La presentación tuvo lugar en el restaurante Kofradia Itsas- Etxea de Donostia – San Sebastián, donde de la mano de la enóloga Ana Martin los asistentes pudieron catar los txakolis de la bodega. 

San Sebastián, 9 de enero de 2022.- 

En un evento exclusivo y con un marco incomparable, el puerto de Donostia – San Sebastián, Hiruzta Bodega presentó la nueva añada 2022.

El lugar elegido fue la casa de los pescadores vascos donde con el mar de fondo, la protagonista absoluta de la jornada fue la variedad autóctona: Hondarrabi Zuri y Hondarrabi Beltza. Dos variedades locales cada vez más valoradas y que son la apuesta firme de Hiruzta, una pequeña bodega ubicada en Hondarribia, cuna de esta variedad. 

La modernidad, el equilibrio, las notas afrutadas, la brisa del cantábrico y el verdor del paisaje que acoge la variedad autóctona, se vieron reflejadas en los txakolis que presentó HIRUZTA. 

Distribuidores de toda España, junto con sumilleres y hosteleros gipuzkoanos pudieron catar en primicia la nueva añada 2022, así como los dos espumosos que elabora Hiruzta Bodega y sus dos nuevos lanzamientos: Hiruzta Parcela Nº3, un txakoli blanco añada 2020 con crianza en barrica, e Hiruzta Parcela Nº 1.7 un txakoli tinto de la añada 2021.

Iker Zubia, en representación de la bodega fue el encargado de explicar las principales características de la cosecha 2022: “un invierno seco y una primavera con las lluvias habituales, provocaron el adelanto de la brotación y la floración. El verano fue uno de los más secos y cálidos de las últimas décadas, pero gracias a la lluvia caída durante la primavera y el mes de agosto, las plantas tuvieron las reservas suficientes para conseguir una buena maduración” y añadía “la vendimia comenzó en septiembre adelantándose unos 10 días sobre las fechas habituales en Hondarribia. La uva llegó a la bodega en un perfecto estado sanitario, con un buen grado y una acidez algo más baja de lo habitual, pudiendo elaborar así txakolis con buen cuerpo y muy equilibrados”. 

Tras la presentación de la añada, Ana Martín -enóloga de la bodega-, dirigió una cata en la que los asistentes pudieron hacer un recorrido por la evolución enológica de HIRUZTA BODEGA desde la inauguración en 2011.

Llegó el momento de catar los dos txakolis más tradicionales de la bodega HIRUZTA 2022 e HIRUZTA ROSÉ 2022, ambos con un punto de carbónica y con la tipicidad de una variedad única.

Con HIRUZTA 2022, la bodega busca ofrecer un vino fresco y afrutado. Con aromas típicos de la variedad: frutas blancas, pomelo y un toque cítrico. Aromas que se ven potenciados por el sutil desprendimiento del gas carbónico natural. Su paso en boca es muy agradable, con notas cítricas y con un final largo y aromático. Un txakoli muy elegante y equilibrado apreciado en todos los rincones del mundo. 

Ana Martin, señalaba que con HIRUZTA ROSÉ 2022, “la bodega ha querido elaborar un txakoli rosado en el que destaque el carácter de la uva tinta, que se note la variedad Hondarrabi Beltza”. Un txakoli de color muy intenso en el que destacan las notas de frutos negros, destacando la mora. 

Los asistentes pudieron disfrutar de los dos espumoso que elabora esta bodega, HIRUZTA BRUT NATURE e HIRUZTA ROSÉ BRUT NATURE, ambos ediciones limitadas y numeradas. Elaborados por el método tradicional botella a botella en la propia bodega. Dos espumosos con aromas intensos que muestran el potencial de la uva autóctona que no dejaron indiferente a ningún asistente.

Para terminar, llegó la cata en primicia las dos últimas novedades de la bodega. Dos txakolis muy especiales que están a punto de salir al mercado. 

HIRUZTA PARCELA Nº3 BARREL AGED, un txakoli blanco del 2020 elaborado en su totalidad con la uva autóctona Hondarrabi Zuri y con un paso de 12 meses por barrica. Una edición limitada de 900 botellas, todas ellas numeradas. Tras su paso por barrica ha permanecido un mínimo de 12 meses en la botella. Como resultado de este proceso de crianza, el vino muestra gran complejidad aromática, apreciándose muchas notas de fruta blanca como la manzana, de cítricos como pomelo combinadas con notas especiadas, balsámicas y ligeramente ahumadas. Destaca su equilibrio, untuosidad y longitud en boca. 

HIRUZTA PARCELA Nº 1.7, un txakoli tinto del 2021. Elaborado 100% con la uva autóctona Hondarrabi Beltza procedente de una parcela propia de 1,7 hectáreas, este txakoli tinto ha permanecido con sus lías en barrica durante 11 meses. Para preservar las características y los aromas de esta escasa variedad, se han utilizado barricas de roble francés de 500 litros. El resultado es una pequeña producción de 1.300 botellas de un vino lleno de matices varietales propios de la Hondarrabi Beltza.

Con esta presentación, HIRUZTA BODEGA vuelve a demostrar su apuesta por las variedades autóctonas a través de la elaboración de vinos de calidad, a la vez que asume el compromiso de fomentar la cultura del vino ampliando su gama de txakolis.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *