Destacada

Ya vienen las uvas y las cosas se pueden complicar

         La brotación ya es un hecho en España entera, tras el lloro de la viña los primeros brotes van apareciendo, en los sitios más cálidos ya se ven perfectamente las uvas y los tallos crecen a marchas forzadas, en los más atrasados las yemas comienzan a abrirse. Las lluvias de estos días de atrás le han venido muy bien a los viñedos, justo antes de la brotación, con una viña descansada en los tres últimos años con cosechas cortas, la brotación está siendo con mucha fuerza, sana y con una muestra de uvas que viene bien donde se ve, y en todas las variedades de la uva. Ahora a esperar que no sufra los accidentes climatológicos a la que está expuesta de aquí a que esa incipiente uva, llegue al lagar. Heladas, pedriscos, enfermedades, golpes de calor, etc. Todo es posible tanto que se dé, como que no se dé.

         Es de esperar que, a poco ya que acompañe la primavera con algunas lluvias más, y si no hay calamidades de importancia, la cosecha de este año esté por encima de la pasada, incluso me atrevo a decir, por encima de las tres últimas campañas y vayamos, o volvamos a cosechas de las que, hasta este periodo de sequía, eran las normales, que pueden oscilar entre 44 y 47 millones de hl. No hay que tomar esto que les digo como datos avanzados, no soy tan atrevido, solamente hablo de posibilidades, en caso de que las cosas vuelvan a la normalidad. Igual puede pasar en nuestros países vecinos productores, Italia, Francia, Alemania y Portugal principalmente, donde las cosechas, lo lógico y si no hay calamidades es que sean superiores a las de estos años pasados.

            Si esto se da, el año que viene puede ser muy conflictivo en la comercialización, ya lo vengo comentando y avisando para intentar tomar medidas. Si las cosechas europeas, sobre todo, vuelven a la normalidad, con el descenso de consumo que hay a nivel mundial, las cosas se pueden complicar y no poco. Miren, con la cosecha tan corta que tenemos, y a pesar de tener unos precios de vino en blancos que marcan récord histórico en muchas ocasiones, vemos como, sale la vendimia en verde y se apuntan multitud de personas, se reclama destilaciones de crisis y que se tomen medidas para quitar excedentes y apoyar la comercialización. Si a esta cosecha pequeña le echamos encima 10 o 15 millones de hl. más, es fácil predecir lo que puede suceder. La esperanza es que, si los precios bajan algo, las exportaciones puedan aumentar y compensar en algo esta posible subida de producción.

            Estos años la naturaleza es la que ha regulado y salvado los mercados en cuanto a precios y excedentes se refiere, pero no siempre va a ser así, y hay que estar preparados para cuando las cosas vuelvan a la normalidad, que tarde o temprano, no lo duden, volverán.

 Los sindicatos ya se preocupan por los posibles precios de las uvas, incluso se reclama por parte de alguno que no se le de ayuda alguna a las bodegas que no paguen los precios de la uva que se estipulen, sin preocuparse, como siempre, de cómo se va a defender también luego el vino procedente de esa uva…

            El precio de la uva es un problema, siempre es un problema, pero el otro problema no es menor, y es la comercialización de esos vinos. Este año el agricultor que ha metido la uva en cooperativas (Recuerdo que más del 80%) el resultado le debe de ser muy positivo por los precios del vino. Cosa que no se puede decir de todos los elaboradores.

            En fin, tampoco hay que avanzar mucho, vamos a esperar, en un mes, más o menos, salvaremos, si nos salvamos, el peligro de heladas. En otro más veremos las lluvias que tenemos y si provocan enfermedades por la humedad, y en cuatro meses, tras pasar el verano y ver como viene, estaremos cortando uvas. Cuatro meses decisivos para la marcha de esta campaña y de la que viene. Lo iremos comentando.

            Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

CAMBIO EN EL VINO, EN TODOS LOS ASPECTOS. MERCADO Y CONSUMO.

Tomo este titular para comentar la situación del mercado del vino en el ámbito mundial. Esta semana el OEMV ha sacado un informe resumen de memorias de actividades. E informe económico del año 2023 que recomiendo bajarse desde su página, y con el subtitulo que me ha llamado la atención, que reza: “Poco vino, pocas ventas, en un mercado cada vez más polarizado”  y que define perfectamente nuestra situación. En este titular hay algo que puede cambiar rápidamente y que hay que resaltar y es el principio de la frase “poco vino”. Esto puede cambiar en cualquier nueva campaña. El resto, añadiéndolo alguna cosa, es no diría que invariable, pero si muy difícil de rectificar.

Aunque sean cosas reiterativas, son el problema al que hay que ir buscando soluciones, en primer lugar, y no necesariamente lo más importante, es el cambio de gusto por el tipo de vino, claramente enfocado hacia los vinos blancos y rosados, y a los espumosos. Aún así, y este es uno de nuestros grandes defectos, hay quienes se siguen empeñando en que “mi vino es el mejor y es lo que hago y es lo que tienen que consumir”. Zonas donde siempre han sido famosos por sus blancos o rasados, y que cambiaron al tinto, se siguen empeñando en que el tinto es lo que el consumidor tiene que beber, así, les falta blanco, les sobra tinto, pero no son capaces de valorar la situación y, aún haciendo titos, volver a blanco o rosado. Me llama la atención algo que es todo lo contrario y es que esta semana publicamos la noticia de que Rioja va a promocionar en Madrid “sus vinos blancos” Rioja, siempre ensalzada por sus vinos tintos, va a promocionar sus vinos blancos (muchos magníficos por otra parte), significa esto que deje a un lado los tintos, No, por supuesto, pero se amolda a las tendencias y potencia también sus vinos blancos, sabiendo que la tendencia se enfoca a esos vinos. Debemos de hacer el vino que quiere el consumidor, no el vino que queremos nosotros, o al menos complementar nuestros vinos de siempre con los que se demandan hoy en el mundo entero.

Otro cambio es el del consumo, ya se lo he comentado en otras ocasiones, el consumo diario de vino está desapareciendo, en función de edades, para dar paso más al consumo ocasional. El consumidor que cada día pone en su mesa una botella de vino a la hora de comer o cenar, está bajando, una joven pareja que ponga cada día esa botella es raro de ver. Sin embargo, gana el consumidor de fin de semana o de reuniones de amigos o comidas en restaurantes no diarias. Será la crisis, el precio de algunos vinos, o la falta de costumbre, pero el consumidor habitual de vino está desapareciendo y hay que ir a por él, es fundamental porque es el que de verdad suma consumo. Esta semana también leo con envidia en la prensa francesa que el vino vuelve a ponerse de moda en el aspecto de superar la tendencia frente a la cerveza. Y eso que Francia tiene los más bajos índices de consumo de su historia, pero potencian sus vinos como pocos países lo hacen.

Una cosa trae la otra y el descenso de consumo y el cambio de consumo de vino, nos lleva a un cambio radical en el comercio del vino, y en las ventas, claramente a la baja, y les sigo recordando que hablo en el ámbito mundial, no español solamente. La baja de ventas en muchos casos es más que significativa, que lo es, alarmante. Hay que intentar recuperar mercados. China parece que vuelve al vino australiano tras llegar a un acuerdo, de hecho, en 2023 Japón supera en compra de nuestros vinos a China, que queda en segundo lugar en el mercado asiático. Cuando parecía que China sería la salvación de nuestros vinos… Los mercados rusos y países afines, cerrados completamente y Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña, son las que nos sacan las castañas del fuego, pero hay que tener en cuenta los problemas que tienen ellos también, que son los mismos que en España. Esta semana también se quejan los franceses, por ejemplo, de que Carrefour tiene vinos de Burdeos en venta a 1,66 euros la botella.

Termino, con el principio y es el que hay poco vino, efectivamente, tenemos poco vino, muy poco, por eso tenemos los precios donde los tenemos, sobre todo en blancos, pero esto no siempre va a ser así hemos tenido la “suerte” de tener tres cosechas seguidas cortas, dos cortas y una muy corta, acompañada de la misma situación en Francia e Italia, pero esto puede cambiar en cualquier momento. Este año parece que la sequía no será un problema y si tenemos en esta vendimia una cosecha nada más que normal en estos tres países, el problema del vino puede ser grande, muy grande, si España llega a 45 millones, cosa normal, y en iguales o parecidas cantidades en Francia e Italia, la comercialización de los vinos será nuestro gran, real y primer problema, no lo duden…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

ANALIZANDO EL ANALISIS.

¿Importaremos vino?

Empezando por decirles que el informe completo lo pueden ver o descargar a su ordenador desde la página de EL CORREO DEL VINO siguiente: https://elcorreodelvino.com/informe-economico-de-enero-2/ Y, a pesar de que ahí tienen todos los datos, quiero hacer un pequeño comentario sobre algunos detalles de este. 

Tenemos una producción de vino y mosto de 31.700.084 hectólitros, harto está ya dicho de lo corta de esta cosecha.

El consumo interno vuelve a crecer en sus estimaciones, aunque muy poco, demasiado poco para, aun aplaudiendo esta subida, sigue siendo preocupante, tengan en cuenta, y en el gráfico del informe se puede ver, que el máximo histórico está en 11,1 Mhl. Pero que desde octubre del 22 que tuvimos 9,6, hemos estado subiendo y bajando mínimamente y en enero de 24 estamos en 9,69, es decir, subida mínima en los últimos meses, por eso digo que siempre es bueno subir, pero hay que hacer algo más para que esta subida sea más significativa, y esto indica la dificultad y el descenso de consumo real que tenemos.

Otra parte es la de las exportaciones de vino, poco, muy poco, pero siguen bajando, y si volvemos a los máximos históricos la perdida es significativa, ya que de casi 25 millones de hl a los que llegamos en 2015, estamos este año en 20,3 millones de hl. una bajada muy significativa, y ver que hemos superado los 20 millones por los pelos, dato que nos sigue dando la bajada mundial de consumo y necesidades de vino, aparte de que siempre el incremento del precio del vino se ve reflejado en bajada de volumen de exportación.

Pasamos a existencias de vino, a 31 de enero 50,18 M hl. cantidad bastante inferior a la misma del año pasado, un 12,1 % menos y 6,9 M hl menos, cantidad de bajada lógica ante una cosecha tan corta. De estos 50,18, 27,2 corresponden a tintos y rosados y 18 millones a blancos. Dentro de estas existencias veo que en Castilla La Mancha hay 19,1 M hl de existencias. Vamos a ver estos dos últimos datos, ya que, según estos, en España a 31 de enero, pasada la mitad de la campaña, tenemos, y me quiero centrar en blancos, 18 millones de hl. de vino blanco en existencias, los 27,2 de tintos y rosados se puede decir que una parte es de vino de guarda, para crianzas y reservas, Rioja, por ejemplo, tiene unas existencias de 6,2 M hl., pero los blancos con guarda y crianza, aun habiendo, es poca la cantidad. Y que Castilla La Mancha tenga 19, 1 M hl de existencias, nos indica, o a mí al menos así me lo parece, que teniendo de existencias de blancos a 31 de enero 18 millones de hl. y en Castilla La Mancha 19,1 millones de hl. no debe de haber escasez de vino a lo largo del resto de la campaña.

Frente a esto, me dirán muchos de ustedes que l día de hoy cuesta mucho trabajo encontrar vino blanco en venta y que se piden precios desorbitados, precios de récord a la hora de vender los pocos vinos blancos que están en venta, y no tengo más remedio que darles la razón, ya que es así, no hay apenas vino blanco en venta y lo que hay no para de subir de precio. De acuerdo. Pero yo pongo los datos que nos ofrecen de manera oficial, y es que España, a 31 de enero de 2024 tiene 50,18 M hl de existencias y de ellas 18 millones son de vino blanco. Con estos datos cada uno que saque sus propias conclusiones…

Por estas dificultades por estos precios, me llegan noticias de que en estos días de atrás en la feria alemana ProWein, una de la más importante del mundo, se han establecido contactos e incluso algunos contratos se han cerrado, de vinos de Chile y Argentina, donde ahora están ya vendimiando, con precios muchos más competitivos. De momento no es para asustarse, aunque ahí están estos contactos. Mas miedo me da que estos países, con mejores cosechas y precios más competitivos, nos comiencen a quitar operaciones en los mercados internacionales, vamos a estar atentos, a si vienen vinos a España, por un lado y a si nos bajan exportaciones a algunos países, por otro.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

MORIR DE ÉXITO.

Es la primera vez que siento que el vino, estando subiendo, está en crisis

Parece una contradicción, pero, pensándolo despacio creo que no lo es. Nadie duda que el vino en estos momentos está, podríamos casi decir que eufórico, si hablamos de blancos, con unas constantes subidas, escasez de oferta y en cada operación pidiendo algo más de precio. El tinto y rosado ya es otra cosa, pero no cabe duda de que, a pesar de estar jugando en otra división, podríamos decir que, en segunda o tercera división, algo del precio tira el blanco de él, aunque la comercialización no sea la misma.

El título de este artículo, aunque parece uno, está dividido en dos partes, aunque se puede decir que se complementan, y por orden voy a ir comentándolo. Primero digo Morir de éxito. ¿por qué’ pues porque creo que con el precio que está tomando por encima ya de los 5 euros hectógrado el blanco fermentación controlada, las exportaciones por un lado y el consumo interno por otro, se va a resentir. De hecho, ya se conocen operaciones de Alemania, por ejemplo, que pueden estar comprando en Francia en lugar de en España debido a que entre el precio y el menor porte, empezamos a no ser competitivos, no digamos de Francia, a la que puede que le empiece a resultar más rentable bajar importaciones de España y consumir sus propios vinos, sin olvidar a Italia, que aunque en situación parecida a la de España, tiene también menos portes en muchos sitios y ya conocemos el modus operandi de Italia, no hay que explicarlo.

Por otro lado, tenemos la ya empezada vendimia en el hemisferio sur, con cosechas superiores a las pasadas en general y precios muchos más bajos, en poco tiempo podemos tener en España vinos y mostos, por ejemplo, argentinos, a precios más competitivos. En los mercados mundiales estoy seguro de que igualmente, nos quitaran bastantes operaciones. Es por eso por lo que podemos Morir de éxito, y es que los precios tan altos terminen revolviéndose contra nosotros.

No quiero decir con esto que los precios deban bajar, seria absurdo, al igual que cuando están bajos querer que suban solamente por comentarlo, el mercado es el mercado y es el que marca precios, quien pone o quita y es normal que con cosechas tan cortas y con escasez de vino, este suba en sus cotizaciones, nada se puede objetar a ello.

Y este último párrafo me da pie a este, y entrar en la segunda parte del título. Y es que a pesar de que el vino está subiendo, todo el sector sabe que las cosas, en general, no van bien, en el ámbito mundial, por eso la semana pasada decía que había que juntarse para tomar medidas. Hables con quien hables, sabe que el consumo mundial está bajando, al igual que las exportaciones y el consumo nacional, pero a haberse elevado algo, sigue siendo muy bajo y ya veremos como termina. Todos sabemos que a poco que la cosecha venidera sea un poco mayor de la que tenemos, y nos vayamos a una cosecha normal, los precios, siento decirlo, se van a desplomar, y lo harán, además de por el mercado y la ley de la oferta y la demanda, precisamente porque todos sabemos que los mercados no están consistentes, que estos precios, son reales pero el mercado no los puede aguantar en cuanto haya una oferta superior. No quiero ser ave de mal agüero, pero es que todavía no he hablado con nadie que no me comente esto, que si con una cosecha de 40 millones, otra de 41 y otra de 32, estamos así, cuando tengamos una cosecha normal de 45 millones y los demás países productores estén en las mismas condiciones, el precio del vino se va a hundir. No sabemos hasta donde, pero que va a bajar está claro. Es una pena, pero los mercados, tanto nacionales como internacionales no están preparados para soportar estos precios a lo largo del tiempo.

Es por esto por lo que reclamo unión de países para afrontar el problema, y cuando antes mejor para intentar sostener estos precios lo máximo posible.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

Vaciar camiones no es la solución. Hay que tomar decisiones

La coyuntura mundial del comercio del vino pasa por una de las mayores crisis de su historia. Vamos viendo vendimias, países, regiones, modos de vinos y la queja y el descenso es cosa común. Europa y los países productores de ella están, todos, quejándose. Actualmente comienza la vendimia en el hemisferio sur, y se repiten los mismos problemas que hemos tenido aquí, precios bajos de uvas, vinos que no se pueden comercializar y lleva a protestas generalizadas. Estos días de atrás vemos las grandes movilizaciones agrícolas que hay en toda Europa y que elevan sus protestas. Los más radicales, también lo hemos visto y sufrido en nuestras propias carnes, asaltan y vacían camiones de vino español, como si eso fuera la solución a la crisis del vino francés, por ejemplo.

Tenemos, por suerte o desgracia, yo creo que, por suerte, un punto en común que es la Unión Europea es verdad que con una maquinaria excesivamente pesada a veces. Tenemos también una Oficina Internacional del Vino que abarca los mayores países productores del vino en el mundo entero. Tenemos, en España la Federación Española del Vino (FEV) y la interprofesional del vino de España, que nos pueden representar perfectamente. Tenemos, pues, sistemas y organizaciones que pueden y deben elevar el problema para intentar tomar posiciones y decisiones comunes.

España, con unos precios al alza totalmente debido a la escasa cosecha que tenemos, lleva dos años consecutivos bajando en exportaciones, con problema de comercialización en los vinos tintos sobre todo y con la mirada temerosa en el futuro si tenemos una cosecha superior a las que venimos teniendo, en la que será imposible comercializar el vino elaborado. Francia no deja de descender su consumo per cápita, con bajadas importantes en los precios del vino, esta semana protestan por que no baje la barrica de Burdeos de los 1000 euros, y con unas ayudas por parte del gobierno, envidia de los demás países, con arranques de viñedos subvencionados, pero de todas formas con unos graves problemas de comercialización. Italia tres cuartos de lo mismo. Y si Francia se cree que vaciando cuatro camiones españoles o tirando de las estanterías de los supermercados los botellas de vino español, con eso van a solucionar el problema, están muy equivocados, sencillamente porque el mismo problema que tienen ellos lo tenemos en España, en Italia, en Argentina, en Chile o en Nueva Zelanda o China.

El problema es mundial y creo, que las soluciones a tomar tienen que ser también de ámbito mundial y yendo todos de la mano y juntos, no enfrentados

Tal y como les digo al principio, el problema es mundial y creo, que las soluciones a tomar tienen que ser también de ámbito mundial y yendo todos de la mano y juntos, no enfrentados.

Creo que es hora de convocar reuniones al más alto nivel y tomar decisiones en conjunto y en el ámbito internacional, de cuantos más países productores mejor, para potenciar a nivel mundial también el consumo moderado de vino, hacer una gran promoción conjunta para que podamos comercializar nuestros vinos. Como siempre he dicho no nos sobra vino, nos faltan consumidores. Y este consumo se está derivando totalmente al consumo ocasional, del fin de semana o fiestas o reuniones, pero no en el consumidor diario que cada comida pone un vaso de vino en su mesa, esto está desapareciendo día a día y la gente coven, por decir una edad, menor de 30 años, no consume vino ninguno por lo general. 

Por tanto, todos unidos y con soluciones conjuntas podremos salir adelante si lo sabemos hacer como muchas veces hemos demostrado que si se puede. Enfrentándonos unos productores con otros, solo agravaremos el problema.

Es hora de tomar decisiones rápidas, vaticino que, si no se hace y en seis meses estamos en Europa cortando uvas y la cosecha en general, viene solamente normal, el problema que tendremos en el vino, desde el precio de la uva hasta el último embotellado, será muy grande. Dicho queda.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

¿Qué significa la vendimia en verde en un año como este?

Esta semana el Ministerio de Agricultura ha publicado la activación de la cosecha en verde de uva de vinificación a la que destina 21,4 millones de euros. Las comunidades autónomas deberán publicar las respectivas convocatorias de ayudas y el plazo para presentar las solicitudes, que deberán presentarse en la comunidad donde estén ubicados los viñedos.Una vez publicada esta resolución, las comunidades autónomas deberán publicar las respectivas convocatorias de ayudas a la cosecha en verde y el plazo para presentar las solicitudes, que deberán presentarse ante el órgano competente de la comunidad donde estén ubicados los viñedos antes del 30 de abril de 2024, en todo caso. La ejecución de la cosecha en verde deberá realizarse a más tardar el 15 de julio de 2024.

Esto sirve, en teoría, para adaptar la cosecha a las necesidades de comercialización que tienen los mercados. Estas medidas se suelen adoptar cuando las cosechas que se prevén o que se tienen en este momento son grandes, o cuando, efectivamente como pasa en estos momentos, a pesar de cosechas muy cortas, los mercados no son capaces de absorber y comercializar el vino que existe en las bodegas. Les recuerdo que tenemos una cosecha en vino, de poco más de 28 millones de hectolitros, total de 32 y que venimos de 40 y 41 millones de hl.

Y el caso es que donde más se desea y se pide esta medida son en regiones donde normalmente no tienen problemas de comercialización de los vinos, o al menos donde los embotellados son los que mandan, más que en zonas donde el granel es el vino predominante. Y es que los mercados, gustos y deseos del vino están cambiando a velocidad de vértigo, se cambia el tinto por el blanco en el consumo, por tanto los precios del blanco superan con creces los del tinto por primera vez en la historia, y las zonas de vinos embotellados y calidad piden lo que antes solamente se pedía en las zonas donde los graneles son predominantes desde siempre y es que en estos momentos nos tenemos que acostumbrar a ver que es más difícil colocar una botella de vino de crianza embotellado, que un litro de vino blanco a granel, el mundo al revés… 

Dentro de que ambas cosas cuesta colocarlas, a las pruebas me remito ya que con 32 millones de cosecha tenemos problemas de comercialización, cuando hace algunos años, los 44-45 millones de hl los colocábamos, con más o menos problemas según las añadas, pero se iban colocando. Lo vengo repitiendo desde hace semanas, ¿Qué pasará si este año tenemos una cosecha de 44-45 millones? Cosa totalmente posible y normal…

En otros tiempos estas medidas solamente se tomaban cuando había grandes cosechas y sobraba mucho vino. ¿volveremos a destilaciones e inmovilizaciones de vinos subvencionadas?

De hecho y es otra cosa que quería comentar, el Ministerio de agricultura esta semana se ha reunido con el sector del vino para abordar cuestiones de comercialización y revalorización donde se ha hablado y estudiadola necesidad de revalorización y posicionamiento de los vinos españoles en los mercados internacionales, y de búsqueda de nuevos nichos y fórmulas de comercialización. 

También se han planteado los problemas estructurales y coyunturales de equilibrio de mercado, y se ha puesto de manifiesto la dificultad para reducir los niveles de existencias en determinadas zonas de producción y dependiendo del tipo de vino, tras la importante pérdida de ventas que supuso la pandemia.

La directora general de Producciones y Mercados Agrarios ha informado de los trabajos conjuntos entre España, Francia e Italia, para la adecuación y ajuste de la intervención sectorial específica para el sector contemplada en la nueva Política Agraria Común.

Esperemos que se tomen medidas efectivas para poder ir vendiendo nuestras cosechas a pesar de la bajada mundial de consumo

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

Hay que apoyar al sector, a todo el sector

         Las protestas y movilizaciones de los agricultores están marcando estos días las noticias nacionales. Y, entre otras cosas, se pide, y es lo que quizá más nos pueda interesar al mundo del vino, la ley de la cadena alimentaria con precios mínimos de compra, esto puede ser el punto conflictivo de cara a la vendimia próxima ya que es muy difícil, por no decir imposible hacer un precio de coste de producción exacto, que pueda valer para que el agricultor que un beneficio por su producto y el elaborador pueda ser competitivo con su producto final, el vino. Ambas cosas son necesarias y fundamentales tanto para quien cría uvas como quien elabora y luego tiene que vender el vino, sin olvidarnos del industrial que lo embotella y tiene que vender, tres patas fundamentales del sector y a las que hay que atender, a las tres, repito.

¿Cómo sacar un precio exacto del coste de producción? Hay terrenos más cortos, otros con más fondo, arenosos, pedregosos, arcillosos, de regadío, de secano, y dentro de esto volvemos al tipo de producto, producción de un año a otro, producción que quiera sacar el agricultor dejando más o menos pulgares, dándoles más o menos riegos, si llueve o hay sequía, en unos sitios más en otros menos. Uva blanca o tinta, luego variedades diferentes. Luego hay que diferenciar entre el agricultor de cierta extensión y profesional, del que tiene menos terreno y no dispone de la maquinaria y posibles de otros, esto también es fundamental de cara a los costes. En fin, no pararía de hacer distinciones hasta poder decir que prácticamente cada viñedo puede tener un coste de producción diferente al de al lado. De acuerdo.

Siempre digo, ya que mi deber es ser ecuánime con todas las partes del sector, que no hay que olvidarse de las otras dos patas del sector, el elaborador, al que, una vez comprada y pagada (en 30 días) la uva, tiene que vender el vino y eso, es estos momentos es difícil y él no tiene cadena alimentaria, cuando también la debería tener. Habría que tener en cuenta esto también.

Y la tercera pata la del embotellador, igualmente desamparado a la hora de vender su botella de vino, igualmente sin límite de la cadena de costes de producción, y teniéndose que enfrentar ni más ni menos que a las grandes cadenas de alimentación, que todos sabemos cómo aprietan a la hora de comprar…

Recuerdo que antes, hace muchos años, mi padre en sus informaciones daba una pata más a este mercado, la que llamaba papá estado, con sus inmovilizaciones, destilaciones, etc. Esto ya, hace años que no existe, antes era fundamental en las comercializaciones de las cosechas, la pata más importante prácticamente.

Que el agricultor lleva razón en sus peticiones nadie lo duda, nadie puede querer que el trabajo de una persona no tenga frutos, al menos para salir adelante. Pero no tenemos que olvidar a los otros, al elaborador y embotellador, ya que, sin cualquiera de los tres, los otros dos no subsistiría. Y en estos momentos se está pasando mal por las otras partes.

Hablamos de los mercados, que vuelven a subir algo sus precios. El diferencial entre vino blanco y tinto cada vez es mayor, algo impensable hace unos pocos años, pero que es así. Los vinos tintos pueden estar, como término medio entre 3,30 y 3,60 euros Hº, los blancos fermentación controlada, se sitúan sobre 4,70 a 4,80, pero ya hay muchos vendedores que fijan su precio de venta en los 5 euros Hº. Estos precios de cara a la exportación pueden frenarla ya que el diferencial entre, por ejemplo, los vinos franceses ya casi no merecen la pena que vengan a comprar vinos españoles. De cara a la exportaciones, hay que tener en cuenta que hoy mismo dan la noticia de que los fletes en contenedores medios han subido unos 3.000 dólares por contenedor, debido a la crisis del mar rojo con los ataques a barcos. Tenemos poco vino, de ahí los precios, nadie lo duda, pero no debemos de bajar en las exportaciones de cara a futuras posibles cosechas mayores.

En fin, que en dos meses ya estaremos con la brotación, viendo si hiela o no hiela, si apedrea, la floración, el cierne, si ha llovido lo suficiente o no… volvemos en no tanto tiempo a la rueda de una nueva cosecha que, se lo aseguro, será decisiva y marcará los mercados en función de cómo venga.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

Sana envidia. Entre otras cosas…

Semana en la que hay que comentar varias cosas que creo que son importantes para el sector. Lo primero y que da título a este artículo es comentarles la envidia, sana envidia, que me da, las declaraciones del ministro de agricultura francés (lo de los agricultores franceses con los camiones españoles lo hablaremos más adelante). Bien sea por ver la grave situación que atraviesa el vino (así la califica él), bien por la presión indudable de los viticultores franceses, el caso es que aporta 80 millones de euros a la tesorería vitivinícola y pone 150 millones de euros encima de la mesa para el arranque, posible arranque, de 100.000 hectáreas de viñedo. Si, cien mil hectáreas de viñedo lo han leído bien.

Creo que sobran comentarios, y que, como luego dicen, las comparaciones son odiosas, pero, aunque sean odiosas, el compararnos con los franceses en este aspecto, es para dar envidia y para que desde las altas esferas nuestras se piensen como hay que hacer las cosas.

Estamos ante una situación, dentro de lo mal que están los mercados, muy favorable, en el sentido de que tenemos unas cosechas muy cortas y seguidas. Pero hay que adelantarse a las circunstancias y saber, prever, que esto, un año u otro, se va a terminar y que tendremos unas cosechas normales, y digo normales, no quiero ni pensar que sean altas, como les vengo comentando. Miren, si con 40, 41 y 32 millones de hectolitros tenemos los mercados mundiales y españoles como lo tenemos, imagínense que este año tuviéramos 45, que es lo normal con nuestro potencial, por lo bajo, ya que, lo hemos visto, podemos superar los 50 tranquilamente si viene un año bueno. ¿se imaginan como estaríamos en estos momentos si en lugar de 32 millones nos hubieran venido 45?, pues tengan por seguro una cosa, y es que eso, antes o después, va a pasar y entonces volveremos a llorar por lo mal que están los mercados, la falta de comercialización y el más que bajo precio de las uvas y del vino. Es por tanto ahora, cuando tenemos que empezar a tomar medidas para el futuro, miren Francia… Estoy seguro de que esto que les digo caerá en saco vacío en la administración, y simplemente esperaran…

Aunque sea de pasada, lo de los agricultores franceses con nuestras mercancías y más concretamente con el vino, vaciando camiones ante la pasividad de las autoridades no tiene perdón, sí como la prácticamente nula protesta del estado español a estas actuaciones delictivas.

Ha salido, lo pueden ver parte en este número y ver completo o descargarlo en nuestra página web, ( https://elcorreodelvino.com/informe-economico-del-vino-a-diciembre-2023/ ) el informe económico del mes de diciembre. A grandes rasgos no son malos datos, confirman la cosecha en 31.949.938 hl. De vino y mosto, Sube algo, aunque muy poco, pero al menos sube, el consumo interno que se sitúa enn9,6 Mhl. Se reducen considerablemente las existencias comparándolas con las del año pasado, en 6,7 Mhl. Y se sitúan en 53,54 Mhl. (Esta reducción es normal por el descenso de cosecha de 41 a 32 millones de hl.) Y me preocupan las exportaciones que, nuevamente, no paran de bajar, y en los 4 primeros meses de campaña, siendo unos meses en los que se vende vino, han bajado tanto en volumen como en valor.

Termino con los mercados de granel en España, con precios inamovibles, firmes, pero ya estáticos desde hace semanas, con muy poca actividad comercial cuando ya hemos pasado la mitad de la campaña seguimos sin que haya un tirón importante en el vino, antes bien hay una cierta ralentización, los blancos más firmes y los tintos, un euro o más por debajo del precio de los blancos, con más problemas aún de venta. Operaciones que se retiran con más lentitud de la deseada, debido a que, al no venderse no hay necesidad de retirar vino. Positivas las lluvias, no las suficientes, pero si al menos para ir acumulando litros.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

PRIMAR PRODUCCIÓNES NO ES LA SOLUCIÓN, ES EL PROBLEMA 

         En estos días de atrás ha salido la noticia de que se está estudiando en un borrador de Orden de Reestructuración y Reconversión de viñedo, que incluye la posibilidad de poner la variedad de uva blanca Airén en regadío. Primar la uva airén de regadío. Como es natural hay quien puede estar a favor y quien, en contra, según sus propios intereses. Mirando el interés general, creo que no es una buena idea. Supongo, y digo supongo porque no lo sé a ciencia cierta, que se debe a las bajas cosechas que estamos teniendo y al alza de la demanda de vino blanco en detrimento del tinto. Pero, si es así, es tener cortas miras y no saber de lo que va el mercado y la producción de vino en España.

Es cierto que llevamos tres campañas malas, vamos, dos malas, las de la cosecha 21 y 22 y una muy mala, la última del 23. Aún así, hay que poner primeramente sobre la mesa que vino no nos ha faltado y que seguimos teniendo, hoy en día, unas existencias más que suficientes. Pero hay que tener en cuenta que esto, hablando de la sequía, no puede durar siempre, o así lo esperamos, que tarde o temprano nos vendrá un año de lluvias, aunque sea normal y que, una vez que haya esto y que no haya otras condiciones, España tiene una capacidad productiva muy por encima de estas cosechas, recordemos que, antes de esto tuvimos una media de diez años, en los que cosechas entre 44 y 47 millones de hectólitros eran normales y que llegamos a tener 53 millones, y recalcar que el potencial productivo que tenemos nos puede llevar a tener cosechas aún superiores a estas cantidades.

Puede ser, y lo pongo entre comillas “que estemos teniendo suerte de no tener cosechas mayores”  y digo esto porque, tal y como están los mercados mundiales, estas cosechas cortas nos están valiendo para no tener nuestras bodegas inundadas de vinos sin vender, con la siguiente problemática, y que, hay que aprovechar esta circunstancias para vaciarlas al máximo posible y prepararnos para mayores problemas cuando vengan cosechas mayores y sea mucho más difícil aún comercializar nuestras cosechas.

Por tanto, el primar que se produzca más vino creo que es un error, un error que lo podremos ver, estoy seguro si la cosa no cambia, el primer año que tengamos una cosecha normal de la de antes de 44 a 48 millones de hectólitros, entonces se verá que primar producciones no es la solución, antes bien es el problema.

Llevamos años, en los que se persigue todo lo contrario, acotar producciones, que no se exceda de unos kilos por hectárea, y que, si se pasa, ese producto sea dedicado a otras cosas, que pueden ser igual de necesarias, como el mosto, un producto que puede y lo ha hecho varias veces, salvar la situación del vino. O la destilación, igualmente otrora salvadores de cosechas y problemáticas muy grandes. Entonces, si se fomenta la producción para estos otros productos diferentes al vino, me parece muy bien, pero cada cosa con un precio diferente, y que cada uno elija lo que quiere producir y a cómo lo quiere cobrar, a más producción menor precio, y viceversa y sobre todo equilibrar cosechas.

Y escribo todo esto porque la verdad es que estoy temeroso de que nos venga una cosecha de estas a las que me refiero, tal y como está la situación a nivel mundial, con un descenso más que preocupante del consumo, con unas ventas continuamente a la baja y un incremento de precios constantemente al alza, tanto del vino como, sobre todo, de lo que va a su alrededor, una cosecha mayor, más a nivel de Europa y países productores, puede y nos va a llevar, seguro, a una problemática muy grande de comercialización.

Por tanto, y para terminar, vuelvo al principio del artículo, al título, y es que, a pesar de las circunstancias en las que estamos actualmente, a pesar de que es cierto que el vino blanco se demanda mucho, primar producciones, sigue, con el tiempo, sin ser la solución, ya que, a la larga, será el problema.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

COSECHA CORTA, MUY CORTA

Es cierto que todos esperábamos una cosecha corta, pero al final ha sido aún más corta de lo esperado, nos tenemos que remontar a casi cuarenta años atrás para encontrar una igual, y teniendo en cuenta que hace esos años las viñas en espaldera y regadío eran muchísimas menos que las que tenemos ahora, por lo que, haciendo comparaciones creo que estamos ante una de las cosechas más cortas de nuestra historia reciente. 28.237.003 hectólitros de vino y 3,68 millones de mosto hacen un montante total de cosecha de 31,9 millones, un 21,2% menos El año pasado superamos los 41 el anterior los 40 y hasta la sequía saben ustedes que cosechas de 44-45-46 millones eran más que normales, por tanto, la merma es significativa

Otro dato es que tenemos a 30 de noviembre 58.549.604 hl. y el consumo interno sube ligeramente hasta 9.703.488 en la interanual.

Todos estos datos ampliados, y unas infografías, los pueden ver o descargar desde nuestra página web: elcorreodelvino.com/informe-economico-del-vino-noviembre-2023/

Yo, la verdad, reconozco que esperaba más cosecha, las viñas a final del verano seguían verdes, sin perder hoja, claro que lo que no tenían era fruto por dentro. Yo lo achaco a varios motivos, además de la sequía, creo que las temperaturas de más de 40 grados en abril y mayo, cuando estaba en plena floración, se llevó mucha uva, los fuertes calores de final de agosto, también, luego los pellizcos de siempre de pedrisco, y el conjunto de todo ello nos lleva a esta tan mala cosecha.

Tendremos que esperar a ver si los mercados reaccionan ante estos datos. La verdad es que en otras circunstancias probablemente el vino estaría más caro, pero los mercados están pesados como una losa en todo el mundo, no se compra vino por parte de los consumidores debido a la crisis económica mundial al incremento de precios de toda índole, no solo el vino, sino todo lo que está alrededor de él, y los portes, con la que tenemos ahora mismo en el Mar Rojo, van a volver a incrementarse, y la natural consecuencia es que el consumo baje aún más.

Por tanto, creo que no deberíamos perder ocasiones de venta de nuestros vinos, tanto en los mercados nacionales, como internacionales, el volumen es tan corto que, a pesar de esta cosecha, nos puede sobrar vino y si no es así, tenemos que intentar quitarnos el máximo vino de encima, imagínense ustedes que la campaña próxima, con lluvias suficientes, sin que haya problemas y con la viña descansada, tenemos 45 millones de hl. que es totalmente normal, los mercados se nos podrían caer encima totalmente, por eso no desaprovechemos estas circunstancias favorables y vayamos sacando vino a la venta.

Por mi continuo contacto con el sector, veo que el vendedor, elaborador, está muy fuerte, firme en sus pretensiones y no está por ceder en el precio, eso por supuesto. Tampoco, de momento al menos, ha elevado sus pretensiones, el vino tiene buen precio y la mayoría quieren vender.

El sector comprador tampoco está asustado por estos datos, ya que lo que si le asusta es meterse en compras grandes y caras sin saber cuánto, cuando y como lo venderá y la mayoría me comentan que siguen en la postura de comprar el vino al día, y si tienen que pagar algo más lo pagaran, pero no se meterán en grandes compras, le tienen miedo, como les digo.

Y los mercados internacionales ya lo vamos viendo en los informes que vemos, todos a la baja y protestas en países como Francia, para que no nos compren vino, arrancando más de 8000 hectáreas de Burdeos, y con todos los mercados mundiales a la baja.

Estas son las barajas que tenemos para jugar, quizá no sea tan malo tener esta corta cosecha si nos sirve para aliviar excedentes de cara a otras venideras. Desde luego, como viene sucediendo la climatología va a volver a ser decisiva en la marcha de los mercados.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

Experimentando la Inteligencia artificial en el mundo del vino

Aprovechando un poco la vuelta de vacaciones, y que mientras vuelve el rodaje normal de los mercados del vino, que en estos momentos solamente se podría hablar de continuidad y sin prácticamente movimientos, me dije: Voy a probar la inteligencia artificial y lo hice por doble sentido en los programas que en estos momentos parecen más avanzados el chat GPT y en último que ha sacado Google al que llaman BARD. 

El experimento consistió en hacerle a los dos la misma pregunta que fue la siguiente: “hazme un artículo de tamaño A4 sobre el futuro del vino español” Si les digo que el resultado en ambos casos no tardó más de un segundo en salir completo, no les engaño.

Les pongo los dos artículos seguidos, el primero creado por GPT y el segundo por BARD, como les digo creados en un segundo y a los que no les he tocado nada. Ustedes valoraran:

Artículos creados por la inteligencia artificial:

1º El futuro del vino español: una apuesta por la calidad y la diversificación

El vino español ha sido reconocido durante siglos como uno de los mejores del mundo. Sin embargo, en los últimos años, el sector vitivinícola español ha experimentado un gran avance en cuanto a calidad, innovación y diversificación de sus variedades.

La tradición vinícola de España se remonta a la antigüedad, cuando los romanos introdujeron las primeras vides en la península ibérica. Desde entonces, el país ha cultivado una gran cantidad de variedades de uva, cada una de ellas con características únicas que le confieren personalidad y sabor. Este vasto patrimonio vitivinícola se ha convertido en un tesoro de inmenso valor, y España se ha posicionado como uno de los principales productores y exportadores de vino a nivel mundial.

Sin embargo, el éxito del vino español no se sustenta únicamente en la tradición, sino también en la adaptación a las nuevas demandas y tendencias. En los últimos años, se ha producido una revolución enológica en España, donde la calidad se ha convertido en el pilar fundamental sobre el cual se apoya el futuro del vino español.

Las bodegas españolas han invertido en tecnología de vanguardia y en técnicas de vinificación cada vez más sofisticadas. Esto ha permitido generar vinos de alta calidad, capaces de competir con los más reconocidos del mundo. La producción de vinos de autor, de pequeñas producciones y de viñedos de altura, ha valido a España un reconocimiento internacional, posicionándola como una referencia indiscutible en el ámbito vitivinícola.

Además, se está apostando por la diversificación de las variedades de uva cultivadas en España. Tradicionalmente, las uvas autóctonas como la tempranillo, garnacha o albariño han sido las más utilizadas. Sin embargo, en los últimos años se han introducido nuevas variedades, como la syrah, cabernet sauvignon o chardonnay, que han ampliado la gama de opciones para los consumidores.

Esta diversificación, sumada a una mayor inversión en investigación y desarrollo, ha permitido el cultivo de vinos más frescos, elegantes y equilibrados, adaptados a las preferencias actuales de los consumidores, que buscan vinos más ligeros y menos alcohólicos.

Además, el futuro del vino español se encuentra en la sostenibilidad y respeto al medio ambiente. Cada vez más bodegas están implementando prácticas sostenibles, como el uso de energías renovables, la reducción de productos químicos, el aprovechamiento de agua de lluvia y la protección de la biodiversidad, lo cual no solo es beneficioso para el medio ambiente, sino también para la calidad final del vino.

En resumen, el futuro del vino español se presenta prometedor. España ha sabido combinar la tradición y el legado vinícola con la innovación, la calidad, la diversificación y la sostenibilidad. Estas son las bases sobre las cuales se asienta el éxito continuo del vino español en el mercado nacional e internacional.

2.- El futuro del vino español: retos y oportunidades

El sector vitivinícola español es uno de los más importantes de la economía española, con una producción de más de 40 millones de hectolitros en 2022, lo que lo sitúa como el tercer productor mundial. Sin embargo, el futuro del vino español se enfrenta a una serie de retos y oportunidades que es importante analizar para garantizar su sostenibilidad y competitividad.

Retos

Entre los principales retos que afronta el sector vitivinícola español se encuentran:

• La desertificación: El cambio climático está provocando una disminución de las precipitaciones y un aumento de las temperaturas en España, lo que está afectando a la producción de vino. En 2022, la sequía provocó una disminución de la producción de vino en España de un 10% a un 15%.

• La sobreoferta: España es un país con una larga tradición vitivinícola y una amplia superficie de viñedo. Esta situación ha llevado a una sobreoferta de vino, que está presionando los precios.

• La competencia internacional: Los países competidores, como Francia, Italia o Estados Unidos, están invirtiendo en el desarrollo de nuevas variedades de uva y en la mejora de la calidad de sus vinos. Esto está dificultando la competitividad del vino español en los mercados internacionales.

Oportunidades

Junto a estos retos, el sector vitivinícola español también tiene una serie de oportunidades que pueden ayudar a garantizar su futuro:

• El aumento de la demanda mundial de vino: La demanda mundial de vino está creciendo, lo que ofrece una oportunidad para el sector español.

• La creciente importancia de la calidad: Los consumidores están cada vez más interesados en el vino de calidad, lo que favorece al sector español, que es conocido por sus vinos de alta calidad.

• La creciente concienciación sobre el consumo responsable: Los consumidores están cada vez más concienciados sobre la importancia del consumo responsable de alcohol, lo que puede favorecer al sector español, que es conocido por su cultura del vino moderado.

Conclusiones

El futuro del vino español es incierto, pero existen tanto retos como oportunidades que pueden influir en su desarrollo. El sector debe estar preparado para afrontar los retos, como la desertificación y la sobreoferta, y aprovechar las oportunidades, como el aumento de la demanda mundial de vino y la creciente concienciación sobre el consumo responsable.

Recomendaciones

Para afrontar los retos y aprovechar las oportunidades, el sector vitivinícola español debe:

• Invertir en la investigación y el desarrollo: El sector debe invertir en la investigación y el desarrollo de nuevas variedades de uva y de técnicas de producción que permitan adaptarse al cambio climático y mejorar la calidad del vino.

• Promocionar el vino español en los mercados internacionales: El sector debe promover el vino español en los mercados internacionales, destacando su calidad y su relación calidad-precio.

• Apoyar la cultura del vino moderado: El sector debe apoyar la cultura del vino moderado, educando a los consumidores sobre los beneficios del consumo responsable de alcohol.

Si el sector vitivinícola español es capaz de afrontar los retos y aprovechar las oportunidades, tiene un futuro prometedor.

Ya lo ven ustedes, menos mal que quien lo pide y lo transcribe sigue siendo un humano…. Al menos de momento….

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

A modo de resumen de este 2023

A modo de resumen del año que se nos termina, podemos decir, que, en términos generales ha sido un año con importantes variaciones de precios debido principalmente a la influencia de la climatología, con una sequía acumulada que nos hizo mucho daño y unas temperaturas primaverales extremadamente altas que también dañaron las viñas cuando estaban en flor. Por otra parte, y no menos importante, el descenso del consumo mundial, con un descenso de ventas, tanto a nivel nacional, como internacional, ha lastrado los mercados

Sin embargo, y siendo esto así, no ha sido suficiente para contener los precios, que han sufrido cambios importantes. Efectivamente el año comenzó con precios de 2,75 euros hectógrado para el blanco fermentación tradicional, 3,20 para blancos fermentación controlada y 3,20 también para los vinos tintos. Estos precios, en los blancos se fueron manteniendo casi toda la campaña, los tintos, sien embargo fueron cediendo y terminaron la campaña, en agosto, a 2,70. Sin embargo, a raíz de este mes de agosto y de comenzar la vendimia y ver la merma tan importante de cosecha que teníamos, los precios se fueron disparando, hasta llegar a estos días, en los que los blancos FT se pagan sobre 3,70, los fermentaciones controladas 4,30 a 4,50ny los tintos sobre 3,80 a 4.

Los precios han subido, si, nadie lo duda, la firmeza de los vendedores sigue siendo grande, pero a lo largo de todo el año los mercados, tanto nacionales como internacionales han estado muy parados, con desanimo, las compras justas para pasar las necesidades más inminentes y poco más, el mercado ha estado y está sometido a una desidia como hacía tiempo, cuesta colocar operaciones, las que se hacen son de poca cantidad y a corto plazo, la especulación es nula y a pesar de tener tres campañas cortas seguidas, hasta ahora no hemos sido capaces de reducir excedentes de una manera contundente. Las exportaciones también nos han bajado y el consumo interno español sigue sin poder recuperarse y se establece en unos 9,5 millones de hectólitros que ya son desesperantes por su continuidad.

Y es que, hay que seguir repitiendo que globalmente la pandemia, seguida de una crisis económica con subida de intereses, precios alimenticios, transporte y de toda índole, han hecho un daño enorme al vino del que, al menos hasta hoy, no somos capaces de recuperarnos. No es cuestión de precios, ni de facilidades o dificultades en las operaciones, sencillamente no se compra vino porque no hace falta vino, así de sencillo, así de duro, y esto pasa en todo el mundo, todos los países productores lo estamos sufriendo en nuestras propias carnes. Mercados como el chino, con unas grandes bajadas, el ruso, cerrado completamente, restan mucha cantidad de vino. Nos salva la sitúan Gran bretaña y EE. UU principalmente, peor no son suficientes para lograr las cifras en volumen de exportación que teníamos anteriormente.

En este año que comienza, lleno de nuevas esperanzas, ilusiones y expectativas, sucederán cosas, no lo duden, La climatología volverá a ser decisiva en un sentido o en otro, los mercados nos darán nuevas sorpresas, esperemos que buenas, y tengan por seguro que como siempre desde EL CORREO DEL VINO, se las informaremos y comentaremos cada día.

Es lo que deseo de corazón, y por lo que apostaremos cada día.

Que tengan una muy feliz entrada y salida del año en compañía de sus seres queridos. Y que

el nuevo año haga que se cumplan sus más íntimos y nobles deseos

Como siempre brindaremos por ello con buenos vinos y espumosos españoles en nuestras

mesas y en nuestras fiestas

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

Datos nuevos.  Y el vino va por dos caminos diferentes

Antes de nada compartir el dolor y pena que en sector del vino hay por quien durante casi 30 años dirigió la FEV y luego fue presidente de OIV. Pau Roca, sin duda una figura clave en el sector vitivinícola español y mundial en las últimas decenas de años y artífice de la modernización del sector. Descansa en paz, Pau, el sector del vino siempre te recordará.

Primero quiero comentarles que el informe completo, con todos los datos y las infografías completas las pueden ver y descargar desde nuestra página web: elcorreodelvino.com/informe-economico-de-octubre/ 

Las existencias de vino a 31 de octubre ascienden a 59.779.662 hectólitros de los cuales 53,4 millones son de vino (-11%) y 6,4 de mosto sin concentrar (-3,2%). Prácticamente 60millones de hl. El mercado de vinos interior, el consumo, vuelve a bajar algo, aunque está prácticamente estabilizado, y se sitúa en 9.529.721 hl. que es un 4,7% menos en el interanual, no vemos la manera de hacer subir el consumo interno de vino en España. Tampoco las exportaciones se portan bien y en los nueve primeros meses del año hemos exportado 15.195.195 hl. un 3,2% menos. Si sumamos los 9,5 millones de consumo anual, más las exportaciones, 15 millones en los 9 primeros meses, no llega a 25 millones, aunque en los tres siguientes meses se llegue a 21 millones de exportaciones, nos quedamos en 30 millones, más lo que sea de alcoholeras y vinagrerías, pero teniendo unas existencias de 60 millones, la verdad es que explica la situación del mercado, como a continuación les comentaré. 

Se positivamente que los datos que doy no son fijos al cien por cien, es una proyección en la que pueden faltar datos, pero quiero exponer ante todos, que, en resumidas cuentas, seguimos teniendo más vino del que nos hace falta. Y todo esto, a pesar, y he dejado a propósito este último dato, de que la producción de vino a 31 de octubre se sitúa en 26.813.016 hl. un 21,7% menos que en la misma fecha del año pasado, y una cifra que podría definir como escandalosamente baja y la menor de muchos años atrás. Tenemos una cosecha muy corta, que cada dato, cada día, se va confirmando. Aún nos quedan los datos definitivos sobre declaración de cosecha realizada en esta última semana y que esperemos nos los proporciones lo antes posible, pero vamos, que es muy baja ya lo sabemos con certeza.

Y ahora les comento el porqué del título de este artículo, de que el vino, el mercado, parece que va por dos caminos diferentes. Y como partimos de una cosecha tan corta, los precios de los vinos a granel están firmes, muy firmes, con subidas desde que empezó la campaña, de importancia y pidiendo los productores por sus vinos, entre 3,70 y 4 euros hectógrado para los blancos fermentación tradicional. Para los fermentaciones controladas blancos, hay variación de precios, pero los podemos situar, en función de calidad entre 4,30 y 4,60, aunque hay quien pide algo más. Mercado firme, y con una operatividad pequeña, en el aspecto de que nadie hace grandes compras a largo plazo, se compra lo necesario para el tiempo más inmediato y nada más. Las exportaciones, se hacen, por supuesto, pero el precio va pesando en los mercados internacionales

No es que el mercado esté totalmente parado, no, se puede decir que lleva su marcha normal, lo que pasa es que esa marcha es lenta y de poca cantidad de vino. Este es un camino real por dónde van los vinos, que nadie puede discutir y que nadie, o pocos se atreven a predecir por donde continuará, si seguirá subiendo, se parará o con el tiempo bajará. Y yo, la verdad, tampoco me atrevo a predecir ya que depende de múltiples variables que te pueden llevar a equivocarte y equivocar a la gente, y nada más lejos de mi intención que equivocar a nadie. Simplemente expongo la realidad y ya veremos por donde nos lleva el mercado en el tiempo.

El segundo camino, es totalmente opuesto a lo expuesto anteriormente y es que hay muchos actores del sector que ya están pidiendo medidas debido a la dificultad de comercialización de nuestros vinos, tanto en graneles, como en embotellados, y estos van desde zonas productoras, como puede ser Mancha, hasta zonas históricamente con ventas embotelladas, como puede ser Rioja, y otras. La controversia es que siendo esto verdad, siendo también verdad la cosecha tan corta, y siendo también verdad la situación de los precios que eles comento al principio parece que son totalmente opuestos, y sin embargo van de la mano. Todos los extremos expuestos son ciertos y van complementariamente, aunque sean diametralmente diferentes. Y es que, a pesar de tener cosecha muy corta, a pesar de tener unos precios al alza y con una subida significativa desde antes de vendimias a aquí, es verdad que mucha gente haciendo una proyección de futuro ve que la comercialización total de los vinos que tenemos, si siguen las cosas así, va a ser difícil. Y aquí y, para terminar, los llevo a la proyección que les hacía en la primera parte de este artículo.

Como ven no hay año fácil en esto que nos ocupa, pero quizá eso sea lo apasionante de este sector nuestro.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

EL VINO Y SUS ENVASES

            También hay que tener en cuenta que depende del momento, situación o consumidor, por ejemplo, un gran crianza de un vino “caro”, no valdría igual para un día de verano en una piscina, en el que estaría mejor un vino o sangría en lata, joven, fresco incluso con aguja o burbujas, igual que esta lata no estaría bien en un restaurante de alto nivel en una cena de negocios, por ejemplo, donde pega más la botella.

            Me refiero con esto que cada envase tiene su consumidor y su momento. De la botella poco más podemos decir, ya que es el envase por excelencia de los vinos, desde los de alto nivel hasta los más baratos. Como mucho, diversos materiales además del vidrio, ya que las hay de plástico, cartón y de algas estaban estudiando la botella.

            Seguimos, creo que, por su volumen, el vino en Brick, la célebre caja de cartón, a la que, por desgracia solo se le compara con los vinos de más baja calidad, aunque no siempre es así, en este formato, además de vino, tenemos también con ventas la sangría.

            El formato de botella de Pét, en litro, litro y medio y dos litros, se dedica a vino, pero más a derivados, como la sangría, y vinos mezclados con otros productos, también tienen su importancia.

            Pasamos al bag in box, un formato que al principio costó mucho introducir, pero que se está imponiendo en vinos comprados en volúmenes mayores al tres cuartos o litro, y así, el formato de 3 litros y, sobre todo el de 5 litros, con grifo, incluso, 10, 20 y más litros. Hasta bolsas de 200 y hasta mil litros tenemos, pero esos los podíamos meter dentro del vino a granel, no de cara al consumidor. En este formato, que, como digo se impone cada día más, no solo se pone vino, también vermú, aromáticos, sangrías, etc. Prácticamente todo producto de vino o derivado admite este formato. Y meto aquí la garrafa de Pét o plástico, ya que creo que esta está siendo totalmente desplazada por la caja, principalmente por comodidad, presentación y, sobre todo, conservación del vino. He visto, en Francia concretamente, la bolsa con grifo escuetamente, pero me parece que tendrá poco recorrido. También he visto vino en botellines, incluso mezclados con frutas, mango, papaya o naranja, por ejemplo.

            Últimamente se está promocionando mucho la lata de vino, tiene sus detractores y quien apuesta firmemente por ella. Creo que tiene su sector y puede impulsar el consumo a la gente más joven, de hecho, en Estados Unidos ya se vende bastante vino así. La lata vale perfectamente para días de campo, de piscina, de excursión, incluso en los “botellones”, vinos frescos, sangrías, refrescantes, incluso con burbujas. Tengamos en cuenta que “coca Cola, y las cerveceras la tienen completamente implantadas ¿por qué nosotros no?, haciendo un producto de características semejantes a estos productos. No hagamos como siempre, querer ser más exclusivos que nadie, con más tópicos y ocultismo, de que el vino se debe tomar o no tomar de una u otra forma, hay que abrirse a otras cosas y apostar por ellas completamente, quizá el que se beba una lata fresquita en verano con un vino de baja graduación y aguja, sea un consumidor con el tiempo de todos tipos de vinos.

            Hace poco participe en una mesa redonda sobre envases alternativos y aposte por introducir la lata en la hostelería, en bares concretamente, pero de vinos varietales, ¿por. Qué no tomarse un chardonnay o un syrah ¿si, en lata, para dos copas, tu y tu pareja, y poder degustar unos varietales que de otra forma no los podrías beber, ya que en pocos bares van a tener una gama completa de varietales y abrir una botella para servir una copa o dos y luego tenerla que tirar porque en la siguiente semana nadie te ha pedido un Cabernet, por ejemplo. Incluso un cava o espumoso, personalmente me agradan mucho, pero, quitando Cataluña, en pocos bares normales te ofrecen un espumoso, sencillamente porque abrir la botella para que al día siguiente ya no tenga apenas burbujas no les es rentable, sin embargo, una lata te la dan, tiene toda su frescura, te la bebes y listo. Hablo por mí, pero yo que no soy muy consumidor de cerveza, en verano, les aseguro que siempre me pediría eso si tuviera la opción, y durante todo el año, en plan de barra de bar, pediría a menudo varietales.

            Se que esto es difícil de introducir, pero creo que es una idea para seguir y que podría dar resultado y ganar bastantes consumidores.

            Seguro que me dejo algún envase, pero miremos la gran variedad que tenemos y potenciemos cada uno al sector que va dirigido, será una forma de sacar vino y ganar consumidores, que falta nos hace y mucha.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

Nuevos datos de campaña

Tenemos los últimos datos del sector publicados por el INFOVI correspondientes al mes de diciembre, aún no nos aclara, como por otro lado en normal, la cantidad de cosecha, pero va avanzando en cuanto a existencias de vino blanco y tinto, entre otras cosas, y en esto me voy a centrar en primer lugar.

Empezamos con unas existencias a 1 de septiembre de 40.706.614 hl. y terminamos con 59.823.920 hl, en ambos casos de vino y mosto, blanco y tinto, es decir, existencias totales, por lo que, en septiembre, mes de vendimia, se incrementan en algo más de 19 millones de hl.

Hay que destacar también, desglosando por colores, que de vino tinto a granel tenemos como existencias finales de 26.956.354 hl. y envasados 3.331.028 hl. De vino blanco a granel tenemos 19.867.720 hl. y envasado 3.011.735hl. 

En resumidas cuentas, a 30 de septiembre, además de lo dicho, tenemos una producción de vino en los dos primeros meses de campaña de 23.421.403 hl, que suponen un descenso sobre los dos primeros meses de la campaña anterior del 10,8%. 9.713.215 hl de consumo interno, con un descenso en el interanual de 194.227 hl. un -2%. Y unas exportaciones en los 8 primeros meses del año de 13.463.937 hl, con una caída de 379.618 hl. (-2,7&) y un -2,3% de caída de valor.

Todos estos datos, ampliados, los pueden ver o descargar, como siempre desde nuestra página web acompañados del análisis, siempre acertado que nos proporcionan tanto la interprofesional del vino, como el observatorio, y la verdad es que no son, en conjunto, buenos datos, al menos en mi opinión, en todo tenemos bajas, bueno puede ser la bajada de cosecha, ya que menos problemas tendremos de comercialización, pero las bajadas de consumo interno y de exportaciones, que son los dos pilares básicos de la comercialización de nuestros vinos, nos lleva a mirar con preocupación una realidad de los mercados que no es halagüeña. Unas existencias, que, aunque bajan con respecto al año pasado, siguen siendo altas y más que suficientes para abastecer las necesidades de nuestros mercados, nos lleva a presumir que tenemos vino más que suficiente para atender estas necesidades.

Otra cosa que me preocupa es que si, como les digo, bajamos en consumo (algo que es mundial) como en exportaciones (también bajadas mundiales), con el incremento tan importante de recios que estamos teniendo, lo presumible, así ha sido al menos hasta ahora siempre, es que, a mayor precio, menor consumo y menor exportaciones. Esta es casi una regla fija, igual que cuando sucede al revés, se incrementan ambos valores.

Un dato que me llega y que también es importante es que me dicen desde alguna de las empresas más importante de fabricación de vidrio, que el descenso de peticiones de botellas para vino, también en el ámbito mundial, ha descendido bastante, me dicen que entre un 20 y 30%. Esto no es una tontería y es un dato muy a tener en cuenta, si baja la petición de botellas, es porque ha bajado la venta de este mismo vino en botella. Hay que tenerlo en cuenta.

Tras todo esto que les digo, no tengo por menos que también decir que los vinos a granel siguen estando muy firmes, animados, con tendencia a estabilidad o alza en algunos casos. Es cierto que baja la demanda, pero esto no significa que, hoy en día, los precios se resientan, y no creo que a corto o medio plazo esto vaya a suceder, creo que, de momento, los vinos seguirán con esta tendencia. Lo que venga a pasar a partir de dentro de un par de meses nadie lo sabe, si seguirán así, o no, tendremos que esperar para ver que sucede.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. LA VIDA SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

COSECHA MUNDIAL HISTORICAMENTE BAJA

            Una vez visto los datos, y sabiendo que si se ha perdido un 7% estaríamos hablando, más o menos de 17 a 18 millones de hectolitros menos en el ámbito de todo el mundo, a mí me gustaría saber y que nos ampliaran datos e información diciéndonos las existencias que tenemos también a nivel mundial y el consumo que tenemos. Con todos estos datos sobre la mesa podríamos hacer una composición de lugar mucho más estudiada y acertada.

            No hay que andarse con vueltas, la cosecha es corta, muy corta, eso nadie lo puede dudar, aunque haya que esperar a dar los datos definitivos una vez presentadas las declaraciones de cosecha en toda la Unión Europea. La pregunta es si los 17 millones de hectolitros menos en el mundo serán suficientes para compensar la bajada de exportaciones y de consumo, también en el ámbito mundial. Esto, no lo duden, los mercados nos lo irán diciendo a lo largo de la campaña, una campaña que a priori, y centrándonos un poco más en España, no debe de tener excesivos problemas de comercialización si estos datos son correctos, como es de esperar, con una producción baja, lo normal es que se pueda vender el vino, con mayor o menor facilidad o dificultad, pero sin muchas dificultades. Los precios es lo que tendremos que ver si se mantienen, suben o bajan. Unos vinos blancos a 4 o por encima de los 4 euros, hay que ver si son aceptados en los mercados internacionales, y si se aceptan, en qué cantidad de vino se venderán, al igual que en el mercado interno, que a duras penas lo vamos manteniendo, pero en la línea baja del consumo y que ya veremos si se sigue manteniendo con la subida de precios, cuando no que baje el consumo debido a la crisis económica que tenemos encima.

            Por tanto, vamos a esperar en un mes más o menos nos podrán adelantar datos más exactos. Creo, y me repito ya que así lo veo yo, que la comercialización de la cosecha no será difícil, lo que ya no veo tan claro, aunque tampoco lo afirmo, es que los precios sean capaces de sostenerse, si las ventas siguen tan mal como las tenemos hasta ahora. Tampoco hay que esperar que los precios, caso de que bajen, lo hagan en cantidad grande, no lo veo tampoco, puede tener oscilaciones bien al alza, o a la baja en función de la marcha de la campaña, pero ni espero subidas espectaculares, ni tampoco bajadas muy fuertes, al menos a corto o medio plazo. Pero ya saben ustedes que vaticinar algo en este sector siempre es arriesgado, puede pasar cualquier cosa, yo les plasmo mi impresión viendo como están los mercados en estos momentos, si luego hay cambios todo puede variar, pero bueno, sea de una manera o de otra ya saben ustedes que El Correo del Vino siempre estará aquí para informarles al día.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

LOS PRIMEROS DATOS CONFIRMAN LA DEBILIDAD DE LOS MERCADOS INTERNACIONALES

         En una lid normal, siempre nos hemos quejado de que si Italia, Francia, Argentina o Chile, que, si nos quitaban contratos de exportación por precio, nombre, calidad o lo que fuera, eran y son operaciones libres y normales y se lleva el gato al agua quién mejores condiciones, precio o calidad da. Unas veces los hacían ello, otras se los quitábamos y los hacíamos nosotros. Y nos quejábamos de que las exportaciones no eran tan buenas por no poder hacer estos contratos. Es cierto, pero la situación en la que estamos ahora varia, no sé si ligeramente o de mayor importancia, y es que todo el mundo se queja de que las exportaciones le bajan, no porque nos quiten o quitemos contratos, sencillamente porque esos contratos no existen

            Efectivamente, los datos que nos ofrecen es que el comercio mundial del vino en el interanual a junio ha bajado un 4,7% en volumen, aunque crece en valor un 3,6%, según datos que nos ofrece el OEMV, que sigue “Francia en valor e Italia en volumen ganan cuota como principales exportadores. España perdió volumen, pero facturó algo más. Gran aumento de las ventas de Nueva Zelanda, con desplome del volumen exportado por los tres grandes proveedores americanos: Chile, Argentina y Estados Unidos”.

            Ciñéndonos al volumen, perder en el ámbito mundial un 4,7% es perder bastantes millones de hectólitros, No sé si esta perdida de comercialización compense o no la merma general de cosecha que tenemos y que, en parte, es la que nos salva de una más profunda crisis.

            Para más inri, nos dan datos también de una bajada en las exportaciones españolas, natural al estar en el conjunto de la bajada general, y así en agosto las exportaciones españolas bajan un 11% tanto en valor como en volumen, hasta ahora casi siempre últimamente bajábamos en volumen, pero crecíamos en valor, ahora esta tendencia se ha roto.

            También nos aportan datos del consumo interno de España, que el julio sube un ligero 0,2%, si bien a cierre de campaña anual baja un 6,5%. Aunque es verdad que estamos estancados en unos 9,6 millones de hectolitros anuales.

Una cuestión también importante que nos informan es la bajada a nivel mundial del consumo de botellas de vidrio para vino (del vidrio en general). Esto es inequívocamente también reflejo de que se gasta menos vino, se embotella menos, debido a la bajada de consumo también a nivel mundial. Dato este muy importante.

            Como vemos los datos que vamos viendo no son nada halagüeños y tal y como me refiero al principio, la problemática se acentúa más cuando vemos que es un problema a nivel mundial, no nacional. Ya lo decía en el artículo de la semana pasada, y es que a pesar de que los mercados nacionales de graneles están fuertes, firmes, aunque de momento con la subida parada y precios estables, aunque fuertes. Principalmente por la merma de cosecha, no sabemos si esto será suficiente para hacer que estos precios se incrementen o al menos se estabilicen a lo largo de la campaña. Lo iremos viendo.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

EUFORIA CON PREOCUPACIÓN

         En estos momentos si hay que calificar el mercado de vinos a granel no cabe duda de que la palabra euforia lo define perfectamente, también firmeza en las pretensiones y cierta tendencia al alza, aunque más bien están los precios estabilizados en estos momentos. Pero de ceder en precios, de momento, ni pensarlo. Después de varios años en los que los síntomas del mercado eran muy otros, ahora mismo han cambiado. Una cosecha corta en la práctica totalidad de países productores europeos, con unas previsiones totales entre los 150 y 160 millones de hl. en la U.E. cuando normalmente estamos en 170 o más, hacen que los comienzos de campaña se vean con alegría y esperanza de una buena comercialización de los vinos.

            Todo esto que les pongo arriba es cierto, nadie lo puede dudar, los más claro es la subida de los precios tanto en blancos como en tintos, situándose los primeros con fermentación controlada entre 4 y 4,20 euros hl. viniendo de 3,50 Y los tintos entre 3,10-3,20, viniendo de 2,60-2,70. Esta es la realidad, aunque también es cierto que el nivel operativo para las fechas en las que estamos no es todo lo importante que debería ser.

            La cosecha en España es corta, quizá muy corta. Y yo me pregunto, si esta cosecha corta, tras dos también cortas, hubiera ocurrido hace 4 o 5 años, antes de la pandemia ¿qué precio tendrían los vinos? Sinceramente creo que por encima de los que tenemos. Y es que, a pesar de todo lo anteriormente dicho, les he de decir que yo siento una honda preocupación en el mercado, tanto de elaboradores, cooperativas, industriales, exportadores y embotelladores, en todo el sector, que ve que, a pesar de todo esto la triste realidad es que el consumo mundial está bajando de manera importante, no digo ya solo el español, lo amplio al cómputo mundial en general.

            Las exportaciones están bajando, aunque el valor de lo exportado suba, y sigo ampliando el dato, esto le sucede a España, pero también a Francia e Italia, por decirlo de alguna manera en el ámbito mundial se está moviendo bastante menos vino que hace unos años. Será por el precio incrementado, será por el trasporte más caro, por la energía o por lo que sea el caso es que mundialmente se vende menos vino.

            Así estamos con una cosecha muy corta, y con precios elevados, pero no se ve esa alegría en los mercados de querer comprar, de hacerse con mercancía en previsión de nuevas subidas del precio, algún ánimo especulativo, que otras veces, en ocasiones como la que tenemos se daría sin dificultad. Sin embargo, vemos que se sigue comprando al día y en cantidades pequeñas, proporcionalmente para cubrir las necesidades más a corto. Y esto lo hacen por la duda de que no se sabe lo que se va a vender, a qué precio se va a vender y cuando se va a vender.

Es significativo que, tanto los fabricantes de botellas de vidrio, como de Pét o bolsas de bag in box, que hace un par de años veíamos que recortaban entregas por no tener disponibilidad de mercancía, sobre todo en botellas de vidrio, muchos de ustedes lo vivieron en sus propias carnes lo que costaba encontrar vidrio, ahora, sin embargo, se quejan de una bajada general de las peticiones, dato muy significativo de la situación

            Resumiendo, y para terminar, nos tenemos que alegrar de la situación en la que tenemos ahora mismo los mercados del vino, pero tenemos que ser cautos ya que, quizá a pesar de la poca cosecha que tenemos, nos sobre vino. Y esto sería muy preocupante, más sabiendo que si la sequía se pasara una próxima cosecha podría ser mucho mayor y entonces sí que tendríamos un problema grave.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

LA CAMPAÑA COMIENZA FUERTE

         Una vez que se van cerrando lagares, se comienza a hablar de los vinos nuevos, de operaciones, precios, condiciones, etc. Se empieza por los contactos, tanto a nivel nacional, como internacional, normalmente los primeros en venderse, o al menos interesarse por ellos, son los denominados varietales, palabra que siempre que la pongo me resulta rara ya que, al fin y al cabo, todos son varietales. Ustedes ya me entienden, los chardonnay, Sauvignon Blanc, moscatel grano menudo, verdejos, etc. En blancos, y syrah, merlot, cabernet etc. en tintos, vinos y precios que van a parte de lo que son las grandes operaciones de graneles. Grandes o no tanto, como ahora les comentaré.

         El caso es que, ciñéndonos ya a los vinos “normales” a granel, tintos comerciales, blancos airén y otras variedades autóctonas y más abundantes, los precios han comenzado fuertes. A grandes rasgos y haciendo las salvedades que en estos casos y en estas fechas se pueden dar en función de cada operación, los precios más normales a los que podemos decir que arranca la vendimia, son en tintos, comercial, entre 5 y 7 puntos de color, sobre 3,20-3,25 euros hectógrado, puede subir o bajar algo en función de calidad, colores, etc. Para blancos, fermentación tradicional, 3,40- 3,50, es curioso que de hace un par de años o tres a esta parte ya no damos casi nunca el precio del vino blanco a granel fermentación controlada y si se da el de fermentación controlada. El precio de este último, blanco fermentación controlada, va de 3,80 a 4 euros hectógrado, en función de calidades, si es ecológico, se llega a 4,20. Los rosados, varían mucho también en función de si son directos o no, pero en estos momentos hay rosados a 3,50.

            Como pueden ver, una subida de precios de cierta importancia, debido indudablemente al descenso anunciado de cosecha, aunque aún no tenemos datos oficiales. 

            Las primeras impresiones del sector comprador son contrarias, como por otro lado es lógico, a estos precios, y miran la realidad de un comercio estancado totalmente, con exportaciones que hemos cerrado en la anterior campaña a la baja, consumo interno también muy bajo, excedentes de otras campañas que tampoco hemos sido capaces de bajarlos significativamente a pesar de ser la tercera campaña corta que hemos tenido y sin muchas perspectivas de que esto vaya a cambiar. Por tanto, los precios que anteriormente les pongo, de momento, están respaldados por pocas operaciones. 

LA CAMPAÑA COMIENZA FUERTE

         Una vez que se van cerrando lagares, se comienza a hablar de los vinos nuevos, de operaciones, precios, condiciones, etc. Se empieza por los contactos, tanto a nivel nacional, como internacional, normalmente los primeros en venderse, o al menos interesarse por ellos, son los denominados varietales, palabra que siempre que la pongo me resulta rara ya que, al fin y al cabo, todos son varietales. Ustedes ya me entienden, los chardonnay, Sauvignon Blanc, moscatel grano menudo, verdejos, etc. En blancos, y syrah, merlot, cabernet etc. en tintos, vinos y precios que van a parte de lo que son las grandes operaciones de graneles. Grandes o no tanto, como ahora les comentaré.

         El caso es que, ciñéndonos ya a los vinos “normales” a granel, tintos comerciales, blancos airén y otras variedades autóctonas y más abundantes, los precios han comenzado fuertes. A grandes rasgos y haciendo las salvedades que en estos casos y en estas fechas se pueden dar en función de cada operación, los precios más normales a los que podemos decir que arranca la vendimia, son en tintos, comercial, entre 5 y 7 puntos de color, sobre 3,20-3,25 euros hectógrado, puede subir o bajar algo en función de calidad, colores, etc. Para blancos, fermentación tradicional, 3,40- 3,50, es curioso que de hace un par de años o tres a esta parte ya no damos casi nunca el precio del vino blanco a granel fermentación controlada y si se da el de fermentación controlada. El precio de este último, blanco fermentación controlada, va de 3,80 a 4 euros hectógrado, en función de calidades, si es ecológico, se llega a 4,20. Los rosados, varían mucho también en función de si son directos o no, pero en estos momentos hay rosados a 3,50.

            Como pueden ver, una subida de precios de cierta importancia, debido indudablemente al descenso anunciado de cosecha, aunque aún no tenemos datos oficiales. 

            Las primeras impresiones del sector comprador son contrarias, como por otro lado es lógico, a estos precios, y miran la realidad de un comercio estancado totalmente, con exportaciones que hemos cerrado en la anterior campaña a la baja, consumo interno también muy bajo, excedentes de otras campañas que tampoco hemos sido capaces de bajarlos significativamente a pesar de ser la tercera campaña corta que hemos tenido y sin muchas perspectivas de que esto vaya a cambiar. Por tanto, los precios que anteriormente les pongo, de momento, están respaldados por pocas operaciones. 

            Creo que de momento estos precios no van a bajar, hablando de corto y medio plazo, poniendo el fin de año como tope, el sector vendedor está fuerte y no está por ceder en estos precios, una cosa es que se puedan hacer operaciones diez céntimos arriba o abajo, pero veo estos precios, de momento, estables y sin vistas de ceder. 

Por otro lado, el sector comprador ya lleva tiempo y ahora lo veo más acusado, que compra al día completamente, la especulación en los vinos por su arte se ha terminado. Si al elaborador se le obliga a pagar la uva a 30 días, a ellos le obligan a pagar a 6º 0 como máximo, y entonces prefieren ir comprando con arreglo a sus más imperiosas necesidades y poco más, operaciones para toda la campaña, por ejemplo, que antes eran normales en estas fechas, están prácticamente descartadas.

Les comento antes que yo veo estos precios hasta fin de año. Efectivamente, no me atrevo a vaticinar más allá ya que creo que puede depender de muchas cosas, el primer trimestre del año, en el que siempre se paran las cosas, dependerá del nivel de ventas y, sobre todo en exportación, que se vayan haciendo, de esto dependerá la marcha de los precios, el segundo trimestre, siempre importante, dependerá, como siempre de lluvias de primavera, de la brotación y cosecha que apunta, a la vez que seguimos con el nivel de comercialización y aquí si espero movimientos, en función de esto, bien al alza o a la baja.

Todo esto si las cosas se dan con normalidad, cosa que muchas veces en el vino no ocurre. Resumiendo, de vital importancia las operaciones de exportación, que no debemos dejar perder como nos pasa muchos años y que se las lleven Italia, Francia o países del hemisferio sur, y que nos quitan cantidades importantes, ya conocemos Italia, siempre ligeramente por debajo de España y que nos quita muchas operaciones. El nivel de exportaciones en la actualidad en España siempre es la que marca la marcha de los mercados en España. Vayamos a por estas operaciones.

            Creo que de momento estos precios no van a bajar, hablando de corto y medio plazo, poniendo el fin de año como tope, el sector vendedor está fuerte y no está por ceder en estos precios, una cosa es que se puedan hacer operaciones diez céntimos arriba o abajo, pero veo estos precios, de momento, estables y sin vistas de ceder. 

Por otro lado, el sector comprador ya lleva tiempo y ahora lo veo más acusado, que compra al día completamente, la especulación en los vinos por su arte se ha terminado. Si al elaborador se le obliga a pagar la uva a 30 días, a ellos le obligan a pagar a 6º 0 como máximo, y entonces prefieren ir comprando con arreglo a sus más imperiosas necesidades y poco más, operaciones para toda la campaña, por ejemplo, que antes eran normales en estas fechas, están prácticamente descartadas.

Les comento antes que yo veo estos precios hasta fin de año. Efectivamente, no me atrevo a vaticinar más allá ya que creo que puede depender de muchas cosas, el primer trimestre del año, en el que siempre se paran las cosas, dependerá del nivel de ventas y, sobre todo en exportación, que se vayan haciendo, de esto dependerá la marcha de los precios, el segundo trimestre, siempre importante, dependerá, como siempre de lluvias de primavera, de la brotación y cosecha que apunta, a la vez que seguimos con el nivel de comercialización y aquí si espero movimientos, en función de esto, bien al alza o a la baja.

Todo esto si las cosas se dan con normalidad, cosa que muchas veces en el vino no ocurre. Resumiendo, de vital importancia las operaciones de exportación, que no debemos dejar perder como nos pasa muchos años y que se las lleven Italia, Francia o países del hemisferio sur, y que nos quitan cantidades importantes, ya conocemos Italia, siempre ligeramente por debajo de España y que nos quita muchas operaciones. El nivel de exportaciones en la actualidad en España siempre es la que marca la marcha de los mercados en España. Vayamos a por estas operaciones.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

El problema no está en la cantidad de cosecha que tengamos

         Llevamos, días, semanas, meses, hablando y debatiendo sobre la cantidad de cosecha que vamos a tener. Es cierto que la gran mayoría de las opiniones, no todas, apuntan a una cosecha menor que la del año pasado, y dentro de esta merma, las opiniones, se lo vengo poniendo desde hace tiempo, van desde una merma de un 10% hasta más de un 30%. Hay quien apuesta por una cosecha nacional similar a la del año pasado. Tantas y tantas opiniones se han dado, tantos y tantos datos, que estoy casi seguro de que alguno acertará, sin duda. Sin embargo, pocos miran un paso más adelante, pocos miran al día después como podríamos llamarlo, y es la comercialización de la cosecha que tengamos, sea la que sea. Y al respecto les quiero exponer varios puntos de vista.

         Empiezo por exponerles sencillamente los últimos datos que nos da EL INFOVI y que analiza la interprofesional del vino y el Observatorio español de mercados del vino, estos, a grandes rasgos nos dicen que la campaña pasada entre vino y mosto se elaboraron, ya definitivamente en 40,75 millones de hectólitros, un 3% más que la anterior. Cerramos la campaña con 38.622.379 hl. Para alcohol 1.909.406 hl. (+8%) Para Vinagre 291.264 hl (-20%). El mercado interior 9.636.443 (-6,5%) y las exportaciones en los seis primeros meses del año en 10.182.281 hl (-0,3%) y en los once meses de campaña, es decir, desde agosto del 22 a junio del 23, 19 millones de hl. (-2,5%). (

EL INFORME COMPLETO LO PUEDEN VER O DESCARGAR DESDE NUESTRA PÁGINA PINCHANDO EN EL ENLACE:

elcorreodelvino.com/el-problema-no-esta-en-la-cantidad-de-cosecha-que-tengamos/

La producción el año pasado de vino fue de 35.986.397 hl.

¿Para qué les pongo tantos datos? Ya saben que no soy de los deponer muchos, pero es que quiero resaltar que de todos estos datos los únicos que suben son los de vino destinado a alcoholera, todos los demás son negativos. Y si sumamos todos los datos de la campaña anterior nos da una cantidad de 30,8 millones de hl, a falta de un mes de exportación, que, aunque lo cifremos en 2 millones de hl. nos daría, redondeando al alza 33 millones de hl, lo que España ha comercializado en la anterior campaña. Se que muchos de ustedes me dirán que no son datos exactos, ya que entonces las existencias habrían aumentado más, y llevan razón, puede ser, no sé por dónde estén los siguientes datos que podamos sumar, pero no es solo a eso a lo que me dirijo. Lo que si les digo es que, las existencias han aumentado algo tras dos cosechas muy cortas, las exportaciones han bajado bastante sobre años anteriores a la pandemia, el consumo nacional sigue descendiendo también.

Como supondrán con todo esto que les expongo anteriormente me quiero referir a que el problema que tenemos no es el de que haya millón de hl arriba o abajo, que también es importante, por supuesto, no es lo mismo tener 35 que 45, eso todos lo tenemos claro, pero el problema real lo tenemos en la comercialización del vino, claramente a la baja en el mundo entero, no es problema de España, es del mundo entero, lo que nos han bajado las exportaciones, el otro día leía incluso que China está exportando vinos a todo el mundo, en pequeñas cantidades de momento, pero ya la tenemos ahí.

El consumo nacional, habiendo subido y estando en récor la entrada de turistas, que consumen lo suyo, pues el consumo nos ha bajado también. Hace unos años no teníamos excesivos problemas en comercializar 45 millones de hl, que ha sido una cosecha media durante muchos años, hasta la sequía, y ahora con dos de 40 nos las vemos y deseamos para comercializarla, y tenemos bodegas con mucho vino tinto que no saben qué hacer con él.

Otro extremo que les quiero comentar y que creo que afirma el anterior, es que el problema no nos viene solo de las zonas tradicionalmente productoras, como puede ser Mancha, Extremadura o parte del levante español. Vemos que Rioja ha pedido destilación y ha destilado vinos, Rueda incluso están sacando uva descalificándola fuera de la DO. Y la mayoría de las zonas donde prácticamente el 100x 100 se comercializa embotellado, está viendo, casi por primera vez en su historia, que no puede vender sus vinos, al menos embotellados, como también puede ser Navarra, casi todo Aragón, y otras zonas, las que pongo son ejemplo, pero no únicas.

Con esto me refiero y reafirmo en que el grave problema que tenemos es el de la comercialización agudizada por la crisis, el incremento de todos los costes y, a consecuencia de ello, o al menos en parte, el descenso del consumo de vino en el ámbito mundial.

Este debe ser nuestro problema para solucionar y no otro, al menos de momento, nuestras miras deben estar en esto.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

La crisis del vino lacra el precio de la uva

En casi toda España, creo que salvando Galicia, donde las uvas blancas se pagan caras debido al tirón que tienen sus vinos blancos, en el resto de España los precios de la uva de han visto influenciados por la marcha comercial de os vinos (incluso Galicia, aunque sea al alza, aquí las uvas se han visto beneficiadas). Lo que por un lado demuestra que cuando el vino se vende y se vende bien, el elaborador no tiene inconveniente en subir el precio de la uva para hacerse con ella viendo una ventaja comercial a la hora de vender esos vinos, en estos momentos los Albariños, godellos, ribeiros, se venden bien, hay una demanda fuerte tanto nacional como en los mejores mercados internacionales y la uva se está pagando en muchos casos por encima de los 2 euros el kilo.

Sin embargo, en la mayoría de las demás zonas de España la uva blanca se está pagando por debajo de la tinta, incluso, Rioja, abanderada de los vinos tintos de España desde prácticamente siempre, en estos momentos paga la uva blanca más cara que la tinta, porque hay mucha menos y el blanco se vende bien mientras el tinto, ya lo hemos visto este año, incluso ha necesitado de una destilación de crisis para quitar excedentes.

En zonas donde casi la totalidad de la uva es tinta, como Toro, por ejemplo, el precio de la tinta baja, sí, pero volvemos a lo mismo, sencillamente porque el vino no se vende. A pesar de esto la culpa se le sigue echando a los elaboradores, a los compradores de uva, atacándoles, denunciándolas machacándoles, cuando sencillamente miran por sus empresas y sus intereses, al igual que mira por ellos la parte vitícola.

Es cierto que en esta vendimia la uva tinta está teniendo una merma en ocasiones importantes, nadie lo duda, y que probablemente sirva, ojala y sea así, para ir bajando excedentes, de hecho, algo ha subido el precio del vino tinto, cosa que no ha pasado en el blanco, aunque no llega a cotizarse en igualdad el tinto con el blanco. Y este 3es el problema que habría que atajar, el de la venta de vino tinto, totalmente estancada, tanto en graneles como en embotellados, eso lo pueden comprobar quien tanto protesta por el precio de la uva, acudiendo a las bodegas y cooperativas y preguntando como son y como van las ventas de tinto, en España, y en la exportación, tanto en graneles como en embotellados, muchos les dirán de las grandes dificultades, de lo bajo de los precios que ofrecen, que tienen, algunos, más vino del que suelen cogen en una cosecha y no tienen salida. Esta es la realidad, la quieran o no la quieran ver, y es la que nos lleva a que no se quiera pagar la uva tan cara, una uva que la tienen que pagar en 30 días, y algunos tienen el vino aún de la uva comprada y pagada hace dos años, con un coste financiero que no para de subir, al igual que transportes y demás componentes y accesorios al embotellado. Todo esto no lo ve ni quiere que le importe al vendedor de uvas. A ver si nos damos cuenta de una vez por todas de que en esto o vamos todos juntos o no vamos, que hay que comprender todos los niveles, todos los actores, y que todos tengan, por supuesto un margen suficiente para sobrevivir y superar estos tiempos de crisis que tenemos en el sector

Cambiando de tema la vendimia va ya generalizada en todos sitios, se ha comenzado en Mancha con la uva airén, la cual viene bien, pero con menos grado del esperado. Hay quien habla de algo de podredumbre, yo no lo veo aún peligroso, es normal que las uvas más mojadas por la lluvia, de barrancos, y que están en peores condiciones, se recojan antes y alguna pueda llegar con lago de pudrición, pero no es lo general, vamos a ir viendo las cantidades que se van dando de airén y como ha reaccionado a la sequía para ir calibrando con más exactitud la posible cosecha final. 

En cuanto a operaciones, algo se ha hecho en mostos azufrados a 3 euros, pero hoy por hoy se pide más de este precio. En vinos, todavía poco en blancos y menos en tintos hablando de nuevos, y según voy observando la tendencia es algo de subida en el precio de los tintos, aunque aún no hay muchas operaciones debido también a que todavía no están para sacarlos al mercado. En blancos veo una continuidad en los precios tanto en fermentación tradicional como en controladas, a pesar de que hay pretensiones que están por encima de estos precios, ya veremos al final en qué precio quedan..

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

A elaboradores e industriales, ¿quién los defiende?

         Sé positivamente que es un tema conflictivo, saben que nunca me ha importado meterme en estos temas cuando creo que es conveniente decirlo, comentarlo o denunciarlo. Y es que creo, vamos, estoy seguro, que mi postura debe ser imparcial entre las diversas partes de nuestro sector, y dentro de un apoyo total desde El Correo del Vino desde el agricultor, al embotellador final, pasando por el elaborador, industrial o exportador, merecen mi mayor admiración, respeto y apoyo. Quiero dejar claro esto antes de meterme de lleno en el tema principal de este artículo, aunque tendremos otros temas, debido a las fechas tan importantes en las que estamos.

Y es que noto siempre que al agricultor y sus intereses siempre salen, con mayor o menor acierto, a defenderlos sindicatos y, la mayoría de las veces, las instituciones oficiales y sus representantes. Cosa esta totalmente normal, que conste, que, aunque veo que muchas veces los sindicatos hacen declaraciones y piden cosas que casi se podrían catalogar como absurdas, no cabe duda de que están en su papel, se le puede, y lo hago, criticar o debatir, lo que no quita que están en su pleno derecho a decir lo que estimen. También son defendidos por las administraciones, eso al fin y al cabo es política, donde nunca me meto, pero está claro, como digo siempre, que una población tiene 500 agricultores y dos bodegas, pongo, por ejemplo, y si lo que cuentan son posibles votos la cosa está más que clara. Dentro de esto todo mi respeto y apoyo, como digo al sector agricultor, base y primera piedra y cimiento de nuestro sector, el criar uvas y hacerlo bien, y que tengan un precio digno es lo mínimo que se puede pedir, siempre dentro de los diversos momentos que va teniendo el comercio de vinos. 

Dicho esto, y dejándolo, creo, lo suficientemente claro, paso a la pregunta titular de este artículo ¿Quién defiende al elaborador industrial y embotellador de nuestro sector? Ante el acoso constante de sindicatos y administración muchas veces contra el comprador de uvas, por ejemplo, ¿Quién defiende sus intereses si no es él mismo? Se le acusa, increpa, protesta, insulta a menudo y otras casi se les amenaza. No tienen un sindicato, una asociación lo suficientemente potente para hacer valer sus derechos y defender sus intereses. El cuadro, cada vendimia, siempre, pueden mirar la hemeroteca es el siguiente: Antes de la vendimia se comienza a calentar el ambiente, se miente sobre la cosecha, siempre a la baja. Comenzamos, se pone precio de uva, sea el que sea, y se protesta, se critica, bueno, de todo, se pide ayuda al agricultor, termina la vendimia, y se van a su casa o a otro sector a hacer lo mismo, lo que pase con el vino importa poco, hasta la siguiente vendimia, a no ser que la cosa esté muy mal, calladitos… 

Tampoco se defiende desde ninguna asociación, y en el aspecto precios y venta al industrial elaborador, quiero resaltar y hacer, un inciso, en esto, tenemos a la FEV y a la interprofesional del vino, como excepciones, dos instituciones necesarias y que trabajan por el sector como nadie, no me refiero a ellas que ya digo son indispensables y hacen un gran trabajo, me refiero a defender al embotellador, por ejemplo, cuando el precio que les ofrecen las grandes superficies por sus vinos, son ridículos y ruinosos. Si tenemos que respetar la cadena de precios y no se puede comprar uva, por ejemplo, por debajo del coste de producción, cosa que me parece perfecta, aunque casi imposible, pero es otro tema para tratar, también habría que defender y exigir de igual manera al elaborador a la hora de vender su vino al industrial y a este a la hora de vender sus embotellados, por ejemplo.

Como digo desde el principio, desde mi imparcialidad y obligación de mirar por todo el sector, creo necesario explicar que si la uva no se compra más cara suele ser por la dificultad y el precio que luego tiene la comercialización del vino. Que si la uva tinta, por ejemplo, se compra más barata hay que ver que hay elaboradores (particulares o cooperativas) que tienen hasta dos cosechas de tinto sin vender, y, eso si, con la uva pagada al mes de comprarla, luego haz el vino y sopórtalo dos años a ver si se vende. Hemos visto, muy a menudo, que cuando el comprador de uva ha visto negocio claro, se han disputado la uva y han subido el precio en la misma vendimia para hacerse con más uva viendo negocio, cuando no lo hacen es porque no lo ven. Y el siguiente paso, el industrial igual. ¿a qué embotellador no le gustaría sacar tres camiones de embotellados semanales en lugar de uno?, por ejemplo. Y si los sacara ¿acaso no compraría más vino? Si no lo hace es porque no le hace falta, así de claro, de sencillo, y a la vez de triste.

Últimamente., además, y quiero hacerlo costar, hay sindicatos que meten a las cooperativas en el mismo saco. Por supuesto que, como agrupación de los tres sectores en muchos casos, agricultor, elaborador y embotellador, merecen un trato aparte, lo que no se puede exigir a las cooperativas, desde la ignorancia, es que “suba el precio de las uvas que le paga a sus agricultores” Demuestra no saber de lo que va ni lo que es una cooperativa. Ellas, que absorben en zonas como la Mancha, más del 80% de la uva y que saben y sufren el problema por las tres partes. Ellas tienen mucha fuerza y agrupándose tienen defensa.

Por todo esto y para terminar, aunque el tema da para mucho, quiero plantear que de alguna manera haya quien defienda los problemas de los elaboradores y embotelladores, que son, muchos de ustedes lo saben bien, muchos y grandes. Y como creo que es mi obligación plantar una pica por ellos, lo hago y lo digo…Continuara…

Y rápidamente comentarles algo de la vendimia, los precios de la uva estables, operaciones de importancia no hay aún, ni en vinos ni en mostos. Y todo el mundo espera que las últimas lluvias beneficien a la cantidad de uvas a recoger, ya que han sido unas lluvias muy generalizadas y abundantes o al menos suficientes para impulsar el engorde de la uva.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

MIRA QUE HAY LISTOS EN NUESTRO SECTOR

Y no lo digo sarcásticamente. En esta semana, estando de vendimias, hay mucho que comentar, pero no quiero dejar de decirles lo que están haciendo algunos elaboradores de vino que demuestran tener visión comercial y de negocio sobre la marcha, y es que, efectivamente en este negocio, de siempre, tenemos linces empresarialmente hablando. Y me refiero a quien ha visto negocio en el precio más bajo que hoy por hoy tienen las uvas tintas sobre las blancas, las tintas de media se están pagando en Mancha a 0,015025 euros/kilogrado (2,50 pesetas). Las blancas a 0,016828 euros/kilogrado (2,80 pesetas). El precio del vino tinto está sobre 2,50-2,60 euros Hº y el del blanco F.C. 3,30-3,50. Y lo que están haciendo es elaborar blanc de noir, es decir vino blanco con uvas tintas, con lo que le sacan un importante beneficio al vino, también están haciendo rosados, más que otros años. Y es que los tintos no los quieren ni ver en muchos sitios por la dificultad de comercialización que últimamente tienen.

Aparte de esta anécdota pero que dice mucho de nuestra gente, hay que comentar la vendimia. Los precios de las uvas en Mancha los pueden ver al final de este artículo. Operaciones aún se han hecho pocas, algo de mosto azufrado a 3 euros hº, que hoy es difícil de encontrar porque se pide algo más y porque mucho vendedor no quiere comprometer mercancía hasta que los precios se generalicen y asienten y se vea lo que hay de uva sobre todo airén. Se espera elaborar menos mosto debido a que la uva viene con una graduación alta y esto hace que por el desdoblamiento en alcohol superior, no merezca tanto la pena, no es lo mismo elaborar mosto con uvas de 10 grados que de 12. Por tanto, tenemos que esperar algo más hasta que estas operaciones se generalicen.

Del volumen de cosecha mejor no hablar, ya veremos lo que al final hay, las lluvias previstas van a dar kilos indudablemente. Es general que hay merma con respecto al año pasado, otra cosa es que veo que por dar datos de mermas algunos que debían de ser responsables, lo hacen a la ligera e irresponsablemente, al menos esa es mi opinión. Que el presidente de Asaja nacional diga en radio de cobertura nacional que en España entera habrá una merma entre en 30 y el 40%, lo veo, y espero no equivocarme, irresponsable, España la pasada vendimia tuvo 41 millones de hl. un 30% menos nos daría un volumen de 28,3 millones, un 40% de merma 24,6 millones. No digo nada, lo dejo al criterio de ustedes y al tiempo, a ver quién tiene razón y si es verdad que España no llega a 30 millones de hl.

Otra incongruencia en el precio de la uva es que, también desde algún sindicato agrario se diga que las cooperativas deben de pagar más alto el precio de la uva. Yo tengo entendido que las cooperativas reparten y pagan en función de cómo vendan y los gastos que haya, vamos que no tienen un precio fijo ni pueden, o no deben al menos, tener un precio de uva estipulado con anterioridad, al menos en la uva de sus socios. Respecto al precio de la uva en Mancha, yo creo que no se comprará más de un 15%, por tanto, no es definitivo a la hora de valorar las uvas. Es cierto que los precios del vino y mosto suelen partir del precio que se pone a la uva, pero al cabo, el sector cooperativo, con más del 80% de la uva es el que debería marcar tendencia en los mercados.

Les quiero comentar también, protestas que hay sobre si entra uva foránea a Mancha, habiendo protestas y pidiendo que se evite, esto es legal totalmente, siempre que no entre a alguna denominación de origen, como es lógico, pero para elaborar vino sin D.O., es totalmente legal, de hecho, se está trayendo uva de otras zonas ya y es totalmente legal. Lo que ha cambiado la situación, de ser Mancha exportadora de uvas a otras regiones, a ser receptora.

La uva en toda España está entrando sana, con una calidad excelente, con buena maduración, la cual está siendo rápida, por lo que hay que estar atentos a la vendimia para evitar sobre maduraciones donde no se desean, vamos a tener un grado medio muy superior al del año pasado, recuerden la problemática de uvas que entraban con 7-8 y 9 grados baumé, teniendo enormes problemas con los vinos resultantes, este año ha costado encontrar vinos blancos con 12 grados y este próximo costará encontrarlos con 10 grados, de hecho ya se están buscando.

PRECIOS DE UVA

COMO PRECIO GENERAL LAS UVAS BLANCAS DE PAGAN A 2,80 PTAS, GRADO-KILO Y LAS TINTAS A 2,50, MÁS 2 PESETAS KILO DE BONIFICACIÓN

Airén: 0,0179 euros/kilogrado (2,97 pesetas).

Tempranillo; Cabernet Sauvignon; Garnacha; Syrah y resto) los precios son: 0,0156 euros/kilogrado (2,60 pesetas). 0,015025 euros/kilogrado (2,50 pesetas). más 2 Ptas. de porte por kilo

Sauvignon Blanc: 0,0331 euros/kilogrado (5,50 pesetas).

-Chardonnay: entre 0,0331 euros/kilogrado (5,50 pesetas). 0,027046 euros/kilogrado

(4,50 pesetas).

-Verdejo: 0,0238 euros/kilogrado (3,96 pesetas). Verdejo: 0,019200 euros/kilogrado (3,20 pesetas).

-Macabeo: 0,0179 euros/kilogrado (2,97 pesetas).

-Moscatel: 0,0198 euros/kilogrado (3,30 pesetas). 0,021000 euros/kilogrado (3,50 pesetas).

-Gewurztraminer: 0,0331 euros/kilogrado (5,50 pesetas).

-Merlot: 0,018000 euros/kilogrado (3,00 pesetas).

-Resto de variedades blancas: 0,0179 euros/kilogrado (2,97 pesetas).

Los anteriores precios llevan incluidas las 2 pesetas por kilo de portes, en otras tablillas ponen menos precio más las dos pesetas, que nos lleva al mismo precio

En valdepeñas. uvas con y sin DO.

-Uva tinta Cabernet Sauvignon DOP: 0,027046 euros/kilogrado (4,50 pesetas).

-Uva tinta Cabernet Sauvignon IGP: 0,016828 euros/kilogrado (2,80 pesetas).

-Uva tinta Tempranillo DOP: 0,027046 euros/kilogrado (4,50 pesetas).

-Uva tinta Tempranillo IGP: 0,015025 euros/kilogrado (2,50 pesetas).

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

¡ESTAMOS EN VENDIMIA!

         Terminando agosto, y aunque parezca mentira, se ha terminado ya de vendimiar bastantes variedades de uva, aquellas en las que se empezó incluso en julio y en los primeros días de este agosto, hay variedades en el sur y levante español, como la chardonnay o la moscatel grano menudo que ya están prácticamente vendimiadas y terminadas. Otros años se tenía incluso que parar la vendimia una vez vendimiadas estas variedades, para empezar algunos días después a vendimiar otras variedades, este año, la verdad, es que con el calor que nos está haciendo, no se ha dado esta circunstancia, se ha pasado directamente a las adelantadas tintas y ya se está vendimiando, hablo de Mancha, el tempranillo que está madurando a una velocidad rapidísima.

Cómo norma general la uva en todos sitios está viniendo con una maduración, una sanidad y una graduación y equilibrio excelentes, como hacía muchos años, creo que podemos tener unos vinos de muy buena calidad este año, no cómo el año pasado, por ejemplo, en el que tuvimos muchos vinos procedentes de uvas que no habían madurado bien, vinos con 8 o 9 grados, que han sido y siguen siendo conflictivos de comercializar. Este año, creo que va a suceder al revés, la graduación viene siendo alta y si esta última campaña costaba trabajo encontrar vinos blancos con 12 o más grados, este año va a costar trabajo todo lo contrario, encontrar vinos de 10 grados.

Si hay alguna nota que podamos calificar de negativa es la de las altas temperaturas que tenemos en vendimia, empezando por los vendimiadores que se tienen que enfrentar a días de más de 40 grados, a pleno sol, y enológicamente hablando, uvas que llegan calientes y fermentaciones con un calor ambiental muy alto, energéticamente también el coste de tener que elevar, por ejemplo, un depósito de un millón de litros fermentando a pleno sol, y tenerlo que mantener a 20-22 grados de temperatura hace falta un esfuerzo energético muy grande, y por tanto un coste de elaboración que se eleva .

Por lo demás, como les digo, todo muy bien, un buen rendimiento de la uva, y sin problemas sanitarios, en estas primeras uvas vendimiadas.

En cuando a cosecha, los datos son muy dispares, peo en la mayoría de los sitios se habla de mermas que van de media, entre el 10% y el 30%. Para evaluar la cosecha total de España yo quiero esperar a ver como se comporta sobre todo, la uva airén, que es la que marca cosecha, por ser la de mayor extensión y producción, para comenzar a vendimiarla aún quedan unos días y vamos a ver cómo reacciona ya que está muy acostumbrada a los fuertes calores y sequía, y hay que tener en cuenta que a pesar del caluroso verano, en el mes de junio le llovió una media mínima de 100 litros, por lo que hay que esperar a ver el aguante que tiene si es malo la cosecha bajara y subirá si es bueno. De momento lo que está claro es que, sobre parcelas vendimiadas, y en varietales como chardonnay, Sauvignon Blanc, verdejo, etc. La merma es clara y notoria, llegando del 10 al 30% de merma, de continuar así tendremos una cosecha por debajo de la pasada, y sería la tercera cosecha consecutiva mala 

Conocemos ya los primeros precios de uvas, en Castilla La Mancha, puestos en Valdepeñas, para uvas con D.O. y sin ella, y solo para alguna variedad, los que hay al día de hoy son los siguientes:

Uva tinta Cabernet Sauvignon DOP: 0,027046 euros/kilogrado (4,50 pesetas).

-Uva tinta Cabernet Sauvignon IGP: 0,016828 euros/kilogrado (2,80 pesetas).

-Uva tinta Tempranillo DOP: 0,027046 euros/kilogrado (4,50 pesetas).

-Uva tinta Tempranillo IGP: 0,015025 euros/kilogrado (2,50 pesetas).

A lo largo de esta próxima semana espero que salgan más precios, de momento, en tintos, que es lo que tenemos, los precios bajan con respecto al año pasado, y es que la dificultad en la comercialización de estos vinos está pasando factura. Y que conste que estos precios, aun siendo importantes, aún no se pueden calificar como generalizados en toda Mancha, para eso debemos esperar unos días más hasta que se vaya poniendo en más lagares.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

CAMPAÑA SIN PENA NI GLORIA

         Llegamos al final de la campaña, una campaña, que, como digo en el título, ha pasado sin pena ni gloria, no será de las que se recuerden a lo largo de los años. Una campaña que podíamos calificar prácticamente de plana, sin movilidad apenas y donde los precios de los vinos, mal que bien se han ido manteniendo a lo largo de los meses para ir poco a poco cediendo, un inicio de vendimia donde ya se preveían los problemas de los vinos tintos que empezaron dados de la mano al del blanco, precios de blancos fermentación controlada que comenzaron sobre 3,60 euros Hº. A raíz de la primavera y el problema de la sequía remontaron algo ya que los tintos estaban a 2,50-2,70, y blancos a 3,30, para, ahora, terminando la campaña volver los blancos F.C. a operarse sobre los 3,50 y los tintos vuelven a caer a 2,50-2,70. Como verán sin apenas movimiento digno de resaltar.

Haciendo memoria, y como cada año sucede, al comenzar la campaña, allá por el 1 de agosto de 2022, había “gritos desesperados” de lo corta que sería la cosecha, un 20, 30, 50% menos eran cifras comunes que se oían por doquier, reclamando unos precios elevados de las uvas. Yo les decía que un 30% menos de cosecha sobre 40 millones que tuvimos la anterior, era producir 28 millones, cosa imposible, aun así, hacían oídos sordos. Como siempre, y por no dar más vueltas estos “errores planificados” tuvieron que callar. Hemos tenido una cosecha un 3% mayor que la anterior.

Dato significativo, y que muchos me dicen que harán lo mismo esta campaña, es el rechazo para comprar uvas tintas de baja calidad, prácticamente a ningún precio. Así, una de las firmas mayores compradoras de uva de España, puso un precio de uva tinta de menos calidad que era prácticamente lo mismo que si decía que no compraba uva. El tiempo le ha dado la razón, por la marcha que han tenido los tintos este año. Hubo muchas bodegas también que recortaron sus compras y elevaron el nivel mínimo de calidad exigido para comprarlas. Este ejemplo, según me comentan, este año se va a seguir por muchas más bodegas.

Por significativo debo comentar esta circunstancias del vuelco de consumo, y por tanto de compras, que ha tenido el vino blanco por el tinto, creo que, por primera vez en la historia, los precios del tinto han estado significativamente más bajos que los blancos. El consumo a nivel mundial de blancos ha crecido en detrimento de los vinos tintos. Tendencia que en esta campaña se ha acentuado y que parece ser que ha venido para, al menos de momento, quedarse.

Las exportaciones de vino han tenido su cara y su cruz, el precio del vino se ha elevado, y el montante económico de nuestros vinos exportados ha crecido de una manera notable podríamos calificarla, para como están las cosas. Eso bien, este incremento de valor se ha traducido en una bajada de volumen también significativa ya que, por la marcha que llevamos, creo que superaremos escasamente los 20 millones de hl. en la campaña, cantidad muy baja para lo que estábamos logrando, sobre todo antes de la pandemia, es de esperar que esta tendencia pueda ir mejorando y cambiando a la vez que los costes de transportes y consumibles se van moderando, esperemos que sea así.

Consumo interno en España, bajo, a lo largo de la campaña ha ido bajando, aunque a finales parece que esta tendencia se está frenando y nos hemos estabilizado en más o menos 9,7 millones de hl. aún nos queda para recuperar los más de 11 que logramos justo antes también de la pandemia.

En cuanto a existencias, terminaremos más o menos con las mismas existencias de vino que teníamos en las mismas fechas del año pasado. Tras dos años de cosechas cortas no hemos sido capaces de bajar significativamente el volumen de existencias que tenemos, dato este muy significativo y causa que nos confirma el estado del comercio de vinos.

Todo esto que les comento no es problema de España, todos los países productores y exportadores tienen el mismo problema, Francia, Italia, como principales, como España, padecen lo mismo en mayor o menos medida. De hecho, esta misma semana la Comisión Europea nos ha avanzado que espera que al término de la campaña, es decir, la semana que viene, la Unión Europea tendrá unos excedentes totales superiores a 171 millones de hl. podríamos decir que algo más de una cosecha, y que han aumentado con respecto al año pasado

Resumiendo, hemos pasado una campaña en la que la falta de una comercialización fluida ha sido la norma de cada día. Al bajar las ventas, es normal que bajen las compras y la incertidumbre ha sido la pauta a la hora de comercializar vinos. El sector comprador, industrial, embotellador, no sabe cuándo ni cuánto va a vender sus vinos, por tanto, a la hora de comprar ha sido muy precavido, entre esto y el incremento de la financiación y exigencias de pago rápido, han hecho que a la hora de comprar se haga de poca cantidad y a corto plazo, lo imprescindible para pasar las próximas semanas y nada más, no se han hecho apenas operaciones a largo plazo, de retirada en toda la campaña. 

Por tanto, campaña sin pena ni gloria, mejor se diría que con más pena que gloria, ya que,  en su conjunto, no ha sido una buena campaña para nadie. Esperemos que la próxima sea diferente y mejor, la semana que viene lo comentaremos…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

VINO VENDIDO, PERO EN BODEGA

Nos llegan comentarios o quejas por parte del sector vendedor referente a las operaciones de vino que hay realizadas, pero que en algunos casos comienzan a dar problemas. Si hablamos con bodegas elaboradoras, tanto particulares como cooperativas, muchos dicen tener vendida una parte de vino, pero que no se retira en plazo, por no poder el comprador dar salida en sus almacenes al vino y no poder/querer retirar más vino. Esto sucede igual en blancos que en tintos, pero preocupa más en blancos ya que puede ser que, una vez estén los vinos nuevos, se exija por parte del comprador que se le de vino nuevo en lugar de viejo.

También se comienza a hablar en estas mismas operaciones de ver de renegociar las condiciones, tanto de precio, como de retirada, por lo que volvemos a lo que pasa muchos años con las célebres renegociaciones que, llamémosle por su nombre, en la mayoría de los casos se podría llamar incumplimiento de contrato, por una parte. Y la verdad es que siempre, o casi siempre sucede por una parte y casi nunca por la otra, si el vino sube y mientras el comprador cumpla las condiciones, ese contrato no se renegocia.

Esto nos hace ver que no todo el vino que está vendido está retirado y que una parte de lo vendido sigue en las bodegas de los vendedores y por tanto, estos últimos, no pueden o deben hacerse composiciones reales de lo que tienen o no tienen en bodega o de lo que tienen o no tienen para poder vender en el mercado libre, concretamente en vinos blancos, cuya demanda es mayor que la de tintos, puede darse, y de hecho se da, el caso de que teniendo vino blanco en bodega y teniendo demanda de ese vino, no lo puedan vender por estar comprometido en un contrato, contrato que no saben si, al final, a ciencia cierta les sea retirado, por lo que pueden perder la oportunidad de venderlo y a final quedarse con él.

Y es que ya muchas miras están puestas en las próximas vendimias, en muchos casos ya dan por amortizada esta campaña que está a punto de finalizar. Los datos que nos proporciona la Interprofesional del Vino de España, sacados del INFOVI, nos dan estimaciones de consumo interno de 9,69 millones de hectólitros en el interanual, lo que representa un 7,2% menos que el año anterior. Las exportaciones tampoco son muy optimistas, ya que, en los 9 primeros meses de campaña, hasta mayo, hemos exportado 15, 36 Mhl., si se siguiera en los tres meses restantes exportando al mismo ritmo, exportaríamos 20,4 millones de hl. lo que claramente es una cifra baja si fuera así, para las exportaciones normales de vino de otros años anteriores a la pandemia.

También, como siempre, nos dan las existencias de vino y mosto a 31 de mayo, que son de 43,79 Mhl. Una cantidad similar a la del año pasado en este mes, que se ve aumentada por el aumento de existencias en mosto, que sube un 44% con respecto al mismo mes del año anterior. Que muchos achacan a algunos problemas de alguna empresa de mosto.

La cosecha total de la vendimia pasada la sitúan ya en 40,7 millones de hl. de vino y mosto, lo que es un 3% superior a la pasada.

Aunque habrá tiempo de hablar de ello, las apuestas este año por la cantidad de cosecha están muy dispares entre unas y otra, hay que da menos cosecha, sería por debajo de los 40 millones, otros dicen que similar y hay quien la sube hasta casi 50 millones, como ven hay para todos los gustos. Hay que tener tranquilidad y responsabilidad. Démosle tiempo al tiempo…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

MALOS DATOS, POR DESGRACIA

         Tenemos semanas en las que la operatividad y actividad de los mercados se ralentiza más de lo normal, de cara ya a este verano, aún más, las noticias van escaseando por vacaciones y estar en un impase de espera ya de cara a las venideras vendimias. No obstante, siempre hay algo nuevo que salta al mercado y que es digno de comentar, esta semana, entre otras cosas, quiero resaltar los datos que avanza la Unión Europea al argumentar la autorización a las diversas destilaciones de crisis y que son preocupantes, y es que dice que la comercialización de vinos que se espera en esta campaña en los principales países productores de la UE tiene una reducción de consumo que la estima en un 7% en Italia, un 10% en España, un 15% en Francia, un 22% en Alemania y un 34% en Portugal. Si los comparamos estos datos con los que había previos a la pandemia.

Estos descensos son demoledores si al final, como parece, se cumplen, sobre esto luego se puede decir lo que se quiera, pero los números son contundentes. Fíjense, además, que estos enormes descensos son de los países productores y consumidores, trasladen estos datos a países sin tradición consumidora, como África, Sudeste asiático, sobre todo, Sudamérica. Rusia y países satélites cerrados completamente, China descendiendo. Países sin una gran tradición consumidora y que, además, han visto encarecer este producto a consecuencia, no solo de la subida del precio del vino, sino también de los componentes alrededor del mismo y, sobre todo el transporte, Muchos de ustedes saben lo que costaba enviar un contenedor de vino a China o a EE. UU y lo que cuesta ahora…

Y por mucho que se comente y se diga, sea por quien sea, nuestras bodegas tienen aún mucho vino, algunos con calidades que dejan de desear bastante, y en menos de dos meses estamos cortando uvas y se nos viene una cosecha, con casi total seguridad mayor, en términos nacionales, a las dos pasadas, con lo que el problema, antes de solucionarse, se acrecentará. Mucho me temo que la escasa destilación de crisis aceptada este año y pedida por apenas dos comunidades, el año próximo, la campaña próxima, se verá más que aumentada y pedida por muchas más zonas. Ojalá me equivoque…

Seguimos con datos que nos proporciona el MAPA y que siguen, por desgracia, sin poder ser valorados como buenos, antes bien, todo lo contrario. Referente al consumo de vino en España. Y nos da datos como: El consumo de vino en hogares en 2022 se cerró con una media de 7,3 litros per cápita y año. Desglosa datos entre hogares de clase alta y media alta donde se consume 9,2 litros y en los hogares de clase media el consumo es de 7 litros y en los de clase baja 6,9 litros por persona y año.

No es por nada, pero esto, yo se lo estoy diciendo desde hace meses, no con datos que no tengo, pero si que, como saben, tomo el pulso del mercado día tras día, en la arena, en el ruedo, no en despachos donde se manejan muchos datos, pero se habla con pocas personas. Y ese pulso no engaña, no suele engañar. Quizá haya quien me califique de pesimista, nada más lejos de mi deseo, ojalá pudiera decir todo lo contrario, lo he dicho cuando ha correspondido y me he alegrado más que nadie. Pero lo que les digo: cuando palpas y pulsas el mercado directamente cada día, te das cuenta de la realidad y la única realidad en la práctica totalidad de esta campaña, que ya está a punto de expirar, es que la gente se quejaba de pocas ventas, de poco consumo, que llevaba a no vender al embotellador y este no comprar por falta de ventas. Todo esto, que como saben, les vengo informando desde hace meses, como les digo, se va ratificando y respaldado luego con los datos, pero el mercado, el de verdad, ya lo sabía y lo sabíamos desde hace tiempo, y El Correo del Vino, pese a quien pese es el que se lo ha ido informando cada semana, cada día…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO.

Destacada

¿QUIÈN DA MÁS?

         Como si de una subasta se tratase el baile de cifras ya está en marcha, muy temprano este año, pero ya está en marcha, en cuanto a la cantidad de cosecha se refiere. Ya he oído cifras dispares de zonas que anuncian hasta un 60 y 80% de merma en zonas de Cataluña, en otras anuncian cosechas parecidas, también las hay que dan mayor cantidad, Galicia, por ejemplo, y parte de Andalucía anuncian cosechas mayores y en el conjunto de España la verdad es que casi nadie da menos cosecha que el año pasado, o casi, ya que anuncian cantidades parecidas o ligeramente inferiores, hasta quien anuncia cosecha superior al 20-30%. Como ven la subasta de cifras de cosecha ha comenzado.

Viendo lo que se dice a nivel nacional podríamos decir que las “predicciones van desde los 38 millones de hl hasta los 48, como ven, un diferencial muy grande, y no solo grande, el tener una u otra cosecha supondría una comercialización buena, a tener unos excedentes importantes, unos precios mantenidos o ligeramente al alza o unos precios en caída si se tiene 38 o 48 millones. Es por eso que me quejo de que, a estas alturas de la jugada, ya se estén dando unos pronósticos, siempre arriesgados y que, si se acierta, será casi por pura casualidad. Mucha gente me pregunta mi opinión al respecto:

No voy a dar cifras, responsablemente creo que no las debo dar, aunque como es natural tengo mi opinión, que la iré dando conforme se confirmen, o no, mis ideas. De momento les digo lo que veo y lo que me dicen fuentes fiables:

La viña tuvo una mala brotación, débil por la sequía, incluso brazos de las espalderas que no brotaron. Hoy en día, tras las lluvias, la situación ha cambiado y las viñas tienen una pinta fenomenal, están creciendo bien, las uvas engordando bien, incluso las variedades tintas más adelantadas han comenzado el envero, anunciando un adelanto de la vendimia, si no se malogra yo espero algo más de cosecha que el año pasado, cuanto es lo que no me atrevo aún a decir, como les decía antes, por responsabilidad y no querer influir en este aspecto.

Y creo que habrá algo más porque estoy muy acostumbrado, a lo largo de los años a ver y constatar la rusticidad de la viña y más de las autóctonas y aclimatadas a las diversas zonas, pongo por ejemplo la uva airén en Mancha, o la Monastrell tinta en zonas cercanas al levante español. El año pasado, tras una sequía mayor que la que tenemos este año en los viñedos, al final tuvimos algo más de cosecha que el anterior. Este año la airén nos puede volver a responder, es una viña aclimatada y acostumbrada a periodos secos, a colores grandes en verano, que la vemos que, con algo más de humedad y cuando las noches comienzan a alargarse y a refrescar tiene una capacidad de recuperación como pocas cepas la pueden tener, la monastrell, Bobal y otras, también aclimatadas a sus respectivas zonas, pueden también sorprendernos enormemente.

Si unimos todo esto, y cuando el peligro de enfermedades parece superado sin grandes mermas, es lo que me hace suponer y creer que, tomando los datos que hay al día de hoy, y a expensas de que puedan suceder algunas contrariedades, si no las hay, creo no equivocarme al decir que tendremos más cosecha, el cuanto de la cantidad ya les digo que aún me lo reservo, lo iremos viendo conforme pasen los días y las semanas, de momento ese es mi pronostico.

Aunque puede ser tema de otro artículo, si les quiero comentar de pasada y también acudiendo y pidiendo responsabilidad, en cuanto a la comercialización de los vinos, hay quienes y desde voces oficiales, dicen lo bien que va, lo estupendo que somos y las cantidades enormes y de récor que se están vendiendo,  afortunadamente se va vendiendo, sí, pero la comercialización no está tan estupenda, los mercados interiores están muy, pero que muy parados y esto hay que decirlo también, ya lo seguiremos comentando.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Replantearse los mercados

         Es esta una constante a la que en el sector del vino estamos acostumbrados y además, lo hacemos bien, a lo largo del tiempo lo hemos venido demostrando, desde las exportaciones a las diversas técnicas y maneras de comercializar nuestros vinos, desde la garrafa a granel en bodega o los fudres, hemos pasado, en graneles a los flexitanques y contenedores en enormes buques transoceánicos. Y de la botella cinco estrellas de litro al tetrabrik y al bag in box, estamos empezando también con la lata, botella de plástico, incluso en bolsas lo he visto en algún país o la recientemente salida botella biodegradable fabricada con algas.

El cambio en el consumo y los consumidores va, desde hace años y poco a poco, cambiando y adaptándose a nuevas modas, nuevos vinos, no solo los de baja graduación, que conste, que el consumo de vinos de calidad con graduaciones altas también hay que contemplarlo. Y el recientemente e inesperado cambio producido en todo el mundo de los vinos blancos antes que los tintos, incrementándose enormemente el consumo de blancos y de blancos espumosos.

Estamos perdiendo a pasaos agigantados al consumidor diario, por el consumidos esporádico o de circunstancias, de fin de semana lo llaman otros. Efectivamente el consumidor del vino diario, el que en las comidas y cenas pone la botella de vino en la mesa y acompaña, siempre, las comidas con vino, poco a poco va bajando, habría que recuperarlo, y sin embargo sale el consumidor de ocasiones, el de una botella de vino de más calidad en su casa durante el fin de semana o en algún acto social más especial, o el consumidor exclusivamente en hostelería y restauración, pueden crecer, pero es tan bajo el consumo que aunque crezca mucho no es muy representativo, aunque lo sea cada vez más.

En los mercados de graneles nacionales también está pasando algo parecido, hay cambios que se hacen casi sin notar. Y, al menos de momento, las bajadas mundiales de consumo a consecuencia de la pandemia, y del incremento de costes, no solo del vino, sino también de transporte, componente, energía, etc. Han hecho que el, a veces, a niño especulativo que había en el vino haya desaparecido totalmente. Les pongo el ejemplo inmediato de hace solamente un par de meses a esta parte:

Hace dos meses, por la sequía tan enorme que teníamos y viendo que los viñedos no tenían una buena brotación y que la cosecha, de persistir la sequía, podía ser claramente, de las más bajas de decenas de años, los vinos empezaron claramente a subir de precio, era algo normal y lógico. Empezó a llover, cada día más y la cosa se calmó, la subida de precios frenó y se estabilizó. Y siguió lloviendo y en estos momentos se comienza a hablar de bajada de precios, contraofertas en las operaciones, etc.

Este vaivén de precios, comenzando por la primer subida, en otras circunstancias hubiera tenido un respaldo de compras en grandes cantidades al prever que el vino siguiera subiendo, antes este era un movimiento también lógico de los compradores, a la vez que el vendedor podría cerrar el grifo de ventas. Cambia el momento debido a las lluvias, y podría haber subido lo contrario, un incremento de oferta al prever más cosecha y posible bajada de precios del vino. Esto era lo “normal” que, más o menos sucedía en los mercados. Sin embargo, en esta ocasión, los precios, si, han sufrido oscilaciones más o menos importantes, pero sin embargo tanto las ganas de comprar, como las de vender y, por tanto, el nivel operativo ha seguido plano, exactamente igual se ha operado con vinos al alza que estables o a la baja.

Y es que el sector está sumido en una especie de apatía en la que no sabe exactamente ni lo que va a vender ni cuando, y no quiere meterse en compras grandes ni a largo plazo y compra lo que le hace falta y cuando le hace falta, nos hemos olvidado de esas grandes compras, cada uno en sus posibilidades, esas compras para toda la campaña o con retiradas a meses y meses vista. Hoy día eso no le interesa ni a compradores ni a vendedores, y creo que la causa principal es la desconfianza existente en lo que pueda pasar.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

DESTILACIÓN DE CRISIS PARA NO SOLUCIONAR LA CRISIS

         La función de una destilación de crisis es, cuando hay crisis en los precios y comercialización de los vinos, retirar del mercado una cantidad de vino para reactivar el mercado, tanto en precios, como poder compensar la comercialización de los vinos, eliminando los que no se pueden comercializar para compensar la falta de comercialización. Más o menos y a grandes rasgos, esa puede ser una sencilla definición de lo que es y para qué es la destilación de crisis como reguladora.

Creo que esto no lo han captado bien desde el MAPA, ya que la propuesta que hacen es, cuando menos, ridícula, parece una broma, eso sí, de mal gusto. Que primero presenten un borrador en el que se proponga una destilación de poco más de 12 millones de litros entre Rioja, Cataluña y Extremadura, con un diferencial de precios, por ejemplo, que en Cataluña se reciban 433 euros por hectólitro, mientras que Extremadura perciba 46,63 euros hectólitro, para una ridícula cantidad de 4,33 millones de litros en Extremadura y 1,66 millones en Cataluña. Al día siguiente sacan otro borrador en el que ya eliminan a Rioja, no sé por qué, por lo que, al día de hoy, y si no vuelven a cambiar las cosas, la destilación de crisis para “solucionar el problema de comercialización” se ciñe a destilar y retirar del mercado en Extremadura y Cataluña, la cantidad de 5,99 millones de litros, 0,06 millones de hectólitros, redondeando, en dos zonas donde la producción suele superar los 5 millones de hl. Como verán es ridículo, más si se compara, por ejemplo, en Francia, donde a partir de estos días se comienza allí si, la destilación de crisis, en la que se pretenden destilar 300 millones de litros, 3 millones de hl frente a 0,06 millones. Creo que pocos comentarios más necesita esto.

 A lo que tenemos que añadir las fechas, que serían ya en la próxima campaña, octubre o noviembre de este año. Creo que es cúmulo de despropósitos y un gasto, aunque sea poco, que no va a servir absolutamente para nada, si acaso para que algunas bodegas, pocas, se quiten de en medio los peores vinos de su bodega, altos de acidez, bajo de grado, enfermos, etc. 

Si de verdad alguien en el ministerio se cree que esto puede servir para solucionar algo, la verdad es que lo debería de explicar, yo, al menos, no lo creo. Pero, en fin, debemos de esperar al final a ver en lo que queda esto para entonces poder comentar ya con la seguridad de lo publicado en el BOE, lo que es la realidad, aunque no esperen muchos cambios, ya verán como no…

Una noticia que me preocupa también, otra más, y que ha pasado casi desapercibida, es que la OMS, Organización Mundial de la Salud, se ha posicionado a favor de la propuesta irlandesa de etiquetado sanitario de las bebidas con alcohol. Lo que puede ser un peligroso reconocimiento para que esta postura irlandesa se pueda trasladar a otros países, creándonos un problema que sería enorme a nivel mundial si en la etiqueta del vino hubiera que poner que su ingestión perjudica seriamente la salud, aunque se mentira.

Terminar con lo que en estos momentos es tema de conversación y es la lluvia caída, unido al miedo de posibles ataques de mildiu. Empezando por lo último, la verdad es que se ha detectado en algunas zonas, las más húmedas, pero, de momento al menos, no se puede considerar como una plaga preocupante en el ámbito general, pero hay que esperar unos días para poder descartar o no este problema, de momento, atentos y tratamientos preventivos es lo que hay que hacer.

En cuanto a las lluvias, pues han hecho que el planteamiento de posible cosecha cambie radicalmente y de ser una verdadera catástrofe que se preveía, hemos pasado a esperar con optimismo que la cosecha, si no grande, que no lo será, tampoco sea una cosecha tan corta como se esperaba hace unas semanas. Una media de más de litros en la mayoría de los sitios hace mirar el verano con tranquilidad. Y ahora comienza ya el calor, la mejor medicina para el mildiu…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

4.024

Escueto título del artículo de esta semana, pero igual que es corto el titular, expresa algo grande, muy grande, y es que el año pasado ni más ni menos que 4.024 empresas vitivinícolas españolas exportaron vino a todo el mundo. Un dato que, al menos a mí, me llena de alegría y, sobre todo, de esperanza para poder mirar el futuro de nuestro sector con otro ánimo diferente. Está claro que estamos ahí, estamos en el candelero como se puede decir y mientras estemos, a pesar de los malos datos que últimamente dan las exportaciones a nivel mundial, siempre podremos recuperarlos.

No es el récor de empresas, por poco, ya que en 2017 fueron 4.073.  Pero a pesar. De esto, tras la pandemia, los datos son muy tranquilizadores para nuestras empresas y nuestro comercio. La media de facturación por empresa fue de 762.257 euros, subiendo un 2,2% con respecto al año anterior, y como ya se les informó la semana pasada, con un montante que supera en valor por vez primera los 3.000 millones de euros.

El dato, mirándolo detenidamente es muy bueno, hay que tener en cuenta lo que son más de 4000 empresas, que bien a granel o embotellado, han enviado sus vinos a multitud de países del mundo, cada uno con su marca, sus embotellados o su tipología diferente, son cifras excelentes. Y como les decía la semana pasada, con un crecimiento en valor muy importante, superando esos 3000 millones de euros, lo que hace más presente nuestra calidad de vino, y cada vez a mejor precio, respaldo ineludible al reconocimiento de la calidad de nuestros vinos.

Una vez dada esta noticia tan buena y esperanzadora y volviendo a los mercados nacionales y a la marcha de nuestros vinos, la verdad es que las lluvias tenidas en estos últimos días y que aún perduran, han pasado, y es curioso de ser unos mese de los más secos de la serie histórica, a convertirse mayo en uno de los meses con más lluvias en muchos sitios también de la serie histórica, para que vean lo que puede cambiar la cosa en apenas diez o quince días. No es que la sequía haya pasado en todos sitios, en la mayoría si, y en los demás, ya al menos no se ve la catástrofe que se avecinaba si no llega a llover. Pero unas lluvias mínimo de 50 litros, y que en muchos casos superan los 100 litros por metro cuadrado y en puertas del verano, nos hace mirar con más tranquilidad el futuro de la próxima vendimia. Lluvias, además, en las que apenas se ha causado daños por pedrisco a los viñedos, en algunas zonas si, pero la inmensa mayoría de los sitios ha sido agua solamente y muy beneficiosa.

También es verdad, no todo va a ser bueno, que unas temperaturas suaves y unas lluvias persistentes, hacen rápidamente saltar la alarma de posibles enfermedades criptogámicas, con el mildiu como principal protagonista, y ya hay zonas de España donde se han comenzado a ver las primeras manchas de esta enfermedad, por lo que no hay que dejar de recordar que la vigilancia y los tratamientos cuanto más rápidos mejor son indispensables hasta que pase el peligro, y de momento, en las previsiones de los próximos 15 días no se ven temperaturas lo suficientemente altas para que corten el avance de esta enfermedad. El peligro, por tanto, es alto, la alerta está encendida en todas las regiones y es fundamental recordarlo y vigilarlo.

El comercio y los mercados ya es otra cuestión, a raíz de la sequía los precios comenzaron a moverse al alza, se esperaba una cosecha catastrófica y era normal que subieran los precios mirando al futuro. Aún así la comercialización apenas subió, el comprador siguió con su norma de compras al día y pagando lo que cada vez tuviera que pagar, pero sin querer meterse en grandes compras ni compras a futuro. A raíz de las lluvias, la subida se frenó, y ahora estamos, con precios con la subida tenida en semanas anteriores, firmes, pero estables, la subida se ha frenado, los precios no ceden, pero tampoco suben. Y el sector comprado sigue con exactamente la misma tónica que antes, es decir, con compras según necesidades más perentorias, y nada más, temeroso de que no sabe lo que va a vender y por tanto no quiere arriesgarse a hacer grandes compras, aun sabiendo, en muchos casos, o temiendo, que la siguiente compra le pueda costar más cara.

Yo espero que en función de la climatología los precios puedan variar, si llueve y no hay enfermedades, posiblemente los precios terminen por resentirse, si por el contrario viniera un mildiu o algo malo, los precios podrían ir incrementándose. De todas formas, ni en un sentido ni en otro, espero grandes variaciones.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

3.000 millones y, además, llueve

Esta semana no se puede comenzar de otra manera que comentando el excelente mes de marzo que hemos tenido en las exportaciones españolas, superando por vez primera en la historia en el interanual los 3000 millones de euros de facturación, concretamente 3.061,7 millones según los datos que nos ofrecen el OEMV y la interprofesional de los vinos de España. Llevábamos varios meses en el último año en los que el valor de las exportaciones subía, pero el volumen disminuía, sin embargo, en este buen mes de marzo las exportaciones también han subido en volumen, ni más ni menos que un 27% de aumento hasta 184,4 millones de litros, 39,2 más que el mismo mes del año pasado.

Excelente noticia digna de destacar y que nos hace comentar a ver algo más claro el futuro, que hasta ahora estaba tan negro. España depende en gran medida de las exportaciones y estos datos siempre son buenos, tras los largos meses que hemos tenido, incluyendo la pandemia, en la que tan mal estaban las cosas.

Tras este comentario no se puede dejar de comentar lo que es el principal tema de conversación en estos días en nuestro sector, y es que llueve, por fin llueve, y se generaliza en la mayoría de las regiones españolas, por no decir que en todas. Como siempre nunca llueve a gusto de todos, ya que es cierto que en muchos sitios el daño que han hecho las lluvias y el granizo han sido grandes, pero, lamentando esto, podemos alegrarnos en general ya que el beneficio que ha hecho supera con creces los daños. En los próximos días también se esperan nuevas lluvias y dan, por ejemplo, en Mancha de 50 a 60 incluso más litros por metro cuadrado. Si estos pronósticos se cumplen, en boca del verano, no cabe duda de que las viñas van a cambiar mucho y, aun sabiendo que la sequía no se termina con esto, si es un gran respiro de cara a la próxima cosecha.

Resaltar también daños en algunas zonas de la mitad norte de España causados por las heladas tardías que han tenido y que han afectado a algunas zonas, como parte de la Ribera del Duero. En Francia también hubo alguna helada, de todas formas, sin excesiva importancia en el cómputo total de la cosecha.

No creo que podamos tener una gran cosecha, quizá ni siquiera una normal, pero esto puede ayudar a que no sea el desastre que hace unos días se esperaba y podamos tener una mejor cosecha de la esperada antes. Y en otras zonas, además de Mancha, si es verdad que ha llovido ya para poder mirar con tranquilidad el verano y donde la cosecha va a aumentar considerablemente, como en muchas zonas del levante y del este de Castilla La Mancha, donde la lluvia si ha sido copiosa y más que suficiente.

Se está muy atento en los mercados a ver como se desarrolla esto, ya que los graneles habían empezado a subir debido a la sequía, los precios, aunque despacio, estaban ganando poco a poco y ya hasta se comentaba el precio que debía tener la uva, precios a los que llegaría el vino, etc. Etc. Si recuerdan en el artículo de hace un par de semanas yo pedía precaución, a la hora de vaticinar cosas tan pronto y, efectivamente, ahora se está atento, los precios siguen firmes, no cabe duda, pero también es verdad que el nivel operativo sigue siendo muy escaso. Los compradores no se han puesto nerviosos, debido principalmente a tener pocas ventas, y todos pensaban que, si el vino subía, pues que suba, se pagará a como haya que pagar el vino cuando me haga falta, pero no se han lanzado a acaparar vino. Igualmente, el elaborador y vendedor ha estado y está firme en sus pretensiones, cada vez más altas. Estas lluvias pueden hacer que haya un impase de espera y que, sin perder la atención, se esté a la espera de qué pasa tras estas lluvias, para ver realmente lo que llueve y si es suficiente para pasar el verano, reactivar las viñas tan paradas, etc.

Por tanto, un respiro para el sector, por las buenas noticias de la exportación y de las lluvias. ¡Ya era hora de dar buenas noticias!

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Las cosas claras, aunque vengan turbias 

He querido poner el título de este articulo una palabra, “claras” y un antónimo “turbias”, para intentar así reflejar la situación real de nuestro sector, y es que ya saben ustedes que me gusta decir las cosas claras, al menos como yo veo la situación y perspectivas o futuro que pueden tener tal y como estamos en la situación actual. Y es que las cosas se pueden ver más o menos claras, aunque lo que veamos esté bastante turbio, en general y para todo el sector, desde el agricultor hasta el industrial embotellador, pasando por el elaborador, es decir, a todos los que nos dedicamos de una manera u otra a esto, nos afecta en mayor o menor cantidad, pero nos afecta.

Y es que la situación climatológica a la que estamos sometidos está siendo y va a ser decisiva en el futuro de nuestro negocio. Este tiempo loco y seco, con temperaturas cercanas a cuarenta grados en marzo y abril, y frío y alguna helada en la segunda mitad de mayo, es de todo menos normal y va a repercutirnos en el futuro a no ser que cambien mucho las cosas.

Partimos de una brotación que se puede considerar de mala, con desigualdad, yemas que no brotan, lo que brota, en función del terreno, sin fuerza ninguna, sarmientos pequeños, delgados y que son incapaces de tirar. Incluso en regadíos, la brotación desigual, peor, por lo general, en tintos que en blancos y con bastantes fallos, aunque a base de riego y “alimento” lo que tiene lo va subiendo bien, en el regadío claro.

Esto nos hace suponer, a no ser que cambien mucho las cosas, y tendrían que cambiar mucho, mucho, para que no fuera así, que tras dos cosechas cortas nos vamos a enfrentar a otra aún más corta. No seré yo quien empiece a estas alturas a dar datos posibles de mermas, ya hay quien habla de un 30 o un 40%, me parece, en estos momentos, muy arriesgado, casi lo definiría como temeridad, ya que, de aquí a la vendimia pueden pasar muchas cosas y la cantidad puede variar enormemente. Si es cierto, y esto hay que decirlo, es que, si las condiciones actuales no cambian, es decir, si no llueve en cantidad suficiente, y nos viene un veranos caluroso, en función de que sea más o menos caluroso y nos enfrentamos a la vendimia sin haber llovido y tras un veranos de calor, la merma, no cabe duda, va a ser importante. Se puede, como digo, reducir o ampliar, en función de cómo venga la climatología, y si es más o menos favorable. Pero no hay que dar datos porque si ahora lloviera más o menos bien, y en agosto o primeros de septiembre volviera a llover con un verano suave, cambiaría mucho la cosa, si por el contrario no llueve nada y aprieta el calor, sería un desastre, por eso hay que avisar, y esperar.

Como yo siempre miro por todo el sector, veo también el del industrial, embotellador, con una ventas hechas un desastre, unos costes elevados, ve que todo esto también le puede influir negativamente. Y con toda la razón también. De hecho, creo que en otras circunstancias el vino habría subido ya bastante más, lo que pasa es que como no hay salida el mercado sigue fuerte pero parado.

Y hablando de precios, lo normal es que el precio del vino suba, en otros momentos, como les digo, el vino ya habría subido, recuerden hace un par de años cuando heló en Francia la subida que tuvimos, sin casi saber por qué. Por otra parte, se espera, sería normal, que si la cosecha se merma el precio de la uva suba, sería lógico, y ya tenemos a los agricultores reclamando que haya mayor precio. A los elaboradores diciendo que no están dispuestos a comprar toda la uva y menos a precios altos, viendo que puede haber mucha uva cara, sin rendimiento y con mala calidad. Y al industrial diciendo que, si sube aún más el vino, las ventas y exportaciones bajaran más aún.

Y ¿saben que les digo? que veo que los tres sectores tienen razón, el agricultor si tiene menos uva es normal que las cobre más cara, elaborador tiene la incógnita de qué comprará y si podrá luego vender el vino a mayor precio del coste y el exportador y embotellador ve que pueden bajar sus ventas aún más. Todos tienen sus razones.

Por eso les digo que las cosas, aunque se ven con claridad, lo que se ve viene bastante turbio.

Les informaremos, como siempre desde El Correo del Vino.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Futuro de los mercados de vino

         Siempre hemos hecho distinción entre los mercados del vino a granel y el embotellado, porque creo que, aunque todo vino en un principio es granel, cuando sale embotellado cambia radicalmente por precio, destino y consumo que el que sale de una bodega a granel en cisterna o contenedor para la exportación. Lamentablemente, o quizá no tanto, pero últimamente estos dos sectores se han visto unificados en parte, en una parte: la crisis, que afecta tanto a unos como a otros sin apenas distinción.

Y hoy vemos que ambos están en crisis de venta, unimos en muchos casos la venta del granel a la venta del embotellado, ya que, si este último no se vende, afecta al primero al no tener que comprar. Y en esas es en la que estamos, en una falta de operaciones comerciales, tanto en nuestro mercado interno, como en el exterior, que por precio y descenso de consumo está haciendo que cosechas cortas, como las dos últimas que hemos tenido, al final nos vengan largas.

En otras circunstancias, háganse ustedes la composición de cómo estarían los mercados del vino en las actuales circunstancias, es decir, con dos cosechas cortas, de 40 millones cada una, con las cosechas internacionales bajas, este año la recién terminada vendimia del hemisferio sur ha sido, en general, baja. Con una sequía como la de hace muchos años, y unas perspectivas de cosecha más baja aún debido a esta sequía, lo normal es que el vino, el precio, estuviera disparado totalmente, a unos precios muy superiores a los que tenemos. Sin embargo en estos momentos tenemos unos mercados que sí, están más fuertes, no cabe duda, con tendencia al alza, pretensiones por parte de los vendedores al alza, todo esto no hay quien lo dude, pero a la hora de analizar la operatividad de compra venta de los vinos, seguimos prácticamente igual que antes, haciéndose muy poco, lo imprescindible, de poca cantidad, a corto plazo y nada más, nadie se mete en grandes operaciones a largo plazo, quizá también por la negativa de ambas partes, el comprador que no sabe el vino que va a vender y no quiere meterse en grandes cantidades y el vendedor que viendo la posibilidad de que el vino siga subiendo, no quiere tampoco meterse en operaciones grandes y a largo plazo, esperando mejores circunstancias y sabiendo que el problema del envase en vendimia no lo tendrá.

Quiero hacer mención, una vez dicho lo anterior, que a pesar de eso, hay muchas bodegas, en muchas zonas, prácticamente en todas, que están viendo si compran o no uvas en esta próxima vendimia y en qué cantidad, en Extremadura, Mancha, Rioja y otras zonas están sopesando la compra de uvas, todo dependerá también del precio que tenga la uva, ya que si vamos a tener una uva procedente de un secano duro, que merma su calidad, y la tienen que pagar cara dentro de un mercado al que no le ven salida de vino normal, puede que haya mucha gente que se lo piense antes de meterse en una elaboración cara y con pronósticos no muy claros en el futuro.

Analizando, aunque es pronto, el futuro, como es lógico todo dependerá de las exportaciones y del consumo, entre otras causas. Lo normal, si no llueve, y quiero hacer esta distinción porque si tuviéramos la suerte de que lloviera, podría cambiar totalmente la situación, si no llueve, digo, lo normal es que esta próxima cosecha sea aún más baja que las dos anteriores, en función del calor y humedad puede ser más o menos baja, pero indudablemente podemos enfrentarnos a una cosecha no corta, sino, muy corta y esto puede encarecer el precio de los vinos, no cabe duda. El precio podrá subir más o menos en función también de la demanda que haya y de la operatividad que tengamos en todos los mercados, nacionales e internacionales. Lo que si está claro es que si nos hacemos la pregunta que yo siempre me hago al analizar la marcha de los mercados: ¿qué posibilidades hay de que el vino a granel en estos momentos baje de precio? Ninguna, entonces sabemos que o se mantiene, o, lo más probable, suba su precio.

El consumo en España se ha estabilizado, estamos sobre 9,5 millones de hl. hemos bajado casi dos, pero si nos estabilizamos, lo siguiente es recuperar consumo. La crisis económica, existente en millones de familias españolas influye decisivamente en el consumo y este en todo lo demás que les comento en este artículo. Y es que, como siempre digo: cuando hay crisis, antes se tira en el supermercado de la caja de leche que de la del vino, no lo duden.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Si en unas zonas hay crisis, qué no habrá en otras…

         No saben ustedes las ganas que tengo de hacer un artículo en el que todo lo que se pueda decir sea bueno, últimamente pienso si seré demasiado pesimista, aunque luego, reflexionando, me digo que mi única misión ante todos ustedes es decir la verdad de la situación, siempre haciendo la salvedad de que me puedo equivocar, por supuesto, pero también siempre diciendo lo que dese lo más profundo de mi mente y corazón, pienso sinceramente de cómo está el sector. Y llevo meses, teniendo que decir, aunque me pese, que esto no va bien

Antes, había una profunda brecha y diferencia entre los embotellados y los graneles y más entre los embotellados “de calidad”. Era lógico, lo pasaban peor quienes tenían que vender. Su vino por camiones y a bajo precio que quien lo vendía a restauración, Horeca, que, pasando de un cierto nivel, se vendían y se venden a un precio mayor.

Pero mira por donde en estos momentos la crisis abraza a todos los sectores y todo tipo de vinos, como pocas veces ha pasado, y vemos que La Rioja y Rueda, por ejemplo, fueron las primeras en pedir ayudas al vino, vendimia en verde y destilación de vinos, ¡quien podría decir hace unos años que La Rioja, dedicaría sus vinos a la destilación! Rioja y Rueda que son, creo no equivocarme, las dos primeras denominaciones en venta por cantidad de vinos embotellados. En ambas, que son las que pongo por ejemplo, pero hay muchas otras, Navarra, Aragón, etc. Hay hasta problemas para colocar la uva en las bodegas y se han reducido producciones obligatoriamente o se has vendido uvas de Rueda, por ejemplo, a otras zonas de España.

Y si estas denominaciones tienen problemas de venta, que podemos decir de las dedicadas a graneles y vino en cantidades mucho más grandes como parte del Levante, Extremadura y sobre todo Mancha, el problema se acrecienta o al menos, si no se agrava, que creo que sí, se sitúa a la par de los otros. Y por mucho que algunos se empeñen en decir que todo va bien, como últimamente se dice desde la administración de Castilla La Mancha, la realidad de las cifras y los números desdice esto y la realidad también de quien estamos cada día en “la arena” hablando con unos y otros y pulsando los mercados, vemos que, se diga lo que se diga, la comercialización de algunos vinos es muy complicada por no decir que casi imposible: blancos de muy baja graduación, tintos en general, pasan las semanas y los meses y no hay manera de colocarlos en los mercados.

Si es cierto que, a futuro y quiero resaltar lo de a futuro, la situación puede cambiar, propiciada por el desastre climatológico que estamos sufriendo, ya comparable o superando la sequía del 92 al 95 del siglo pasado, pero que es muy seria y, efectivamente, puede hacer reaccional el precio del vino, que no la comercialización, también resaltemos esto, por la sequía no vamos a vender más, podemos vender más caro, pero no a más cantidad, a no ser que cambie la tendencia, antes bien, quizá si el vino se encarece aún más puede seguir bajando las ventas y el consumo.

Y para muestra los últimos datos del mes de marzo, donde las exportaciones bajan en el interanual de manera alarmante un 13,3% en volumen tenemos 4’127 millones de hectólitros más que el año pasado a últimos de marzo, no indica nada bueno. Y es que la bajada de consumo, entre otras cosas por el aumento de precio y costes, en un mal mundial en nuestro sector de vinos.

Si, quizá la climatología cambie el rumbo, pero no deja de ser una pena que dependamos de eso, de que se produzca un mal para ver si hay un bien. En eso no nos podemos sustentar. Iremos viendo cómo se va desarrollando el clima y los mercados, pero de momento, por desgracia, nada apunta bien.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Sequía + calor+ Consumo de vino 

Varias son las noticias dignas de mencionar en esta semana que pasa. Quizá la que más suena en las conversaciones sea la sequía y el calor, las temperaturas anómalas totalmente y que bate récor en estos días y la influencia que puede tener en los mercados y planteamientos de campaña y en nuestros viñedos. También digno de mencionar son los datos salidos del consumo de vinos en España, que sigue bajando, aunque da síntomas de estabilización.

Sequia como casi no se recuerda y que se compara a la del 92, un calor que, este si, marca récor de temperaturas en el mes de abril en la mayoría de España, y días y semana de la primavera que se nos escapan entre las manos a la vez que se nos escapan las posibilidades de lluvia. A estas alturas y viendo las previsiones de los próximos quince días sigue sin dar lluvias en las zonas más necesitadas de España, por lo que nos metemos prácticamente en mediados de mayo y sin llover, y de esa fecha en adelante, tenemos ya pocos días con posibilidades de lluvias, a no ser que este clima loco, cambie también de fechas, como lo está haciendo ahora. De todas formas, las lluvias de ahora en adelante, de producirse, suelen ser tormentas localizadas, no son temporales de varios días lloviendo, y estas tormentas, además de localizadas, pueden traer granizo, y puede llover mucho en un sitio y nada en el de al lado.

Por todo esto nos tenemos que ir haciendo a la idea de que la sequía nos afectara de lleno, hay que ver lo caluroso que puede ser el verano para que afecte más o menos, pero hoy en día la brotación se está viendo condicionada por la falta de agua en muchos sitios, brotando con poca fuerza y creciendo poco los tallos, de hecho, donde se puede, se está regando como apoyo a esta brotación para que el desarrollo de la viña sea bueno. En el secano, puede ser un año de los que apenas crezcan los tallos y la cosecha se vea muy mermada. En el regadío no tanto, por el aporte de agua, pero de todas formas sabemos por experiencia que el año que no llueve el regadío tampoco está como los años húmedos.

La gran pregunta ahora, que se hace todo el mundo es en qué medida puede afectar a los precios del vino y al desenvolvimiento de la campaña, tanto en la actual, como en la próxima. Indudablemente si la sequía persiste, los vinos, sus precios, su calidad, se van a ver condicionados. De hecho, ahora mismo, ya, las pretensiones de los vendedores por sus vinos han subido, tanto en blancos como en tintos, es lógico, por las dificultades de comercialización no se han cerrado en no vender, no, pero si en elevar las pretensiones por el vino que tienen. Es cierto que el comprador tampoco se ha puesto muy nervioso y simplemente sigue comprando conforme sus necesidades y a corto plazo. Venimos de dos campañas cortas, esta tercera puede ser la más corta, y sien embargo por la reducción del consumo a nivel mundial, los mercados no terminan de arrancar y las existencias se van manteniendo en consonancia con otros años. La subida de precios de los vinos, que ya ha influido en el consumo, puede influir aún más en el futuro si los vinos sufren subidas de precios.

Hay también que mirar a los demás países productores ya que, si solo en un país hay mermas, se puede ver compensado por los demás países, pero parece ser que o va a ser así. El hemisferio sur, con las vendimias recién terminadas, ha tenido, en su conjunto una merma de cosecha, que, por ejemplo, en Argentina, ha sido considerable, sobre el 25% de merma y, según nos informa la OIV, en general ha habido mermas. Nuestros vecinos también están afectados por la sequía, sobre todo Italia, que está en situación muy parecida a la nuestra, sobre todo en algunas zonas.

Termino con los datos que nos ofrece la Interprofesional del vino de España y el OEMV, sobre el consumo de vinos en España, que baja algo, pero que nos da una cierta tendencia a la estabilización, estamos sobre 9,6 millones de hectólitros. Les recuerdo que antes de la pandemia superábamos los 11 millones. Una de las causas principales es la subida de precios del vino de cara al consumidor, unido a la grave crisis económica que tenemos, en cuanto a alimentación se refiere, con una subida de los productos alimenticios muy grande, que unida a la de hipotecas, electricidad, etc. Hace que haya muchas familias que tenga que mirar muy mucho lo que echa al carro de la compra y eso el vino lo nota rápidamente.

Esta es una de nuestras asignaturas pendientes, hay que promocionar nuestros vinos para hacer subir el consumo, en España y en el ámbito mundial, es la solución a nuestros problemas.

No quiero terminar sin decir, rápidamente, que de momento ya saben que no hay destilación de crisis, que para la vendimia en verde ya ha salido la orden, aunque nadie confía en que sea una medida que nos vaya a solucionar el problema de la comercialización, y que todo el mundo dice que, probablemente la climatología sea la que ponga o quite crisis, la crisis, que, en estos momentos, aún tenemos en el sector.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Sin crisis, con crisis

He querido hacer esta especie de juego de palabras en el titulo de este articulo para significar lo que será, entre otros, el tema central o primero de este artículo. 

Efectivamente, nos llega la noticia de que, por fin, y tras muchas vueltas y disparidad según zonas por pedirla o no, desde el Ministerio de Agricultura se ha dicho NO a la destilación de crisis, argumentando varios motivos, a saber: Tenemos una cosecha más bien baja, por debajo de lo normal, la sequía puede hacer que la cosecha próxima sea aún inferior, las existencias no son exageradas, con la actuación de la vendimia en verde se ayuda ya y apenas quedan tres meses de campaña, ya si eso en la próxima veremos…

Todo esto está muy bien, y hasta puede decirse que en la mayoría pueden llevar razón. Pero ocurre, como muchas veces, que desde los despachos y viendo números en los papeles, ya saben que el papel aguanta lo que le eches, puede parecer hasta bonito, pero otra cosa muy diferente es la realidad y la verdad, hoy en día de los mercados es que, sencillamente están en crisis. No ayudan, desde luego, declaraciones en las que se dice, como dijo el consejero de agricultura de Castilla La Mancha, que el vino se está vendiendo bien, sencillamente porque no es cierto, hay graves problemas para poder vender nuestros vinos, más en los tintos, y si, efectivamente, nos quedan tres meses de campaña, tres meses en los que, les aseguro, no se va a vender el vino que tenemos, a no ser que las cosas cambien mucho.

Es cierto, eso sí, que la sequía puede marcar de una manera importante, la marcha de los mercados, venimos de dos años de relativa sequía, con cosechas cortas, y esta, más acusada nos podría llevar a una cosecha aún menor y que marcaría el mercado sin duda, teniendo en cuenta también lo que ocurra en los demás países productores, ya que si tuvieran una buena cosecha podrían mitigar el problema de España. Pero todo esto está por ver, de momento es muy preocupante, pero en este negocio tenemos la suerte, si se puede llamar así, de que a la viña siempre le viene bien el agua, por lo que, si en mayo le diera por llover, todo lo hablado quedaría en nada. Si no lloviera, ya digo que sí sería preocupante.

La vendimia en verde ya ha salido, la normativa completa la pueden verbo descargar desde la página de El Correo del Vino: https://elcorreodelvino.com/establecido-el-plan-de-control-de-la-ayuda-a-la-cosecha-en-verde-para-la-vendimia-2023/ Sinceramente, todo ayuda y algo es algo, pero va a servir de poco, se estima que puede reducir la cosecha entre 0,2 y 0,3 millones de hl. es decir, casi nada.

Los mercados de graneles en La Mancha están algo más fuertes, debido al problema de la sequía, y en blancos más que en tintos que siguen sin apenas movimiento. Por los blancos fermentación tradicional, que se operaba sobre 2,80 euros Hº, han pasado a pedirse y cotizarse sobre los 3 euros, los blancos fermentación controlada de 3,20 a 3,30 han pasado a 3,40 o 3,50. Los tintos comerciales, siguen entre 2,50 y 2,80, sin apenas operaciones. El mosto, 3,30 a 3,50 y sí está más fuerte, normal cuando el azúcar ha sido de los productos que más han subido de precio, muchas empresas pueden cambiar para endulzar y mirar hacia los mostos. Mercados por tanto algo más firmes de lo que veníamos teniendo desde hace meses y, yo diría que a la expectativa a ver lo que sucede climatológicamente y que será decisivo en la marcha de estos.

Antes de terminar quiero hacerles un inciso en una noticia que nos llega dese Italia, saben ustedes que, aquí, muchas veces se ha dicho que de los italianos no te puedes fiar, que mientes a su conveniencia, etc. Etc. Pues bien, Italia dio un avance de posible cosecha en vendimias de 50,27b millones de hectólitros, ahora dan cosecha ya más o menos definitiva y dicen que hay 49,84, se han “equivocado” en 0,43 millones de hl. Y les digo que me da envidia y que pido que aprendan a los que en España son tan dados a vaticinar cosechas “equivocándose” siempre en varios millones de hl. siempre, como es natural, a su conveniencia y ya saben ustedes a quienes me refiero…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

DÍAS DECISIVOS…

Efectivamente, estamos ante unos días decisivos para el funcionamiento o desarrollo futuro de los mercados del vino, y está claro que, en función de la climatología los mercados pueden tomar direcciones de 180 grados, es decir, total y radicalmente opuestas. Estamos, a mi entender, en una situación muy complicada, critica la podríamos llamar, ya que, si no llueve, y yo al menos no recuerdo meses de marzo y abril en los que no haya llovido, con una sequía que arrastramos ya de tres años y cada año más agravada, la cosecha futura de vinos puede ser un desastre. Esta sequía solo es comparable a la del año 1995, al menos hasta ahora, año en el que, aunque las circunstancias eran diferentes, creo recordar que se cogieron unos 24 o 25 millones de hl. Ya digo que es diferente ya que la reestructuración era incipiente y el nivel de viñas de regadío muy inferior al actual.

Sin embargo, esta situación puede cambiar en apenas una semana, suponiendo que en esa semana lloviera y cayeran 100 o 150 litros por metro cuadrado en las zonas más necesitadas, que son la mayoría de las españolas, principalmente toda la mitad sur, Aragón y el levante completo. Y en ese caso la situación cambiaria totalmente, ya que, si la cosecha se viera que viniera más o menos normal, con la situación que tenemos ahora mismo en los mercados, se podría agravar aún más.

Esta semana ha salido también publicado por el FEGA el plan de control de la ayuda a la cosecha en verde para la vendimia 2023. Lo pueden ver y descargar en la página web de El Correo del Vino desde AQUÍ

Y también la Interprofesional del Vino de España nos ofrece el informe económico mensual correspondiente a febrero, como datos más importantes podemos destacar una cosecha un 3% superior a la anterior, con 40,6 millones de hl. Unas existencias de vino y mosto de 53.887.636 hl. que representa un 1, 1% más que el año pasado a estas fechas. Unas exportaciones de 10.362.077 hl en la primera mitad de campaña que representa un 4,8% menos y una nueva caída, aunque ligera del consumo, que se sitúa en la interanual en 9.557.310 hl. Igualmente, todos los datos los pueden ver o bajárselos a su ordenador en El Correo del Vino. AQUÍ

Con todo esto, se sigue también pidiendo la destilación de crisis, con mayor o menor ímpetu en función de las comunidades, por ejemplo, Rioja lo pide con fuerza y Castilla La Mancha, aunque hay voces que lo piden, parece ser que la administración, al menos de momento, no está muy animada a pedirla. Pasan los días y no hay nada. Y desde el ministerio se ha dicho, más o menos, que la comunidad que lo pida, lo pague…

Los mercados siguen igual de mal, parados, con muy poca operatividad, precios muy débiles y las pocas operaciones que se hacen, de poca cantidad, la estrictamente necesaria para el corto plazo, y siempre algo más animado el vino blanco que el tinto. Es cierto que, dada la situación climatológica, y por si la sequía persiste y la cosecha se viera mermada aún más, hay quien, o bien ha retirado ofertas de venta, o bien, y esto es más general, piden algo más por sus vinos, sobre todo en vinos blancos. Los compradores, sin embargo, no están muy dispuestos a subir el precio del vino y también han retraído, aún más, las compras, dentro de que les hace poca falta el vino, por el descenso de ventas, aguantan al máximo antes de comprar. En resumidas cuentas, como pueden ver, una apatía total en los mercados, que se deja llevar por la corriente normal de compra venta pero que no tiene alegría ninguna, por ninguna parte.

Estemos, por tanto, atentos al tiempo, no les hablo de heladas ya que en el futuro de los 10 o 15 próximos días no las dan, pero el tiempo, repito, será el que marque la tónica de los mercados.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Blancos versus tintos

         

Hay que ver cómo cambian las tendencias, las modas y los gustos de los consumidores, a los que, indudablemente, tenemos el deber de adaptarnos, ellos son los que pagan, los que eligen y nosotros debemos de darles lo que piden y en las mejores condiciones posibles. Desde hace unos años, poicos, a esta parte, el consumidor se ha volcado más a los vinos blancos que a los tintos y los mercados mundiales lo están notando y se deben adaptar a ello. A ello contribuye, seguro, el incremento que se está produciendo de consumo de vinos espumosos.

No lo tengo por seguro, pero creo que el consumidor nos está dando una lección y nos indica el camino a seguir, quizá se vuelquen más por los blancos por ser más fáciles de beber, más agradables, frescos y sin excesivas complicaciones, frente a esos tintos y su “mundo” complicado, en el que, como se suele decir, casi se les pedía un máster para poder beberlos y entenderlos.

En los graneles, si echamos años atrás, vemos, por ejemplo, el célebre dicho de que “el mejor cliente del blanco es el tinto”, ya que una gran parte del vino blanco se dedicaba a mezclarlo, entonces, con el tinto, de ahí la denominación, como todos ustedes sabrán que la palabra y denominación “tinto” viene precisamente de “Tintar” el blanco… 

O quien no recuerda el comprar los tintos a precio de la unidad de color y se compraban vinos a precio de blanco más tantos céntimos (pesetas entonces) cada punto de color, es decir, por ejemplo, a 3 euros hectógrado el blanco más 5 céntimos punto de color, un tinto con 5 puntos se pagaba a 3,25 y uno con 10 a 3,50, pongo, por ejemplo, eso estuvo presente durante muchísimos años. Miren hoy cómo ha cambiado radical y totalmente la situación.

El problema viene ahora, tras años y años de reconversión a los vinos tintos, ¿qué hacemos con ellos? Si la situación no cambia y se acentúa, tenemos un problema, sin duda. Tendremos que ir tomando ideas y soluciones al problema. Por ejemplo, en Francia la destilación de crisis se va a hacer solamente con vinos tintos. El arranque de viñedos en Burdeos creo que igual. Aquí Rioja limita la producción por hectárea solamente para los viñedos de uva tinta. Y ya hay alguna bodega riojana también que avisa a los viticultores de que limitará sus compras de uva tinta. Y en el resto de España tendremos que ir tomando nota.

En Mancha, como mayor productora, en la próxima vendimia veremos lo que se hace. En esta ya hemos visto a una de las firmas que más uva compra en toda Mancha que le puso precios a la uva tinta normal muy por debajo de los precios que había en el mercado en una clara intención de no comprar apenas uva tinta. Y creo que en lo sucesivo iremos viendo más de estas iniciativas, por lo que en vendimia puede ser un nuevo problema para discutir. Si vemos los precios actuales de los vinos a granel, dónde el blanco está por encima del tinto, lo lógico es que esto se traslade al precio de la uva y se pague más alta la blanca que la tinta. 

Tanto que el precio del vino, como probablemente el de la uva tinta, estén por debajo del blanco, es una “anomalía” si me permiten esta palabra, y si tomamos el histórico como modelo, ya que nunca ha estado así la situación. Pero esta anomalía se va a convertir en algo normal mientras la situación continúe así. Como siempre el mercado es que manda.

Estamos asistiendo a un cambio en el consumo mundial de vinos, ya que esto no está pasando solo en España, en la última feria alemana PROWEIN, según me indican asistentes a la misma, la tónica ha sido la misma, y se han volcado los compradores más en ver los vinos blancos que los tintos. No sabemos si sea algo momentáneo o perdure, pero de momento nos tenemos que ir adaptando a este cambio, y más de cara al verano, donde apetece más un blanco fresco que un tinto de graduación.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

AQUÍ CADA UNO VA A SU BOLA

         Aunque en este artículo vamos a tratar también los datos que han salido correspondientes al sector en el mes de enero pasado, ya que creo que los hay muy interesantes, quiero empezar haciendo uso del titulo de este articulo en relación con las medidas de apoyo que se toman o no, en función de cada autonomía principalmente. Es unánime la petición por parte de sindicatos, por ejemplo, de una destilación de crisis, y respecto a esto vemos que hay comunidades que las apoyan y otras que no. Lo vengo diciendo varias semanas, quizá la destilación de crisis solucione poco y haga que bajen los precios, de acuerdo, es una posibilidad, pero que no sea necesaria porque las ventas van bien… Eso, sintiéndolo mucho, no es cierto, que me diga quien está vendiendo el vino sin problemas… Nadie. Y la verdad es que de estas peticiones el Ministerio está totalmente callado.

Por ejemplo, Castilla la mancha no ve necesario pedir la destilación de crisis, pero si quiere activar la vendimia en verde, dicen que 5.000 hectáreas, para bajar la producción en unos 283.000 hectólitros. Como bien pueden suponer bajar en Mancha la producción en 0,28 millones de hl. no es nada, pero, en fin, a quien le toque la lotería si estará contento… Medida efectiva en conjunto la veo escasa.

Y vamos ya a los datos, partimos que ya se da una cosecha de 40,54 millones de hectolitros, traspaso a la interprofesional y al OEMV la petición que me ha llegado de muchos de ustedes reclamando que en los datos mensuales que dan, completos y acertados, falta que en el principio se dé la cantidad total de cosecha, contando vino y mosto, ya que solo dan la del vino, y hay que buscar en el mosto, sumar y ver el total, cuando todo el mundo habla, cuando se dice de cosecha, del total vino+ mosto. Sin embargo, en las existencias si dan datos totales de mosto+vino. Así me lo piden y así lo reclamo.

Las existencias totales a últimos de enero se sitúan en 57.087.216 hectólitros, algo menos que las que teníamos en estas fechas el año pasado, pero un volumen considerable de todas formas. Para alcohol y vinagre salieron en enero 1.033.610 hectólitros. Los datos peores, a mi modo de ver, son los de exportaciones, en los que tenemos dos variantes, una buena y otra mala, como ya viene sucediendo a lo largo del año, la buena, indudablemente el incremento del valor de nuestros vinos exportados, que en este año pasado se vendieron al mejor precio medio de su historia, cosa por lo que nos tenemos que alegrar enormemente, y es lo tenemos que seguir persiguiendo. Lo malo, la cantidad exportada, 20.895.358 hl., bajando respecto al año anterior en un 9% 2,1 millones menos de hl. Una cantidad muy baja para lo que veníamos exportando

Malos también los datos de consumo interno que, casi inexplicablemente siguen bajando tras unos meses anteriores en los que no paraban de subir, y nos situamos en un consumo interno estimado de 9.574.960 hl. Les recuerdo que antes de la pandemia superamos los 11 millones y estábamos creciendo continuamente. No cabe duda de que la crisis económica nos está perjudicando enormemente, no hay otra explicación.

Si vamos sumando descensos de exportaciones, más descenso de consumos y otros más pequeños, la verdad es que nos explica la actual situación de los vinos. Si antes no teníamos excesivos problemas en comercializar cosechas entre 43 y 45 millones de hl. Se dice que por qué con dos cosechas cortas si los tenemos. Y es eso, además de la crisis mundial y la subida de costes, o por eso, entre unas cosas y otras hemos bajado 4 o 5 millones de hectolitros menos de consumo, exportación, etc. Y si tenemos 40,5 millones, si le sumamos 5 millones, estaríamos en 45,5 millones, ahí es donde está el descenso y la dificultad de comercialización, a la misma vez que hemos bajado cosecha y casi en la misma proporción hemos bajado en consumo y en exportaciones. En esto es donde tenemos que atajar el problema, reducir producciones (Como ya ha hecho y bien hecho Rioja) y. luego intentar potenciar consumo y exportación. Casi nada…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

DIFERENCIAS EN LAS ACTUACIONES

         Todos sabemos que cada día se está pidiendo desde más zonas vitivinícolas de España que se pongan en prácticas actuaciones de ayudas para intentar frenar la caída que tienen nuestros vinos. A pesar de que hay quien, todavía dice que no hace falta porque el comercio va bien… Empezaron, si mal no recuerdo, Rioja y Rueda, ya les dije que quizá la que más vino tinto vende y la que más vino blanco vende, en ambos casos embotellados, que no en granel. Pero ahora mismo desde muchas otras zonas se está pidiendo urgentemente una destilación de crisis, sin que, de momento al menos, las distintas administraciones, desde la central a las autonómicas hayan dicho nada

Es cierto que se puso en marcha una vendimia en verde para lo que se liberaron del presupuesto, 15 millones de euros, de momento es todo lo que tenemos realmente, de lo demás nada. Se pide, como les digo, una destilación de crisis, hay quien pide también una inmovilización primada de vino para retirar existencias del mercado, pero no tenemos nada. 

Personalmente ya saben mi opinión, y es que hay que tener cuidado y medir las peticiones no sea que se nos vuelvan en contra, la destilación de crisis a no ser que se haga inmediatamente no tendrá efecto sobre el mercado y si algo tiene es a destiempo, si esta se hace para entregar en junio o julio, con la campaña prácticamente terminada, tenemos la experiencia de la última vez que se hizo, que no repercutió en nada. Si, es cierto que, si se quitan 2 millones de hectólitros, son dos millones menos que tenemos, perfectamente, y esto es bueno, pero puede, como digo, o llegar tarde, o, si el precio de esta destilación es bajo, que arrastre al vino libre haciéndole bajar al resto del vino y esto no sería bueno. 

Con la inmovilización pasa algo similar, simplemente es trasladar el problema en el tiempo, y si se ganara en precio al desabastecer el mercado, que sería bueno para el elaborador, quizá luego, cuando saliera de nuevo al mercado sería peor.

El título de este artículo viene por lo siguiente: Y es que frente a todo esto que les comento, la diferencia, y me da envidia, en Francia, en apenas 15 días han dejado todo resuelto (en cuanto a peticiones) se pidió ayudas y en pocos días el gobierno puso a disposición 160 millones de euros, pidieron destilación de crisis y ya está, pidieron en Burdeos arranque de viñedos y tienen 60 millones para arrancar 9.500 hectáreas. Como ven, el apoyo es total y rápido. No sabemos si suficiente para desatascar. El mercado, ya veremos, pero las ayudas se han puesto inmediatamente sobre la mesa. Deberíamos de aprender. Y que coste que la rapidez la pido tanto si es afirmativa como no, si no se va a conceder la destilación de crisis, por los motivos que sea, me parece bien, que lo expliquen y lo digan y así no tienen al mercado preocupado y ocupado en esto, y que tome otros derroteros para paliar la crisis.

Termino dando datos que acaban de aparecer correspondiente a existencias de vino en enero, mes que empezó con unas existencias de 60.263.936 hl. y terminó con 57.087.216 hl. por lo que en este mes se ha reducido en 3.176.720 hl. En cuanto a las existencias hay que decir que 52.041.514 corresponden a vino y 5.045.702 a mosto

La falta de lluvias en parte de España vuelve a empezar a ser preocupante, la zona del levante y casi toda la mitad sur de España sigue siendo deficitaria de agua y hace falta que llueva, esperemos y confiemos en la primavera a ver si resuelve el problema, el otoño no fue malo.

Respecto a la brotación, los últimos fríos y las heladas fuertes y constantes en los días hacen que estén totalmente paradas y creo que por mucho calor que haga podemos tener una brotación normal o algo tardía, lo que es bueno para evitar días de posibles heladas. Ya veremos.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

A VER SI NOS PONEMOS DE ACUERDO

         Hay varios desacuerdos diversidad de opiniones y vistas de cómo van los mercados y lo que hay que hacer. Uno de ellos, y se está pidiendo en muchos sitios, personalmente también lo vengo diciendo como primera acción para recuperar el mercado, es el de limitar producciones, en Rioja ya lo piden, además de la vendimia en verde ya hay quien pide, además, limitación de producciones, en muchas otras zonas donde estamos con excedentes se debería de hacer también. Luego trataremos la destilación de crisis y las exportaciones, temas difíciles y profundos, pero que hay que tratar

La destilación de crisis, el consejero de agricultura de Castilla La Mancha, la semana pasada declaraba que no era necesaria ya que los vinos se estaban vendiendo bien, las exportaciones eran buenas, se exportaba desde Mancha 2 millones de hl al mes (ahora comentaré esto) y que, además, y en esto si le doy la razón, serviría para que los precios de los vinos bajasen al ser el precio de la destilación, seguro, más bajo de lo que ahora se está pagando. A los dos o tres días, sin embargo, desde algún sindicato se pedía la destilación de crisis de manera urgente ya que las ventas de vino no iban bien y los vinos estaban bajando… Como verán todo lo contrario una opinión y otra.

Un inciso es que ya se oye también alguna voz que, al ver que es cierto que la destilación de crisis puede afectar a los precios, y que la vendimia en verde, aunque buena, no va a solucionar el problema por la poca aportación económica que hay, pues se van a la tercera pata de la mesa y hay rumores y se comenta que por qué no se pide la inmovilización de los vinos, primándola. De esta manera no afectaría a la baja a los precios y al retirar vino del mercado se podría activar la comercialización. Mejor de los vinos. También se dice que esto solo valdría para aplazar el problema y, suponiendo que la próxima cosecha fuera buena, aumentar el problema al salir más vino al mercado.

Referente a las exportaciones de vino, empezando por los datos ya anuales sacados, pues la verdad es que muy bien en cuanto al valor de nuestros vinos, tanto a granel, como embotellados, que crece sustancialmente, lo malo es el volumen, que baja casi en la misma proporción que sube el valor, es de esperar que, si sabemos mantener el valor, los volúmenes suban cuando termine la guerra de Ucrania y otros obstáculos que tienen en estos momentos algunos países para la exportación. Sobre las declaraciones de las exportaciones de Mancha, es cierto que Mancha exporta el 55% de los vinos que se exportan a nivel nacional, que el año pasado superamos los 11 millones de hl. Si, pero que exportemos 2 millones al mes, no puede ser, ya que entonces exportaríamos 24 millones al año, cosa que, por desgracia, no hacemos ni a nivel nacional últimamente. Habrá meses que, si se hagan estas cantidades, pero no todos

Este problema, no es de España, Francia ya saben que está primando la vendimia en verde y se habla de arrancar un mínimo de 9.500 hectáreas en la zona de Burdeos con una ayuda de 6.000 euros por hectárea , vinos que siempre se han vendido solos como quien dice y están pasando por verdaderos y graves problemas.

Apoyo la limitación d producciones como primera medida y un diferencial de precios entre la producción limitada que nos valga para buenos vinos y Blas altas producciones que vayan a destilación o mostos, y que cada uno elija lo que quiera.

En esta semana también se han publicado en diversas autonomías la publicación de las normas de reestructuración y reconversión de los viñedos, en Mancha concretamente e dan 750 euros hectárea para reestructuración y 568 para la reconversión, el reglamento entero lo pueden ver en la página de El Correo del Vino www.elcorreodelvino.com

Todo esto que les comento, los problemas que tenemos, se resume en unas pocas palabras y es que no se vende vino, así de claro, la venta de vino, en todos sus ámbitos se ha visto reducida enormemente y por tanto si no se vende vino, no se compra vino, y en esto radica todo nuestro problema principalmente.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

También hay buenas noticias, por supuesto

         Y esta semana quiero empezar por dos buenas noticias, que ya es hora de poder decir algo bueno en este sector que tanto nos está haciendo sufrir este año por su mala marcha. Y es que, en el pasado año 2022, las exportaciones de vino ganaron en valor, alcanzando la cifra de 2.980 millones de euros, gran noticia, nuestros vinos se venden a mayor precio, aunque bien es verdad que el volumen de vino exportado ha bajado. Los datos ampliados de esta buena noticia los pueden ver desde aquí

Otra buena noticia, aunque aún sin confirmar totalmente, pero si me dicen que prácticamente se puede dar por cierta, es que, de momento en Castilla La Mancha, y esperemos que a esta le digan más comunidades, se va a poder realizar la vendimia nocturna con máquina, y también que el periodo de poda se amplia y no se cierra en marzo, como estaba. Respecto a la vendimia nocturna, la verdad es que, a últimos de agosto y septiembre, que es cuando se realiza, no hay aves que estén anidando y criando, para estas fechas ya han terminado de criar a sus vástagos y el daño ecológico que se puede hacer a animales es prácticamente nulo.

Quiero comentarles también que están publicándose ya en las diversas autonomías las ayudas para la reestructuración o reconversión de los viñedos, con pocos días normalmente de plazo para solicitarlos, por lo que, quien quiera, debe estar atento.

Ya les vengo comentando desde hace semanas la vendimia en verde, que ya está aprobada y la destilación de crisis, que de momento no hay nada, a esto se une una nueva “posibilidad de demanda” que es la de inmovilización voluntaria de vinos para retirar del mercado, al menos durante un tiempo, parte de la cosecha, esta inmovilización, como es natural, debería de estar primada. Todo esto con los fondos PASVE, fondos que, como es lógico, si se ponen en un lado, es para quitarlos de otro., de la promoción, por ejemplo, y de las ayudas a la comercialización. Hay que poner en marcha la balanza de lo que más interesa al conjunto del sector

Tiempo de ferias, terminadas BARCELONA WINE WEEK, VINEXPO PARIS y ENOMAQ, tenemos por delante FENAVIN. Importantes ferias que, sin duda, en mayor o menor medida ayudan a la exposición y comercialización de nuestros vinos, a las que hay que apoyar sin duda y, quien pueda, asistir.

Climatológicamente hablando, ahora que de nuevo viene frio y heladas, decir lo bien que le viene a la viña, sobre todo para retrasar lo máximo posible la brotación y evitar, en lo posible, días de peligro de heladas, yo ya casi me atrevo, viendo los próximos días, que la brotación este año no se adelantara, como mínimo estará en fechas normales y si sigue el frio retrasada, mucho calor tendría que venir en próximas fechas para que se adelantara, ya veremos. La lluvia es la que se necesita más en muchos sitios, es cierto que nos queda toda la primavera por delante y que desde septiembre no vamos mal de agua, pero es que hacía tanta falta que debe de llover algo más para poder estar tranquilos, ya digo que dependiendo de las zonas.

No quiero estropear el articulo diciendo como están los mercados, como cambian poco, ya tendremos tiempo en próximas semanas. Nos preocupa eso, el mercado, la bajada de consumo nacional, que pueden ver el informe interesante que publica el OEMV en el enlace de aquí

Ya ven, por esta semana noticias buenas, que ya era hora, esperemos que esto se repita en muchas semanas.

Como siempre, lo que haya, es lo que le contaremos.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Vendimia en verde, primera ayuda

Esta semana se ha publicado en el BOE el presupuesto para la vendimia en verde, dotado con 15 millones de euros. Según primeros informes se van a acoger la práctica totalidad de las autonomías de toda España, exceptuando, parece ser, las islas, tanto Canarias, como baleares, y Cantabria y Asturias en la península, el resto, todas se van a acoger, por lo que el pastel se va a repartir entre tantos que la porción me temo que sea muy pequeña. No me quejo, toda ayuda es buena y de alabar, aunque no sea suficiente, algo es algo y aportar dinero y ayudas a un sector que tanto la necesita siempre es bueno y digno de apoyar.

No sé a cuanto se pagará, supongo que hay que esperar a que salga la orden y se pueda apuntar quien quiera acogerse (en cada comunidad autónoma) y luego se haga un prorrateo para ver lo que le toca a cada petición. He hecho unos números por encima, aun sin saber a como se pagará y por tanto puedan hacerse las cuentas exactas y esto servirá para que no llegue al mercado entre 0,5 y 0,75 millones de hectólitros de vino, ya digo, es una cantidad pequeña, pero algo es algo, grano a grano se hace granero.

Primera ayuda, como titulo el artículo. Ahora hay que ver si se abren nuevas ayudas, como la destilación de crisis, que, como ya les he venido informando, hay contactos, pero no hay nada oficial, lo propuesto por la administración parece ser entre 2 y 2,5 millones de hectólitros y a 1,90 euros hectógrado, aquí es donde está la diferencia mayor, que no se considera un precio suficiente para hacerla. Ya veremos a donde llega esto.

Quiero hacer una puntualización, o llamar la atención sobre un extremo, estamos pidiendo vendimia en verde, crisis, lo siguiente puede ser el arranque subvencionado de viñedos, con una cosecha de 40,5 millones, hasta ahora y viniendo de la anterior que fue también de unos 40 millones, es decir, dos cosechas cortas, dicho así, sin paliativos, cortas para el potencial que tenemos y para las medias anteriores de cosecha, la media aunque no sea exacta, podemos decir que en España puede estar entre 45 y 47 millones de hectolitros, y potencial tenemos para poder superar los 55 millones sin problemas.. Es decir, estamos con los mercados como estamos, con dos cosechas cortas. ¿Qué puede pasar si tenemos una cosecha normal o normal alta? Que la podemos tener este año, por ejemplo. Pues imagínense a donde podrían llegar los precios y el problema lo que se puede incrementar.

Y digo esto porque creo que es hora de tomar al toro por los cuernos, ya lo vengo diciendo. Tenemos en contra de eso que es año electoral y ya saben, los políticos en estos años suelen moverse poco, si el tema es delicado. Pero tenemos que hacerlo y creo que el primer paso, aparte de promociones, animación al consumo, etc. etc. es el de acotar producciones drásticamente, o hacer una diferenciación de precios, muy grande entre producciones digamos normales y producciones altas. Me dirán ustedes que ya existe esto en muchos sitios, donde las producciones se limitan, sí, pero ya vemos que no es efectivo, que hay que acotar más o, como digo, diferenciar producciones y que las altas o solo valgan para algo diferente, como mostos, vinagrerías, quemas, o vinos de bajo precio, pero muy bajo, y que las menores producciones, se paguen a un precio mucho más digno o alto de o que se paga ahora.

No es el único problema que hay que atajar, estamos de acuerdo, pero hay que empezar a hacer algo y que mejor que comenzar de abajo arriba, empecemos limitando producciones, y vayamos subiendo, apoyando la comercialización y el consumo, este consumo que se nos está cayendo por momentos en todos los países productores que, si en España ha caído Francia, Italia y Alemania, por ejemplo, se quejan de lo mismo, el consumo les baja y no poco. No podemos producir más mientras el consumo baja, la situación se hará insostenible.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

ESTÁ CLARO QUE NO VAMOS BIEN

Sinceramente me da pena, pero tengo que empezar el articulo comparándonos con Francia, si dicen que las comparaciones son odiosas, lo serán, pero debemos tener sana envidia de nuestros vecinos, que en cuanto han ido a su gobierno a pedir ayudas, el gobierno ha puesto 160 millones de euros encima de la mesa, para dos destilaciones, ahora y otra en función de como este el mercado en octubre. Que va a volver a subvencionar el arranque de viñedos con una cantidad importante por hectárea y que, en resumen, ante la mala situación de los mercados mundiales del vino, se ha puesto al lado del sector a coger el toro por los cuernos. No me digan que no es para dar envidia…

         Según los rumores que corren en España ha habido algún contacto, pero la administración ha ofrecido, si acaso, 1.90 euros hectógrado, cantidad, al día de hoy, irrisoria y que, desde luego no cumple con la legislación de pagar por encima del precio de coste. Por eso lo de la envidia…

Y siguiendo con el articulo si examinamos los datos que nos ofrecen tanto la interprofesional del vino como el OEMV, sacados del Infovi, la verdad es que no se puede ser optimista, las cosas, sencillamente, no van bien.

No quiero poner datos y datos, quien quiera los puede ver y descargar, como siempre, en la página de El Correo del Vino siguiente: elcorreodelvino.com/informe-economico-mensual-diciembre/

Grosso modo quiero decirles que el volumen de cosecha lo estiman en 40.516.270 hl. Las existencias 60,266.132 hl., bajando en el mes de noviembre poco más de 3 MHL. que, en los cuatro meses de campaña, de agosto a noviembre se han exportado 7,4 millones de hl. y de enero a noviembre del año pasado la exportación es de 19,44 MHL. Terminando con un notable descenso del consumo nacional que baja un 8,2% y se sitúa en 9,59 MHL.

Lo peor de todo, por decirlo de alguna manera es que este es un problema, diría que mundial, Francia, Italia, están igual de mal, y es que en todos sitios ha subido mucho el precio al que tienen que vender, más que por el vino, por lo que lo rodea, y el consumidor está dejando de comprar vino, y esto no se traduce solamente a los graneles, en los embotellados está sucediendo lo mismo.

Creo que el consumo del vino se está modificando, trasladando. Cada día hay menos consumidor diario, del que en cada comida o cena en su casa todos los días, hay una botella de vino en la mesa, este consumidor va a menos cada vez y el consumo se traslada a las salidas a restaurantes, el vino en el bar y, todo lo más en el fin de semana en comidas con amigos o familia y poco más. Sin duda el que de verdad hace que suba el consumo del vino es el primero, el del consumo diario, aunque sea a menos precio, pero es el que hace cantidad y de estos, sinceramente, cada día quedamos menos, sobre todo conforme vamos bajando la edad.

El consumo nacional que llegó a superar los 11 MHL. Que bajó y empezó a recuperarse, ya habíamos superado los 10 millones, baja estrepitosamente a 9,59 Mhl. Habiendo subido bastante la llegada de turistas, que consumen una buena parte de este vino.

Algo tendremos que ir haciendo, hay que reestructurar o el sector entero o tomar otros derroteros, si consumimos 9, exportamos 20 0 22, la destilación cada día es menor, mosto, etc. Pero producimos más de 40 millones, los números no nos salen, como no les están saliendo a Italia o a Francia. 

El primer paso, y será tema de un próximo artículo, creo que es reducir drásticamente la producción, es un difícil toro, pero creo que debemos empezar por ahí. También, lo he dicho muchas veces, podemos optar, por lo contrario, por vender más, y hacer bueno lo que se dice de vez en cando de que no nos sobra vino, nos faltan consumidores, y hay que ir a por ellos, Una u otra cosa, o quizá parte de las dos hay que hacerlas, pero ya, la situación es mala.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

¿QUÉ HEMOS HECHO EN EL VINO PARA QUE NOS PONGAS TANTAS TRABAS?. 

Ahora entre otras, prohibir la vendimia nocturna

 Lo he comentado muchas veces, hace tiempo un amigo muy entendido del vino me dijo que pagaría simplemente porque dejaran el sector a su aire, que ni políticos ni nadie metieran mano en estoy del vino y seguro que nos iría mucho mejor. Y yo, sinceramente, lo creo totalmente desde entonces. Y desde hace tiempo hay ayudas, es indudable, pero también hay muchas trabas que no paran de ponernos por parte de diversos sectores ajenos al vino.

Esta semana y no quiero darle mucha propaganda, hay quien ha dicho que beber una sola copa de vino o cerveza al día puede producir cáncer. El cáncer es una enfermedad a la que hay que tomar muy en serio, por supuesto, pero creo que, si esto fuera cierto, más del 0% de la población, no solo española, lo amplio a Europa por no hacerlo a más sitios, la inmensa mayoría de los europeos estaríamos en peligro de cáncer por beber una copa de vino o una caña de cerveza al día. El no va más. FIVIN salió, menos mal, inmediatamente a contestar y echar abajo estas manifestaciones, pero el daño ya está hecho, de pronto un día alguien se levanta y sin pensar en el gran daño que pueden hacer, simplemente hacen esas declaraciones y se queda tan ancho… 

Ya les comenté y sigue dando vueltas, la iniciativa de Irlanda de poner avisos de cáncer también en las etiquetas de todos los productos alcohólicos, vino incluido, un primer paso que va a hacer, si no se corta a tiempo, mucho daño al sector, más del que nos imaginamos. ¿Dónde está, nuestros políticos de Europa, ¿cómo no se juntan los países productores para parar esta iniciativa. Italia es la que más está haciendo, luego España, Francia, Hungría, Alemania, en fin, que la mayoría creo que están de acuerdo en que no se lleve a cabo, pero como dicen luego: nadie la mató y entre todos la mataron…

Irlanda nos compra vino y a precio superior a la media. Lo que me pregunto es si los vinos españoles tendrán que cambiar las etiquetas de los que vayan destinados a este país y poner los célebres avisos y fotografía como los del tabaco.

Está también para aprobarse la prohibición de las vendimias nocturnas con máquina (y en otros cultivos, como el olivar igual) con el fin de salvaguardar la vida de las aves que anidan o duermen el ellos. Esto supone, además de una rebaja de calidad, un incremento en el coste de producción para enfriar la uva o el mosto, en zonas de calor no es lo mismo recoger una uva con 15 grados, por ejemplo, por la noche, que con 40 si se hace durante parte del día. Parece esto un mar menor, pero creo que es de suma importancia para el sector

Como ven, problema tras problema, con la situación que tenemos tan preocupante, no solo en España, también en el ámbito general.

Aunque se aparte de lo tratado principalmente en este artículo, quiero hacer un aviso para los vinos a granel y sobre todo de las zonas más productoras, que, como todos ustedes saben tienen una situación mala, con muy baja operatividad y precios a la baja. 

Hay que tener en cuenta la cantidad grande de vinos que tenemos con una baja graduación, cuesta encontrar vinos con más de once grados, en blancos, que es lo que tiene algo más de petición. Pero hay vinos con 10 y con menos grado que están siendo aún más difíciles de comercializar, ni siquiera las alcoholeras los quieren por el coste mayor de destilación que tienen. Estos vinos, de aquí a unas semanas, cuando el tiempo comience a abrir y las temperaturas a subir, pueden darnos muchos problemas de oxidaciones, volátiles, etc.

En fin, que entre unas cosas y otras tenemos un problema tras otro, a ver si de alguna manera las cosas van cambiando.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

SEMANA DE MUCHAS NOTICIAS Y POCA ACTIVIDAD.  Habrá vendimia en verde

Entre ferias, publicaciones oficiales, recopilación de datos y presentación de estos, resulta que últimamente tenemos semanas de mucha actividad en lo que se refiere a todo esto, pero en lo que realmente nos interesa, en la actividad de los mercados vitivinícolas, seguimos igual de mal que en semanas y meses anteriores, ya estamos en la mitad de la campaña y todo sigue igual.

En efecto FITUR, Madrid Fusión, grandes encuentros y reunión de dos temas importantísimos para el vino, el turismo-vino y la gastronomía-vino, indudablemente importante, no hay que negar que es un acercamiento al consumidor de una y otra cosa, que siempre crea buenos contactos y es bueno para el vino, sería absurdo negarlo.

El BOE también ha publicado el REAL DECRETO QUE MODIFICA EL ANTERIOR, POR EL QUE SE REGULA EL POTENCIAL DE PRODUCCIÓN VITÍCOLA, para adaptarla a la nueva PAC. Es muy extenso, si lo quieren ver o descargar a su ordenador lo pueden hacer desde este enlace: https://elcorreodelvino.com/real-decreto-que-modifica-el-anterior-por-el-que-se-regula-el-potencial-de-produccion-viticola/

Importante y preocupante lo publicado por el OEMV y la interprofesional del vino en cuanto a datos de noviembre de 2022, mes que, otrora era un muy buen mes de exportaciones, ya que se compraban vinos nuevos, varietales, FF.CC. por parte de Francia, Alemania… Sin embargo, nos dan datos que no son, en general tan buenos, aunque algo bueno siempre hay, y por empezar por lo bueno, el aumento del valor de los exportado, nuestros vinos cada vez alcanzas precios más altos, aunque a veces, como ahora sea a costa de bajar volumen. De hecho, en el interanual de noviembre a noviembre facturamos un 3,1% más, pero vendimos un 9, 6% menos, de noviembre a noviembre exportamos 20,96 millones de hl. 2,22 millones menos que en año anterior a la misma fecha.

Quedando en los datos anuales solamente diciembre y habiendo exportado 21 millones de hl. es fácil pronosticar que no será un gran año de exportación, antes bien, será bajo comparando con años anteriores exceptuando los de pandemia, pero bueno, no adelantemos acontecimientos, esperemos a que salga diciembre que será en los próximos días y entonces hablaremos.

Aunque ya les comenté la semana pasada las peticiones por parte de sindicatos principalmente de destilación de crisis y vendimia en verde, por parte de La Rioja y Rueda, un par de aclaraciones, en primer lugar, destacar las zonas que lo están pidiendo, de las que más venden en tinto y en blanco respectivamente, y ven el grave problema que tienen encima que no les da para comercializar sus producciones. El resto de zonas, incluidas las más productivas no han pedido nada.

No obstante, El Ministerio ha sacado un borrador hasta el 2 de febrero por el que se pone en marcha para esta campaña por él, aún vigente PASVE la puesta en marcha de vendimia en verde por importe de 15 millones de euros que sale de los 202,10 millones de este plan, y que, será oficial del todo, como es natural cuando se publique en el BOE, pero se espera que si no hay cambios significativos si se va a poner en marcha este año. Ya veremos condiciones y cantidades asignadas a cada zona

En segundo lugar, puesto al habla con las instituciones, desde Bruselas me comentan que no hay nada pedido oficialmente, pero que, se comenta por lo que hay de peticiones no oficiales, tanto de Francia, como de España, que, de momento al menos, no hay nada ni hay intención de poner más dinero del que hay ya asignado para el sector del vino y que cada país vea, dentro de la flexibilidad que puedan tener, a qué destinan su asignación económica. Tenemos cosechas pequeñas relativamente y no prevén asignar más dinero.

Preocupa, hablando de cosechas, que la próxima pueda venir mayor que las dos que hemos tenido, yo siempre les digo que vayamos viendo los problemas coniforme vayan viniendo, que no es poco, los posibles futuros problemas se atacaran, si se puede cuando lleguen, de momento hablar de futuras cosechas vale de poco.

Y termino comentándoles solamente que los precios de los vinos a granel siguen a la baja, lentamente, pero a la baja, y más en tintos que en blancos, y la operatividad muy escasa y de pocas cantidades, más o menos lo que vienen siendo así desde hace meses y meses, es, por llamarlo de alguna manera, desesperante

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Puf, vaya titulares… Destilación de crisis, vendimia en verde. Europa accede a etiquetas como las del tabaco en el vino en irlanda.

La verdad es que viendo este titular uno no sabe por dónde empezar el artículo, lo haré por lo domestico, lo que no quiere decir que una cosa sea más o menos importante que la otra., ya que todo lo es y su conjunto nos revela la situación que tenemos en estos momentos

En esta semana se ha comenzado a hablar y pedir, principalmente por parte de sindicatos, destilación de crisis en La Rioja como zona y vendimia en verde en la zona de Rueda, dos de las denominaciones con más nombre y mayores ventas, una en blancos y la otra principalmente en tintos. Y si esto ya se pide en Rioja y Rueda, que no será en otras denominaciones y zonas donde manda más el granel y les cuesta mucho más trabajo el vender los embotellados. Les recuerdo también que Francia también está pidiendo en algunas zonas la destilación de crisis e incluso el arranque de viñedos subvencionado por la administración, por acumulación de excedentes. Italia, que empezó bastante bien vendiendo graneles y embotellados, está también quejándose de la bajada de ventas.

Dada la situación en la que estamos, no es de extrañar que en breves fechas la petición de estas actuaciones para retirar vino del mercado, mediante destilación o vendimia en verde, incluso el arranque, se pidiera en otras zonas, como Mancha, Extremadura o parte del levante español. Mi opinión, pues la verdad es variable, por un lado, creo que, si hay que pedir la destilación, por ejemplo, hay que pedirla ya, no vale, como otras veces se ha hecho, pedirla y que la concedan en mayo o junio, cuando la campaña ya está echada, hay problemas con las alcoholeras por destilar en verano con el calor, y ya casi se piensa más en la siguiente vendimia que en la campaña actual. Por tanto, si se va a pedir, cuento antes mejor.

Por otra parte, y aunque siguiendo con el mismo tema, creo que la destilación de crisis puede tener un doble filo, bueno en el sentido de retirar vino del mercado, y malo ya que, si nos conceden, por ejemplo, dos millones de hl. no solucionan el problema si el precio, es inferior al que tenemos en el mercado, puede arrastrar hacia abajo los precios libres del mercado de vinos. Por tanto, hay que sopesar pros y contras y actual en consecuencia.

La vendimia en verde para reducir producción debe de ser total por viñedos y en una cantidad muy considerable de hectáreas para que sea eficaz.

Y termino este articulo tan cargado, con el peligrosísimo antecedente que la Unión Europea ha hecho al permitir que, en Irlanda a las botellas de vino, entre otras bebidas, se le ponga, como al tabaco, que produce cáncer y otros lemas totalmente enfocados a bajar el consumo del vino. 

En junio del pasado año hubo una reunión ya en Bruselas, a la que fui invitado, precisamente para esto, y ya se avisó que había muchos grupos políticos, principalmente del norte de Europa, pero también del sur, incluso en España, que pretendían esto en las etiquetas. Los golpes se iban parando, pero lo intentaban meter por otros atajos simulado en otras leyes y que en algún caso lo podrían meter Efectivamente tenían razón y de hecho en esta semana a Irlanda se lo han concedido, por lo que podrán ver en sus botellas de vino estos lemas y fotografías que pueden hacer desistir de beber el vino a quien las vea. Un palo para el vino. Y un peligroso antecedente para el resto de países, como España.

Sabemos que hay políticos que están muy atentos para que esto no pase, pero ya digo que se buscan recovecos para poderlo introducir por otro lado. Es algo muy serio ya que sería el palo definitivo para nuestro sector, que no le faltan más que estas noticias para que termine de hundirse.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

COSECHA EN ESPAÑA 40,5 MHL. DE MOMENTO… MAYOR QUE LA PASADA

Me causa enorme alegría una cosa, y es que el MAPA ha comenzado a dar datos de cosecha de este año, aunque los definitivos los dará, como siempre en abril o mayo, pero estos avances siempre vienen bien para poder ir haciendo conjeturas de campaña. También es verdad que los podía haber dado hace ya un mes prácticamente, pero bueno, mal del medio.

Datos sorprendentes, sin duda, en primer lugar, nos dice que, para toda la campaña, partiendo del 1 de agosto del pasado año, hasta el 31 de julio de este, en España se disponen de 72,7 millones de hectólitros para su comercialización.

Nos dice, y esto sí que es sorprendente, que esta cosecha ha sido mayor que la anterior, concretamente espera 40,5 millones de hectolitros, un 1,5% más que la pasada, unos 600.000 hectolitros superior a la anterior, a pesar de la sequía, pedriscos, etc. Y seguro que, como cada año, esta cantidad, de aquí a mayo que se den los definitivos, sube, siempre ha sido así, siempre ha subido, por lo que no les extrañe que terminemos con una campaña entre 41 y 42 millones de hl.

Sobre esto sí quiero hacer un comentario crítico y enfadado, partiendo de la base de que a todos nos ha sorprendido y engañado esta cosecha, aunque a algunos más y a otros menos. Nadie, es verdad, apostó por una cosecha superior a la pasada, porque nadie lo esperábamos, pero, recuerden que aquellos que decían que la cosecha sería un 30 o 35% inferior a la anterior, y en la que ya les dije yo que fueran más responsables, que un 30% menos sería hablar de una cosecha en España de 28 millones de hl. y siguieron empeñados en esa cantidad, otros lo rebajaban al 20% y así, como siempre digo, siempre son los mismos y siempre se equivocan en la misma dirección. Aparte de ser unos mentirosos, si, así, con todas las palabras, me gustaría que me explicaran que es lo que pretenden año tras año con esa mentira, quizá que suba el coste de elaboración artificialmente, un mes de alegría y 11 meses de penalidades a la situación actual me refiero, y parte de esta situación, no les quepa duda, se la debemos a estas personas y entidades que se empecinan en mentir al sector año tras año

Que la uva se ha pagado por encima de cómo se debería pagar, por esta circunstancia, puede ser, quizá sí, quizá no, es tema aparte, pero, ahora, mientras están ya en su casa tranquilos, y se desentienden por completo de la marcha de los mercados, si les digo que cuando se tira tanto de la cuerda, termina por romperse, atacar siempre al mismo sector a base de mentiras y trifulcas, no va a terminar bien. Hacer subir el vino artificialmente para generar perdidas a las entidades elaboradoras (a veces, la mayoritaria de las veces, a ellos mismos pues los mayores elaboradores de España son, sin duda, los agricultores a través de sus cooperativas, aunque parece que nunca se dan cuenta de esto. al final, se lo aseguro, no va a terminar bien.

En fin, indignación, como siempre ante estos manipuladores de la información y de la realidad que pueden conseguir tener en vendimias ese minuto de gloria, que no les importa otra cosa, y luego se retiran, a costa de proporcionar enormes pérdidas a todo el sector, lo estamos viendo ya desde hace años, siempre pasa igual, quizá los tontos seamos o sean los que les creen y tenemos lo que nos merecemos, pero no se preocupen, seguro que ahora no dicen nada, pasada la vendimia callan hasta la próxima vendimia, no crean que van a preocuparse más que simbólicamente de la marcha de los mercados y eso sí, si alguien tiene la culpa, seguro que se la echaran a cualquiera del sector menos a ellos.

Solo espero que nos sirva de memoria para años sucesivos y no hagamos el más mínimo caso a esta gente que, créanme solo saben hacer daño al sector.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Comienza el año. Datos de el correo del vino

Comenzamos un nuevo año, como es natural lleno de esperanzas y proyectos nuevos para mejorar, crecer y hacer mejores nuestros negocios. Empieza lloviendo algo, lo que no es mala cosa. Tras esta semana, en la que las fiestas de reyes merman también la capacidad de comercio bastante, nos enfrentamos, ya al mes de enero, normalmente enero febrero y marzo no son meses buenos para el vino, por lo que no hay que ponerse especialmente nerviosos, vamos a ir trabajando y haciendo lo que se pueda y veremos lo que da de si.

A nivel de EL CORREO DEL VINO DIARIO decirles que hemos editado 242 números en 2022, con casi 4.000 noticias, 42 artículos semanales. 47 NEWSLETTER SEMANALES, nuestra página web, con unas 2000 noticias publicadas, ha sido vista en la practica totalidad del mundo, como pueden ver en el mapa que proporciona y analiza Google desde los países coloreados en azul se ha visitado la página de El Correo del vino alguna vez. Con unas entradas medias mensuales de más de 40.000 impactos.

En las redes sociales, Instagram,  Facebook y twitter  hemos subido a diario y en total 3.500 noticias.

Sin duda somos la primera revista de España en proporcionar noticias a diario a suscriptores y algo en abierto en la web, y en las redes sociales.

Aunque parezca un tópico, no lo es y es que todo esto es gracias a su apoyo, colaboración de cientos de bodegas, de denominaciones de origen y de estamentos autonómicos y estatales, que son, al cabo los que nos van proporcionando estas noticias y confían para ello en El Correo del Vino por su introducción en el sector y su fiabilidad a lo largo de ya 76 años. No puedo dejar de agradecer a los que se publicitan y suscriben por su apoyo y sustento de esta revista

Por tanto personalmente del agradezco a todos ustedes su colaboración y animo que nos da fuerzas para seguir adelante

Destacada

Finalizamos un año conflictivo

Terminamos el año, un año lleno de contradicciones, un año en el que habíamos puesto muchas esperanzas y que en parte nos ha decepcionado, hay que destacar el incremento de valor de nuestros vinos, si, pero el mercado y las exportaciones, en su conjunto, no han sido todo lo buenas, al menos no como se esperaba en la vendimia de 2021, cuando esperábamos todo el mundo que con una cosecha corta a nivel de España, de Europa y mundial,  que hacia presagiar una campaña bonita sin problemas de comercialización, con precios al alza y beneficiosa para todo el sector, más cuando, al pasar unos meses veíamos que la siguiente vendimia, esta que hemos terminado, también sería corta. Sin embargo la realidad ha sido muy otra y terminamos 2022 con unos precios a la baja, un mercado parado como nunca se había conocido en estas fechas, vinos problemáticos con poco grado que en unos meses darán muchos problemas, tintos que parece nadie quererlos y asombro o nerviosismo en ¡el mercado por la situación que tenemos, desde el elaborador al industrial, todos los apartados de nuestro sector están en crisis. Y no es cuestión solo, de precios, no por bajar mucho el precio de los vinos la situación se va a arreglar, se vendería algo más, si, pero es la situación general de economía guerras, etc. la que paraliza no solo el vino, sino todo.

No obstante si les digo que nosotros, los del vino, estamos acostumbrados a estoy y de todo, siempre, hemos salido, nos hemos podido dejar a gente a lo largo del camino por desgracia, pero el sector avanza, y esto pasará seguro, esperemos, siempre con esperanza y optimismo que este próximo año que nos llega, sea el del arranque hacia arriba y la recuperación, el pulso es fuerte, lo sé, pero no puede durar eternamente deberá haber ajustes, en precio, en producciones, en lo que sea, hay que ajustar este mercado, estoy seguro, pero haciéndolo saldremos adelante, tengo mucha esperanza en que el precio medio de nuestros vinos en las exportaciones ha crecido considerablemente. En el próximo año sucederán cosas, no lo duden, y como siempre desde EL CORREO DEL VINO, se las informaremos y comentaremos cada día.

Es lo que deseo de corazón, y por lo que apostaremos cada día.

Que tengan una muy feliz entrada y salida del año en compañía de sus seres queridos. Y que el nuevo año haga que se cumplan sus más íntimos y nobles deseos

Destacada

Champan, cava, espumosos. ¿espumosos?

Nos acercamos a las fiestas navideñas y quizá venga al pelo comentar esto, que ya he planteado alguna vez, y creo que es bueno seguir pidiéndolo para diferenciar denominaciones a este producto que, cada día está mejor valorado, y más consumido en el ámbito nacional e internacional. De todas formas, aunque esta semana no comentemos la marcha de los mercados de granel, poco nos perdemos, pueden coger el comentario de la semana anterior, de la anterior o del mes pasado, la situación es la misma, mercados paralizados, menor consumo, menor exportación en cantidad, etc. etc. 

Si ha salido, y quiero hacer un pequeño comentario al respecto, el informe correspondiente al mes de octubre de la interprofesional del vino y el OEMV, siempre interesante y donde pueden ver y enterarse de todo lo correspondiente al mercado de vinos. Lo pueden ver y descargar, como siempre desde esta página de El Correo del Vino: www.elcorreodelvino.com/informe-economico-mensual-de-octubre/

Volviendo al tema del artículo, lo que reclamo y creo que sería una muy buena información para el consumidor y para quienes hacen este tipo de vino, saber diferenciarlo en su último término. 

Todo el mundo sabe lo que es el champan, todos saben lo que es y qué es el Cava, sigue en casos gente que a todo le llama champan, sobre todo, y también a todo cava si se trata de algún tipo de espumoso español. Se le llame de una manera u otra, sabemos a lo que nos referimos, aunque habría que ser preciso y diferenciar en lo que es champan y lo que es cava, pero bueno.

El problema, por llamarlo de alguna manera es la denominación espumoso, espumoso es todo lo que hace en España fuera de la denominación Cava. Pero se denomina igual a vinos con una gran diferencia de método de elaboración, es verdad que en la etiqueta se puede poner si se ha hecho por un método u otro, pero no es lo suficientemente claro, ya que espumoso también es aquel vino al que se le añade carbónico artificialmente, como yo digo, como si fuese coca cola con gas añadido artificialmente.

Creo que no es justo que se llame igual al “espumoso” artificial, que al vino elaborado como el cava, por ejemplo, y que, aunque no pueda llamarse cava, como es normal y lógico por no estar en la denominación de origen cava, no lleve algún tipo de distinción más notable de que se está elaborando de forma mucho mejor que la del otro espumoso con gas añadido artificialmente.

En Mancha hay una población, sobre todo, Villanueva de Alcardete, en donde se hacen muchos espumosos y de buena calidad, que ha querido impulsar el nombre de cueva, para distinguirlo, la verdad es que, por desgracia, creo que, sin mucho éxito, aunque podía ser buena idea. Y se podría utilizar a nivel nacional para distinguirlo como un vino hecho como en el cava o champan, ¡y que no es solo un vino con gas añadido artificialmente. El nombre, el que sea podía ser genérico a nivel nacional, que se pueda utilizar en todas las zonas y que diera información al consumidor de lo que es. Sin que fuera una denominación de origen, pero quizá si acotado a una serie de normas para asegurar el método de elaboración y la calidad de estos.

No hablo solo de calidades, no pretendo entrar en una guerra que algunos montan de calidades, buenos vinos espumosos se hacen en la denominación cava, no solo en Cataluña, también en Requena, o Almendralejo, Calatayud o en Rioja donde se puede emplear esa denominación, pero buenos también se hacen en otras zonas donde no se puede utilizar la palabra cava (ya digo que es lógico) al igual que buenos vinos se pueden hacer en Rioja, Cataluña, Ribera del Duero o Guadiana, etc. No van por ahí los tiros, no es cuestión solo de la calidad, es cuestión de crear una información al consumidor que ahora no tiene al menos tan amplia como sería de desear y puede comprar un espumoso con gas natural o artificial sin que la distinción sea suficientemente visible, como lo sería que tuviera un nombre genérico y distinto.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

LAS TENDENCIAS CAMBIAN Y HAY QUE ADAPTARSE

Hará 30 años, o más, o menos, no recuerdo exactamente los que hace, pero muchos, concretamente cuando se empezó a primar la reestructuración del viñedo en España (cosa que no veo mal, que conste), vino el entonces consejero de agricultura de Castilla La Mancha a dar una charla explicativa del mismo, a mi población. Visto lo visto de las explicaciones que dio, en el turnos de preguntas posterior le dije que, si no lo habían estipulado bien las condiciones de este, podrían ocurrir dos cosas, una era una sobre producción en algunas zonas que traería problemas de comercialización y otra que podían cambiar el problema de color, del blanco al tinto. Daba la casualidad, además, que ese año por cosecha muy mala de tinto, en Mancha se llegó a pagar la uva a 185 pesetas kilo, cuando lo normal estaba sobre 20, 30 o 50 los mejores años.

         El consejero esbozó una sonrisilla como diciendo: este ni sabe de lo que va, ni sabe lo que dice. Yo simplemente le dije que la ventaja que yo tenía es que lo dejaba por escrito. Y así lo hice, haciendo esa misma semana un artículo al respecto.

No es que me quiera poner medallas, creo, es más, que yo no llevaba toda la razón, la reconversión, sin duda ha sido una cosa buena para modernizar y hacer más competitivos nuestros viñedos, no cabe duda, también es cierto que hemos perdido miles de hectáreas de viñedos viejos, estupendos, que se han cambiado por espalderas de regadío y que han pasado de dar tres kilos a 30, y que, aunque espalderas de riego moderado y producción también moderada, dan una calidad muy buena, hay otras de grandes producciones que dan unas calidades bastantes malas. Encontrándonos con tintos, sobre todo, que da poco menos que pena verlos y catarlos.

Una vez dicho esto, y sin saber asegurar si es debido a la bajada de calidades, o simplemente a modas, que podrán quedarse o ser más o menos pasajeras, paso al meollo del articulo y su título:

Todos hemos observado, en poco tiempo, yo diría que en poco más de un año, que lo que nunca había sucedido empezó a pasar: los vinos tintos no se vendían, bajaban de precio y se situaban, ya digo que, por vez primera, por debajo de los vinos blancos en el precio (hace años hubo algún conato, pero que apenas duró y por otras circunstancias). Esto, como digo, empezó hace un año y ahora mismo, aunque los tintos comerciales se pueden decir que están más o menos a la par de los blancos, comercialmente hablando están muy por debajo, lo que puede llevar de nuevo a precios más bajos que los blancos.

Nadie se lo explica bien, pero se pregunta y compra mucho más por los blancos que por los tintos. Francia, por ejemplo, en 10 años ha perdido un tercio de los consumidores de vino tinto, un 33% más o menos de consumo de tintos, lo que es mucho y más en un país con tradición de consumo alto de vinos y más en tintos.

Están de moda los vinos blancos y los espumosos, atención a los espumosos, que crecen enormemente. El consumidor se inclina por vinos frescos, alegres, fáciles de beber y deja los tintos de lado o, yo creo, que los mira para ocasiones especiales, aumentando la calidad de los que bebe, pero en comidas o cenas más especiales y deja el blanco para el consumo más normal uy diario, pero que es lo que más suma.

Hay que tener en cuenta y vigilar de cerca estos cambios de tendencias en los consumos, el mercado de granel ya lo está notando desde hace tiempo y se va acuciando con el tiempo, hablando con bodegas la inmensa mayoría me comenta que lo poco que preguntan es principalmente por blanco y también me comentan que, en ferias internacionales pasadas, también el interés por el blanco y espumosos, fue mucho mayor que por el tinto.

Nos tenemos que ir adaptando a lo que consumidor va pidiendo y más si esta tendencia se está generalizando, atentos, por tanto, a blancos y espumosos.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

SIN CONSUMO NO HAY MERCADO

Así de claro, tan sencillo y complejo a la vez. No busquemos complicados factores, ni queramos sacar falsas conclusiones. Miren, estamos frente a dos cosechas cortas, muy cortas, ya se nos ha olvidado cosechas normales de 45 a 47 millones de hectólitros o la cosecha récord de 53 millones en España. No tenemos nada de eso, y nuestros vecinos productores tampoco tienen cosechas excepcionales, pueden ser más o menos normales, pero no excepcionales. En otros tiempos, con estas cosechas en España y en la Unión Europea, los precios estarían disparados, o al menos en clara subida o animación. Sin embargo, me atrevo a decir que estamos ante el peor inicio de campaña de décadas atrás. Yo al menos no lo recuerdo y ya peino canas, como se suele decir.

Y si fuera este un problema nacional, tendría mejor solución, pero no, el problema es mundial, así de claro, globalizado en todo el mundo y no valen medias tintas, miren esta semana representantes de Australia en una feria donde iban creyendo que podrían vender el vino, dicen que se han vuelto con los bolsillos o mejor, la cartera, vacía de contratos, hasta comentaban bajar el precio del vino a cotas casi irrisorias, y nada de nada, el problema mayor no es el precio, por desgracia, si lo fuera sería solamente cuestión de bajar los precios, se cortaba la cabeza a la operación y listo, problema solucionado.

Aunque volveremos al tema, esta semana también nos llega una escueta noticia, y es que en Francia en la última década el consumo de vino tinto ha caído un tercio, es decir, sobre un 30%, una barbaridad para un país como Francia, de los que mayor consumo per cápita tienen en el mundo.

Cómo ya estamos acostumbrados, le echamos mucha culpa a la energía, al transporte, a los accesorios como vidrio, cartón, etc. Efectivamente eso ha hecho mucho, pero el problema principal, como les digo al principio es la caída del consumo a nivel mundial, agravado por la crisis, la guerra de Rusia, o lo que quieran pero el caso es algo muy sencillo y lo quiero resaltar con mayúsculas, ya que es corto y sencillo, pero muy importante a la vez SENCILLAMENTE NO SE COMPRA VINO PORQUE NO SE VENDE VINO, es así de sencillo y complicado am la vez, si los industriales vendieran vino, no hay nada más sencillo que decir que comprarían vino, es lo natural, pero no compran por eso, porque no venden, por que Rusia se ha cerrado, China ha bajado enormemente, si, pero nuestros mayores importadores, que son europeos, Francia, Italia Alemania, etc. ¿por qué no compran? Porque no venden, así de claro.

Es cierto también, y aquí deberíamos de tomar medidas rápidamente que los operadores internacionales están acudiendo a otros países por el precio, Italia está mucho más barata, pero también Australia, como les he comentario antes y muchos otros países, entonces, dentro de lo poco que se opera, se están yendo a esos países y en España nos estamos quedando sin contratos.

Les comentaba al principio que hay falta de operaciones, para las fechas en las que estamos de inicio de campaña, otros años a estas alturas ya se habían vendido la práctica totalidad de varietales, bastantes fermentaciones controlada, los base espumosos, etc. Etc. Quizá los vinos normales no tanto, pero esos mejores, esos que “floreaban” los compradores para hacerse con ellos, estaban ya contratados. Este año, no digo que no se haya vendido algo, pero pueden hablar con cualquier bodega, la que sea, y verán que les dicen…

También les comentaba que no era solo cuestión de precio, que, siendo importante, no es definitivo, de hecho, por ejemplo, en datos que nos ofrece hoy mismo el OEMV España ha facturado casi 100 millones € más hasta septiembre, exportando 179 millones de litros menos de vino. No solo el nivel especulativo mueve al comprador, que es lógico que quiera comprar lo más barato posible, igual que el vendedor vender lo más caro que pueda. No, la situación vuelve a lo mismo, no se compra porque no se vende. Si a un comprador se le ofrece, pongo a menudo este ejemplo, una partida de vino a precio barato la puede comprar, aunque no le haga falta, pero si consumo 5 millones, por ejemplo, y ya tiene comprados, baratos 6, aunque le ofrezcas vino mucho más barato no lo comprará, sencillamente porque no le hace falta y punto.

Y aunque esta situación es difícil de recordar, también es cierto que crisis, de una u otra manera el sector ha tenido siempre, y siempre las hemos superado, con mayor o menor esfuerzo. Hoy estamos ante una crisis que nos va a medir las fuerzas, no lo dudo, pero también estoy seguro de que, aunque algunos queden en el camino, saldremos al final y la normalidad volverá a los mercados, estamos todos, luchando por ello y se conseguirá ya verán como si…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

LOS DATOS AVALAN LA SITUACIÓN (II)

La semana pasada les comentaba que normalmente cuando ocurre algo es por alguna circunstancia y les exponía la situación con datos internos que nos ofrecía la Interprofesional del Vino, el OEMV y el INFOVI, no les voy a repetir los que eran por no ser repetitivo, en la web de El Correo del Vino los tienen y el articulo de lampasada semana también. Este artículo lo he querido titular igual, pero poniendo parte II y es que, siguiendo con el motivo causa de las cosas, nos encontramos con nuevos datos, esta vez a nivel internacional, que nos siguen demostrando, o al menos explicando, el porqué de la situación en la que nos encontramos.

Y es que nos van llegando noticias por países y vemos, por ejemplo, que Francia, apunta a una cosecha algo mayor de la esperada, superando los 45 millones de hectólitros y más de un 20% de aumento con respecto a la mala cosecha del año pasado, pero que está atravesando, como los demás, por dificultades importantes para comercializar sus vinos, incluso descalificando algunos vinos con DO con el fin de venderlos a granel y así quitárselos de encima, con precios en casos muy parecidos a los de España, pero, como es. Natural, con unos portes mucho más bajos que si lo compran aquí, por lo que si no pueden vender su propia cosecha es lógico que a España no vengan a comprar.

Pasamos a Italia, nuestra quizá mayor competencia a la hora de vender vinos a granel a la exportación, pues bien, los datos que ofrece el Ministerio de agricultura italiano son poco menos que demoledores y descorazonadores. Ya que nos dice que a final de octubre tiene unas existencias de casi 80 millones de hectólitros (79,35) y un factos importante es que estas existencias representan un 31,5% más que las que tenían el año pasado en estas mismas fechas. Con una cosecha escasa y con más escasa todavía en el ámbito europeo y mundial, Italia ha sido incapaz de reducir excedentes, antes bien tienen más de un 30% más que tenía. De esta cantidad de casin80 millones, 46,6 son de vino. 17,7 de mosto y 15,1 de vino en proceso de fermentación. Llamo la atención sobre el mosto, no sé si será esta cantidad tan grande producto aún de mosto de vendimia que no ha pasado a vino, ya que si es azufrado es una barbaridad de mosto, refrendado por operaciones que se han hecho para España a precio barato y que se ha comprado en cantidad importante, principalmente por un grupo de cooperativas, lo que ha causado en el sector gran estupor y protesta por parte de las mismas cooperativas que ven que entre ellas mismas se hacen la competencia comprando mostos baratos y trayéndolos a España. Es cierto que tras la helada tan fuerte que ha tenido Argentina, el mosto a nivel mundial se ha revalorizado algo y en España, que se estaba pagando por debajo de los 3 euros hectógrado, se han situado en algo por encima de estos tres euros.

Lo sucedido en Argentina lo quiero resaltar en este párrafo aparte ya que según las noticias que nos llegan ha sido una helada tardía que ha afectado a la práctica totalidad de las zonas, Mendoza, San Juan, Rioja, San Rafael…y ha sido de una importancia alta. A falta de que nos den datos más exactos se ha llevado una gran parte de cosecha, por lo que Argentina no será un gran contrincante este año en las exportaciones, ni de vino, ni de mosto, por los altos precios que está poniéndose el vino y porque ya saben que allí el gobierno impone cada año un porcentaje que se tiene que hacer forzosamente de mosto y se espera que este año, de existir, sea muy bajo.

Si a todo esto que les comento le unimos que el mercado ruso está totalmente cerrado por las causas que todos sabemos, que el chino ha disminuido enormemente por precios y portes, nos quedan los mercados de Estados Unidos y Canadá, que por lo visto están funcionando más normalmente y un importante incremento del Japones. 

De la influencia en los mercados del incremento de costes, portes, accesorios y de la situación económica mundial no les comento nada, ya lo hemos comentado suficientemente. Solamente quiero comentarles que el otro día un gerente de una cooperativa grande de Mancha, de las que hacen muchos millones de litros, me comentaba que el recibo de luz que han recibido tras la vendimia ha sido “escalofriante” así me lo detallaba. Este coste hay que ponerlo en el de elaboración. Imagínense ustedes lo que cuesta enfriar millones y millones de litros de mosto fermentando en una vendimia con el calor que ha hecho y el mosto al fermentar tendiendo a subir la temperatura y tenerlo que enfriar, ya digo millones y millones a 18 -20 o 22 grados. Una barbaridad

Termino haciendo un inciso en un comentario que en otro artículo ampliaremos, pero que está muy en el sector y son los vinos que hay, muchos, con hasta 7 grados, pero muchos con 8, 9 o 10 grados como mucho, vinos que a pocos les sirven, y que se pueden ir de volátil en cuanto abra el tiempo. Ya lo comentaremos.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Los datos avalan la situación

         Normalmente cuando los mercados empiezan a mostrar una tendencia, luego, los datos ratifican esa posición en la que estamos. Así las cosas vemos el último informe de la Interprofesional del Vino de España y del OEMV, y nos demuestran, o al menos inician la demostración de la situación de los mercados. Estos datos, el informe completo y las infografías las pueden ver y descargar en la página web de El Correo del Vino siguiente:

Sin profundizar excesivamente en los datos, que, como les digo, los pueden ver completos desde esa página, si hay que comentar algunos de ellos. Empezamos por el mercado interior, el doméstico, el de España, y vemos que, tras meses de subida tras la pandemia, vuelven a bajar las estimaciones y nos situamos ya por debajo de los 10 millones de hectólitros, 9,90 concretamente. Les recuerdo que antes de la pandemia llegamos a superar los 11 millones, pero lo peor es que la tendencia clara que teníamos en una subida constante desde hacía meses se ha roto.

Seguimos con las exportaciones, y en esto hay algo bueno y algo malo, lo bueno es que vamos incrementando el valor de nuestros vinos, cosa que siempre es agradable, y nos ayuda a seguir esforzándonos al saber que en el mundo se está dispuesto, en parte, a pagar algo más por nuestros vinos, señal de su calidad y del buen hacer de nuestras empresas exportadoras de vino. Lo malo es que el volumen baja, y que en los ocho primeros meses del año se hayan exportado solamente 13.843.556 hl. De vino es muy poco, difícilmente en los cuatro meses restante del año llegaremos a las cifras de exportación de otros años.

La producción en los dos primeros meses de campaña se sitúa en 25,8 millones de hl. Cifra similar a la del año pasado, que augura que la cosecha al final se sitúe cercana a los 40 millones de hl. Hay que tener en cuenta, al menos así me parece a mí, que este año en octubre se ha vendimiado proporcionalmente más que en otros años, todos recordamos que las vendimias se pararon debido al poco grado y a la espera de posibles lluvias, que en algunos sitios llegaron incrementando la producción y eso se verá reflejado en el próximo informe donde se incluya ya el mes de octubre. Les recuerdo que aunque les parezca raro hay algunas zonas donde la vendimia ha llegado a los primeros días de noviembre. Lo que ratifica una vendimia larga, no por cantidad, sino por lo que les he comentado anteriormente.

Las existencias, casi 62 millones de hl. A final de septiembre, 61.911.037 concretamente, cantidad incrementada con la del mes anterior, pero del todo normal al unirse la nueva vendimia en las existencias anteriores. Lo que hay que destacar aquí es que estas existencias son prácticamente las mismas que teníamos el año pasado en las mismas fechas. Lo que nos indica que, a pesar de la baja cosecha que tuvimos el año pasado, no hemos sido capaces de reducir existencias al cabo de un año, completo, y es, como digo, muy significativo de la situación que tenemos en estos momentos.

Hay que destacar también que en los dos primeros meses de campaña tanto la destilación como la vinagrería, ha sufrido unas importantes bajas del 17 y el 33,6% respectivamente. Una caída también importante.

Tiempo tenemos de ir comentando datos y situación y quizá sea tema de otro artículo, pero visto lo visto creo que deberíamos empezar a tomar medidas cuanto antes. La situación ya la vemos, es muy preocupante, para las fechas que estamos se opera poco y con precios a la baja. En fin, vamos a ir viendo, pero tengan en cuenta que debemos de hacer algo y a la mayor brevedad posible.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

MERCADOS MUY PARADOS Y A LA BAJA

La Oficina Internacional del Vino (OIV) nos ofrece un avance de cosecha en el ámbito mundial, con una producción estable comparándola con la media de los últimos 20 años, ya que el que baje algo menos de 2 millones de hectólitros y un 1% de media en el mundo, es prácticamente nada. Nos ofrece una horquilla de previsión que va de 257,5 millones a 262,3 millones de hl.  de vino, mostos excluidos. Estamos, por tanto, ante una cosecha que podríamos calificar como de normal en el mundo vitivinícola de la campaña 2021-22. Lo que ha disminuido en algunos países ha sido compensado por el aumento de otros.

Por su parte la Unión Europea nos ofrece datos y cuantifica la cosecha en 157,2 millones de hl de vino, mosto también aparte, esta cifra estoy seguro, por los datos pormenorizados que daba por países, que subirá algo y nos podremos situar sobre los 160 millones de hl. Lo que nos da también una cosecha, más o menos normal en la Europa comunitaria. Datos que no repito ya que los di la semana pasada.

Datos aparte, seguimos viendo cómo, semana tras semana, el comercio del vino es cada día más preocupante, lentamente los precios van cediendo, de manera casi constante, aunque despacio, estamos, recuérdenlo, empezando noviembre, las exportaciones de vino, a falta de ver datos, pero por lo que se va comentando en los mercados, no van todo lo bien que sería de desear, agosto, que es el último mes del que tenemos datos, se comportó, ya se lo dije también en semanas anteriores, bien, en cuanto a valor que subió, pero en volumen empezó esta campaña bajando. Las operaciones con Italia, por ejemplo, nos han dado la espalda y se está ocupando solamente de sacar sus vinos sin ocuparse de los españoles, Francia ha venido, se han dado cuatro vueltas por los sitios habituales de compra y prácticamente se han ido, de momento, de vacío, Alemania, por el estilo.

Me quiero referir con todo esto que los mercados internacionales nos siguen castigando, no a nosotros solamente, ya que es a nivel mundial, la crisis nos afecta, y en mercado doméstico, en el interior, nos sucede lo mismo. Es reiterativo, repetitivo, pero lo debo comentar así, ya que así están los mercados.

Y lo peor es que no veo el problema en los precios, creo que, si el vino bajara algo, estaríamos en las mismas circunstancias, lo que es aún más preocupante, ya que creo que, dentro de una normalidad una bajada de precios “normal” por denominarlo de alguna manera, no serviría para reactivar los mercados en cuanto a nivel operativo mayor. Debemos acostumbrarnos a que este año, sea al precio que sea, las operaciones se van a hacer de poca cantidad, y para cubrir exclusivamente las necesidades más perentorias, nada más, no vamos a ver operaciones de grandes cantidades a grandes plazos de retirada. 

No creo que el precio sea en estos momentos un hándicap definitivo a la hora de operar y que sea por eso por lo que se comercie menos, no, si fuera así, se le quitaba lo que estorbara y listo, problema solucionado. Quizá necesite un pequeño reajuste, puede ser, pero no es la trava definitiva, como ha pasado en otras ocasiones, y esto es preocupante, ya que la situación yo la achaco más a la profunda crisis al altísimo crecimiento de costes, al desabastecimiento que tenemos y que podremos tener (hoy recogemos una noticia de Italia, en la que avisa de la ya escasez de botellas y que se acentuará más). Los transportes internacionales, que hacen que en los graneles más baratos casi valga más el porte que el mismo vino. En fin, para que repetírselo a ustedes, la larga lista que venimos trayendo desde hace meses y que están influyendo definitivamente en el sector. La subida de intereses, para hipotecas y créditos tanto personales como de empresas. A quien tiene un sueldo medio, más o menos normal, que le suba la hipoteca cien o doscientos euros mensuales, seguro que le retrae a la hora de ir al supermercado y comprar una botella de vino. Eso ya está ocurriendo.

Noticias pesimistas sin duda las que les pongo, pero son las reales, es la realidad de cómo están los mercados en estos momentos, ojalá y les pueda pronto comentar otras cosas. 

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

A falta de pan…

         A falta de pan, buenas son tortas, dice el refrán, y es que, aunque sería la época de comentar operaciones de vino, estado del mercado y estas cosas normales tras el final de la vendimia, la verdad es que se habla de todo, menos de eso, comentemos, por tanto, lo que verdaderamente si está pasando en el sector del vino español.

         Empezaremos por comentarles la publicación en el BOE del Real Decreto por el que se establece, por la PAC, el nuevo sistema de los planes de apoyo al sector vitivinícola español (PASVE), que pasa a llamarse ahora ISV Intervención Sectorial de apoyo al sector del vino y que se aplicará a partir de 2024, nos bajan algo la dotación de fondos que pasa de algo más de 210 millones anuales, a 202,147 euros. Estos fondos se seguirán dedicando a reestructuración y reconversión de viñedos, inversiones y transformación de industrias vitivinícolas, posibilidad de vendimia en verde, destilación de subproductos y ayudas a promoción en terceros países. Todo esto lo pueden ver y ampliar, desde la página de El Correo del Vino desde la que pueden leer el texto completo o bajárselo para guardarlo. La página es: https://elcorreodelvino.com/el-consejo-de-ministros-aprueba-el-real-decreto-para-la-aplicacion-de-la-pac-en-el-sector-vitivinicola/

            Hablemos ahora de cosecha, una vez terminada la vendimia. En España la verdad es que al final ha habido más cosecha de la que en un principio se esperaba, donde llovió en septiembre y octubre se ha notado incrementándose bastante la cosecha. Así hemos pasado de unas previsiones pesimistas que daban sobre 36 millones de hl. A creer que la cosecha va a ser más alta, habiendo quien dice que podremos tener sobre 38-39 millones de hl y quien incluso apuesta por una cosecha parecida a la del año pasado, superando en algo los 40 millones, lo iremos viendo, la verdad es que los datos van a estar entre esos dos otres millones arriba o abajo, que tampoco es tanto, ese no es el problema, por desgracia.

En el ámbito europeo pasa igual, tendremos algo más que lo esperado y también más de la cosecha pasada. Las últimas estimaciones que nos vienen desde la UE estiman una cosecha de unos 161 millones de hl con un alza sobre el 1,5%, frente a los 158, 68 del año pasado, tampoco es de transcendente importancia que en la UE haya un incremento de dos o tres millones de hl, aunque creo que estos datos se tendrán que afinar un poco más con el tiempo y lo harán al alza. Por países principales dan a Francia un +18,39%, mermas en España (-6,9%) y Portugal (-8,62%), paridad en Italia (-0,22%) y una buena cosecha en Alemania (+5,14%).

            Buenos datos también nos ofrecen los informes del OEMV y de la Interprofesional de Vinos de España, ya que aunque bajamos en volumen de vino exportado a agosto del 22, se incrementa el valor del vino exportado, lo que indica que cada día se reconoce más nuestra calidad de vino y se puede pagar a mejor precio del que se hacía, lo que siempre es una buena noticia, los datos los pueden ir sacando desde https://elcorreodelvino.com/exportaciones-espanolas-de-vino-agosto-2022/ También hay un informe sobre el consumo de vinos interno de España donde sigue creciendo, aunque es verdad que a una velocidad más lenta, de la que veníamos trayendo, lo que también es lógico, cuanto más nos acercamos al consumo que teníamos, menos de prisa se va subiendo

Hay que seguir comentando, ya que de ello se habla en el sector, la importancia y la preocupación que sigue existiendo por la sequía y las temperaturas anómalamente altas que tenemos en estos días, ya en noviembre y todavía con manga corta y calor….

            Como ven, hay noticias en el sector que comentar, si, pero de la que más interesa al sector de los graneles, operaciones, precios, exportaciones, y lo que es el comercio en general, no se habla apenas, ya que ni hay de una cosa ni de otra. Algo se puede estar haciendo, es lógico, pero desde luego muy alejado de la actividad normal del mercado en estas fechas, y esa es la gran preocupación que todos tenemos.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Brindemos por el vino. Y otras noticias de interés

Hay que empezar este artículo, aunque los lectores del lunes ya lo tengan pasado, no así los suscriptores de El Correo del Vino, uniéndonos y haciendo un brindis con vino y por el vino junto con los consejos reguladores que se han adjuntado a ello, con la idea de la Conferencia Española de Consejos Reguladores vitivinícolas (CECRV), según sus palabras: Este sábado 22 de octubre, a las 13.30h (12.30h en Canarias), llega la sexta edición del Día Movimiento Vino D.O. Y lo hace con la mayor participación: 36 denominaciones de origen de vino de nuestro país, de 15 Comunidades Autónomas, organizan un brindis colectivo y simultáneo en lugares emblemáticos de sus respectivos territorios para acercar el concepto D.O. al consumidor, destacar los valores que hay detrás del vino con denominación de origen y divulgar por qué las DDOO se consideran herramientas de sostenibilidad en sus territorios.

Siempre son buenas ideas las de apoyar de una forma u otra al vino, sus denominaciones, empresas, etc. Y desde El Correo del Vino, como no puede ser de otra forma, lo hacemos.

            Y una vez dicho esto, les quiero comentar en primer lugar algo que no ha transcendido mucho, pero que es preocupante, al menos para mí lo es. Y es que hace unos días me extrañó, y así lo puse a los suscriptores de la revista de El Correo del Vino, que desde la Unión Europea sacaran un comunicado en el que decían que de momento no veían necesarias ayudas por parte de Europa al sector del vino. Esto, así, puede pasar desapercibido, o casi, sin embargo, me hizo pensar que, si Europa decía esto, era porque alguien lo había pedido o propuesto. 

Efectivamente este miércoles pasado, nos llega la noticia desde Francia con el siguiente titular: “Hay urgencia” para financiar la extracción, la destilación y el almacenamiento privado de vinos franceses. Y es que, el que, desde Francia, el 19 de octubre se pida ya una destilación de crisis y ayudas al almacenamiento privado, nos dice mucho y nos preocupa más. La petición dice que no todas las zonas en Francia están mal, pero la mayoría sí que lo están.

            Esto nos viene a confirmar el estado en el que se encuentran nuestros mercados y que no se esté viendo venir industriales franceses, alemanes, etc., a comprar nuestros vinos, y quien viene contraoferta a precios más bajos de los que en general se están pidiendo en España.

            Lo preocupante, como antes les comento es que esto salte tan pronto a los mercados, cuando apenas ha comenzado la campaña, en los días y semanas donde, normalmente, más operatividad existe y donde los operadores extranjeros venían a hacerse con los vinos, varietales y no varietales, que les hacían falta. Hoy, se hacen pocas operaciones y las que se hacen son de poca cantidad de vino, esta es la realidad.

            No tenemos una gran cosecha, la tendremos corta y venimos de otra corta, por lo que la comercialización no será tan complicada, pero aun así ya vemos como están los mercados, por lo que debemos de andarnos con cuidado e intentar captar y no dejar escapar las posibles operaciones que se nos presenten.

            No todo es negativo, menos mal, ya que, a pesar de todo esto nos llega, a través del OEMV y la interprofesional del vino datos de que, por ejemplo, el consumo interno en España sigue creciendo, aunque se ralentiza algo con respecto a meses pasado, pero crece, que no es poco. También nos dicen: “El comercio mundial de vino creció un 10,9% en valor en el interanual a junio de 2022, hasta alcanzar un nuevo récord histórico con 36.258 millones de €. Sin embargo, en un periodo de fuerte inflación, el volumen cayó un 0,9% hasta los 10.803 millones de litros, con precios al alza (+11,8% hasta los 3,36 €/litro).” Crece el importe del vino vendido a nivel mundial, aunque baja algo el volumen. Mientras algo crezca, hay que alegrarse.

            No cabe duda, y no me voy a repetir, que la profunda crisis económica en la que estamos envueltos, tanto en España, como a nivel mundial, nos está afectando y nos va a seguir afectando. Hay que intentar aguantar, defenderse y esperar a que cuanto antes cambie el signo negativo por el positivo. Pero creo que nos quedan unos duros meses por delante. Ojalá me equivoque…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Inicio de campaña. Primeros datos

Bruselas espera algo más de cosecha este año que el pasado, unos 152,2 millones de hl., principalmente por el aumento de la cosecha en Francia, que neutralizará la bajada de España, manteniendo Italia una cosecha similar a la pasada, y siendo también algo superior, en el conjunto de la Unión Europea, a la media de os últimos cinco años, un 2,5% más aproximadamente.

En España estamos pendientes de ir viendo la cosecha real que tenemos, desde luego eso de un 30% de merma parece que queda descartado totalmente y estaremos, más o menos, sobre un 10%, a falta de ver la terminación, ya que las lluvias de septiembre hicieron ganar en peso y rendimiento en muchos sitios.

El inicio de campaña, ya se lo vengo diciendo a ustedes, no es bueno y así continuamos, como dice en su comunicado las cooperativas agrarias, los mercados y las operaciones se encuentran en un “stand by”, creo que lo define perfectamente, lo difícil es saber cuándo se terminará este stand by y cómo será la salida. Antes se le denominaba gran paralización de precios, mercados y operaciones y normalmente el remate final no solía ser bueno.

Otra noticia que hemos publicado esta semana en El Correo del Vino ha sido que Europa, de momento al menos, dice que no es necesaria una actuación de ayuda al sector del vino. Esto no tendría más transcendencia, si no fuera porque al decir esto es señal de que ya ha habido “tanteos” sobre la posibilidad de estas ayudas. La verdad, no conozco si se han producido o no, pero lo que sí sé es que Europa no da puntada sin hilo, y si dice eso es por algo.

Se tiene esperanza en el mosto, veremos a ver la cantidad que se ha hecho, se comenta que bastante, principalmente porque la uva de poco grado y regular analítica se llevaba a mosto al no creer poder sacar un buen vino. Ojalá y sea así. También es de extrañar que, mientras tanto se esté trayendo mosto italiano en Barcos y a precio barato. Puesto al habla con algún “mostero” avisan también que concentrar mostos con 8 o 9 grados tiene el mismo coste o similar, que el de 12 grados, por lo que quizá estos mostos de poco grado se tengan que pagar por debajo, debido al incremento de costes. Y es que en estos momentos los gastos energéticos, al estar tan caros, se miran con lupa en todos sitios.

Los precios de los vinos, se pueden decir que han salido, en blancos, al mismo precio que estaban antes de vendimia, es decir, fermentación tradicional blanco, 2,90 a 3 euros Hº, Fermentaciones controladas entre 3,30 a 3,50 y tintos sobre 3,50 y en función de calidad y color pueden variar, pero siguen muy flojos, también porque los nuevos aún no están hechos.

Según los primeros datos que nos proporciona el INFOVI correspondientes al mes de agosto, y aunque los pueden ver en su página, comentarles los más importantes:

Producción: 3.738.997 hl de vino producidos en el mes de agosto de 2022 (-9,4% o 389.278 hl menos). 

Existencias 37.427.799 hl de vino y mosto a 31 de agosto de 2022 (-3,4% o 1,3M hl menos respecto al 31 de agosto de 2021). 

Importaciones 764.347 hl de vino (+35%) importados en la campaña 2021/22. 

Alcohol / Vinagre 41.858 hl (-35%) se destinaron a destilería y vinagrería en el mes de agosto de 2022. 

Mercado interior 10.180.802 hl, es la estimación de consumo nacional de vino en el interanual a agosto 2022 (+9%). 

Exportaciones 21.405.890 hl exportados en la campaña 2021/22 (-4% o 0,9 millones hl menos). 

Que los primeros datos de vendimia en agosto den menos resultados que el año pasado es normal hasta cierto punto, por varias circunstancias, una, que tenemos menos cosecha, pero también que en esta larga vendimia muchos comenzaros, pero viendo el poco grado de la uva y lo más que venía, cortaron vendimia y esperaron a ver si la uva mejoraba algo con el tiempo.

Termino comentando que esta situación en la que estamos ahora, me da cierto medio, no solo por lo ya comentado de los mercados nacionales, es que no veo que a nivel mundial, con la profunda crisis económica que tenemos, con los costes energéticos, de transporte etc. Está en una situación en la que se están recortando muchos productos que no son de primera necesidad, y el vino es uno de ellos. Ya veremos cómo se va desenvolviendo los mercados internacionales, si hubiera movimientos podríamos ser más optimistas, ya que 152 millones de hl en Europa, en otros años, no es una cosecha imposible de comercializar, en condiciones normales…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Terminando vendimias, la situación sigue preocupante

         No es que la vendimia esté terminada en todos sitios, pero si es cierto que, aun quedando se va terminando y cuando termine la semana próxima ya será poco lo que vaya quedando. De sur a norte y de este a oeste se van cerrando lagares, por lo que en muchos sitios ya se pueden hacer evaluaciones de cosecha, calidades, y una vez metidas las uvas ver las perspectivas que tenemos por delante de campaña y ya conociendo también lo que tenemos por detrás, sabiendo ya datos de la campaña pasada de exportaciones. Vamos a ir desgranando un poco cada cosa para ir aclarando situaciones.

            Que la merma de uva se ha producido nadie lo duda, y más o menos todos coinciden en que estará entre un 10 a un 15% a nivel nacional, tendremos una cosecha inferior a la pasada que estará entre los 36 y 39 millones de hectólitros según valoraciones, de vino y mosto.

            La calidad es muy dispar, teniendo buenas calidades donde la lluvia ha beneficiado y las temperaturas, dentro de ser altas, no lo han sido tan altas como en otros sitios. Esta uva maduró en condiciones más o menos buenas, ha llegado sana y puede producir buenos vinos.

            Sin embargo, tenemos otra parte, que es todo lo contrario, en sitios donde no ha llovido y las temperaturas han sido muy altas y continuas, esa uva ha llegado a bodega en un. Malísimo estado y sin calidad ninguna, uvas sin grado, sin acidez, sin caldo, que no llegaba a 9 grados en muchas ocasiones y, por tanto, no puede dedicarse a vino. Estos vinos van a ser muy complicados de comercializar. En conjunto tenemos vinos, aunque parezca mentira, de baja graduación y una calidad media que no será buena. En parte se han dedicado a mosto, pero puestos al habla con concentradores, este mosto de baja graduación incrementa los costes de concentración, ya que con el mismo coste energético se saca mucho menos grado al concentrarlos. Por lo que la venta de estos mostos se verá rebajada en el precio lo más probablemente. Igual digo que los vinos de calidad se pueden pagar por encima ya que se van a buscar. También resaltar que el rendimiento de esta uva ha sido más bajo de lo normal. Una vendimia anómala, lenta, donde se empezaba a vendimiar y viendo lo que venía a bodega se cortaba y esperaba a ver si la uva mejoraba, o llovía, al final, ni ha llovido, ni ha mejorado la uva, y se está vendimiando tal y como está.

            Los últimos datos de la pasada campaña, recopilados ahora nos dan una bajada en las exportaciones de vinos en cuanto a volumen ser refiere, aunque un incremento en el valor de estos vinos, cosa buena, por un lado, mala por otro. Todos estos datos, por no aburrirlos, los pueden ver en la página del OEMV o en este enlace de El Correo del Vino . Una campaña, la pasada, que parecía que todo iría con viento a favor, recuerden la subida de precios relámpago que tuvieron los vinos españoles por la helada de Francia, subida que muchos creímos irreal y sin base, y que a lo largo del tiempo nos ha dado la razón, se ha exportado menos y quizá una parte de culpa la tenga precisamente esa subida espectacular de precios que los mercados internacionales no quisieron asumir.

            Eso, no obstante, es agua pasada, siempre nos puede servir de experiencia, pero está pasada. La situación actual es la que nos preocupa, ya se lo comentaba la semana pasada y la verdad es que yo, que ya peino canas, no recuerdo un arranque de campaña y una vendimia como la que tenemos en la actualidad. Es cierto que en el vino nunca se sabe y de la noche a la mañana puede cambiar, no lo dudo, pero tal y como estamos hoy, y es lo que les debo de contar, la situación es, cuando menos, difícil. No se opera prácticamente nada, en mostos frescos de pileta, por ejemplo, que era lo que en plena vendimia más se movía lógicamente porque es cuando se tiene que comercializar, este año prácticamente nada. Los contactos con firmas internacionales de varietales, fermentaciones controladas, y primeros tintos, que en estas fechas se hacían, contratando estos vinos a muy buenos precios, de momento tampoco se están haciendo, al menos en las cantidades que se hacían otros años. Y si son ya las compras domesticas de vinos para el mercado nacional, ni decírselo quiero, nada de nada, cuatro camiones. No hay comprador que quiera hacer operaciones a largo plazo, como ya les vengo diciendo, más que por el animo especulativo, por no tener certeza de cuando, cuanto y a cuánto va a vender, por lo que se reserva y adquiere solo lo imprescindible a corto plazo.

            Los precios de graneles, los podemos situar prácticamente a como estaban antes de vendimia, exceptuando los tintos que han subido, ya que se estaban operando a precios muy bajos. Varietales a partir de 4,20€ hectógrado, pagándose más altos algunas variedades como el chardonnay, y en función siempre de calidades, igual los blancos que los tintos. Tempranillos de calidad sobre 3,80 a 4, Blancos fermentación tradicional sobre 3 euros y Fermentaciones controladas y tintos entre 3,30 y 3,60 en función también de calidades. Precios que me atrevo a poner porque creo que ya es hora de poner algo, ya que en muchas ocasiones no están suficientemente respaldados por operaciones, pero estos son los precios, más o menos, a los que se está negociando. 

            Ya digo, la situación puede cambiar, quizá vaya todo con retraso, como la vendimia que se adelantó y luego ha sido lenta, y la semana que viene cambie la situación, ojalá y fuera así, pero como se dice vulgarmente: “no me gusta como caza la perrilla”. 

            Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

SEGUIMOS EN VENDIMIA

         En las fechas en las que estamos hay que hablar de vendimia, no cabe duda, y hay que hacerlo porque, de una manera o de otra es el tema central de las conversaciones de estos días en el sector, de la vendimia y de lo que le rodea, ya que, si hablamos de campo, hablamos de vendimia, si hablamos de bodega hablamos de vendimia, si hablamos de vinos, volvemos a la vendimia y si de comercialización, decimos que depende, como los precios, de la vendimia. 

         Hay, por decirlo de alguna manera, dos vendimias diferentes, la de la bodega que recoge uvas, principalmente de cosecha propia, o con compras de uva, pero con el fin de sacar el vino embotellado en su gran mayoría, y la vendimia de quien compra o recoge uvas como las cooperativas y que saca la mayoría de su vino a granel.

         El precio de las uvas es el difícil problema de cada año. Quizá este año sea de los que menos conflictos ha causado, creo que conociendo todas las partes la dificultad económica del momento se ha subido el precio lo máximo posible por parte del comprador y se ha conformado, ajustando costes el vendedor, pero no ha habido grandes protestas ni conflictos.

            Les vuelvo a poner los precios más generalizados en Mancha y Extremadura:

PRECIO DE LA UVA MANCHA 

Muchas bodegas están abriendo a 2,90 ptas. grado/kilo por la uva blanca y tintas normales más 2 pesetas de portes, y la Cencibel o tempranillo con un mínimo de calidad a 3,20, también más dos pesetas. Estimo que estos van a ser los precios que de momento al menos, se generalicen en La Mancha

AÍREN Y TINTAS NORMALES 0,01743 EUROS GRADO/KILO (2,90 PTAS GRADO KILO) MÁS DOS PESETAS KILO DE PORTES

TEMPRANILLO 0,01923 EUROS GRADO/KILO (3,20 PTAS, GRADO/KILO) MÁS 2 PESETAS KILO DE PORTES

Félix Solís Paga 10 ptas. de suplemento por kilo para la uva de secano recogida a mano

GARCIA CARRION PAGA LA UVA BLANCA A 2,80 PTAS. GRADO KILO, LA TINTA CON DO 4,65, LA TINTA TEMPRANILLO SIN DO A 2,50 Y LOS VARIETALES A 4,90

EXTREMADURA

BLANCA 0,1863 EUROS GRADO/KILO (3,10 PTAS GRADO KILO) (precio más generalizado, aunque hay alguno más bajo)

TINTA TEMPRANILLO 0,0204 EUROS GRADO/KILO (3,40 PTAS. GRADO KILO)

            Estimo que los precios más generalizados son los de 2,90 ptas. Grado/kilo para la blanca y tintas normales y 3,20 para la cencibel o tempranillo con una calidad media aceptable, ya que algún tempranillo de alta producción y regadío no da la calidad suficiente para este incremento de gasto.

Aparte de estos precios hay bodegas que “califican la uva” en función de acidez, o pudrición, o diversos parámetros incrementando o bajando el precio en función de estos

            Una vez dicho esto, que a grandes rasgos es el estado de las vendimias de graneles, hay que hablar del comercio, que en estos momentos se encuentra prácticamente paralizado. Se sigue a la espera de que el precio de la uva se generalice y asiente definitivamente, para comenzar a hablar de precios de vinos. Y así las cosas el vendedor, de momento, sigue retraído, no quiere vender por si mete la pata y luego sale el vino a un precio superior. El comprador, igual, pero, al contrario, es decir, retraído y comprando lo necesario a corto plazo, por no saber exactamente como saldrán los vinos y a qué precio.

            A pesar de estar ante una cosecha corta, el futuro de la campaña no se ve del todo claro por la situación de los mercados y de la economía, Francia nos acaba de decir que espera 44 millones de hl. unos ocho más que el año pasado, Italia, estará con una cosecha parecida, aunque dicen que algo menos, España y Portugal si están por debajo. 

Pero la situación de la economía, el fuerte incremento de costes de la energía sobre todo, pero también el transporte y todo lo que rodea el mundo del vino, la subida de intereses, la inflación, hace temer que ante una situación tan extrema en muchos casos, antes se enciende la calefacción o se compra el cartón de leche, que la botella de vino, es decir, puede bajar el consumo si las familias tienen que ajustar el presupuesto mensual al máximo, no cabe duda que si es así, uno de los primeros productos de los que se prescindirá será el vino.

            Confiemos en la corta cosecha, en que las exportaciones puedan seguir funcionando bien, en una moderación de precios a nivel tanto nacional como internacional y que podamos comercializar sin mucha dificultad la cosecha. Hablando con compradores los veo muy temerosos de meterse en grandes compras, no saben si el vino pueda subir o no a lo largo de la campaña, pero muchos prefieren, si llega el caso, pagar algo más, antes que ahora meterse en compras a largo plazo, por varias razones, las económicas, las de no saber cómo ni cuanto van a vender, ni el p recio al que lo puedan hacer, por lo que están muy cautelosos.

            En el sector comprador, aun también con cierta cautela, de momento hay más optimismo, los excedentes han bajado con respecto al año pasado, la cosecha es corta, y venimos de otra corta también, y ven o creen que podrán comercializar la cosecha sin grandes inconvenientes, aun sabiendo que puede haber problemas debido a lo mismo que piensan los compradores, la situación económica a nivel mundial con una profunda crisis en todos los aspectos.

            Lo que pase, se lo iremos contando desde EL CORREO DEL VINO, como siempre.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

VENDIMIA DIFERENTE, COMO CADA AÑO

         Siempre se ha dicho y este año creo que con más razón: No hay dos vendimias iguales. Al igual que no hay dos campañas iguales y siempre, eso quizá sea lo bonito de este negocio, tenemos la capacidad de que nos sorprenda con novedades y diferencias en el actuar.

         Pasamos de ser una vendimia en la que las miras las teníamos principalmente, y las tenemos, en la problemática del clima, sequía, calor, que aún no se ha ido del todo. Y, sin casi rumores, nos enfrentamos a que ya los remolques llegan a las tolvas y, como si nada se le pone precio a la uva.

         Empezamos con los últimos precios de la uva, para luego ir comentando los diferentes temas:

PRECIO DE LA UVA MANCHA 

AÍREN Y TINTAS NORMALES 0,01743 EUROS GRADO/KILO (2,90 PTAS GRADO/KILO) MÁS DOS PESETAS KILO DE PORTES

TEMPRANILLO 0,01923 EUROS GRADO/KILO (3,20 PTAS, GRADO/KILO) MÁS 2 PESETAS KILO DE PORTES

Félix Solís Paga 10 ptas. de suplemento por kilo para la uva de secano recogida a mano

GARCIA CARRION PAGA LA UVA BLANCA A 2,80 PTAS. GRADO/KILO, 

LA TINTA CON D.O. 4,65, 

LA TINTA TEMPRANILLO SIN DO A 2,50 

Y LOS VARIETALES A 4,90

EXTREMADURA

BLANCA 0,1863 EUROS GRADO/KILO (3,10 PTAS GRADO KILO) (precio más generalizado, aunque hay alguno más bajo)

TINTA TEMPRANILLO 0,0204 EUROS GRADO/KILO (3,40 PTAS. GRADO KILO)

            La vendimia sigue tranquila, mucho más de lo que cabía esperar en un año como este, no hay excesivas protestas por parte de los agricultores, el precio se ha subido y creo que hay una especie de conformidad colectiva sabiendo como está la situación, mal para todo el mundo y cada uno debe de intentar aportar y ceder lo que buenamente pueda para que esto siga adelante.

            Ha extrañado mucho y ha dejado los mercados, yo diría que helados, el que una importante bodega haya puesto un precio inesperadamente bajo para la uva tinta, mientras que parecía que el primer precio de 3,20 (hablamos en pesetas grado/kilo) para las uvas tintas en Mancha, sería el precio más o menos estable, el que una bodega importante haya bajado este precio ni más ni menos que 70 céntimos y lo haya puesto a 2,50, la verdad es que ha dejado descolocado a la mayoría del mercado. En la blanca igualmente le ha puesto un precio más bajo, pero más comedido, de 2,90 ha pasado a 2,80. Ya saben cómo somos, rápidamente han salido conjeturas de todas clases y modos, Yo he oído, personalmente, diría que más de una decena de motivos por los que ha podido hacerse esto. Motivos que, como bien comprenderán, no los voy a poner, en primer lugar, porque no sé cuál puede ser el verdaderamente exacto y en segundo lugar porque ante una estrategia o criterio de una bodega particular, nadie es quien, para meterse, ni a favor, ni en contra, y menos un medio informativo, al menos en el mío, Se da la información, como es mi deber y punto.

            Pero si es verdad que ha dejado frio al mercado, que muchas conjeturas y composiciones que se estaban haciendo, las ha desbaratado completamente. Creo que, de momento, ha hecho que la posibilidad de subida del precio de la uva se venga abajo y el dilema de muchas bodegas es hacía qué precio acercarse, en uvas blancas no hay problema, es una diferencia mínima, pero en tintas si hay una diferencia considerable. Ya veremos a como se terminan pagando generalmente, hay firmes apuestos por poner el mismo precio a blancas que a tintas, pero son rumores, realmente lo que hoy tenemos, es, por un lado 3,20, y por otro 2,50. Esto es lo real, ahora esperemos a ver hacía donde se acerca más la generalidad de las bodegas.

            Hay una cosa clara y es que los vinos tintos, lo hemos dicho muchas veces, llevan meses en un estado muy flojo, que lleven meses con precios por debajo de los blancos, es algo excepcional, pero muy indicativo de lo que pasaba. Lo que pase esta campaña está por ver, pero está claro que hay quien teme que la comercialización no sea tan fácil y por eso se cura en salud.

            En cuanto a los mostos y vinos nuevos, hay contactos, pero aún no se opera, por tanto, no se puede dar un precio, esto será sin duda, otra cosa a estudiar en el mercado y que ya trae a mucha gente de cabeza ¿a cómo saldrán los vinos nuevos, tanto blancos como tintos? El diferencial de los rumores es alto, hay que mirar muy mucho los mercados internacionales, a qué precios está Italia, por ejemplo, ya que, si nos quedamos cortos, o sobre todo, si nos pasamos, se nos pueden ir muchas operaciones de estas primeras de vendimia y no interesa que esto nos pase, hay que ver hasta dónde están dispuestos a pagar los mercados internacionales.

            Como ven, interesante y apasionante vendimia y campaña la que tenemos por delante. Desde El Correo del Vino se la iremos contando

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

COMENTARIO DE VENDIMIA. Vendimia de enólogos

Inicio de vendimia quizá inusualmente tranquilo en la mayoría de las zonas, con una merma en la cosecha debida a la sequía y el calor continuado, aunque desigual en función de qué zonas y cultivo del viñedo, inferior en todos los casos, pero no tanto en algunos. Dentro de la misma población y en función del paraje hay, por ejemplo, desde un 10 a un 20% menos, aunque hay viñedos que tienen lo mismo que el año pasado y algunos, pocos, incluso algo más. Creo que, en función de la climatología durante el mes de septiembre, sobre todo, si llueve o no y cambia el calor, la merma puede ir al final de un 10 a un 15%.

Ya les he comentado, en el párrafo anterior las previsiones de cantidad, vamos a ir desgranando un poco los demás aspectos.

PRECIO DE LAS UVAS. –

Les pongo de momento, las de Mancha y Extremadura, como regiones más productoras:

PRECIO DE LA UVA MANCHA 

AÍREN Y TINTAS NORMALES 0,01743 EUROS GRADO/KILO (2,90 PTAS GRADO KILO) MÁS DOS PESETAS KILO DE PORTES

TEMPRANILLO 0,01923 EUROS GRADO/KILO (3,20 PTAS, GRADO/KILO) MÁS 2 PESETAS KILO DE PORTES

EXTREMADURA

BLANCA 0,1863 EUROS GRADO/KILO (3,10 PTAS GRADO KILO) (precio más generalizado, aunque hay alguno más bajo)

TINTA TEMPRANILLO 0,0204 EUROS GRADO/KILO (3,40 PTAS. GRADO KILO)

En Extremadura hay protestas, en Mancha aún no, creo que debido principalmente a que la uva airén no ha empezado aún a cosecharse. No sabemos si estos precios serán definitivos, hay que esperar a que se generalice aún más para darlo como definitivo o no, ya que mucha gente apuesta por algún cambio, pero de momento esto es lo que hay.

ESTADO-CALIDAD DE UVA

Muy dispar y cambiante, hay una gran diferencia entre la uva de regadío o que le ha llovido lo suficiente, en la que la maduración ha podido hacerse más o menos bien, de las de secano, cuya calidad y maduración debido al estrés tanto térmico como hídrico, la ha hecho que no madure como sería de desear. No obstante, creo que muy buena calidad no la tiene casi ninguna uva, ya que además de la sequía, el calor, y una maduración extremadamente rápida, la hace que no esté compensada, y aquí entran las de secano como la mayoría de regadío.

El grado, en general algo superior al del año pasado, si bien es cierto que algunas de secano no logran, de momento, alcanzar ni siquiera una graduación normal.

Hay que esperar también un rendimiento inferior al de un año normal, hay muchos racimos que no pesan, señal de no tener mucho caldo y no haber madurado bien. Es cierto que esta uva normalmente aún no se está vendimiando esperando en el milagro de posibles lluvias que puedan salvar algo estas uvas. 

Por lo demás en cuanto al estado sanitario, si está bien, no hay ataques de hongos, algo ataco la araña, pero en general, en este aspecto si está bien el aspecto sanitario.

Por tanto, vendimia complicada, vendimia de enólogos que puedan hacer los mejores vinos posibles con las uvas que les entren. Están también ante una vendimia “caliente”, lo que dificulta aún más las elaboraciones. Las temperaturas que hasta ahora estamos teniendo hacen en muchos casos de ser una bomba en bodega, con fermentaciones no deseadas, y una temperatura de la uva y del ambiente muy peligrosa. Esto también supone un importante incremento de energía, y ya sabemos cómo está la energía, a la hora de controlar mediante frío las fermentaciones.

Vinos y mostos

Y dejando aparte ya esto, vamos a los mercados de vinos y graneles. En nuevos aún no se sabe nada, los “viejos” al alza y con retirada generalizada de ofertas en espera de ver como salen los nuevos por el incremento del coste de elaboración, el año pasado, por ejemplo, la airén en Mancha se pagó a 2,70 Ptas. grado kilo, este año se incrementa, de momento a 2,90. Por lo que si el año pasado estos vinos con fermentación controlada salieron entre 3,50 y 3,60 euros grado y hectólitro, mucha gente espera que este precio suba algo a la hora de arrancar el precio de los vinos, los tintos salieron unos 20 céntimos por encima. Por otro lado, los vinos, hace unos días, estaban bastante por debajo de estos precios, sobre todo los tintos, las ofertas, como les digo, se han retirado, ya veremos si son capaces de remontar tanto en el precio. Iremos viendo, y veremos si esto se lleva a cabo, la reacción y la aceptación que tienen los mercados nacionales y, sobre todo, internacionales, con la competencia de Francia y más que nada Italia.

De momento lo que se hable son conjeturas, hay que esperar a las primeras operaciones de mostos y vinos, que yo creo que aún le quedan un mínimo de unos diez días para que comience a negociarse operaciones de nuevos y mostos, entonces podremos hablar con más propiedad.

Ya ven, inicio de vendimia interesante, ya les iremos informando de cómo continúan…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Los inicios de vendimia, como siempre conflictivos

En primer lugar, una rectificación que me envían, en la que me comentan que lo publicado ayer como precios en Extremadura y publicados por un sindicato, no es cierto. El comunicado del sindicato decía que la uva en Extremadura, tanto la blanca como la tinta se estaba pagando a 0,1442 euros grado/kilo, mientras que me comentan que la uva cogida hasta ahora es la de cava y se paga entre 030 y 0,40 céntimos kilogramo. En Extremadura hay cada vez menos bodegas compradoras de uva, al igual que pasa en Mancha y en la gran mayoría de las zonas de España. He puesto muchas veces que el precio de la uva no debería ser tan importante a nivel de los mercados ya que, en zonas productoras, quizá no se llegue a comprar un 15% de la uva, mientras que el 85% restante entra a cooperativas. Diferente es en otras zonas, como La Rioja, La ribera del Duero y otras, donde sucede justamente lo contrario

         Hecha esta rectificación, y es que vengo tiempo diciendo que según quien dé la noticia hay que fiarse o no, y yo mismo he podido caer en el engaño, si es que al final es así, vamos a centrarnos en la vendimia ya comenzada en la mayoría de las zonas vitivinícolas españolas y donde no, a punto de comenzar. Salvo las pocas más retrasadas.

            Algo ha llovido y está lloviendo en algunas zonas, en unas casi ha solucionado el problema de la sequía, en la mayoría no y en otras ha sido solamente una lluvia que ha refrescado algo, pero ha hecho poco, no es poco que refresque, lave la hoja, y sirva para parar la merma que diariamente aumentaba y en su caso, aporte algo.  En las zonas de más producción, donde ha caído un máximo de 10 litros, la verdad es que poco puede hacer, pero, en fin, perjudicar no ha perjudicado como es natural. Esperar que antes de que se comience con otras variedades como la Airén, vuelva a llover y mitigue la merma en lo posible.

            Y hablando de mermas me parece que algunos la dan, como ya les comenté, con demasiada alegría y poco pensamiento, una merma del 30%, como algunos apuntan, nos daría una cosecha de 28 millones, cosa improbable, imposible diría yo. Pero bueno, la merma es clara ya, a no ser que de aquí en adelante cambien mucho las cosas. Las lluvias, como digo, y la subida de temperaturas, con noches más largas y bastante frescas, están haciendo su labor también, mejorando algo la cara de los viñedos. Ya les dije que del 15 de julio al 15 de agosto es mejor no ver los viñedos, siempre dan mala cara y más en un año como este.

            Sobre parcelas vendimiadas hay variedad de cantidades, hay que tener en cuenta que lo que se ha vendimiado y se está vendimiando, por un lado, es todo regadío prácticamente, en espaldera, en contra variedades que no están tan aclimatadas a este calor tan intenso. Por eso según parcelas la merma varía desde un 20%, un 10% y otras en las que han tenido la misma cosecha prácticamente que el año pasado, por lo que complica aún más calcular con exactitud la merma que podemos tener. El tiempo más fresco ha frenado algo la rápida maduración que estaban teniendo las uvas, lo que es bastante bueno para la calidad. El grado que va entrando es algo superior al del año pasado.

            Los mercados del granel siguen muy parados, es cierto que hay una mayor fortaleza en la parte vendedora, debido a la merma de esta cosecha y se han reforzado en los precios. Las partidas de vinos, sobre todo en tintos y a precio barato, casi han desaparecido y se pide más por ellas, los blancos siguen más fuertes que los tintos y, desde luego, sin perspectivas de ceder precios, antes bien pueden subir. Lo que sucede es que tanto compradores como vendedores están a la espera de ver cosecha y precio de uvas y de vinos nuevos, para poder operar ya con datos fiables sobre la mesa, y ahora mismo no se atreven a hacer ni grandes compras ni ventas, y van solamente a las más necesarias a corto plazo.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Ya estamos en vendimia…  Y qué vendimia

Parece que vamos con prisas, casi ni da tiempo a terminar una campaña, comenzar otra y sin tiempo de comentar una cosa y otra, nos abocamos a una de las vendimias más tempranas de nuestra historia, si es que no es la más temprana. No está generalizada, pero si comenzada en muchos sitios, todo el sur de España, de Madrid para abajo, la práctica totalidad del levante completo, incluso partes del norte de España, como Rioja, ya han comenzado a cortar racimos, casi podríamos decir que deprisa y corriendo antes de que se nos venga la cosecha más aún abajo por el calor y la sequía.

Precios de uva generalizados aún no hay, tan pronto los haya se los enviaré. Se habla de un precio similar al del año pasado, aunque con la controversia de que se está apostando que sea superior al estar evaluando la cosecha también inferior a la del año pasado.

A mi modo de ver no cabe duda de que el secano se está viniendo abajo cada día que pasa, este verano tan anómalo está haciendo mella en los viñedos, donde tenemos algunas zonas que hace más de cuatro meses que no cae una sola gota de agua. El regadío está mejor, como es natural y de esto y de la climatología en el próximo mes va a depender en gran medida lo que esta cosecha nos puede dar, ya que quien inclina la balanza en una cosecha a nivel nacional es la uva airén en Mancha. Es una uva de ciclo más retrasado, le quedan aún unos 15 o veinte días para poderla vendimiar y si en este tiempo o durante la vendimia lloviera, esta uva tan aclimatada a las sequías y tan rustica, ganaría peso inmediatamente. Por otro lado, si pasa lo contrario, es decir, continua el calor y no llueve, y se viene abajo, sería todo lo contrario, disminuiría la cosecha enormemente. De momento la Airén, mal que bien, va aguantando, no la veo, en general excesivamente mal dadas las circunstancias a las que está sometida.

Por eso hay poca gente que se atreva a dar datos definitivos de cosecha, las cooperativas de Castilla La Mancha dan un 13% de merma en Mancha y un 10% en España, haciendo la salvedad del clima. No me parece mal balance, aunque, como antes les digo, hay que esperar.

Preocupante, por mucho que oigan en la televisión, radios, y algunos medios de comunicación, la calidad de la uva. Comprendo y acepto que a estos niveles de publicaciones de cara al público en general no es “correcto” decir que la uva puede venir con problemas, y antes bien, dicen que viene con una calidad extraordinaria por el calor y al no tener enfermedades graves que provoca, sobre todo, la humedad. Cierto, pero eso no es todo en la uva.

Hay que tener en cuenta que, de seguir así, nos enfrentamos, sobre todo en la uva de secano, una uva que no ha madurado correctamente, por la rapidez con la que ha hecho. Una uva que no va a pesar, como vulgarmente se dice, en muchos remolques se va a comprar orujo más que uva, con muy poco rendimiento, quizá quemada por el sol, y desequilibrada totalmente en cuanto a analítica se refiere. Muchas veces también con un grado engañoso, ves una uva dorada (que es quemada) y parece que tiene buena pinta, pero luego no tiene grado al no haber podido madurar.

Nos enfrentamos, además, y si sigue así, a una vendimia caliente, con la dificultad de controlar fermentaciones ya que puede llegar incluso a la bodega fermentando ya si te descuidas un poco en el campo. Esto también nos da un incremento importantísimo de energía y costes al tener que enfriar ese mosto para las fermentaciones controladas y mantener la temperatura correcta y deseada durante la fermentación.

En fin, que es un año de enólogos, los tenemos muy buenos, y se esforzarán en sacar un buen vino de una mala uva, estoy seguro, otra cosa es que se pueda conseguir, veo una vendimia conflictiva y difícil.

Con los tintos puede pasar tres cuartos de lo mismo, ya conocemos las nuevas variedades o el tempranillo, unas uvas que “se van” rápidamente elevan el grado enormemente en pocos días con una maduración rápida de por sí y más aún en años como estos, donde se nos pueden ir las graduaciones a cotas no comerciales.

En fin, una vendimia, informativamente muy atrayente, sin duda, les iremos, desde El Correo del Vino, informando de la misma a diario. Como se dice en el argot taurino: “Que Dios reparta suerte”

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

LES CONFIESO QUE TENGO UN DILEMA

Siempre se dice que, en verano, más en estas fechas últimas de julio, primeras de agosto, las noticias bajan. Y suele ser así, sin embargo, para el vino, al ser final e inicio de campaña, siempre hay novedades, sobre todo legislativas, que merecen la pena comentarlas y, sobre todo, exponerles a ustedes y ofrecerlas para que las bajen o las vean, como son la nueva publicación en el BOE de los contratos tipo de compra de vino y uva. La publicación de la nueva ley del vino de Castilla La Mancha, etc. Todo esto al final lo comentaré y les pondré enlaces donde los pueden bajar. (He esperado, pero hoy no han publicado la nueva ley del vino, en los próximos días se la pondré)

Pero el titulo de este articulo viene por algo, y es algo que les quiero comentar y, si acaso que me aconsejen, pues la verdad es un dilema el que tengo entre dos opciones y no sé cuál escoger con el fin de darles el mejor servicio e información posible. Me explico:

En estos días comienzan, como cada año, a salir noticias de la cosecha de vendimia y veo, como cada año también, una serie de noticias y comentarios de, siempre son los mismos, los que cada año “SE EQUIVOCAN”, siempre los mismos, siempre en el mismo sentido. Este año hay que ser aún más cauto y precavido ya que el calibrar la cosecha es dificilísimo, además de que puede variar enormemente si, de aquí a la vendimia lloviera o no lo hiciera. Comentaremos esto más adelante. Pero a lo que voy ahora, con estas noticias que dan unas mermas más que alarmantes, otras que no tanto, incluso algunos que dan una merma en porcentaje sobre el año pasado, que a la hora de ponerlo en millones de hl. Fallan, como si no supieran hacer un simple porcentaje, que, por ejemplo, el 30% de 20 son 6 y si a 22 le aplicas 6 no da 20… A tal punto puede llegar la ignorancia o la maldad a la hora de poner números.

Tras comentarles esto, de momento, he decidido no seguirles el juego. Meditando me he dicho que la trayectoria de EL CORREO DEL VINO informativamente, no debería ensuciarse publicando noticias interesadas y falsas, para ayudar a crear la confusión al sector que algunos quieren instaurar, no es orgullo, pero creo que esta revista debe estar por encima de esta gente y de esta noticia y he decidido, ya digo que de momento ya que lo tengo que meditar aún más, no colaborar y publicar estas noticias.

Por otro lado, y ahí viene el dilema, me creo en la obligación de informarles de todo lo que ocurre en el mercado, nunca hemos censurado una sola noticia, en la vida, y pienso que también puede ser necesario publicar estas noticias y que cada uno saque sus propias conclusiones, a la vez que desenmascarar las falsedades que cada año se publican. Todos nos podemos equivocar, yo el primero, pero si me equivoco siempre en el mismo sentido y durante todos los años, es más que sospechoso. No conozco, y ya peino canas, ni un solo año en los que esta gente, no es que haya acertado en sus pronósticos, es más, ni siquiera se han acercado, por lo que la mentira o falsedad intencionada a sus intereses es evidente, y el caso es que en la mayoría de los casos se toma como veraces estos cálculos e influyen en el precio de las uvas y de los vinos, causando, muchas veces, quebrantos económicos posteriores considerables.

Por tanto, de momento, iré haciendo un filtro en estas noticias y publicaré solamente las que estimen, no que pueden acertar, que ya digo que es muy difícil, sino las que vea que la intención no es la de despistar o engañar, sino las que crea que están escritas con la mejor intención del mundo.

Admito consejos de todos ustedes, al fin y al cabo son los destinatarios de las noticias y si la intención es que se publiquen o no, así lo haré. Personalmente ya les digo también que no es una decisión aún inamovible, la tengo que madurar y obrar en consecuencia con mi conciencia. Si quieren aportar alguna opinión, no lo duden, será muy bien recibida, háganlo a mi correo electrónico javier@elcorreodelvino.com.

Dicho esto, en primer lugar, comentarles mi impresión de la cosecha, sin dar números, no me atrevo, como otros. La situación no deja de ser preocupante, eso nadie lo puede dudar. Ya les comentaba que estas fechas son malas para evaluar cosechas, siempre da el campo mala cara, este año quizá un poquito más, debido al fuerte y , sobre todo, continuado calor, hay cepas, en La Mancha, por ejemplo, que aguantan perfectamente temperaturas altas, pero claro, cuando son tan continuadas y sin tener una reserva de agua suficiente, lo comienzan a notar. Aún más en zonas donde están acostumbradas a temperaturas más suaves y a unas lluvias mucho más abundantes.

Uvas en las viñas hay, la muestra fue buena y ahí siguen las uvas, lo que hay que ver es si la viña es capaz de llevarlas arriba. El calor tan fuerte (60 grados han calculado al sol y a ras de tierra en algunas zonas) puede “quemar” las uvas que no estén protegidas por las hojas. En resumen, las viñas están siendo afectadas seriamente por el calor y la sequía, que puede llevar a una merma en la cosecha. Merma que será mayor o menor en función del tiempo, sabemos de la rusticidad de las viñas y si antes de vendimiar suavizaran las temperaturas, noches más frescas y largas y sobre todo lloviera, la cosa podría cambiar considerablemente.

Por tanto, ahora mismo hacer cábalas de cosecha es arriesgado y difícil, les expongo la situación y esperar es la mejor opción.

Como les digo al principio se ha publicado en el BOE los contratos tipos de compra de uva y vino, ambos lo pueden descargar desde nuestra página web:

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Estrategia del sector vitivinícola español 2022-2027

Esta semana no se puede empezar a hacer un comentario, aunque hay varios temas interesantes, sin dar prioridad a la presentación que hubo por parte de la interprofesional del vino de la Estrategia del sector vitivinícola español 2022-2027. No les voy a comentar la estrategia entera, si les recomiendo que la bajen y puedan estudiarla entera por su interés desde la página de El Correo del Vino siguiente: https://elcorreodelvino.com/incrementar-el-valor-y-un-reparto-equitativo-principales-objetivos-del-sector-vitivinicola/

En el pie de página pueden leer entera la presentación y/o bajársela para verla con más detenimiento.

Si comentarles las líneas generales, que se pueden reducir en que se pretende incrementar el valor general de los vinos y un reparto equitativo de este valor, a todos los estratos del sector, desde el agricultor hasta que se coloca en el estante del supermercado la botella de vino. Y es que, por un lado, seguimos siendo de los principales países productores y exportadores en volumen, pero dentro de estos, de los más bajos en precio, sin que haya una razón general convincente. Y luego, por supuesto que este posible incremento de valor repercuta a todo el que tenga parte en el sector.

Para ello, con la “elaboración de este plan, se definen cinco ejes principales centrados en incrementar el valor del conjunto del sector, que contemplan 22 iniciativas estratégicas con 101 acciones asociadas que se sustentan sobre las cualidades únicas y diferenciadoras del vino de España: calidad, diversidad, historia, tradición, sostenibilidad y modernidad”. 

Iniciativas siempre plausibles para ayudar al sector a seguir saliendo de la crisis que tenemos y abrirnos, aún más al mundo, no solo en volumen, sino que ese volumen hay que pagarlo a un precio justo. Oí, en las diversas e interesantes intervenciones una frase que me gustó bastante ya que quizá termine con otra que llevamos años diciendo y que debemos de comenzar a olvidar y es la celebérrima frase que siempre decimos de que “tenemos la mejor relación calidad precio” Y no, ya que, efectivamente tenemos la calidad, pero esta calidad no está realmente relacionada con el precio al que se nos paga el vino, debemos vender la calidad que tenemos, pero a un precio más acorde con esa calidad. NO hay porqué, en la mayoría de los vinos, sobre todo en graneles que es donde hay más diferencial, vender a un precio mucho menor de lo que hace Francia o Italia, sencillamente porque el vino ese vino a granel, es igual o mejor que los otros y por tanto se merece ese mismo precio.

Una ruta que se nos ofrece, y por la que todo el sector debe luchas para conseguir tanto precios mejores, como un reparto equitativo de este posible incremento.

No puedo terminar este comentario sin hacer mención al calor que está sufriendo la práctica totalidad de la Europa productora de vino, ya que no es solo España, que hay que dar pocas explicaciones de cómo estamos, pero la situación es preocupante en Portugal, Francia e Italia, sobre todo, una profunda sequía unida al calor que está marcando récords en muchos sitios. Temperaturas así quizá se pueda decir que las hemos tenido muchas veces y es cierto, pero tan continuada en los días es más raro y difícil y no cabe duda que esto está haciendo mucho daño en los viñedos. Es cierto que es pronto, que si llueve en las próximas semanas y refresca el tiempo se puede amortiguar el daño, pero al día de hoy hay que estar muy atentos porque está haciendo bastante daño en las cosechas. Ya veremos… 

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Llega el calor, los vinos se enfrían

         Que el 15 de julio haga calor es algo normal, recuerdo que en mi zona se decía que entre el 15 de julio y el 15 de agosto, era mejor no ir a ver la viña ya que siempre, siempre, daba mala cara, esto era cuando la vendimia, en esta misma zona, solía comenzar del 10 al 15 de septiembre, cuando ahora se vendimia casi un mes antes. Es normal que con las temperaturas tan altas que estamos teniendo, superando los 40 grados y hasta 45, a la sombra, donde se calcula que en el suelo y al sol puede haber entre 55 y 60 grados, la viña sufra un estrés por el calor, importante. Es cierto que este año el calor fuerte se adelantó y ya lo tuvimos en mayo, luego en junio, con temperaturas que antes se podían llamar anormales y que ahora, en los días que estamos si son más normales, aunque altas.

         El calor y la sequía comienza a afectar y lo malo a la mayoría de los países productores de Europa. Italia se queja de una gran sequía, en algunas partes de España pasa igual, y lo mismo podemos decir, de sequía y calor en Portugal y en Francia. Hasta dónde puede llegar a afectar a los viñedos está por ver, desde luego bien no le hace, de todas formas, para la viña siempre llueve bien, y si lloviera algo y refrescara antes de la vendimia, se notaria indudablemente. Lo mejor es esperar antes de comenzar a hacer previsiones, todos sabemos que este problema existe, pero es conveniente esperar y no ponerse nerviosos.

            Y digo en el título de este artículo que los vinos se enfrían porque los mercados del vino no terminan de despegar cuando a la campaña le quedan apenas quince días, ya poco podemos esperar de ellos. En los graneles la diferencia de precios entre blancos y tintos es cada vez mayor, aunque sea increíble, no porque los blancos suban de precio, no, están mantenidos o bajando ligeramente, lo que ocurre es que los tintos no paran de ceder en el precio y por eso la brecha se va abriendo cada vez más. Veremos en la inminente vendimia que sucede con los precios de la uva ¿estará la uva blanca a un precio superior a la tinta por primera vez en la historia? ¿Estarán a la par al mismo precio una y otra? O todo seguirá como siempre con un diferencial de precios. De momento, y es raro, no se escuchan ni siquiera rumores de por dónde pueden ir los precios de las uvas.

            Esta paralización afecta igualmente a los embotellados, en cuanto a ventas se refiere, los mercados, con la subida de precios en todos los productos, transporte, energía, etc. Se resienten de ventas más que de precios. 

            Desde la OIV nos llegan buenas noticias en el aspecto de que el consumo y ventas mundiales han crecido con respecto al año anterior, tanto en volumen como en precio, sin embargo, con buen criterio, avisan que la guerra de Ucrania y la problemática mundial del transporte, tanto terrestre como, sobre todo, marítimo, con un importante aumento de precios, puede repercutir de aquí en adelante en el comercio mundial de vinos.

            Resumiendo, el calor está afectando a los viñedos, ya veremos hasta donde. La campaña se nos escapa ya entre los dedos, en próximas semanas haremos un pequeño resumen de lo que ha dado de si.  La vendimia, que ya ha empezado en Carias, se está adelantando por el calor en toda España, en pocos días se comenzará en algunas zonas de Andalucía, como Montilla y luego Jerez. Y a partir de aquí a un mes, más o menos, comenzará a generalizarse poco a poco en el resto de España. Una nueva campaña se nos abre con las mismas ilusiones y esperanza de cada año.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

CONTINÚAN LAS AMENZAS GRAVES SOBRE EL VINO DESDE LA UE

EL SECTOR DEL VINO SIGUE CON LA AMENAZA DE QUE EN LA UE LO CATALOGUEN COMO PERJUDICIAL PARA LA SALUD Y QUE PUEDE PRODUCIR CANCER

El director de El Correo del Vino, Javier Sánchez-Migallon, en el Parlamento Europeo en Bruselas, con Dolors Montserrat y Jose Ignacio Zoido, del PP. Invitado a la reunión en defensa del Vino

La información nos la proporcionó en Bruselas en una reunión a la que fue invitado El Correo del Vino, organizada por grupo del Partido Popular en Europa y presidido por Dolors Montserrat y José Ignacio Zoido, a la que asistieron un nutrido grupo de representantes de las Denominaciones de Origen españolas y por el secretario general de la FEV. Una reunión muy productiva en la que se nos informó detalladamente del peligro que corre el sector del vino y en la que el PP ha tomado el mando de la defensa del vino.

Por parte de algunos grupos y partidos europeos, sobre todo de Irlanda y países nórdicos, se sigue intentando la propuesta de que en las etiquetas del vino se deba poner: El consumo de alcohol perjudica la salud y produce cáncer, o un texto similar, ya se intentó y parece que aceptó, que se introdujera la palabra “abusivo”, es decir el consumo abusivo de vino… Aunque está última acepción es un poco más “suave” el daño que se haría al sector sería enorme, yo diría casi que definitivo…

Dolors Monserrat ha tomado la bandera de la defensa a ultranza de que esto no llegue a producirse, aboga por convencer a estos socios europeos de que el vino es parte insustituible de la dieta mediterránea, reconocida como patrimonio de la humanidad y que tomado con moderación, como el sector viene proclamando desde hace años, no es malo para la salud, basándose, con razón, en los informes científicos tan numerosos que hay en los que se dice que un consumo dentro de nuestra dieta y moderado, incluso es beneficioso para la salud, con beneficios cardiovasculares y muchos de otra índole.

Tomó la palabra a continuación Juan Ignacio Zoido, haciendo igualmente una defensa y proclamando que ya está bien de poner palos en las ruedas de este sector, defendiendo igualmente a los agricultores y lo que ecológicamente supone para el clima los viñedos, además de servir para fijar población ante el abandono continuo del ámbito rural.

Siguió su defensa, con datos muy interesantes y, sobre todo, muy certeros para contraponerse a esta decisión, el secretario de la FEV, José Luis Benítez, que destacó, entre otras cosas, el esfuerzo que el sector lleva años haciendo para promover y anunciar un consumo moderado del vino, con la indicación del sello de tomar el vino con moderación, incluido en centenares de publicaciones. Así mismo hizo el anuncio de que, como medida y compromiso del sector con la salud y moderación, en la reunión general de septiembre va a proponer la FEV que en el etiquetado se ponga un pictograma de que no se consuma por parte de las mujeres embarazadas. Tras estas intervenciones se le dío la palabra a los condejos reguladores presentes fisicamente y otros telemáticamente, para que hicieran sus comentarios y propuestas.

En definitiva y al estar presente, les aseguro que desde Bruselas se va a defender al vino y que se va a luchar contra ello. A pesar de ello, y de que, personalmente creo que es muy dificil que se lleve a cabo ya que es de esperar que esta defensa sea respaldada por paises como Francia, Italia, Portugal, parte de Alemania, etc. Y por tanto seamos capaces de frenar esta iniciativa que sería tan dañina para todo el sector europeo y mundial del vino.

Nos toca tambien a todos nosotros arrimar el hombro ya que a todos nos va en ello nuestro futuro, esto no es politica o al menos no debe serlo, por eso todos tenemos que ayudar esta iniciativa, y quien vaya en contra, sea de un partido a otro, deberia ser señalado ya que de ello depende una parte de la economia muy importante.

Por tanto no nos debemos relajar ya que esta espada de Damoclés está sobre nuestras cabezas y cada vez los intentos son más fuertes y pueden ir ganando apoyos. Es un nuevo reto que tenemos. El vino ha ido y va, superando las dificultades, pero dudo mucho que si esto llegara a producirse pudieramos salvar tan duro golpe. Por supuesto que se podría seguir vendiendo vino, nadie lo duda, pero lo que si está claro es que el consumo bajaría estrepitosamente, lo que llevaría a la ruina a una gran parte y economicamente tendría una repercusión enorme, desde el agricultor y sus viñedos en el campoo, hasta el elaborador, embotellador, en fin, todos saldriamos perjudicados.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

NO LLEGAMOS

Estamos prácticamente a un mes de terminar la campaña 2021-2022 y ya me atrevo a decir que no va a ser una campaña buena en su conjunto, al menos para la mayoría de los actores del sector del vino y seguro para las expectativas que se tenían al comenzar la misma, como hemos venido diciendo desde prácticamente el comienzo, las perspectivas y primeros augurios de lo que podían ser, no se ha cumplido. Una vez más la realidad, la. Ruda realidad, como se suele decir, nos ha puesto en un sitio que nadie esperaba.

Es verdad que marzo fue malo en cuanto a datos de exportación y consumo se refiere, tuvimos un frenazo que hizo saltar las alarmas. Abril, según los últimos datos que nos han ofrecido, ha mejorado, hemos vuelto a una relativa normalidad, pero creo que de todas formas tenemos unos datos que son insuficientes, más optimistas, sí, pero insuficientes, de ahí el título que le doy a este artículo, a pesar de todo NO LLEGAMOS. Me explico:

Con un total de exportación al mes de abril en la campaña de 14.078.518 hl. Cifra claramente baja para nuestras necesidades, cuando esperábamos un año muy bueno de exportaciones, y a falta de solamente cuatro meses para el término de la campaña, o muy bien se tiene que dar o las exportaciones en la campaña de vino van a ser muy bajas. Es cierto que, en la interanual, es decir de abril del año pasado a marzo de este, las exportaciones han subido algo, situándose en 22,2 millones de hl., crece, pero la comparación es sobre el año más duro de la pandemia, por lo que estos datos hay que tomarlo con alfileres.

Datos optimistas son los del consumo interno, que sigue subiendo, en parte va subiendo también conforme sube la entrada de turistas, y nos situamos en 10,6 millones de hl y un consumo per cápita de 22,33 litros, dato que nos hace mirar esto con cierto optimismo.

Buen dato también el de las existencias a este me, que se sitúan en 46.829.899, bajando en 3,3 millones con respecto a las que había en las mismas fechas del año pasado. Dato bueno, indudablemente, aunque también hay que decir que son unas existencias altas y que, de momento no compensan el descenso de cosecha que hemos tenido con respecto también al año anterior y que veremos a cuanto sube una vez que los contadores vuelvan a ajustarse tras la vendimia próxima.

Quiero comentarles también que en esta semana se han comenzado a dar datos de posibles mermas de cosecha debido a la pasada ola de calor. Y me parece muy pronto para dar estos datos y cuantificarlos, sencillamente porque creo que es un acto de adivinación posible, pero no de ciencia exacta por denominarlo de alguna manera. No cabe duda de que un calor tan fuerte y tan temprano en el viñedo puede afectarle y si lo hace, desde luego, negativamente, pero decir que se ha llevado un 10-15 o 20% de la próxima cosecha lo veo muy aventurado. No quiero decir que no se lo haya podido llevar, si, beneficio desde luego no le ha hecho, pero saber ya la merma que puede acarrear es, como digo, arriesgado y un acto de adivinación. A la uva aún le quedan muchas noches en el campo y le pueden pasar muchas cosas, cosas que pueden mermar o incrementar la cosecha, pero a mediados de junio dar ya un dato de merma no me parece acertado.

Dejemos que la naturaleza siga su curso, la viña siempre nos ha demostrado que su rustica naturaleza aguanta muchas veces lo inimaginable, y vamos a ver, con el paso de estos meses lo que nos aporta. Las perspectivas son de que habrá más cosecha que el año pasado en casi todos sitios, pero, como les digo antes, dar en estas fechas cantidades no es de recibo.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

“AVANCE DE COSECHA” 40.047.578 HL.

ENTIENDAN LO DE “AVANCE DE COSECHA” EN MODO SARCÁSTICO…

Si la semana pasada les comentaba la tardanza de dar los datos en la unión europea, en España hemos tenido que esperar algunos días más para saber el último “avance de cosecha” no deja de ser gracioso lo de avance, 8 meses después de finalizada la vendimia y diez del comienzo de la misma, nos dice que hemos tenido 40.047.578 Hl., lo que supone un 13,9% menos y 6.445.226 hl. Menos que en la campaña anterior. Como verán muy superior a esas primeras estimaciones de los “pronósticos interesados” que a mi modo de ver dan cada año algunos sectores y que, curiosamente, “siempre se equivocan” a favor de sus intereses. Recuerden que había quien no daba por encima de los 35 millones, algunos 36 y así. Personalmente tengo la suerte o mala suerte, según se mire, en este caso buena suerte de que yo siempre lo pongo por escrito y manifesté que estimaba una cosecha por encima de los 40 millones. Creo, sinceramente, que nadie más lo dijo, lo que para mí es un orgullo.

Sinceramente, que a estas alturas nos den estos datos, puede servir para las estadísticas anuales, para recopilar y comparar datos con años anteriores. Sin embargo, para la utilidad del sector no valen absolutamente para nada, que en junio nos digan la cosecha que hemos tenido es poco menos que reírse del sector. Lo repito, estos datos los tenían que dar, como mucho en diciembre.

Tanto vendedores, como vendedores, exportadores y cualquier que, de una manera u otra comercie en el sector sería muy útil saberlos lo antes posible para poder planificar la campaña, ahora no vale de nada.

No comprenden que nos podemos jugar, nuestro negocio o al menos mucho dinero, con la manía de dar estos datos tan tarde, y este año estimo que es uno de los más claros ejemplos de esto. Aseguro categóricamente que a muchas elaboradores este año les ha costado mucho dinero el no saber estos datos (unidos a los de la Unión Europea que se dieron la semana pasada). Efectivamente el comentario de gran parte del mercado es que había poco vino en España, en Europa y en el mundo entero, ha habido menos, efectivamente, pero no tanto como se decía y lo que parecía ue era claramente un dato para que el vino subiera, ya ven, estamos en junio con los precios claramente a la baja y, además muchos de estos vinos sin posibilidad de venderse, y muchos también, quizá se pudieron vender antes en lugar de aguantarlos si hubiéramos conocido los datos.

Si el propósito es intentar manipular el mercado, el error es enorme, además del quebranto económico, el mercado no hay quien lo domine, y por mucho que se mi tierra con las célebres heladas francesas, con la escasez de cosecha, estamos ante la cruda realidad, mercados parados, precios a la baja y casi nula operatividad.

Hace poco también nos daban datos de exportaciones del primer trimestre, datos exactos, aquí no hay duda, ofrecidos siempre bien por el OEMV. Y, casi siempre, por el INFOVI, y bien analizados por la Interprofesional del vino de España, menos mal que tenemos estos operadores… Me refiero a los datos de exportación del primer trimestre, claramente a la baja en volumen, y me pregunto si esta baja de volumen no se deberá por la firme, aunque equivocada creencia que nos intentaban imponer de que el vino iba a subir… Ya ven, ni sube, ni se exporta, ni lo podemos vender.

Nos debemos acostumbrar a no hacer caso de quien siempre dice una cosa u otra en función de sus intereses, es una pena, pero nos mienten, así de claro, y esto lo vemos año tras año y lo veremos al acercarse la vendimia de nuevo, ya lo verán. 

Los que no estamos interesados en que el vino suba o baje, sino que simplemente intentamos analizar las circunstancias para dar un pronóstico, siempre seremos fuentes más creíbles que las demás, nos podemos equivocar, por supuesto, y más de una vez, pero no hay intención, simplemente, vuelvo a repetir, que el mercado en si mismo a veces es caprichos y cambia sin sentido, por una noticia alimentada falsamente, por ejemplo, pero luego, tarde o temprano, el mercado pone a cada uno en su sitio, no lo duden.

Alejemosnos pues de esas noticias falsas dadas por intereses creados, filtremos lo que es verdad o es mentira y siempre nos irá mejor, a pesar de que pueda haber cambios, a veces inexplicables en la marcha de los mercados

Y en poco más de dos meses estamos cortando uvas, la muestra sigue siendo buena, el fuerte calor tan temprano puede afectar en las zonas donde no ha llovido tanto. La Mancha central, por ejemplo, no ha recibido agua desde el 3 de mayo y al final, si el verano es fuerte, puede afectar, de momento, todo lo contrario, la viña está hermosa, creciendo como casi nunca, algún retraso trae por el retraso en la brotación, pero ya veremos si no se recupera por el calor.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Javier Sánchez-Migallón Royo

Destacada

DATOS DEL VINO: SEGUIMOS EN LA EDAD DE PIEDRA

La Unión Europea nos proporciona algunos de los datos, esperemos que más o menos definitivos, en mayo, si, en el mes de mayo, cuando los datos los deben de tener en el mes de diciembre, como mucho. Y resulta que estos datos no se corresponden en casi nada con los que se apuntaban en un principio, otra cosa totalmente normal cada año, antes de la vendimia, en vendimia, y después de la vendimia los países dan unos datos, que en teoría deben ser más o menos exactos, pero que en la realidad no lo son.

“La Comisión Europea señala que, en contra de las expectativas iniciales, tras las heladas tardías de la primavera de 2021, se estima que la producción de vino en la UE-27 en la campaña 2021/22 quedará en torno a 155 Mhl, un volumen solo ligeramente inferior al nivel de la campaña anterior y cercano a la media de las cinco campañas anteriores.”

¿Alguno de ustedes sabía estos datos? Recuerdan cuando se hablaba de la peor cosecha de la historia, Francia con 33 millones, (aproximadamente, les digo los datos de cabeza), luego Francia lo ha superado con creces, Italia menos de 45 (Luego 50). España había quien daba 33 a 35, al final prácticamente 40.ç

Que nos den ahora, en mayo un dato de 155 millones de cosecha en los 27 de la UE, cuando al principio eran 140, descabala todas las previsiones posibles.

Quizá por esto, en los últimos datos que nos ofrece la Interprofesional del Vino (desde que existe en España conocemos los datos mucho antes, eso es verdad, entre el INFOVI y ellos) nos den unas existencias de algo más de 50 millones de hl y que en los primeros 7 meses de campaña se hayan exportado algo más de 12 millones, quizá sea el mejor indicativo de cómo está el mercado en estos momentos.

Todos sabemos que hoy los datos, si se dan el 10 de diciembre podían ser públicos el día 11 sin problema alguno. Por eso digo que, en esto del vino, en algunas cosas, estamos en la edad de piedra.

Puede que haya quien diga que, que más da, al fin y al cabo, lo que hay es lo que hay. No estoy de acuerdo, esto hay que saberlo lo antes posible para poder hacer previsiones de campaña, tanto en ventas como en compras, es muy importante y en este año lo vemos con más claridad que en otros anteriores. Vemos como se tiraron las campanas al vuelo cuando en abril del año pasado heló en Francia, los vinos subieron, los costes de vendimia se incrementaron, el precio subía y parecía que no iba a tener fin, esto apenas duró un mes después de vendimia. Los mercados se pararon y, poco a poco han ido cediendo. Lo que parecía que sería casi sortear el vino al mejor postor, ya ven, estamos terminando mayo y nos sobra vino y el vino está claramente a la baja, blancos muy flojos y tintos casi tirados operándose por debajo claramente de los tres euros, cuando en vendimia, por los datos recibidos, parecía que los 4 euros los saltaría sin problemas.

Se debería pedir a los países miembros más sinceridad en los datos. Italia, por ejemplo, creo que de nuevo “nos ha engañado”, y lo pongo entre comillas por no poder asegurarlo con certeza, pero es muy raro que, teniendo una buena cosecha, diga que es un desastre, quizá haya hecho subir el vino en España en un principio y ha conseguido, poco a poco, vender su alta cosecha, mejor que nosotros y a mejor precio…como ahora se dice: yo ahí lo dejo….

Los datos de España, como les digo, nos ofrecen mes a mes el INFOVI y hace un meticuloso análisis la Interprofesional del vino, con algún mes de retraso, pero aceptable esta demora, que a primeros de mayo nos den los de marzo completo, es un margen más que aceptable, si los quieren ver o bajárselos, como siempre los subimos en nuestra página web www.elcorreodelvino.com y más concretamente en la página https://elcorreodelvino.com/informe-economico-mensual/

No son datos malos, pero tampoco los veo buenos del todo, unas existencias algo por encima de los 50 millones de hl. Y unas exportaciones de algo más de 12,6 millones de hl. En los siete primeros meses de campaña, meses que incluyen vendimia y primeros meses de después de la vendimia, son datos que superan al anterior, sí, pero nos preceden los duros años de pandemia, ya veremos como termina el año.

La recuperación va tomando forma, no cabe duda, pero aún nos va a costar tiempo y trabajo, no voy a repetir lo difícil que es cuando todo, absolutamente todo ha subido y algunas cosas desproporcionadamente, lo que complica, siguen complicando, las ventas.

Y dentro de tres meses estaremos cortando uvas de nuevo, ya veremos lo que nos trae y si este año podemos saberlo con mayor certeza y antes.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

ADELANTANDONOS A LOS PROBLEMAS. TENDREMOS UNA VENDIMIA CONFLICTIVA

Quizá me digan que es demasiado pronto para abordar el posible problema que les voy a plantear, apenas las uvas han comenzado a asomar entre las hojas recién nacidas y les voy a hablar de la vendimia, si, de una próxima vendimia que quizá me equivoque, pero que veo conflictiva. Si ya de siempre lo es de por sí, creo que este año puede tener un plus aún mayor de conflictividad por lo que les quiero exponer a continuación:

Ya saben que el poner precio a la uva es siempre el principal dilema que, en los albores de la vendimia se da. Nunca es suficiente para el agricultor y siempre es excesivo para el comprador de uvas. Marca, además, el precio de arranque de los mostos y vinos nuevos y siempre tenemos el natural tira y afloja hasta que, en función de una serie de parámetros como cantidad de cosecha, calidad, excedentes, etc. Se pone.

Siempre digo que no es lógico que lo que supone una mínima cantidad de uva que es la que realmente se compra, ya que la inmensa mayoría va a cooperativas y otra parte muy importante para el autoconsumo de bodegas, que no tienen, como es natural, precio, pues ese 10-15% de uva es la que marca conflictos y precios, quizá no sea lo justo, pero si es la realidad.

Este año veo el conflicto mayor y lo escribo ahora porque creo que los problemas, si se intentan solucionar con tiempo, sería mucho mejor, al menos no nos pilla por sorpresa a nadie. Y dentro de mi neutralidad, que intento al menos cada semana, y con la “facilidad” entre comillas, de ver los toros desde la barrera, veo que esta vendimia las quejas van a venir por todos lados, me dirán ustedes que como siempre, sí, pero es que creo que este año todos van a tener razones fundadas para intentar arrimar lo máximo la ascua a su sardina. Me explico:

Empezamos por el agricultor y, para todos voy a presuponer una cosecha que en estos momentos en España se puede catalogar de normal, de 45 millones de hectolitros entre vino y mosto, si esta cantidad variara, también podría variar el supuesto que les doy. Que conste que no pretendo dar un avance de cosecha, sería absurdo en estos momentos, es simplemente un simulacro. Sigo. Si la cosecha fuera esa lo normal es que el precio de la uva bajara con respecto a la del año pasado que fue de 39,9 millones, a más cosecha menos precio. Pero el agricultor se va a quejar, y ya digo que creo que, con razón, y lo hará por el incremento de todos sus costes, gasoil, electricidad, abonos productos fitosanitarios, mano de obra, etc. Etc. Es cierto que todo le ha subido y no poco. Por otro lado, se pretenderá que se ponga un precio mínimo, como ya viene siendo habitual, que cubra, como mínimo los costes de producción, sobre esto hablaré más tarde. Pero este precio subirá por lo antes expuesto con total seguridad.

Pasamos al elaborador, que apostará por bajar el precio de la uva, no solo por el incremento de cosecha en el supuesto que les pongo, esgrimirá igualmente, y también con toda la razón del mundo, el incremento de costes que lleva, no solo bancarios que se espera que para la vendimia estén más caros, también y sobre todo el de la energía, este año el hacer fermentaciones controladas va a suponer un sobre coste de energía muy importante, imagínense lo que costará, más si las temperaturas son altas, mantener un depósito de un millón de litros a temperaturas cercanas a veinte grados, el coste va a ser brutal. Igualmente le ha subido los costes de todos los productos necesarios para la elaboración de los vinos. Luego también puede esgrimir que si este año con Francia, Italia, España y a nivel mundial la cosecha ha sido baja, de las más bajas de la historia y miren como tenemos el vino a granel, si este año se toma como lógico que tanto España como Francia, Italia y otros países tengan mayor cosecha, lo normal es que el precio del vino baje también, por lo que con peores perspectivas se querrá curar en salud y bajar aún más el precio de la uva. También estimo que tiene, como el agricultor, toda la razón del mundo.

No nos olvidemos del industrial, el embotellador de vinos. Siempre he dicho y lo sigo manteniendo, y con esto vuelvo a lo que les he dicho antes de fijar un precio mínimo de compra, que esta obligación de fijar precios mínimos, si se hace, debería, para ser justos, ser una cadena que subiera de abajo arriba, es decir, si al agricultor se le adjudica un precio mínimo de uva (que puedo ver justo, aunque no sé de su legalidad en un mercado libre), también debería de ponerse un precio mínimo al elaborador de vender su vino y, como no, al embotellador que sus productos igualmente tuvieran un precio mínimo, quienes de ustedes embotellan ya saben lo que les ha subido todo, absolutamente todo, vidrio, plásticos, corchos, etiquetas, cartón, transporte, energía, en fin, todo, y no es justo que luego se enfrenten a que las grandes superficies no les admitan subidas y quien no tiene que pagar vino, por ejemplo, puedan hacerles una competencia desleal. Por tanto, si hay precio mínimo, sí, pero para todos, eso es lo justo.

Como verán, cuando aún, como les digo al principio, apenas asoman los incipientes racimillos de uvas, veo que podemos enfrentarnos a una de las vendimias más conflictivas de los últimos años, con el agravante de que todos tengan su parte de razón, por eso, si podemos empezar a llegar a acuerdos entre los sectores, mucho mejor. Tiempo al tiempo…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Los mercados del vino, a su aire

Y menos mal, no lo digo en tomo despectivo, vayan mejor o peor, como más adelante comentaré, van a su aire en el aspecto de que siguen su curso sin hacer más caso que el que merece, que es casi nulo, a los bulos, propuestas absurdas, comentarios, etc. A esas piedras que muchos parecen estar deseando echar a las ruedas de nuestro sector para que no avance, como la última que dijeron de quitar el vino del menú de los restaurantes, que solo duró unas horas, pero que, quieras que no, hace daño, desde luego beneficio, ninguno.

Me asombra y alegra, que, tras el natural revuelo e indignación, al día siguiente prácticamente, nadie del sector le hace caso a estas noticias que salen de vez en cuando a la prensa e información pública. Bastante tenemos con lo nuestro, como para andar preocupados por estas cosas absurdas, ocurrencias del político de turno, que, desde un despacho, no tiene ni idea de lo que va esto.

            Y es que, en los mercados, centrándonos ya en ellos y como comentario real de la situación, no terminan de arrancar, antes bien, los noto cada día más pesados. Aún sin terminar la campaña, a la que le quedan dos meses y medios, no es arriesgado decir que ha sido una campaña fracasada en cuanto a las esperanzas, ilusiones y perspectivas que teníamos; una campaña que sin duda ha ido de más a menos, cuando se esperaba que fuera, al contrario, de menos a más, o mejor dicho casi de más a más.

            Frente a esto hemos tenido una campaña prácticamente plana y, si acaso, con ligera tendencia a la baja, ya que se empezó en blancos granel fermentación controlada, por ejemplo, sobre 3,50 a 3,70 euros hectógrado, y en estos momentos el precio que se da de 3,20, yo lo encuentro hasta pesado. Con bastantes contraofertas a la baja, que ya veremos en los próximos días si se consolidan o no.

            El vino tinto, peor todavía, hay muchas operaciones, aunque sin cerrar, pero que se ofrecen a precios más bajos que los blancos, incluso por debajo de los 3 euros.

            El ánimo especulativo es normal y lógico en cualquier negocio, y el querer vender lo más caro posible o comprar lo más barato, es algo que no hay que achacar nunca ni a unos ni a otros, es lo más normal del mundo en un mercado libre. Sin embargo, traigo esto a locación, debido a que no creo que ese sea el motivo de la situación que tiene ahora mismo el mercado del vino a granel, que, por otro lado, no quiero que se me olvide puntualizarlo, en cuanto a exportaciones va algo mejor que en el mercado interior. Dicho esto, les decía que no veo solo ese afán de comprar o vender lo mejor posible, la situación que tenemos.

            Por parte del comprador yo creo, por las conversaciones que tengo con ellos, que es mucho más sencillo y se puede resumir en dos cosas. La primera, no compran porque no venden, así de claro y de rotundo, compran lo necesario a corto plazo, ya que no saben exactamente lo que les va a durar ese vino que compren. La segunda es que, ante la duda clara que tienen, ven también que en estos momentos, o al menos así lo creen ellos, el vino tiene pocas posibilidades de subir de precio, y eso les hace ser cautos y escasos en las compras, en la creencia de que cuando, dentro de un mes, por ejemplo, tengan que comprar otra vez lo harán al mismo precio o algo inferior, nunca superior, siempre con la coletilla, te dicen, de que no haya fenómenos extraordinarios que puedan cambiar el mercado, pero es un riesgo que corren.

            El vendedor en estos momentos está dubitativo, por un lado sabe que la cosecha ha sido corta, que las exportaciones no se están comportando mal del todo, que el turismo, hostelería, restauración, etc., va a más, lo estamos viendo estos últimos puentes y vacaciones, y tiene por un lado, la creencia de que esto pueda animar el mercado, pero por otro lado mira a su bodega, la ve con vino, ve que no le llaman apenas los compradores o agentes, y teme meterse en nueva vendimia, con vino en la bodega, en mayor o menor proporción y duda si vender, aunque sea a la baja, o seguir esperando a ver que va sucediendo. A decir verdad y también por lo que hablo con vendedores, quieren “soltar lastre”, vender a lo mejor que puedan, pero vender lo más rápido posible.

            Por tanto, tenemos frente a nosotros unas semanas y meses interesantes. Esta semana tenemos la FENAVIN, donde se habla mucho de vino ya que va prácticamente todo el sector del vino, veremos las impresiones que traemos…

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

Algunas reflexiones sobre el sector

Miro el cuadro que pueden ver más adelante, y la verdad, me da pena. Quizá haya que ser más optimista, ver que en realidad los datos van aumentando, pero aún así, no veo la situación clara y lo tengo que decir, ese es al menos mi pensamiento. A diario nos ofrecen datos buenos, aumenta el consumo en España, las exportaciones van bien, este último mes mejor en valor que en volumen. Pienso si los datos que tenemos, aún reales, son comparativos con estos últimos años tan malos.

Veo, en el cuadro que les indico anteriormente que somos prácticamente los últimos del mundo en cuanto al valor de nuestros vinos, que nos superan países que casi ni conocíamos como productores de vino y es normal, viendo esto, que a pesar de que la cosa vaya bien quizá sea el momento de que nos lo creamos y empecemos a hacernos valorar más de lo que lo hacemos hasta hoy.

Es cierto que hay zonas de grandes producciones que pueden lastrar nuestros mercados, si, pero si pensamos, Francia, por ejemplo, tiene rendimientos muy superiores a los nuestros en las zonas más productoras, Italia, Alemania, igual. Y sin embargo todos venden al extranjero a precios muy superiores a los nuestros.  Pueden ver que nos superan en precio Moldavia, Eslovaquia, Hungría, Bélgica, etc. Curiosamente en la tabla, excepto Canadá, todos nos superan, hablando de graneles, Canadá, apenas exporta en granel, lo hace embotellado y a muy buenos precios…

         Creo que ya debemos de pasar del célebre y español dicho de que tenemos los mejores vinos en relación calidad-precio. Si esto es verdad, como así lo creo, y tenemos una buena calidad, ya es hora de darle la vuelta al dicho y comenzar a decir que tenemos los mejores vinos precio-calidad, e ir subiendo el precio del vino y dejar de ser la cenicienta del mundo en el sector de los vinos, sencillamente porque no nos lo merecemos, si tenemos buenos vinos, y los tenemos, nos los tienen que pagar a su debido precio, no a precio de saldo y ver que en cuanto el precio sube, baja el volumen exportado y cuando el precio baja sube el volumen exportado. Una de dos, o no estamos haciendo bien, o realmente estamos muy acostumbrados a mirarnos al ombligo y realmente no estamos lo suficientemente valorados en los mercados mundiales, o no tenemos vinos tan buenos como creemos, cosa que real y sinceramente no creo que sea la causa.

         En esta misma semana leemos noticias, por ejemplo: “Francia dispara un 26,8% el valor de sus exportaciones de vino en 2021, hasta los 11.075 millones de euros, récord histórico.” “El vino de Italia es cada vez más caro”. Todo esto lleva a aumentos de precios en la venta al por mayor y al por menor. “Vino blanco un tercio más caro”.

          En España con una cosecha corta, cuando todos creíamos que el vino superaría precios, nos encontramos ya en mayo prácticamente, a tres meses de empezar a cortar uvas y que todo el mundo creemos que con una cosecha superior a la actual y los precios siguen estables o bajando y el nivel operativo bajo, muy bajo, porque nadie confía en el futuro del vino y se compra lo que hace falta para las necesidades más perentorias. Nada más. Si hubiéramos tenido una cosecha normal solamente los precios no estarían así. ¿Y si la próxima cosecha es mayor, como se espera? Que empezaremos, con las protestas, la petición de destilaciones, etc. Etc. Volver a lo que todos sabemos y que sistemáticamente se repite carencialmente cada vez con más frecuencia.

            Ya les digo al principio que no me gustaría ser pesimista, pero es que lo veo así, no veo nada claro los mercados en la actualidad ni a corto ni a medio plazo. En un sector en el que últimamente lo único que lo puede regular es la climatología, y más la de otros países, como el año pasado con la helada de Francia, algo falla, algo no estamos haciendo bien. No podemos depender de si llueve o no llueve, si hiela o no, o si tenemos un mildiú. Y si no hay nada y la cosecha es buena, a comenzar con las quejas, las peticiones de ayuda, que si hay que arrancar (primando claro) o reducir excedentes. Lo he dicho muchas veces: No nos sobra vino, nos faltan consumidores.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

NUEVAMENTE LA CLIMATOLOGÍA PUEDE MARCAR LOS MERCADOS

No cabe duda de que el factor climatológico en un producto que proviene del campo, siempre ha tenido una vital importancia, todos los años por estas fechas todos los que estamos en este negocio miramos a diario al cielo, hoy, a los programas informáticos que nos avanzan hasta dos semanas lo que puede hacer el tiempo. Esperamos lluvias suficientes para pasar el verano con tranquilidad y tememos una helada o enfermedades que puedan influir en la próxima cosecha. Buena prueba de esto lo tenemos en el año pasado, por ejemplo, donde una helada en Francia creó tal revuelo en todos los mercados europeos, que el vino pasó de estar a un precio de 1,80 euros Hº y tendencia a la baja, a superar los tres euros. Luego, ya estamos viendo, las expectativas no se han cumplido, al menos como muchos auguraban, aunque es cierto que el vino sigue a más de tres euros.

La verdad es que los pronósticos de cosecha del año pasado, en parte, no se han cumplido. Es cierto que en el ámbito mundial hemos tenido una cosecha muy corta, nadie lo puede negar, pero ciñéndonos a lo que más nos interesa, los países productores, tanto Francia, Italia, como España, no han cumplido sus primeras previsiones y han tenido una cosecha superior.

España está en 40 millones de Hl. Todos ustedes recordaran que se hablaba de 334, 36 como mucho. No es que me quiera colgar medallas, pero, como está por escrito, yo siempre pronostiqué de 40 para arriba…

Francia, la que mayor desastre tenía en teoría, y así fue, hablaba de 32-33, no recuerdo exactamente cuanto ha sido al final, pero creo que 36.

Italia ya es punto y aparte, ya sabemos que los italianos nos informan en función de sus intereses, y hablaban de una cosecha extremadamente baja, los primeros datos estaban en unos 45 millones, y ahora nos sale con 50 millones de Hl. No solo no han tenido merma en la cosecha, sino que han aumentado con respecto a la del año anterior. No se extrañen que falseando estos datos hayan ayudado a incrementar el precio de los vinos y que ellos, a costa de los demás, hayan vendido a mejor precio su buena cosecha, influyendo en los precios de los demás. Como siempre, hay que mirar los datos que nos proporcionan con lupa y desconfianza…

Siguiendo con el tema principal, estos días la verdad es que hemos estado temerosos por las heladas que se han producido en muchas zonas de España. La verdad es que, a falta de ver la brotación definitiva, no parece que hayamos tenido daños en los viñedos. Puede ser que alguna yema se haya helado y no brote, pero vamos, que los daños, al menos eso parece, si los hay, serán insignificantes. Por el contrario la acumulación de lluvias en marzo y primeros de abril, has descartado en muchas zonas el temor a la sequía, algunos aún pueden decir que falta agua, es posible en algunas zonas, pero no de manera tan acuciante como hacía hace un mes. Además, tenemos aún toda la primavera por delante para que llueva.

El peligro de heladas, como es natural, aún lo tenemos, hasta mayo no se quitará. Vendrán también, tormentas, granizos y posibilidad de enfermedades criptogámicas, pero de momento no apunta mal y en muchos sitios se espera, a priori, una buena brotación. Lo veremos en las próximas semanas…

Así las cosas, estamos con unos mercados de vino a granel, muy parados, con precios que llevan meses más o menos estables, con una operatividad interior muy corta y expectantes a la climatología, para optar ya por vender el vino que quede en bodega o ver que se hace con él. Por parte del comprador sigue con unas ventas por debajo de lo normal y unos precios de consumibles que lo tienen totalmente desconcertado ya que hay productos que suben prácticamente cada semana y están temerosos de dar un precio de venta por si, cuando lo pidan y tengan que servir, el precio dado se haya quedado obsoleto y le cueste tener perdidas o reducir las ganancias considerablemente.

Cuídense mucho y ya saben, PROMOCIONEMOS EL VINO. SIEMPRE MEJOR CON VINO

Destacada

LA ENESIMA LOSA AL VINO

Si no fuera una cosa tan seria era para pensar que esto parece una broma, que es de risa. Y es que no sé que pasa que no salimos de una cuando nos cae otra encima. No es solo al sector del vino, de acuerdo, pero a nosotros este es el que nos ocupa, y llevamos unos años que vaya con Dios. No salimos de la pandemia, cuando nos viene la crisis de la subida generalizada de precios y la escasez de casi todo. La subida del IPC continua, la subida de combustibles, electricidad. De pronto la guerra de Ucrania y cuando todavía hablamos de esto el transporte y su huelga que paraliza España casi entera y nos afecta de lleno.

En el momento de escribir este comentario no hay acuerdo ni desconvocatoria de la huelga de transporte. No sé si cuando lo reciban se haya producido o no. En el fondo, y a nivel de comentario, da igual, es una nueva y pesada losa que nos ha caído y que, aunque se llegue a un acuerdo, la normalidad no va a venir de un día para otro, vamos a tardar en recuperarla, dentro de lo que cabe y si no nos sucede algo más en contra.

Debo de comenzar también diciendo que el buen hacer de nuestros industriales, sigue dando resultados positivos en el aumento de consumo interior en España, llevamos meses en continúo crecimiento, que, estando el patio como está, es poner una pica en Flandes…

Pero volviendo al tema, esto se está poniendo serio, hay bastantes bodegas que, sencillamente están paradas, por falta de vino, consumibles o, todo lo contrario, por tener almacenes llenos, con mercancía que no sale y no pueden seguir fabricando por no tener donde guardarlo.

Retiradas que no se pueden cumplir, entregas que tampoco, lineales vacíos de todo tipo de mercancías, incluido el vino. En fin, un verdadero desastre. Y, lo que les comentaba antes, por pronto que esto se solucione, hasta que se puedan atender todas las demandas que habrá a continuación de vino, de botellas, cajas, etc. Etc. Pasará tiempo hasta que se estabilice.

A todo esto, hay que añadir, por si era poco, la constante subida de precios de todo lo que rodea al vino, el vidrio, todos ustedes lo sabrán, pone un precio con subida, y además le pone un complemento por la subida de gas, que se revisará cada pocos días, por lo que no se sabe exactamente a como va a salir el coste del producto que estas vendiendo. Parecido pasa con el corcho, cartón, bolsas, plásticos, etiquetas, etc. Todo, absolutamente todo está subiendo. Quizá lo único que está estable sea el propio vino, lo que, desde luego, no es motivo de alegría para muchos.

Un comentario general es el las plantillas de precios que se han presentado a los compradores y que, antes, se daban para todo el año. Hay quien, con buen criterio, dice que no puede mantenerlas, por el incremento de costos. Es una barbaridad en estos momentos, tal y como está la situación y la económica, dar precio para un año, hay que poner clausuras de revisión de precios, cada cierto tiempo, cuanto menos mejor, nadie puede saber el precio de productos que va a tener de aquí a un año.

En fin, vamos a seguir luchando y esperando que esto se vaya solucionando. Y como la naturaleza no para, además de las beneficiosas lluvias que están cayendo por toda España, aunque en zonas aún no es del todo suficiente, pero están viniendo muy bien. Además, digo, tenemos la inminente generalización de la brotación. Ya se ve en Andalucía, en parte del levante más cálido, y estamos a punto en la zona centro, para la mitad norte más fría aún queda más tiempo. Entramos por tanto en unos días en la zona peligrosa, de mirar al tiempo a ver si hay heladas o no, y a ver como viene esa brotación, por lo visto en algunas fotografías que me han mandado en donde ha brotado ya, la muestra parece buena, lo que en estos momentos tampoco significa tanto, pero bueno, mejor que los principios sean buenos, aunque queda mucho tiempo hasta que la uva llegue a la bodega. Les iremos informando puntualmente.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… MEJOR CON VINO

Destacada

UNA NUEVA PIEDRA EN EL CAMINO

         El OEMV saca unos datos en donde nos comenta que la repercusión que puede tener la invasión de Ucrania por parte de Rusia, nos puede repercutir en unos 40,4 millones de euros. Ya que las exportaciones a Rusia van bajando cada año desde que en 2020 Rusia restringió las compras de vino a granel, sin embargo, las exportaciones a Ucrania iban creciendo cada año y en grandes proporciones. A estos 40 millones de euros hay que sumarle también la repercusión que puede tener en Bielorrusia, Lituania, etc. El informe completo lo pueden ver en la página del OEMV o en la del correo del vino: EN ESTA PÁGINA

Y es que, como se suele decir, parece que nos ha mirado un tuerto, llevamos muchos años, prácticamente desde la crisis de 2.008, en la que vamos de piedra en piedra y cada vez que comenzamos a sacar la cabeza nos dan un palo nuevo, una vez más y otras menos, pero siempre con una amenaza sobre nuestras cabezas.

Esto que les digo, y a modo de inciso, nos demuestra, a la vez, y viendo la botella medio llena, mirando con optimismo, la validez de nuestros empresarios, que a pesar de todo esto han sido y son capaces de seguir tirando para adelante y siempre, o casi siempre superando cifras, y si un año baja, al siguiente o al otro se han recuperado, lo que nos indica el gran esfuerzo que se está haciendo.

En estos dos últimos años, con la pandemia, el daño ha sido enorme, sin embargo, ya vemos recuperación en 2021 y esperamos que en este 2022 la recuperación siga adelante, a pesar de el conflicto bélico. Personalmente estimo los daños en más de los dados de 40,2 millones, no porque esté, estén mal dado, todo lo contrario, estos datos siempre son exactos, aunque ahora se hable de una predicción, este daño es real en el ámbito del vino a exportar. No obstante, creo que el conflicto nos va a carrear muchos más daños, la subida de el gas, los carburantes, el IPC, dato importantísimo, subir el IPC es lo mismo que “bajar el sueldo de la gente”. El turismo ruso que nos dejaba bastante dinero. Todo esto no es ajeno al sector del vino y repercutirá con total seguridad.

A pesar de todo esto la preocupación fuerte del sector, además y quizá con mayor intensidad ya que nos toca más cercano, y cambiando de tema, es la climatología, la falta de lluvias en toda España y alarmante en algunas zonas. Nos quedan por delante sobre todo tres meses muy importantes y decisivos, marzo, que debería ser lluvioso y no excesivamente caluroso para frenar la brotación. Abril, a ver si se cumple aguas mil, en el que debería llover más y donde la brotación ya debe ser una realidad en la mayoría de España y mayo, donde nuevas lluvias vendrían muy bien y en el que vienen el peligro de heladas, pedriscos y enfermedades de las viñas.

De momento los mercados del granel yo los veo parados y (perdonen la expresión) con las “orejas tiesas”, en el aspecto que los veo con cierto pesimismo ya que pasan los meses y los mercados no terminan de arrancar, pero a la vez muy a la expectativa de lo que les comento antes, del tiempo, ya que saben y ven, tanto por parte de los compradores, como de los vendedores, que puede cambiar radicalmente, tal y como les explicaba la semana pasada, en función del tiempo.

Mientras tanto, ya digo, mercados parados, con un nivel operativo bajo a normal, pero con adquisiciones a corto plazo y de cantidades necesarias solamente para ese corto plazo. Precios estables, con cierta firmeza, pero algo de flexibilidad para quien de verdad quiere operar. Y, destacar, que los tintos estás en la mayoría de los casos igualados a los precios de los blancos y en algunas ocasiones incluso por debajo de los blancos, circunstancia esta que se da muy pocas veces a lo largo de los años. Pero la verdad es que hay más demanda de blancos que de tintos y por eso nos lleva a esto.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… MEJOR CON VINO

Destacada

NOS HEMOS SALVADO DEL ETIQUETAJE NOCIVO, PERO NO DEL TODO

Siempre se ha dicho, y con razón, que cuando un jarrón se rompe, lo puedes arreglar con pegamento, pero las grietas de unión se notaran, por lo que el jarrón no quedará igual que estaba antes. Pues eso es lo que nos ha pasado con esta propuesta de que el alcohol puede traer el cáncer a las personas, y esta palabra, por desgracia, siempre suena a algo malo. Hoy por la calle, un vecino me ha parado y me ha dicho: “tu que te dedicas a esto del vino, ¿Es verdad que el vino produce cáncer? Con esto les digo todo.

Efectivamente la votación nos fue, en parte favorable, ya que no nos obligan a poner en la etiqueta que el vino es nocivo para la salud. Pero si se dice y se aprueba comentar en el ámbito de la salud comunitaria que el consumo nocivo del alcohol es perjudicial para la salud, y factor de riesgo para contraer cáncer. Y se dice el consumo nocivo para no confundirlo con el consumo moderado, claro que no especifican hasta donde es consumo moderado y a partir de cuanto es nocivo, por lo que abren un amplio espectro de comentarios y que haya quien estime que una copa de vino puede ser nociva y quien diga que, por ejemplo, beberse una botella no lo es.

Votación de los puntos que nos interesaban

Me ha extrañado sobremanera leer que ha habido diputados españoles que votaron a favor de que si se pusiera en las etiquetas del vino que era perjudicial y puede producir cáncer, además, algunos de zonas con amplia tradición vitivinícola, intrínseca en su cultura, sin pensar el daño que podían hacer a su zona esto y la cantidad de puestos de trabajo y familias que viven de esto y que se puedan ver perjudicadas enormemente, se debería publicar para que la gente lo supiese.

El daño está hecho, puede ser de menor impacto que si se hubiera aprobado en todos sus términos, estamos de acuerdo, pero beneficiar no nos beneficia en nada. Algo de consumo nos quita con toda seguridad y crea en muchas personal el temor o la duda de que esto pueda ser verdad. Una pena.

Tras esto hay que tener en cuenta que tenemos otros dos temas pendientes y que se discutirán antes del verán o según nos indican, el del impuesto al vino y el de quitar las subvenciones a la promoción del vino. El caso es que no nos dejen en paz

Como buena noticia de esta semana, sin duda el constante incremento del consumo interno de vino en España, habiendo subido en el último año un 14,2%. Y superando ya los 10 millones de hectólitros de consumo, concretamente en 10’446, cuando el año pasado apenas si superábamos los 9. Aún no llegamos a superar los 11 que teníamos antes de la pandemia, pero llevamos buen paso. Y no sitúa en 22,6 litros per cápita de consumo al año. Muy inferior al consumo de otros países semejantes a nosotros, pero que también va al alza, les recuerdo que hemos estado por debajo de los 20 litros bastante tiempo.

            En fin, el primer envite lo hemos superado, y no es poco ya que nos hubiera perjudicado enormemente, ahora en los que quedan el del impuesto estimo que es el más preocupante y el que más daño aún nos produciría, esperemos que tengamos la suficiente fuerza en Bruselas, entre los países productores para poderlo frenar, al igual que el de la promoción.

            No puedo terminar sin volver a comentar la falta de lluvias que tenemos en la practica totalidad de España, cada día, cada semana que pasa es más acuciante y más necesario que llueva y lo haga abundantemente y generalizado en toda España, no cabe duda que si no llueve lo vamos a notar bastante en la cosecha.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… MEJOR CON VINO

Destacada

Esta semana se ha hablado de….

Empiezo este articulo con los recién sacados datos del INFOVI, en cuanto a exportación, salidas de vino y existencias a 31 de diciembre de 2021. Datos que serán ampliados en próximos días. 

Las existencias de vino a 31 de diciembre son de 60.232.245 Hl., de los cuales 55.092.907 hl. corresponde a vino y 5.139.338 a mosto.

         Las salidas de vino al mercado fueron de 4,36 millones de hl. de los cuales 2,91 Mhl. Fueron para el consumo interno nacional de vino, que representa un 66,8% del total y 1,45 Mhl. Un 33,2% se destinó a la exportación, que baja respecto al mismo mes del año anterior.

         Seguimos teniendo unas existencias, a mi modo de ver elevadas, y creo que, con los datos de noviembre y diciembre, en cuanto al vino destinado al mercado interno, se han cubierto unas necesidades muy importantes de las bodegas que pueden haber adquirido mercancía, en esos dos meses, para bastante tiempo, en función de como se vaya desarrollando el mercado.

         

   He de tratar el tema de los vinos y la Unión Europea, ya que es tema de conversación importante y que está creando cada día más inseguridad. En primer lugar, comentarles que el 15 de febrero se votará en el Parlamento Europeo El Plan Europeo de lucha contra el Cáncer (BECA). Les recuerdo que aquí era donde querían que en las etiquetas del vino se pusiera que podría ser cancerígeno y perjudicial para la salud. Todo el mundo dice que el vino se sacará de esta propuesta y así confío que sea, pero tenemos que esperar esta votación y ver lo que sale de ella…

            Tras esto tenemos las amenazas de la subida o puesta de impuestos al vino y la de ayudas a la promoción del vino que puede desaparecer, esto último lo sabremos más o menos para este verano. Como ven tenemos que estar con un ojo en lo nuestro, en el mercado, en las ventas y compras, en lo importante, pero con el otro en el Parlamento Europeo a ver que se le ocurre a los políticos y en qué medida nos puede perjudicar.

            Quiero terminar comentando una idea que me ha parecido muy buena y que sería de desear que se extendiera, de una manera u otra a toda España, o al menos a las zonas donde el precio de la uva suele ser inferior. Y es que Castilla La Mancha ha sacado unas ayudas al viñedo de se cano. Aún no conozco a fondo el alcance o condiciones, si me parece muy bueno el intentar mantener los viñedos viejos, de secano o con un regadío muy moderado, en viñas de vaso o espalderas de menos producción. Está claro que los miles de hectáreas de secano que se han sacado, en su mayor parte al menos se ha hecho por su escasa o nula rentabilidad a la hora de vender la uva. Si hubiera una ayuda, por ejemplo, al kilo de uva producida, tanto al agricultor como también podría llegar al elaborador, muchas de estas viñas se podrían mantener. Con esto se lograría, esto mismo, mantenerlas, y por otro lado reducir la producción al no sacarse para ponerlas en zonas de más producción

            Recuerdo que hace tiempo hice un articulo donde también apuntaba a que se podía calificar los viñedos y que esto tuviera un valor añadido a la hora de vender la uva y luego poderlo poner en las botellas, como en Francia, con los Crú y gran Crú, sería otra forma de ayudar a mantener estos viñedos. Igual que se han hecho en España los pagos, o en Rioja, vinos de pueblo, parcela, etc. Hacer distinción en los viñedos.

            Es una idea que dejo en el sector, creo que sería interesante poderla desarrollar de una manera o de otra.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… MEJOR CON VINO

Destacada

LA MONTAÑA RUSA DEL VINO

Nunca suele ser nuestro sector uno que se caracterice principalmente por el sosiego y la tranquilidad, antes bien, suele tener unos pronunciados dientes de sierra que más bien, en España, nos perjudican más que nos benefician. Tenemos un mercado extremadamente sensible a cualquier cosa que afecta de una manera extrema al mercado. Primero las cosechas, cosa más o menos normal, pero que acusa altos y bajos que en otros países no se producen tan acusados. Luego actores internos o externos, como sucedió este año con las heladas francesas. Y otras veces sin saber por qué si o por qué no, que de pronto cambia de tendencia en un sentido o en otro.

Esta semana tenemos buenas noticias, por un lado, empezando por el aumento del consumo nacional, superando dos cotas que habíamos perdido, la de los litros per cápita superando los 20 y la de millones de hectólitros, que vuelve a superar los 10 millones, aunque por poco. Habíamos superado anteriormente los 11 y habíamos bajado a 9.

Todos estos datos y los siguientes los pueden ver en el enlace de El Correo del Vino: AQUÍ

La cosecha de este año, aún sin tener datos definitivos estará entre 39 y 40 millones de hl. Yo apuesto por los cuarenta o algo más, lo que supone una merma aproximada de un 15%. Y termino este breve comentario a los datos, con las existencias que tenemos a final de octubre que se eleva a 66,8Millones de hl.

Las exportaciones también se están comportando mejor de lo esperado.

Como ven datos buenos unos, no tanto otros. Pero yo me quiero referir a la marcha de los mercados de graneles de vino. Y aquí si que podemos decir que en apenas unos meses la montaña rusa en la que estamos sumidos, va de cresta en cresta a valles y valles, crestas elevadas, valles hundidos. Y hay que tomar, ahora que terminamos el año, el mes de abril o mayo, el tema de conversación era por qué no se había pedido ya la destilación de crisis, mercados hundidos totalmente, operaciones ya por debajo de los dos euros hectógrado. De pronto una mala noche y se producen heladas en Francia principalmente y el vino comienza su rapidísima y para muchos incomprensible e injustificada subida de precios y los vinos suben y suben. A medidos de verano frenan algo, incluso pueden ceder algo en precios, pero, ¡señores! Llega la vendimia, como siempre hay quien si hay pocas uvas dice que hay menos, se desata el precio de la uva, los vinos vuelven a ganar precio, y no solo es que comiencen a ganar, es que las previsiones de muchos es que no conocen ni ven el tope de los precios, se comienzan a pedir algunos desorbitados, hasta 12 euros hectógrado escuché yo por varietales para exportación. Si el vino estaba a 3,50, los 4 euros la mayoría los veía claros e inminentes. Retirada de ofertas del mercado y pretensiones firmes y al alza.

Los 4 euros no se alcanzan (hablo de blancos) y el mercado comienza a frenarse. Francia, la salvadora de todos nuestros males resulta que compra menos de lo esperado por los altos precios que se le piden y porque la merma, efectiva, pero es menor de lo esperado y nos comienza en parte a dar la espalda y a “tirar” de sus excedentes, comprar compra, pero no tanto como creíamos y en partidas de volúmenes inferiores a los normales. Ahora nos ofrecen datos en los que se nos dice que Francia está importando menos incluso que en años normales.

Los precios ceden algo, no mucho, pero ceden, y se establecen en 2,90 a 3 euros para los fermentaciones tradicionales y en 3,30 para los fermentaciones controladas, de media. Y así estamos ya un par de meses, con un mercado parado, frío, con muy pocas operaciones y las que se hacen, de poca cantidad.

Yo achaco esta parada a que los compradores viendo la subida de vino, adquirieron mercancía y en estos momentos, con un descenso importante de ventas, no necesitan vino y no se atreven a hacer compras a largo plazo por no saber lo que pasará.

Y es que la pandemia nos sigue perjudicando, no solo en plan de salud, que no es poco, pero en el del negocio sigue cebándose con notros, tenemos otra montaña rusa, paralela a la comentada y es la de las ventas de vino, cuando todo parece que comienza a abrirse, la hostelería, turismo, etc. Vuelve otra vez una nueva ola, y van 6, y todo vuelve al principio, anulaciones de cenas y comidas de Navidad, y nuevo descenso del consumo de vino como consecuencia de ello, cada cena que se anula, cada comida, son cuatro, 10 0 100 botellas de vino menos que se consumen en función del numero de comensales. 

Esto último enlaza con el anterior párrafo, el embotellador no sabe ni puede prever lo que va a vender y cuando lo va a vender, por tanto, no compra vino hasta que no lo necesita y lo hace en pequeñas cantidades.

Si a esto sumamos la subida segura que habrá que hacer en todos los productos, puede ser que nos queden por delante unos meses duros en el sector. Ojalá y no sea sí, pero como se suele decir: “no me gusta como caza la perrilla…”

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… MEJOR CON VINO

Destacada

EL VINO NECESITA LIBERARSE

         Antes de meterme de lleno en lo que quiero que sea este artículo, no me resisto a comentarles, aunque sea ligeramente las buenas noticias que esta semana hemos tenido sobre el vino. En primer lugar las buenas cifras de exportaciones de vino en septiembre que nos proporciona el OEMV, con una subida importante (Estos datos los pueden ver en el enlace : https://elcorreodelvino.com/exportaciones-de-vinos-espanoles-envasados-septiembre-2021/ ) Por otro lado, y también ofrecido por el OEMV con datos del INFOVI, que el consumo per cápita en España vuelve a superar los 20 litros al año, a pesar de no llegar a los más de 23 que teníamos, en franca subida, antes de la pandemia, que superaba los 1,100 millones de litros de consumo en España, bajamos a menos de 900 y ahora, con esta subida nos colocamos en 978, aún lejos de la primera cifra, pero al menos, se va superando, que no es poco.

         

   Y metiéndonos ya en el tema de este artículo, aunque relacionado con los dos temas informados anteriormente. Empezando por las exportaciones, y relacionado con el consumo, somos un país que no nos bebemos lo que producimos, exportamos, más o menos casi tres veces más de lo que nos bebemos. Tenemos, por tanto, que, a la vez que intentamos fomentar el consumo interno, abrir las máximas y nuevas puertas en los mercados mundiales.

Y veo que muchos de estos mercados los estamos perdiendo, quizá por estar demasiado encorsetados, no ver del todo las tendencias por las que avanzan los mercados del mundo y las novedades que se están comenzando a imponer en todo el mundo y que nosotros, en muchos casos o no vemos, o no queremos adaptarnos, que es peor.

No me quiero meter en el manido tema de las denominaciones de origen y de sus reglas, a veces, según muchas bodegas, demasiado rígidas. Estimo que las denominaciones de origen han hecho, hacen y harán, sin duda, una excelente labor por el vino y que han llevado a cotas de calidad algunos vinos que, sin su sello seguramente no hubieran logrado. No es por tanto este artículo una critica a estas denominaciones de origen, que, ya digo, veo necesarias.

Pero quiero ponerles algunos ejemplos de ventas en los mercados mundiales a los que nos deberíamos acoger, bajo un nombre u otro, sea con denominación o como sea. Por ejemplo, Burdeos, que nadie puede decir que no sea un nombre mundialmente conocido y reconocido en el mundo entero como de los vinos mejores del mundo, permite que, con su nombre se venda vino en bag in box. Les recuerdo que la venta de vinos en este envase es de lo que más está creciendo en todo el mundo por su comodidad, conservación y características. Yo no digo que se venda un reserva en este formato, quizá sea esto demasiado, al menos de momento, pero por qué no se puede vender en bag in box, por ejemplo, un vino joven, del año, bajo una denominación de origen, siempre que cumpla estándares de calidad prefijados, Burdeos lo hace. Y muchas otras denominaciones o nomenglaturas de calidad de muchos países del mundo. Para mi es un envase que conserva las cualidades del vino mejor que muchas botellas una vez abiertas, y si es un vino joven y bueno, no creo que denigre el nombre que lleva, lo que pasa es que siempre, al menos en España, lo hemos asociado al vino en tetra Brick, barato y de baja calidad, cuando no tiene por qué ser así. Les aseguro que he bebido en bag in box, concretamente de tres litros, vinos varietales (Merlot, Cabernet Sauvignón) franceses, con un alto grado de calidad.

Creo que esto es un planteamiento a estudiar, ya que se incrementarían las ventas con total seguridad y es la tendencia en muchos países del mundo, no perdamos el tren, regulación, si, calidad controlada también, pero si tiene que ser bajo una denominación, no veo el por qué no hacerlo.

            Otra tendencia mundial es la lata. En Estados Unidos la juventud está comenzando a beber vino en lata. Un envase igualmente que conserva perfectamente el vino, que lo puede asociar a esa bebida “canalla”, joven, refrescante y de moda, vinos frescos, jóvenes, espumosos incluso, con baja o normal graduación, que hay para todos los gustos y que puede ser un aliciente perfecto para beber vino por parte de la juventud y no tan jóvenes, por ejemplo, en verano, una lata fría, helada, como la cerveza o las bebidas carbonatadas. Si esto pega, ¿por qué no va a pegar en el vino? Igualmente creo que había que abrir camino a esta tendencia mundial que hay. 

En ambos casos, bag in box y lata, creo que España se va quedando descolgada. Al final lo vamos a hacer porque es lo que nos van a exigir los mercados, pues cuanto antes lo hagamos, mejor será, ese camino iremos ganando

Hace mucho tiempo escribía un articulo en el que decía que España se quedaba atrás en algunos embotellados porque siempre creíamos que lo nuestro era lo mejor y que el mundo entero se tenia que amoldar a lo que teníamos, mientras que otros países, recuerdo poner a Chile o Nueva Zelanda como ejemplo, amoldaban sus ventas a los gustos de donde vendían el vino. Si a un francés, alemán, o inglés le gusta, por ejemplo, el vino blanco varietal de Sauvignón Blanc o Chardonnay, nos empecinábamos y aun muchos lo hacen, que lo que tenían que beber era el blanco Airén, por ejemplo (y sin querer menospreciar esta variedad, por supuesto). Pero siempre es más fácil a quien siempre ha bebido Chardonnay, venderle Chardonnay que airén. Efectivamente todos sabemos que hoy en día lo primero y lo que mejor y más caro se vende al extranjero son los vinos varietales, les damos lo que quieren y España, también lo he dicho muchas veces, tiene la enorme suerte de poder tener de todo, por su clima, extensión y variedad, así podemos tener buenos vinos de Airén, y también buenos Sauvignón Blanc. Abramos por tanto puertas y ventanas al mundo y démosles lo que quieren, a la vez que intentamos meter lo nuestro, que una cosa no quita la otra.

En resumen y, para terminar, hay que tomar el pulso a nuevos mercados, nuevas formas y nuevas maneras de llegar a los consumidores mundiales, no nos podemos quedar encerrados en lo clásico, lo de siempre, que está muy bien, por supuesto, pero hay que abrirse a nuevos productos.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… MEJOR CON VINO

Destacada

El comercio mundial de vino se sobrepone a la pandemia y bate récords históricos con más de 32.500 millones de euros
El comercio mundial de vino se recupera con gran rapidez. Ya ha superado los niveles pre-pandemia en términos de volumen y, en valor, ha batido un máximo histórico de ventas con más de 32.500 millones de euros en el interanual (12 meses) a junio de 2021. 

La crisis provocada por la pandemia de COVID-19 ha sido especialmente dura, pero parece que relativamente corta en su duración.

¿Cómo evolucionan las exportaciones desde los 13 primeros proveedores mundiales?

¿Y las importaciones en los 13 principales mercados?

PRINCIPALES EXPORTADORES MUNDIALES DE VINO – JUNIO 2021

España en volumen y Francia en valor lideran la recuperación de las exportaciones mundiales de vino

España aumentó más que ningún otro proveedor el volumen exportado de vino envasado, a granel y en bag-in-box, lo que le permite superar a Italia como principal exportador mundial de vino en el interanual – 12 meses – a junio de 2021. España aportó 222 millones más de litros al comercio mundial en esta primera mitad de año (+23,5%). Italia crece, pero menos.

Tras sufrir más que nadie un 2020 crítico, Francia lidera la recuperación del valor del comercio mundial de vino al facturar un 16% más en estos 12 meses, y un 40% más en el primer semestre de 2021.

Descarga gratis el informe completo

PRINCIPALES IMPORTADORES MUNDIALES DE VINO – JUNIO 2021

Vinos envasados y espumosos lideran el fuerte crecimiento de las importaciones mundiales, que destaca en EE.UU., Bélgica, Países Bajos y Rusia

Entre los principales mercados mundiales, se observan grandes variaciones, en función de cómo ha ido avanzando la pandemia y las restricciones en cada uno de ellos, así como de la importancia de los distritos canales. Crecen con fuerza las importaciones de vino en EE.UU., Países Bajos, Bélgica, Rusia, Dinamarca y Suiza, pero caen en Reino Unido (en volumen), en Francia, China y Japón.

Descarga gratis el informe completo

Un año de rigurosa información abierta al sector gracias al acuerdo entre OIVE y OeMv

Todos los informes y estudios, definidos dentro del marco de colaboración entre ambas organizaciones, están disponibles de forma gratuita para todos los agentes del sector.Nuevos estudios sobre la evolución del consumo de vino en España y un proyecto específico sobre cómo ha cambiado el peso de los canales de venta del vino en España se han sumado al amplio número de informes que ya se venían elaborando

.Lee la nota de prensa completa

Destacada

LOS COMPONENTES Y LOGÍSTICA ALREDEDOR DEL VINO CREAN GRAN PREOCUPACIÓN

El Vino ha subido de precio, desde abril aquí ha ganado prácticamente un 50% si consideramos que, aproximadamente entonces a 2,30 euros Hº y ahora está sobre 3,50. Una subida sin duda importante, pero quizá no sea esto lo que más importe a la hora de vender el vino esta campaña y esto está creando una honda preocupación en quien tiene que vender, igual a granel, o ya embotellado, el vino, la subida será aún mayor debido a los gastos que giran alrededor del vino desde que se elabora hasta que sale de la bodega embotellado y llega al consumidor, en tienda, lineal o por el medio que sea.

El tema de conversación de estos días, o al menos uno muy importante y que crea honda preocupación es lo que conlleva el vino a la hora de venderlo, hay que empezar por la energía, con una subida que estamos viendo día tras día en los medios de comunicación, y en nuestras facturas, que se está incrementando enormemente y parece que viene para quedarse. 

El combustible, gasoil o gasolina también está incrementándose cada día, elevando el coste del transporte, y más que se va a elevar. Pero referente al transporte quizá el incremento de precios sea lo menos importante. Hay enormes dificultades para encontrar camiones para la distribución del vino, más aún si son transportes internacionales. Y no solo nos quedamos en la carretera, encontrar un barco para la exportación, tanto a granel, como embotellados es tarea difícil, además, cuando se encuentran, tanto unos como otros suelen llevar un retraso importante, en función del destino hasta de meses… De hecho, se está exportando vino embotellado en el tren que, desde España, llega a China, por ejemplo. Un medio de transporte que parece ser el menos afectado de momento, pero que conlleva un riesgo en el aspecto de estar días y días con el movimiento y quizá expuesto a cambios de temperaturas grandes tanto al alza como a la baja. Ya no es solo el vender o importante, el llevarlo a destino se ha convertido en un reto.

No para aquí la cosa, seguimos con un problema importante, y son las botellas de vidrio, no hay botellas, la escasez es enorme, la demanda alta y la fabricación no abastece esta demanda, todo esto a nivel mundial, ya que Argentina, por ejemplo, se quejaba esta semana de tener que parar plantas embotelladoras por falta de botellas. En España hay problemas y, además, ha sufrido un incremento de precios enorme.

Seguimos, con el cartón, un problema también mundial, grandes empresas como Amazon, Aliexpress, etc. Están acaparando la producción mundial de cartón, creando problemas de abastecimiento e incrementando sus precios, tanto para cajas de cartón, para las botellas, como el cartón para el bag in box, por ejemplo. Hace poco nos llegaban noticias de verdaderos problemas en el Reino Unido para hacerse con cajas de cartón para el vino.

Los plásticos, igualmente están subiendo, muchos no lo utilizan, pero quien embotella y envasa retractilando plástico, o los envases de PET, por ejemplo, están también subiendo bastante.

Por no seguir, basta con decir que todo, absolutamente todo lo circundante en el vino está subiendo. A la hora de pasar plantillas este año, por ejemplo, la subida va a tener que ser importante y ya veremos como se lo toman las grandes superficies y compradores mundiales de vino, y, sobre todo, como se lo toma el consumidor a la hora de comprar la botella de vino con una subida importante del precio.

Esto siempre afecta al consumo del vino, y aunque no se diga, y ojalá me equivoque, creo que podemos tener una crisis, hasta ahora medio enmascarada por la subida de importante que está teniendo todo, no solo el vino, en general está subiendo todo y más que va a subir de seguir esto así.

Si hay una crisis, como digo siempre, el vino lo nota rápidamente ya que, ante una subida generalizada, a la hora de comprar en el supermercado o tienda, se echa al carro antes una barra de pan, un pollo (que también está subiendo bastante) o una caja de leche, antes que la botella o la caja de vino, eso está claro.

Es cierto que el consumo se está abriendo, tanto a nivel nacional como mundial, pero en tiempos de crisis subidas importantes de precios, pueden tener un efecto negativo y que el consumo baje. Hay que estar atentos y hacer un seguimiento de cerca a todas estas circunstancias, al final, si nos descuidamos, lo que menos importancia va a tener a la hora de vender va a ser la subida del precio del vino y sí los componentes que lo rodean.

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… MEJOR CON VINO

Javier Sánchez-Migallón Royo

Destacada

OPTIMISMO JUSTIFICADO EN EL MERCADO, PERO CUIDADO NO MURAMOS DE ÉXITO

No quiero que se me tache como el pesimista de este mercado, no lo soy, pero me gusta intentar ver lo que pasa en todos los sectores del sector del vino ya que muchas veces, la mayoría diría yo, lo que es optimismo para una parte del sector, puede ser pesimismo para otra de las partes, ya que si, por ejemplo, el vino está muy barato, puede reinar el optimismo en el sector comprador, a la vez que puede estar el pesimismo en la parte vendedora y en la productora, en los viticultores. Otras veces, como ahora pudiera ser, el vendedor está optimista, el viticultor, lo podríamos poner en el centro-bajo y el comprador puede estar pesimista por ver si venderá a los precios que tiene el vino.

Como siempre, el equilibrio entre todos, siempre lo digo, es el mejor de los estados del mercado.

            La situación de los mercados y, por ampliar un poco, las perspectivas de campaña para el elaborador son halagüeñas, nadie lo puede dudar tal y como está el vino en estos momentos todo indica eso. Una cosecha corta en la practica totalidad al menos del hemisferio norte y en los tres países productores, sobre todo, España con una merma estimada del 15%, Italia entre el 6 y el 9%, y Francia superior al 30%, y una previsión en la UE de unos 140-145 Millones de hectólitros, hacen ser optimistas, y con razón, en la comercialización de los vinos, que no debería tener excesivos problemas. Siguiendo con lo “bueno” vemos que los mercados mundiales se van abriendo al ir superando la pandemia, Estados Unidos nos quita los aranceles, y en España el canal HoReCa se va abriendo ya casi totalmente y lo lógico es que a lo largo ya de esta campaña, más mirando al verano próximo, lo natural es que el turismo que nos visite crezca exponencialmente, si no a cotas de 2019, si al menos que vaya ampliándose constantemente.

            Viendo estos datos, que son reales, cualquiera podría decir que es la situación casi perfecta, que todo es “miel sobre hojuelas”. Sobre todo, para el viticultor que tenga su cosecha en cooperativa y para el elaborador de vino, ambos pueden vender el vino, con un más que aceptable margen comercial.

El comprador de vinos, el industrial, embotellador, ya ve la situación de otra manera, ve una subida importante del precio del vino, acompañado por una subida, si cabe aún mayor, de lo que rodea a embotellar y vender el vino, electricidad, cartón, gas, transportes, combustibles, sueldos, etc. Etc. Con todo esto debe elevar considerablemente el precio de la botella de vino, y ahora vamos a ver como lo toman los grandes supermercados, cadenas alimentarias y el mismo consumidor.

            Y quiero dejar constancia de lo que les digo siempre y no hay que olvidar, unos dependen de los otros, si el comprador no vende, no compra y si no compra el precio puede resentirse.

            Veremos también los mercados internacionales como aceptan esta subida, tenemos la ventaja de que la subida va a ser generalizada y prácticamente en el ámbito mundial, pero tenemos países competidores, del cono sur e incluso vecinos nuestros, como Italia, que ya estamos acostumbrados a que nos hagan daño en las exportaciones. De momento van bien, como un tiro diría yo, pero me pregunto si el vino sube mucho más, si estos precios serán aceptados por los mercados internacionales y si seremos competitivos.

            Es por esto que pido precaución y serenidad, no sea que nos pasemos de frenada y las sonrisas de hoy se conviertan en lagrimas del mañana. 

            Y digo esto mirando, ustedes lo pueden hacer también, al final de este articulo, la de la evolución de los precios a lo largo de los últimos años. Y vemos en enero de 2018, el vino blanco a 4,75 y el tinto a 5,40 euros hectógrado. Y si miran la gráfica el desplome fue histórico, en octubre de ese mismo año el blanco lo teníamos a 2,50 y en marzo del siguiente a 1,80. La caída fue proporcional en los tintos.

            ¿Qué quiero decir con esto? Muy fácil, que no debemos estirar tanto la soga que hagamos que al final se rompa, recuerdo perfectamente que ese año nos empezaron a quitar operaciones la practica totalidad de países, Argentina, Francia, Sudáfrica, hasta de Moldavia se trajo vino y el mercado no lo soportó y de la misma forma y velocidad en la que subió, así se desplomó.

            No tiene por qué repetirse la misma historia, estamos de acuerdo, nadie lo quiere, pero hay que saber tomar el pulso a los mercados con cabeza y precaución, y ver hasta donde se puede o no se puede llegar, no se puede ir a lo loco y con una sonrisilla subiendo el precio porque sí. No vender porque “ya vendrán y me pagarán más” y el “ahora tenemos nosotros la sartén por el mango” porque sencillamente, no son argumentos y, además, muchos no vuelven. Que todos sabemos que Italia, por ejemplo, es experta en ir justo por debajo nuestro y llevarse operaciones, y las que se llevan, ya no las vendemos nosotros.

            Por tanto, aprovechemos al máximo esta situación, nadie lo niega y lo deseo más que nadie y que nuestros vinos ganen en valor de una vez, merecido se lo tienen sin duda, pero tengamos siempre la cabeza fría y sabiendo lo que hacemos y hasta donde podemos llegar. 

            El fin debe ser vender lo más alto posible, pero mejor sería el consolidar un precio y una reputación para años sucesivos, así, seguro, que a lo largo del tiempo nos irá mejor, y no tendremos un año bueno dos normales y tres malos, de cada cinco…

¡¡¡Cuídense!!! Y ya saben, promocionemos el vino… MEJOR CON VINO

Destacada

DATOS DE CIERRE DE CAMPAÑA. VENDIMIA CON PRECIOS DE UVAS. SÍ.

Son fechas en las que las noticias abundan, y es bueno comentar todas, por eso en este articulo les pongo los datos más importantes y recién sacados por el Infovi, que podrán descargarse o ver completo desde ESTE ENLACE. Referentes al cierre de campaña, ya que son datos al 31 de julio, por lo que son resumen de la campaña entera y creo, por cierto, que son muy significativos y de gran interés. En este número, a continuación de este articulo pueden ver el resumen de datos y la infografía tan interesante que cada mes nos proporciona el OEMV y la Interprofesional Española del Vino. Pero también les quiero comentar algunos extremos sobre la marcha de las vendimias, tan importantes en estos días.

 Empezando brevemente por los datos de cierre de campaña, ya que, como les digo, los pueden ver y descargar, decirles solamente los puntos más resaltables:

• La producción definitiva ha sido de 46,49 millones de Hl. 40.95 millones de vino y 5,1 de mos