Investigación del Instituto de la Vid y el Vino de Castilla-La Mancha

En el actual contexto de cambio climático, avanzar en la comprensión de cómo las diferentes variedades de vid responden a la sequía resulta muy pertinente. Este estudio, recientemente publicado, proporciona información detallada sobre el uso del agua de 24 variedades de vid a medida que la sequía se intensifica, 17 de ellas se analizan por primera vez.

Entender la estrategia que cada variedad de vid adopta para hacer frente a la sequía es fundamental para mejorar la gestión del riego y para ubicarla adecuadamente en el contexto, considerando la disponibilidad hídrica y las condiciones del clima y el suelo del lugar de cultivo.

Toledo, 29 de febrero de 2024.- Investigadores del Instituto de la Vid y el Vino de Castilla-La Mancha (IVICAM), dependiente de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, han evaluado el comportamiento en el uso del agua de 24 variedades de vid bajo condiciones de sequía, 17 de ellas analizadas por primera vez.

Este trabajo de investigación, recientemente publicado, surge en el actual contexto de cambio climático, en el que es de vital importancia conocer el comportamiento de las diferentes variedades de vid frente a la sequía.

Con el fin de caracterizar con precisión el comportamiento fisiológico de la vid en cuanto al uso del agua, investigadores del IVICAM han desarrollado un nuevo método denominado ‘superficie de conductancia’, el cual considera simultáneamente los efectos de la sequía del suelo y la sequedad hoja-aire sobre la transpiración de la planta.

Además, estos investigadores han adaptado a condiciones más representativas del comportamiento en campo dos métodos anteriormente utilizados en investigación, con los que se han acotado los rangos de potencial hídrico en los que opera habitualmente cada variedad.

La combinación de los tres métodos ha permitido diferenciar tres grupos de variedades de vid. Dos de ellos incluyen variedades que poseen la capacidad de controlar la pérdida de agua, incluso bajo elevados niveles de sequía, lo que podría conferirles una menor dependencia del riego.

Por tanto, entender la estrategia que cada variedad adopta para responder a la sequía es fundamental para mejorar la gestión del riego y para ubicarla adecuadamente en el contexto, considerando la disponibilidad hídrica y las condiciones del clima y el suelo del lugar de cultivo.

Este trabajo forma parte de la investigación llevada a cabo para el desarrollo de la tesis doctoral de Sergio Serrano Parra, sobre la ‘Evaluación del comportamiento de diferentes variedades de vid cultivadas bajo condiciones de sequía’, en la que colaboran la Universidad de Castilla-La Mancha y el IRIAF.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *