, una delicada estampa sobre papel japonés en la que se combinan las técnicas del aguafuerte y la xilografía. En ella nos habla del paso del tiempo y sus huellas, muy presente en los paisajes del vino con el ciclo de las estaciones que va tiñendo de color las viñas, y de cómo las personas percibimos este cambio a veces descompasado, y extraño, en el paisaje y en el devenir de la vida misma. La obra se enmarca en su última serie de trabajos, donde explora sobre la línea y el color con una técnica calcográfica tradicional. 

La litografía The order of entropy, 13 de la artista multidisciplinar polaca Anna Trojanowska ha recibido el Segundo Premio. La obra pertenece a una serie realizada durante la pandemia, en la que se aprecia una búsqueda de refugio en un universo de formas fluidas, casi líquidas, sensuales abstracciones geométricas que evocan el eterno retorno, el paso del tiempo y la serenidad imprescindible para la creación, aspectos también trascendentales en la elaboración del vino. Una segunda obra de esta serie, The order of entropy, 15, ha sido seleccionada en el presente certamen para formar parte de la exposición.

En cuanto a las tres Menciones de Honor, la primera ha recaído en la artista catalana Nuria Batalla Tasies con su obra Superficie del tiempo. Se trata de una fotoaguatinta con chine collé en la que establece un juego de desvelar, de dejar al desnudo, con dos estampas superpuestas de un viñedo. La segunda Mención de Honor, Corazón racimo, la firma el artista vasco Juan Carlos Escudero, una sinfonía de colores y texturas, una llamativa declaración de amor al fruto de la vid. Por último, Desirée Moreno García, con Metamorfosis de la vid, nos acerca al proceso misterioso y casi mágico que transforma el jugo de la vid en vino, gracias a la fermentación, hecho que ha inspirado su litografía premiada.

¿QUÉ ES VIVANCO?

Vivanco es su origen familiar. En 2004, la FAMILIA VIVANCO decidió hacer realidad en Briones, La Rioja, el sueño de toda una vida de entusiasmo y dedicación: compartir con el mundo su pasión por la Cultura del Vino. Con un origen humilde desde el viñedo, el vino ha sido el eje vital de la familia durante cuatro generaciones y 100 años de trabajo y compromiso. Con un espíritu pionero y una ilusión sin límites, era el momento de compartir esta vocación devolviéndole al vino todo lo que el vino les había dado.

Vivanco es mucho más que vino. Una BODEGA donde se entiende el vino desde una visión exigente, dinámica y actual. Un proyecto enológico contemporáneo con unos vinos diferentes y singulares, procedentes de los viñedos de la familia. La expresión auténtica de una tierra repleta de curiosidades.

Vivanco es mucho más que Cultura. Una FUNDACIÓN donde el pasado y el presente se hacen uno. Un apasionante viaje a través del conocimiento y la historia, con un Museo único donde se descubre la esencia del vino desde la experiencia, sensibilidad e innovación.

Vivanco es mucho más que Experiencias. Vivanco quiere transportar al amante del vino a un nuevo universo de sensaciones donde el mismo vino toma todo el protagonismo. Una nueva forma de ENOTURISMO con más de 9.000 m² de emociones y actividades alrededor de la cultura, el arte, la gastronomía, el sabor y la diversión. El punto de encuentro entre conocimiento y disfrute del vino.

Hoy Vivanco entiende el vino como una forma de vida desde una perspectiva innovadora y llena de energía ofreciendo una experiencia única y exclusiva en torno a la Cultura del Vino. Bodega, Fundación y Experiencias son el fiel reflejo del compromiso de la Familia Vivanco para “devolverle al vino lo que el vino les ha dado”.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *