Según Wine Intelligence los consumidores estadounidenses parecen estar reemplazando vacaciones y grandes eventos por pequeños caprichos como una mejor botella de vino.


El mercado de vinos más grande del mundo no se ha desanimado por el coronavirus o el confinamiento, según Wine Intelligence, pero ¿cómo le irá al vino en la próxima crisis económica?

A pesar de que las buenas noticias sobre el mercado del vino en EEUU han escaseado, sobretodo por el sector hostelero, las ventas minoristas aumentaron en marzo a niveles sin precedentes a medida que los consumidores llenaban sus refrigeradores y despensas ante las restricciones en la vida social.

La pregunta que se hacía Wine Intelligence era si esas botellas que se compraron en marzo iban a ser consumidas en su totalidad y si en abril los consumidores volverían a comprar más. La respuesta, según los datos recabados para elaborar su Informe sobre el Impacto del Covid-19 es que “el stock en la despensa se ha consumido y que los compradores están volviendo por más”. El mercado estaría liderado “por los consumidores de vino habituales, que compran más de lo que les gusta, y los jóvenes, que están reemplazando el consumo por copa en su bar favorito con algunos nuevos descubrimientos de venta online o en tienda”.

El nuevo informe de Wine Intelligence sobre el impacto de Covid-19 en USA encuestó durante marzo y abril a una muestra representativa a nivel nacional de 2.000 consumidores que beben vino todos los meses para comprender cómo su comportamiento de consumo de vino estaba cambiando como resultado de las restricciones debidas al coronavirus.

Según la investigación, el creciente volumen de vino comprado se ha visto atenuado por una ligera disminución en el precio medio pagado por botella en general. Sin embargo, “dentro de este promedio ha habido variaciones significativas por tipo de consumidor. Los consumidores de vino más habituales y comprometidos, que gastan normalmente entre 15 y 20 dólares por botella, tienden a gastar un poco más de lo habitual, mientras que los bebedores de vino menos frecuentes tienden a gastar un poco menos”.

Ha habido un crecimiento significativo en las compras online en todos los grupos de edad y los usuarios más usaron los canales online “fueron consumidores más jóvenes, urbanos y ricos. Este mismo grupo demográfico, que en tiempos normales tiene más probabilidades de beber vino en entornos sociales como bares y restaurantes, también tiende a gastar más en sus compras para llevar a casa”.

Según Wine Intelligence, en general, los bebedores de vino de EE. UU. “expresaron cautela sobre ir a bares y restaurantes inmediatamente después de que finalizaran las restricciones: alrededor del 40% dijo que sería menos probable que visitaran un restaurante, mientras que el 27% dijo que sería más probable. El consumidor de vino estadounidense también es bastante cauteloso con respecto a las finanzas de su hogar y la idea de subir a un avión. Afortunadamente para la categoría de vinos, sus intenciones parecen estar reemplazando grandes obsequios como vacaciones y grandes eventos con pequeños caprichos como una mejor botella de vino”.

Comparte en tus redes sociales:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *